miércoles, 25 de enero de 2012

Las joyas y sus mensajes

Parece un inocente caballito balancín pero hay mucho más detrás del colgante que llevaba Carlota Casiraghi. No sólo es una joya de la firma italiana Dodo, es mucho más. Este colgante lleva un mensaje.

Pues bien, desvelemos la incógnita. Los colgantes de Dodo regalan mensajes como “No hay nadie como tú”, “Amigo auténtico” o “Eres irresistible” a la persona que queremos.  

El caballito balancín que lleva Carlota significa “Juguemos juntos”. ¿Quién se lo habrá regalado? Esto no lo vamos a averiguar pero lo que sí sabemos es que es de oro blanco y diamantes y costó 500 euros.


¿Regalarías tú también un mensaje con forma de joya? ¿Qué le dirías a la persona que quieres? ¿Te gustaría que te lo regalaran a ti?

Las joyas de Eva Perón

Amada y odiada con la misma intensidad, Eva Perón fue la segunda esposa del  presidente argentino Juan Domingo Perón. A pesar que murió en 1952, supo perdurar en la historia de su pueblo y trascenderlo, como ninguna otra. 

De origen muy humilde, y nacida de una relación extramatrimonial de su padre, hecho imperdonable en la sociedad ultra conservadora de su época, encabezó el movimiento político más importante de la Argentina. 

Conoce al General Perón, y luego de una corta convivencia. Como esposa del presidente, se vuelca en cuerpo y alma al trabajo social. Pero lo hace del modo más desafiante y poco tradicional. Discutible, pero para muchos, muy efectivo.

Con toda la oligarquía en su contra, su estilo le supo ganar odios profundos dentro de ese grupo. Para algunos cruel, para otros una santa.

Su especial gusto por la moda, la llevó a gastar verdaderas fortunas. Ella decía que "represento a todas las mujeres argentinas...", que en ella se vestían y adornaban las más humildes de las humildes. Esa era la imagen que necesitaban recibir. 
Cuanto más invertía en joyas, vestidos y pieles, más recordaba y destacaba su pobre origen. Recordaba permanentemente las humillaciones por las que pasó.
Dos de sus joyas más famosas han sido subastadas en los últimos años. La más interesante, es un collar de rubíes y diamantes, sin duda una de sus piezas favoritas. Lo interesante es que los rubíes están en bruto, cosa que casi nunca se ve.  
El collar es birmano, hecho en 1890, pero con una conservación más que optima. Se subastó en mas de 450 mil dólares, en 2003.
En 1998, un impresionante broche de zafiros y diamantes, fue subastado en una cifra cercana al millón de dólares.

Diseñadores famosos

Daniel Espinosa, el diseñador de joyas más buscado del momento por celebrities de medio mundo. Madonna, Nelly Furtado, Sharon Stone, Paulina Rubio o las chicas de Gossip Girls entre otras han lucido en más de una ocasión joyas diseñadas por el, convirtiéndose en el mejor escaparate del artista mexicano. 

El secreto de su éxito: sus diseños geométricos, que se convierten en protagonistas absolutos de cualquier look.

 La primera vez que Madonna conoció el trabajo de Daniel Espinosa, se quedó prendada de una de sus piezas. Se trataba de una sortija de cubos, que se convirtió en una de sus joyas fetiches durante todo ese año. “Madonna es visualmente muy rica; sabe que puede lucir cosas diferentes”.

El estilo desinhibido y geométrico de este creador ha conseguido enamorar igualmente a la cantante canadiense Nelly Furtado, gran admiradora de sus collares. “Sin duda los collares permiten mayor posibilidad de expresión gracias a sus volúmenes". 

Es la pieza icónica de la colección”. Otra de las grandes sorpresas que ha recibido recientemente Daniel Espinosa es ver sus joyas en las chicas de Gossip Girls, grandes iconos de la moda actual para millones de chicas.

Pese al éxito recaudado entre estas selectas clientas, Daniel Espinosa mantiene su humildad. “Lo interesante para mí es que nunca lo he buscado”.
 
Gran parte del trabajo del mexicano se elabora en plata, aunque poco a poco está introduciendo nuevos materiales como el metacrilato en diferentes tonalidades, el corcho o el vidrio de pantallas de televisión de los años 50 y 60, un curioso utensilio de trabajo que encontró en Filipinas. “Hay que aplicar la creatividad para que sea divertido”.

Este artista disfruta con su trabajo; explica y describe el mundo del diseño desde la pasión y la admiración que siente por su oficio. 

Cuando se le pregunta sobre las tendencias de esta temporada, Espinosa lo tiene claro: piezas de gran volumen y mezclas. 

El secreto está en combinar diferentes materias. “Mezclar metales nobles con materiales novedosos. Hay que rescatar piezas de los cajones de la familia y combinarlos con actuales".  

 De orígenes plateros
Daniel Espinosa nació en Tasco, un pueblo mexicano de tradición platera. 

