sábado, 18 de febrero de 2012

LAS JOYAS DE ELIZABETH TAYLOR


En la noche del pasado 13 de diciembre, en la casa de subastas Christie, se llevó a cabo la primera parte de la subasta de las joyas de Elizabeth Taylor,  donde se vendió parte de su extensa colección de joyas en Nueva York.

Taylor escribió en su libro, My love Affair with jewelry: “Yo nunca, nunca vi mi joyería como trofeos. Estoy aquí para cuidar de ella y amarla. Cuando me muera, se van directo a subasta, espero que quien las compre les dé un buen hogar”

No cabe duda que la casa de estas joyas  será extremadamente lujosa. 

La primera puesta a la venta fue un brazalete de oro; la tendencia continuó por toda la noche con piezas de Cartier, Bulgari y muchas más.

El total del lote de joyas se vendió por 116 millones de dólares, más del doble que cualquier colección privada de joyería.

Algúnos ejemplos de las joyas vendidas.

 LA PERLA PEREGRINA


 Esta perla tiene su historia, fue encontrada en el siglo XVI en el Golfo de Panamá por un esclavo negro, el hallazgo fue tan importante que le concedieron la libertad. 

Posteriormente como ocurre en éstos casos fue de mano en mano hasta un largo recorrido por la historia, incluso aparece en algunas pinturas de retratos de Velázquez.

Acabó en 1969 subastada por Richard Burton  por 37.000 dólares. 

Se la regaló a Elizabeth el día de San Valentín.

          Una de las que más apreciaba Elizabeth y es el "Monkey Necklace " que se trata de un diamante, esmeralda y oro que se lo regaló su amigo Michael Jackson.

   Anillo con un diamante de 33,19 quilates que le regaló su marido Richard Burton.

          Collar de oro blanco con diamantes y esmeraldas.

  Broche de diamantes

  Collar de diamantes y rubíes