martes, 23 de octubre de 2012

TÉCNICAS -- ESMALTE SIN HORNO

Esta materia fue extraida del blog de Eduardo Soler

 http://eduardosoler.blogspot.com/2011/12/esmaltado-soplete-sobre-metales.html


Gracias Eduardo.


Aprendí esta técnica de mano de un viejo platero, que ya no quería trabajar porque la vista no le daba, y accedió amablemente a enseñarme, era una forma de que no se pierda el oficio, ya que en la actualidad no es una técnica muy usada, los hornos han reemplazado esta tarea. 
Por esa razón es que la publico para ver si hay interesados en que no se pierda el oficio.








Sin embargo para pequeñas piezas de joyería es una técnica muy práctica, ya que con ella nos evitamos la tarea de calentar el horno, por otra parte si hacemos pequeñas piezas no necesitamos comprar ni alquilar un horno, a la vez se disfruta de un espectáculo único, que es ver como se va transformando el esmalte en vidrio, y por último también está la satisfacción que la pieza terminada nos otorga, satisfacción inigualable y única de haber logrado el producto por nuestros propios medios.

Todas mis piezas son esmaltadas a soplete, ya que las joyas tienen pequeñas partes esmaltadas, por lo general con fines decorativos y no hay grandes superficies que cubrir.









No hay ninguna limitación aparte del tamaño de la pieza para esta técnica. 
Con respecto al metal, mi experiencia se limita al esmaltado únicamente sobre  metales cobre, plata y alpaca. 
No he tenido ningún problema de rechazo del esmalte (en la jerga se dice que el esmalte se salta). 
Si se esmalta sobre alpaca es común que se salte el esmalte, si no tenemos la precaución de lograr una cobertura con esmalte de toda la superficie a esmaltar en la primera cocción.


Para aprender esta técnica recomiendo que se comience con una chapa batida que es un proceso sencillo de lograr, en la fotografía de abajo se puede ver una chapa rectangular hecha con esta técnica.
La chapa redonda en la misma fotografía es una chapa embutida.







Las cuentas que se ven al pie se hacen con una técnica de antorchado que detallaré en otro post y que es conveniente aprender ya cuando se tenga experiencia, pues se trabaja a fuego directo y si se es principiante se puede quemar el esmalte.

Luego puede hacer un movido en caliente como el de la fotografía de abajo.







Luego se puede seguir con un cloisonné como el que se ve en la fotografía de abajo. 
Para esta pieza, se soldaron los alambres que separan la figura a una chapa de cobre batida, también fueron soldados unos gránulos de plata y una semiesfera lograda por embutido.







El método de cloisonné usado en esta pieza no es el habitual, en el que los hilos son finitos y se pegan con CMC, aquí el alambre de 0,8mm de diámetro juega un papel decorativo en la textura además de separar los colores del esmalte. 
Después de dos capas de color liso y de nivelar el esmalte, se procedíó a oscurecer los bordes en una nueva cocción para dar realce al diseño antes de la terminación.

A medida que se adquiera experiencia se podrá ir avanzando hasta hacer cosas difíciles como el plique a jour que se ve en la figura siguiente, donde el esmalte está sostenido sólo por una estructura de alambre de plata de 0,8mm de diámetro pareciéndose a un pequeño vitreaux:







En el sitio http://www.linealibre.com.ar/ , un sitio fantástico dedicado exclusivamente al esmalte, hay una galería de artistas donde el lector podrá encontrar algunos trabajos míos con distintas técnicas (entre ellos esta mariposa)  y  muchas obras esmaltadas de otros autores que es un placer ver. 
Además en ese sitio se pueden adquirir todo tipo de materiales para esmaltar, y también aprender técnicas básicas (yo aprendí muchas cosas mirando ese sitio).


PREPARACIÓN DEL METAL:

La preparación del metal incluye lograr una pieza metálica con una cavidad o una superficie apta para recibir el esmalte, puede ser un batido que se logre dando golpes con martillo hasta obtener la forma deseada, otra puede ser un embutido que hagamos con la embutidora si deseamos una pieza semiesférica o cilínidrica, unas cavidades hechas dentro de un metal, una estructura de alambres,o simplemente una superficie lisa con los bordes limados y pulidos, etc.

