miércoles, 22 de febrero de 2012

TRATAMIENTOS USUALES EN LAS PIEDRAS PRECIOSAS 5 (FIN)

Tratamiento térmico


Hace siglos, alguien tropezó con el mágico efecto de aplicar calor a piedras preciosas. 
Altas temperaturas, así como el fuego de un carbón, pueden hacer que una piedra preciosa que se ve incolora, cambie combirtiendose en algo espectacular. 
Si esta técnica afortunada no fuera sido descubierta, habría muy pocas piedras preciosas asequibles de buen color en el mercado.

El t
ratamiento térmico se considera un tipo de mejora natural, ya que es una continuación de los procesos que ocurren en la tierra cuando la piedra fue formada originalmente. 
Durante el tratamiento, la piedra se calienta a temperaturas muy altas (alrededor de 1600 centígrados) provocando inclusiones, elementos químicos, y otras impurezas para reformar y cambiar el color de la piedra. 

Este cambio de color puede resultar que la piedra sea más oscura, más ligera, más intensa, o de un color diferente. 
Un ejemplo de ésto es la disolución de las inclusiones de seda rútila en zafiros azules, que mejora la claridad y color. Este tratamiento térmico es permanente e irreversible.

O
tro ejemplo es el rubí. Esta es una piedra que comúnmente se trata con calor. Sólo los más valiosos y costosos de los rubíes poseen los más ricos colores que no son tratados con calor. 
El rubí es calentado casi a su punto de fusión, permitiendo que el óxido de aluminio en la piedra se reforme, creando una nueva estructura cristalina. 
Ésto permite que el cromo en la piedra se combine con diferentes átomos, lo que permite una mejor coloración de rojo. 

Lo mismo puede aplicarse a un tipo de zafiro conocido como zafiros gouda. Estos zafiros blanco lechoso se tornan azul, y explican mucho los zafiros de calidad en el mercado de hoy.

D
etección de calor y tratamiento de difusión son posibles, porque estos tratamientos modifican inclusiones naturales. 
La destrucción de inclusiones de gas o de líquido, o la disolución de las inclusiones minerales son claves para el tratamiento térmico. 
Para gemas que contienen agujas de rutilos, los márgenes de las agujas pueden llegar a ser difusas. 

En rubíes, se pueden encontrar inclusiones que son de apariencia vidriosa. Éstas son causadas por sustancias a base de bórax que se utilizan en el proceso de tratamiento térmico.

S
in embargo, por lo general es muy difícil saber si una piedra ha sido tratada, en otras palabras, si la piedra nunca ha sido tratada solo nos lo puede decir nuestro proveedor de confianza. 

Los gemólogos pueden examinar el funcionamiento interno de la piedra y estudiar las inclusiones en busca de signos de tratamiento térmico. 
Por ejemplo, si la piedra ha sido tratada, inclusiones diminutas, como pequeños cristales, se derretirá durante el proceso de tratamiento térmico. 

Un gemólogo puede ver ésto fácilmente usando un microscopio.

H
ace siglos, los hombres sentados en frente a fogatas de carbón fueron los primeros practicantes de este arte. 

Ellos soplaban aire a través de pedazos de bambú sobre los carbones incadescentes, donde algunas piedras eran puestas, en un intento de lograr algunos colores nuevos  en éstas. 

Hoy en día, la tecnología es mucho más sofisticada, los profesionales utilizan grandes hornos eléctricos controlados por computadora. 

Los métodos antiguos, mas rudimentarios han desaparecido, pero el resultado sigue siendo el mismo: piedra preciosas monótonas son convertidas en algo hermoso. 

Esto nos permite a todos tener la oportunidad de poseer una piedra preciosa colorida, la que podemos mostrar con orgullo.

La
matista, citrino, ametrino, aguamarina, turmalina, topacio, turmalina verde claro, zafiro, rubí, tanzanita y circón azul son piedras típicamente mejoradas en su color por calor. 

Este Citrino es en realidad una Amatista tratada con calor para cambiarle el color

Aquí está una lista completa de las piedras comúnmente más calentadas y cómo el tratamiento térmico las mejora.

Amatista–aclara el color y cambiaría el color de la amatista pálida a "amarillo" que se vende como citrino.
Aguamarina–elimina los trasfondos verdosos que son comunes en esta piedra para producir una piedra azul. También le profundiza el color
 
Citrino–a menudo producida por la calefacción de las variedades de cuarzo
 
Kunzita–mejora el color
 
Morganita–tratamiento térmico le  cambia el color de naranja a rosado
 
Rubí–tratamiento térmico mejoraría colores. Asimismo, eliminaría manchas de hierro, disolvería  inclusiones y rellenaría grietas diminutas
 
Zafiro–para aligerar o intensificar el color y mejorar la uniformidad del color
Tanzanita–para producir una tono azul más deseable

 
Topacio–cuando se utiliza con irradiación, tratamiento térmico produciría tonos de azul. También se hace para producir un topacio rosado