domingo, 4 de marzo de 2012

LA ESMERALDA


Esmeralda

La Reina Latina 




     Según las creencias antiguas, una esmeralda podría protegerlo de las enfermedades y además ver el futuro.


Desde aproximadamente 2000 años a.c. las esmeraldas han sido apreciadas por los conocedores y después han sido anheladas por los ricos y poderosos. 

Las esmeraldas fueron minadas cerca del Mar Rojo durante el tiempo de Cleopatra, quien siempre porto sus esmeraldas lujosamente. 

Exploradores españoles del siglo XVI se sorprendieron al encontrar en Sudamérica esmeraldas magníficas en posesión de los Incas y Aztecas.

        La fuente para muchas de estas piedras es Colombia, cuyas esmeraldas fueron consideradas por los expertos como lo máximo en calidad y en color. 


De hecho, la esmeralda más grande del mundo, se descubrió en 1969 en las Minas de Cruces en Gachala Colombia y peso 7,052 quilates. 

       Aunque este país sea considerado como el suministrador más grande del mundo de la fascinante gema verde, muchas esmeraldas excepcionales provienen de los mercados de Zambia, Zimbabwe, Pakistán y Brasil. 

 Cuándo compre una esmeralda, el factor más importante es el color; el verde más vivo es la piedra más valiosa. 

En ocasiones las esmeraldas tienen fisuras o manchas pero son naturales y no bajan su valor ni la belleza como sucede en otro tipo de gemas. 



        Desde muchos miles de años y hasta hoy en día, los talladores de esmeraldas han purificado el color de las inclusiones sumergiéndolas en aceites claros o parafina liquida, por lo que se evita usar agua caliente, vapor, ultrasonidos o químicos como amonia para su limpieza ya que podría dañar su esmeralda. 

Las esmeraldas permanecerán hermosas por años si la cuida apropiadamente. 
Haga lo que los expertos le aconsejan. 
 
Evite los cambios bruscos de la temperatura y el contacto con superficies ásperas o puntiagudas, inclusive con otras gemas, guarde sus esmeraldas envueltas en una tela o dentro de su estuche original. 



             Sin importar si verdaderamente la esmeralda tiene el poder de curar las enfermedades o ver el futuro como algunas gentes antiguas creían, realmente pocos se pueden resistir a su belleza universal. 

Considerada como una de las gemas más raras del mundo, el conjunto verde esmeralda en un anillo o caravana puede traer a su afortunado dueño años de placer.