En la fotografía siguiente se ve el trabajo de una pieza de cobre en proceso de batido a martillo sobre un yunque de joyero:





En la fotografía siguiente se ve el trabajo de una pieza de alpaca embutida a martillo utilizando una embutidora de joyero:





En la fotografía siguiente se ve el reverso de unas piezas de cobre batido a martillo después de esmaltarlas, como se puede apreciar no tienen contra esmalte ya que el mismo no es necesario debido al pequeño tamaño de las mismas. 
Además antes de ser engarzadas en un joya el reverso de la piezas se deben rellenar con masilla de artesanos para protegerlas durante la manipulación. 






PRUEBA DE LOS ESMALTES:

Es importante antes de esmaltar la pieza destinada a la joya, hacer pequeñas muestras para ver los colores definitivos que quedarán después de la cocción, ya que hay diferencias entre el color del polvo y el del catálogo. 
En la fotografía siguiente se ven trocitos de chapa de descarte con pruebas realizadas con este fin:






PREPARACIÓN DE LA MESA DE TRABAJO:

Primero hacer una jaula de alambre tejido como la que se ve en la fotografía siguiente.

Preparar un vidrio a modo de paleta.

Elegir los colores y un gotero con agua destilada.

Tener un trapo limpio para limpiar la punta de la microespátula.

Preparar la microespátula.

Preparar el cepillo de vidrio o un cepillo de dientes de cerda dura.

Preparar la piedra de carborundun.

De izquierda a derecha se ve la jaula de alambre, la pinza de acero inoxidable, limas de matricería, una microespátula con dos punta (chata redondeada y en punta), las piedras de carborundum y un pincel de cerda blanda. 
En la parte superior se ven los esmaltes, el vidrio para preparar las pastas y el gotero con agua destilada.






En la fotografía siguiente se pueden ver varios tamices para espolvorear esmaltes y un pincel de vidrio (color verde), en la parte superior se puede ver una flor con compartimentos celulares donde se pueden preparar esmaltes como alternativa al vidrio y hojas de paillón de plata que se usan para dar profundidad con brillo metálico a los esmaltes transparentes:






TÉCNICA DE ESMALTADO A SOPLETE:

La técnica tiene los pasos básicos de cualquier esmaltado, con algunas particularidades:

Limpieza del metal

Colocación del esmalte

Cocción con el soplete

Enfriado de la pieza

Nivelado del esmalte

Terminación

Limpieza y pulido

LIMPIEZA DEL METAL:
Calentamos la pieza con el soplete, la sumergimos en ácido sulfúrico diluido al 10% (una parte de ácido y 9 de agua destilada). 
Esta operación se debe hacer en ambiente ventilado y tratar de no acercar la cara al recipiente del ácido mientas se limpia la pieza, ya que al estar caliente y en contacto con el ácido, se desprende vapores sulfurosos que hacen mal a las vías respiratorias, yo suelo ponerme una máscara de gases por un ratito, mientras limpio con ácido la chapa y luego me la quito.

La pieza se saca del ácido con pinzas de acero inoxidable enseguida, pues el ácido corroe los metales, debe sólo limpiarse y no adelgazarse.






Seguidamente con la pinza metemos la pieza limpia bajo el chorro de agua para enjuagar y eliminar el ácido, y con una esponja de aluminio se limpia, si es necesario para limpiar algún rincón, se puede usar alguna lima de matricería, finalmente se enjuaga y no se toca la superficie con los dedos pues la grasitud de los dedos no permitiría la derencia del esmalte. 

Manipular siempre con pinzas. 

El esmalte solo se pegará si la superficie está completamente limpia.

Si se trata de metal de alpaca (o metal blanco) la limpieza se hace en frío y sumergida en una solución de ácido nítrico, veremos que la pieza comienza a burbujear y es el momento de retirarla, enjuagarla, y secarla con un trapo y pasarle un cepillo de bronce para eliminar los restos de la oxidación del proceso de soldado.


COLOCACIÓN DEL ESMALTE:

Preparar el esmalte poniendo un poco de polvo sobre un vidrio plano a modo de paleta y con una gotita de agua destilada hacer una pasta utilizando la micro espátula  yo uso un vidrio pues en el esmaltado hay que dar varias capas hasta obtener un espesor de 0,8 mm y si hay varios colores hay que preparar diferentes pastas. Una recomendación es evitar contaminar los esmaltes al tapar los frascos, pues es bastante fácil distraerse e intercambiar las tapas.







