martes, 17 de julio de 2012

JOYERIA CONTEMPORANEA



QUE SIGNIFICA JOYERIA CONTEMPORÁNEA.


 




En Inglaterra Joyería de diseño y Joyería contemporánea, en Francia Joyas de creador, en Italia orfebrería artística o joyería contemporánea, los americanos ya prefieren denominarla joyería de estudio y en Alemania Joya de autor

No se cual es el término correcto para esta forma de expresión o forma de arte, pero como latino americano prefiero el término inicial de joyería contemporánea.


 



Que significa?


1. En la mayoría de los países, el debate jamás encontrará audiencia fuera de la comunidad de joyeros.


2. Se trata de una etiqueta simplista, que queda chica para la compleja herencia de la profesión y la variedad de sus intereses actuales.


 



Pero es una pregunta difícil, y traté de enumerar algunas de las maneras en que podría responderse:

La Joyería Contemporánea es un tipo de práctica entendida como la descendiente contemporánea de una actividad creativa basada en la artesanía, que encuentra su origen en los talleres medievales. 

Tal definición pone el acento en el pasado histórico de la Joyería Contemporánea, y encuentra antecedentes, por un lado, en los movimientos Arts & Crafts anglosajones (y el renovado interés de finales del siglo XIX en las habilidades manuales amenazadas por una industrialización galopante), y por el otro en la aparición de movimientos de joyería radicales en los años 60: subraya las nociones de individualidad, artesanía y creatividad, y su conflictiva relación con la gran producción en serie.


 



O es un tipo de objeto: a medio camino entre la joya de vitrina y el arte, primo noble del primero, y pariente pobre del segundo, sabemos lo que no es simplemente un objeto fabricado destinado a llevarse puesto, y sabemos lo que quiere ser la expresión de un talento individual que refleja y a veces influye en la cultura de su tiempo, pero mucho menos lo que es verdaderamente.


A pesar de todo, algunas características específicas parecen innegables: el cuerpo humano como campo de investigación; una actitud abierta a métodos y materiales inspirada en el arte, pero complicada por el concepto de portabilidad; la originalidad que asociamos a toda forma de expresión individual y, para terminar, cierta emancipación en relación a la vocación comercial de la joya en general, que sólo estaría allí para seducir y satisfacer el consumidor.

 




También podría ser definida como un mercado . En la mayoría de los países, un número limitado de galerías se ocupa a la vez de la distribución y la promoción. 
Por su parte, el fabricante/diseñador espera (si quiere ganarse la vida) ser representado por un mínimo de comercios, y garantizarse un complemento de renta a las consignaciones con ventas directas desde el taller.

Desde mi punto de vista, el mercado de la Joyería Contemporánea funciona de manera similar al del arte, pero a una escala tan reducida que su falta de visibilidad cuestiona su existencia.

 



En resumen: la mayoría de los joyeros convendrán que la Joyería Contemporánea es una profesión en rápida evolución, al cruce de la artesanía, el diseño y el arte, y que atraviesa actualmente una crisis de identidad.

Sin embargo, pienso que se trata más de un problema de imagen que de identidad. 





Si la ausencia de una definición consensuada contribuyó a producir resultados de una enorme variedad de respuestas personales a una cuestión colectiva, parece que esta variedad constituye precisamente un obstáculo a la aparición de una causa común: la de promover juntos la Joyería Contemporánea, y explicar mejor a la opinión pública - este público no informado que confunde aún nuestra práctica contemporánea con su pasado artesanal, lo compara a la joya de lujo o de fantasía, o también al arte, por decir de una manera amable hasta qué punto le faltan las palabras para comprender lo que ve; hay una vida después de Cartier y Tiffany' s.


 




Esto ocurre por, al menos, dos razones:


1 - Somos demasiado pocos para congregar un número suficiente de personas a las normas de la Joyería Contemporánea.
La exposición está limitada por la producción: hay comparativamente pocos programas de diseño de joya, menos aún graduados encontrando trabajo en la rama, y muy pocas piezas presentadas por creador al año; a eso se añade, además, nuestro antagonismo cultural con la producción en serie y, por consiguiente, con la gran distribución.

 



Un observador cínico dirá también: esto es una micro profesión, lo que significa poco interés de la prensa, presupuestos culturales anémicos, ninguna formación específica en la historia de la Joyería Contemporánea, y por lo tanto, ninguna historia. 





En consecuencia, la Joyería Contemporánea permanece condenada a ser una actividad subsidiaria, al margen de la creación de joyería convencional.

 



2 - Los creadores de joyería son, por naturaleza más bien discretos, o por lo menos poco propensos a redactar manifiestos entusiastas y otros panfletos promocionales: ¿alguien escuchó hablar de la Joyería Contemporánea fuera de su propia red confidencial de galerías y clientes especializados?


 




La situación, y éste es mi punto, exige más que sólo comunicación: en vez de despreciar estrategias eficaces de promoción/información, debemos luchar contra nuestras prácticas introvertidas y los estereotipos que se nos quieren clavar y explorar nuevos medios de proliferación a riesgo, si no, que se atasque la profesión en una posición indefinida, marginal y restringida.

Deberíamos, entonces, comunicar más. Y explicar nuestras intenciones.

 



Pero en definitiva, no nos forcemos demasiado a intentar definir nuestra práctica como una sola y misma cosa: a tomarlo todo, yo hasta abandonaría la palabra contemporánea o de autor, utilizadas para calificar este tipo de joyería; cualquiera que sea el significado específico que hayan podido tener, hoy es reemplazada por un vago sentimiento de particularidad institucionalizada.


 


La joyería contemporánea se aventura a investigar y experimentar con materiales, conceptos, procesos. Su valor se traslada del metal, o la gema, o el preciosismo de su engarce, a la forma, el concepto, el mensaje que comunica y su manera de hacerlo”. 





Para algunos creadores, la joyería contemporánea obtiene su identidad por oposición a joyería tadicional; para otros, se enmarca con este nombre un amplio espectro de creaciones que se distinguen gracias al proceso creativo que las trajo al mundo, aún recibiendo respetuosamente de la joyería tradicional historia, técnica, y el objetivo de adornar el cuerpo humano; hay quienes destacan la relación particular que las piezas establecen con quien las usa.





Todo lo que no es joyería tradicional es joyería contemporánea?

Suponiendo que la joyería tradicional es aquella que resulta de aquello que la joya, para ser tal, debe tener por lo menos uno de estos componentes: un metal precioso,oro o platino, o una piedra preciosa, diamante, el rubí, zafiro o esmeralda-, además de diseño.





A veces creo que no es necesario definir nuestra identidad, que hay espacio para todos en el amplio mundo de la joyería. 





A veces siento que es fundamental, que sin esa encuadre nos diluimos en individualidades vulnerables, como si tuviéramos nombre, pero no apellido que nos conecte con nuestra familia y nos de sostén, refugio y seguridad.







Estemos orgullosos y, simplemente, llamémosla joyería.
 

 

Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay























No hay comentarios.:

Publicar un comentario