domingo, 26 de febrero de 2012

LA TURMALINA DE PARAÍBA


Se sabe que cada día se descubren nuevas gemas, o se redescubren gemas ya conocidas pero con nuevos colores en lugares donde no se conocían.
 
Este es el caso de esta gema TURMALINA DE PARAIBA.
El nombre de turmalina Paraíba es porque se encuentran en el estado de Paraíba en el norte de Brasil, por Heitor Barbosa en 1989. 
 
Pero a pesar del nombre y de lo raro, este tipo de turmalina también se encuentra en Río Grande del Norte, en Nigeria y en Mozambique. 
Entre sus componentes posee una gran cantidad de cobre lo que le da ese color azul neón. Actualmente su extracción es precaria y difícil lo que la torna más cara y codiciada aún. 

 Mineralogía

Básicamente es cuarzo, feldespato alterado por la infiltración de agua, lepidolita (mica lila) y schorlita (también conocida como afrisita o turmalina negra), óxidos de niobio y Tántalo (secuencia columbita-tantalita). 
 
Los índices de cobre pueden ser asociados a la Provincia Metalogenica Cuprífera del Rio Grande del Norte
 Análisis comprobaron que las Turmalinas Paraíba contienen gran cantidad  de cobre, hierro y manganeso, siendo atribuidos a estos elementos, su variación tonal.

Son designados colores como azul-claro, azul-turquesa, azul-neón, azul verdoso, azul Zafiro, azul violáceo, verde azulado e verde esmeralda, en el intento de describir su   raro y variable color.
Una característica que llama la atención és que una turmalina Paraíba puede brillar en lugares con muy poca luz lo que le da el apodo de turmalina fluorescente. 
Esta gema llega a costar en Japón 30.000 dólares el carat y dependiendo de su exclusividad llegaría hasta 100.000 dólares el carat.

Para alcanzar tonos más limpios y más exclusivos las empresas adoptan un tratamiento para mejorar más aun su color. Aunque los sorprendentes colores se dan naturalmente se sabe que el 80 % de las gemas se tratan con calor a temperaturas entre 350º y 550º. 
 
El proceso consiste en seleccionar las gemas a tratar para evitar que las gemas que contengan gases o agua no se rompan. Inmediatamente las gemas se colocan sobre polvo de aluminio en el interior de un horno en una atmosfera oxidante.
La temperatura ideal es alcanzada generalmente después de las dos horas donde se mantienen hasta cuatro horas y se dejan enfriar pero controlando que la temperatura baje cincuenta grados por hora
 
El color que resulta de esto es este azul brillante. Además de esto también reciben un baño de aceites para rellenar sus fisuras naturales.
Hasta 2001, las turmalinas cupríferas de Paraíba y de Rio Grande del Norte eran fácilmente distinguibles de las turmalinas oriundas de cualquier otro lugar mediante la detección de la  presencia de cobre con tenores anómalos a través de análisis química por fluorescencia de rayos X de energía dispersiva (EDXRF), un ensayo analítico no disponible en laboratorios gemológicos estándares.

Sin embargo, los recientes descubrimientos  de turmalinas cupríferas en Nigeria y en Mozambique provocaron un acalorado debate entre el mercado e los principales laboratorios gemológicos del mundo en torno del término “turmalina Paraíba”.

En febrero de 2006 el comité de harmonización de procedimientos de laboratorios redefine esta gema como: ELBAÍTA de colores azul neón independiente de su procedencia.

En los certificados debe decir Elbaíta variedad turmalina de Paraíba aclarando que el término proviene de localidad de donde fue encontrada.