En está etapa se pueden colocar los esmaltes definitivos o dar una base con algún esmalte de base ya sea opaco o transparente, la única condición es que en la primera cocción quede toda la superficie cubierta pues de lo contrario donde no se pegue el esmalte se producirá una oxidación y luego habrá que hacer limpiezas complementarias.

Para la tarea se utilizan micro espátulas con las que se coloca el esmalte sobre la superficie. 
Una vez colocado el esmalte se puede optar en dejar secar la pieza a temperatura ambiente o secarla con el soplete colocando la pieza sobre la jaula de alambre y dando calor de abajo, pero con el soplete alejado 20 cm de la pieza, ya que si acercamos el fuego a la pieza el agua de la pasta se convertirá en vapor y saltará saliéndose de su ubicación con la consiguiente pérdida de tiempo, ya que habrá que agregar de nueva pasta en los lugares que salte. 
Una vez seco ya no se saltará. 






También existen otras técnicas de colocación de esmalte como el espolvoreado, la pintura, para espolvorear se usan los tamices vistos arriba.


COCCIÓN CON EL SOPLETE:

Primero revisamos que no hayan corrientes de aire en el lugar donde esmaltaremos la pieza.

Estando la pieza seca iremos acercando el soplete de a poco con el objeto de ir aumentando la temperatura de la pieza gradualmente, veremos que va cambiando de color pasando a gris oscuro o negro (depende del color del esmalte) luego llegará a un naranja, allí hay que estar atento pues rápidamente pasa a rojo vivo y es allí el momento de retirar el soplete. 

Una recomendación: no hay que dejar el soplete en un punto fijo de la pieza pues se puede fundir, mover las soldaduras o quemar el esmalte, en todo momento hay que ir moviendo y haciendo círculos con el soplete debajo de la pieza hasta cocinar el esmalte cosa que ocurrirá a los 850-950ºC, la plata se funde a 960ºC y la soldadura tiene punto de fusión aún menor.






ENFRIADO DE LA PIEZA:

Inmediatamente se termina de cocinar el esmalte, se debe dejar la pieza en lugar cálido a efectos de evitar un enfriamiento brusco y la posterior fractura del esmalte (no hay que olvidar que el esmalte es un vidrio y por lo tanto sensible a los cambios bruscos de temperatura, si se enfría de golpe se puede fisurar).

Yo utilizo una lámpara de 75 watts que acerco a la pieza a efectos de que se enfríe gradualmente, a medida que va enfriando irán aparececiendo los colores del diseño.






NIVELADO DEL ESMALTE:

Una vez fría la pieza es necesario nivelar la superficie esmaltada a efectos de eliminar malformaciones, puntas, alguna desprolijidad que haya quedado, etc. 

También es importante pues el nivelado permite igualar el espesor del esmalte y observar los lugares que quedaron hundidos, a los que habrá que rellenar.

Para la tarea se utiliza una piedra de carborundum y la tarea se hace bajo el agua, ya sea en un recipiente de agua o debajo de la canilla, este último método tiene la desventaja de que se gasta mas agua (un recurso escaso). 
A efectos de eliminar los restos la limpieza final se hará usando un pincel de vidrio mientras se enjuaga con agua.






TERMINACIÓN:

Antes de la terminación se deberán repetir los pasos anteriores todas las veces que haga falta. 
Una vez que estemos conformes con el esmalte se procede a terminar la pieza para lo cual se pinta con un pincel colocando una capa finita de esmalte de terminación, que es un esmalte transparente de baja temperatura (debería fundir a 650º C). 
Esta capa otorgará brillo y protegerá el esmalte. 
A partir de ahora la pieza estará lista para integrar la joya con el resto de los elementos que componen el diseño.








LIMPIEZA Y PULIDO:

La limpieza final consiste en pulir los alambres del cloisonné o los granos de la pieza eliminando los restos de la oxidación. 
Si los esmaltes utilizados son importados (franceses o alemanes) se puede sumergir la pieza en una solución de ácido suave. 
Pero si se usaron esmaltes nacionales, la limpieza deberá ser a mano con tela esmeril de distintas granulometrías empezando en 600 y terminando en 1200. 
Esta tarea deberá hacerse con sumo cuidado de no rallar el esmalte, caso contrario habrá que hacer la terminación de nuevo.

Para el pulido se debe utilizar únicamente el paño, no usar el cepillo ni ninguna pasta pues son todas abrasivas y le quitará el brillo y manchará el esmalte.






Fernando Gatto
kaia joyas Uruguay



No hay comentarios.:

Publicar un comentario