Desde pequeño este metal estuvo muy presente en su vida, llegando a convertirse en una obsesión que le empujó a acudir a las escuelas de diseño más prestigiosas del mundo: Estados Unidos, Holanda, Italia, etc.  

“Sabía que tenía que prepararme para expresar lo que quería. México es un país que siempre se ha caracterizado por una plata creativa y una manufactura muy buena. Muy temprano aprendí las técnicas de joyería, pero quería hacerlo de una manera diferente, con vanguardia".

Con tan solo 22 años  regresó a su lugar de origen y diseñó su primera colección de joyas. Desde ese momento, Daniel Espinosa no ha parado de crecer como artista, logrando abrir tiendas en lugares tan exclusivos como Los Cabos, Los Ángeles o Toronto.

Joyas famosas

¿Sabía usted que hasta el siglo XV los diamantes eran reservados exclusivamente para los hombres?

Hasta entonces, eran un signo de poder exclusivamente masculino, y quien terminó con ese monopolio fue una amada del rey francés Carlos VII, Agnes Sorel, quien apareció engalanada con un diamante pulido.

Uno de los más famoso es, el diamante Hope, a quien se le atribuyen poderes que en nada responden a su nombre. 
Esta gema fue propiedad del rey Luis XIV, y fue denominada oficialmente como "el diamante azul de la corona". 
Fue robada durante la Revolución Francesa, para luego reaparecer en Londres en 1830, cuando lo compró Henry P. Hope y comenzó a ganarse su reputación de portador de desgracias, que van desde la indigencia y el desamor, hasta la muerte de sus dueños (la familia Hope, Madame de Montespan y el duque de Brunswick, entre otros).

Finalmente, Harry Winston lo adquirió y lo traspasó al Instituto Smithsonian, de Washington, donde se expone en una urna de cristal. 
Recientes investigaciones parecen confirmar que este diamante es, en realidad, parte de uno mayor de 69 quilates (que habría sido el robado a Luis XVI) obtenido, a su vez, de una piedra de origen hindú de 115 quilates.

Le sigue en celebridad el diamante Orloff, una gema de 189.62 quilates, de color azul ligero con un toque verdoso, procedente de la India. 
Su nombre es el de quien, se dice, lo robó por amor de un templo de Brahma. 
El conde ruso Grigori Orloff, amante despechado de la emperatriz Catalina la Grande, esperó reconquistarla obsequiándole este impresionante diamante. 
Ella aceptó el regalo, lo hizo engarzar en su cetro imperial y retribuyó al conde con un palacio de mármol… donde se dice que éste murió desquiciado y sin recuperar jamás los amores de Catalina.

Tambien son dramáticos los pasos del Koh-i-Noor o Montaña de Luz, originaria de la India. 
Se dice que la piedra pesaba 186 quilates cuando llegó a manos de la Reina Victoria tras siglos de sangre derramada a su alrrededor en varios países. 
Entonces, ella decidió retallarlo, convirtiéndolo en una talla oval de 108.93 quilates. 
Estuvo engarzada en la corona de la reina madre y, en 1937, se trasladó a la corona que se hizo para la reina Isabel II.

"El que posea este diamante será dueño del mundo, pero también conocerá sus desgracias. 
Sólo Dios o una mujer pueden usarlo con impunidad” (proverbio hindú).

Las famosas y sus joyas




Marilyn Monroe lucía El "LUNA DE BARODA" un collar con un diamante amarillo de 24 quilates en forma de pera el dia en que en la película "los caballeros las prefieren rubias" cantó "los mejores amigos de las chicas son los diamantes"

Otra joya famosa es "La Peregrina", perla magnífica que posee actualmente Liz Taylor.

Es una de las que más controversia ha despertado a su alrededor.


Según cuenta su historia, fue un esclavo el que encontró la perla llamada La Peregrina en el golfo de Panamá a comienzos del siglo XVI.

Entonces, le fue entregada al rey Felipe II, quien se la obsequió a María Tudor de Inglaterra como regalo de boda.

Desde aquel momento, "La Peregrina" lució en los escotes y vestidos de numerosas reinas españolas, para luego desembarcar en las cortes francesa e inglesa.
 
Finalmente, recayó en EE. UU., donde fue adquirida en subasta por el actor Richard Burton y obsequiada a Liz Taylor, quien a su vez envió el magnífico presente a Cartier para que lo integrara en un collar con rubíes y diamantes.
Una famosa que se suma a la galería es la diadema que Madonna llevó en su matrimonio con el productor Guy Ritchie, celebrado en el castillo Skibo en Escocia. Consta de 765 diamantes pequeños que suman un total de 78 quilates, realzados por dos diamantes más grandes de 2,5 quilates. Cuentan que Madonna se enamoró de esta joya cuando estaba de compras en Londres. Otras dos nuevas bellezas se suman a las de la diva del pop: un anillo de nudillos con diamantes que dice "M-dolla", de 258, el diamante de corte blanco, y una bellísima cruz de tres diamantes, ambos del diseñador Chopard