martes, 14 de febrero de 2012

Rubies y Zafiros Mogok

Una Leyenda Biramna dice:

En tiempos anteriores a Budha, la parte norte de Birmania solo era habitada por animales salvajes. 
Un día, en el valle de Mogok, el águila grande divisó una porción de carne roja brillante, y voló para atraparla, pero sus fuertes garras no consiguieron arrancarla del suelo.
Entonces, el águila conoció la piedra sagrada.
La piedra de un rojo puro y brillante, contenía el fuego y la sangre de la tierra.
 
 
Desde tiempos inmemoriales, los rubíes más apreciados son originarios del valle de Mogok, una región al noreste de la antigua Birmania, hoy Myanmar.
 
Existen indicios de que ya en la Edad de Piedra, los hombres recogían en el valle las brillantes piedras rojas. 
 
Mucho tiempo después, en torno al año 3.000 AC, los mogoles construyeron minas para extraer las preciadas gemas, después lo hicieron las tribus de la cercana Mit Mong.
 
Mogok se encuentra rodeado de montañas que se elevan a 2.340 m. de altitud. 
 
En el valle de paisaje verde y selvático, viven tigres, leopardos, elefantes y osos. 
 
Son tierras de difícil acceso, y el lugar donde se encuentran los rubíes del color más intenso y bello,  denominados "sangre de paloma".
 
Por que los rubies Mogok son mas apreciados que otros?
 
Los expertos dicen que se debe a dos factores; el primero es la intensidad de color, los rubíes Mogok muestran la combinación de un matiz ligeramente azulado, y una emisión fluorescente o luminiscencia de tono rojo puro. 
 
La mayoría de piedras rojas tienen matices preciosos, pero no poseen luminiscencia, exceptuando los diamantes rojos y los muy raros Taaffeites. 
 
En segundo lugar, presentan una cualidad llamada seda ( inclusiones de pequeñas agujas que dispersan la luz sobre las facetas). 
 
La cantidad justa de seda proporciona a las piedras preciosas una textura aterciopelada y exuberante.
Los rubíes Mogok, se desarrollan en cristales calizos (mármol) , millones de años de erosión en las montañas hicieron que los rubíes se liberaran de su roca madre, y fueran desplazados desde las colinas hasta el fondo del valle asentándose en los arroyos y ríos. 
 
     Los rubíes Mogok de calidades excepcionales se retiran del mercado, y se ofrecen en venta al mayor dos veces al año en la ciudad de Rangún. 
 
Los precios alcanzan cifras altísimas debido a la escasez de rubíes de calidad excepcional. 
 
Para una piedra de esta calidad , sobre todo cuando supera los 3 quilates, el precio por quilate es sensiblemente más alto que el de un diamante también de calidad extraordinaria. 
 
Hay una razón sencilla, los rubíes grandes de alta calidad son mucho más escasos que los diamantes.
 
En estas tierras que habitaron los Thai Yai, también se encuentran los maravillosos zafiros Mogok, que junto a los de Cachemira, y Sri Lanka, son los más apreciados del mundo.
 
  El color de estos zafiros azul Prusia profundo, con una nota de índigo, es mucho más que intenso, es único. 
 
Contienen en su estructura las mismas sedas que los rubíes Mogok, aportando un brillo aterciopelado magnífico.
 
Desafortunadamente, no todos los zafiros Mogok tienen tanta intensidad, pero las calidades más bellas poseen un brillo aterciopelado y envolvente extraordinario.
 
         
En el año 2006, Christie´s subastó un rubí Mogok de 8.62 quilates en 3'7 millones de dólares (425.000 $ por quilate) , ésta misma galería en Hong Kong subastó en Noviembre del 2010 un anillo con un rubí Mogok de 7.04 quilates al precio de 2.983.987 $.
 
La piedra es excepcional por su alta saturación de color, tono homogéneo, y transparencia.
 
 
Anillo con rubí 7'04 cts.
Subastado en Christie's en 2010.
              Las piedras son objetos románticos y sugerentes que evocan paisajes imaginarios. El rubí Mogok contiene fuego, el zafiro, el cielo del anochecer..