jueves, 14 de junio de 2012

TECNICA - JOYERÍA - EL ORO Y LA PLATA EVALUACIÓN










Muchas veces nos vamos a encontrar con joyas de las que no sabemos exactamente que tipo de oro o plata son.


Les paso las pruebas que vamos a usar para identificarlas y algunos tips necesarios.


Debemos tener en nuestro taller ácido Nitrico y Ácido Clorhidrico (tambien llamado ácido muriatico).


Para la Plata











1) Debemos limar la pieza a probar en algún lugar que no se note, no debemos olvidar que generalmente la pieza de joyeria no es nuestar y no quisieramos devolver la joya con un limaso en un lugar perfectamente visible.


Esto lo hacemos para que el acido actue sobre el metal y no sobre un posible baño de otro metal.


2) Se coloca una gota de ácido nitrico, se espera 5 o 10 segundos y se limpia la zona testeada. Lo mejor es usar una solución de agua con bicarbonato de sodio para eliminar todo resto de ácido.











Si la pieza es de plata 925 o 950 la reccion del metal con el ácido será color gris. Y si le agregamos al ácido nitrico una gota de ácido clorhidrico se va a formar una nata blanca sobre la solución.











Si fuera otro tipo de metal el ácido actua y se transforma en un color verde.





Para el Oro




Independientemente del color del oro (blanco o amarillo) las reacciones del oro frente a los ácidos es la misma solo variando con el Kilataje.


1) Limamos la pieza a ser probada en un lugar que no se note a simple vista para que el ácido actue sobre el metal y no sobre un posible baño externo que tenga.


2) Se pone una gota de Ácido Nítrico sobre la zona limada y se esperan 5 segundos para agregarle una gota de Ácido Clorhidrico. 











Las reacciones son las siguientes.


Oro 10 K.


Al poner el ácido nítrico se produce una reacción rojiza o color café, imposible de limpiar a no ser con un nuevo pulido, al agregar el ácido clorhidrico se forma una nata blanca en la superficie.


Dependiendo de la liga usada para este tipo de oro de 10 K puede que al agregar el primer ácido no se producirá ninguna reacción de color pero si al agregar el segundo ácido debe formarse una nata blanca indicando que es de oro 10 K.













Oro 14 K.


El ácido nítrico no produce reacción de ningun color en esta liga, pero al agregar el segundo ácido se pone de color oscuro tornasolado, fácil de eliminar con un simple paño.











Oro 18 K.


El ácido nítrico no produce ninguna reacción en elta liga de oro pero al agregar el ácido clorhidrico se forma una reacción de color amarillo como si fuera yema de huevo y muy facil de limpiar.













En el caso del oro blanco puede ser confundido con el acero inoxidable ya que actua igual que el caso del oro 18 K. pero al momento de limar la superficie de los metales la diferencia es notable ya que el acero es mucho mas suave o " resbaladizo" al limar.


TIPS.


Debemos tener cuidado para no contaminar el ácido nítrico con el clorhidrico ya que si esto sucede podemos manchar todos los matels que toquemos en futuras pruebas.


Mucho cuidado al mezclar ácido con agua, SIEMPRE SE PONE PRIMERO EL AGUA Y DESPUÉS LENTAMENTE EL ÁCIDO. esto es para evitar reacciones violentas y salpicaduras.











Los ácidos deben ser cambiados cada 15 días para evitar que se contaminen y se pongan viejos, asi aseguramos que provoquen siempre las mismas reacciones.


Al cambiar los ácidos debemos lavar muy bien los recipientes y al recargar los frascos veamos de usar siempre los mismos para cada ácido para evitar contaminaciones.


Los frascos deben ser vaciados en lugares abiertos y ventilados, lejos de animales, plantas o lugares de recreaccion ( en fin en lugares que no sean dañinos) siempre diluyendolos con MUCHISIMA agua.











El ácido debe ser de uso industrial para asegurarnos de que son puros y deben venir en recipientes de vidrio ya que los de plastico nos indican que ya estñan diluidos pudiendo provocar reacciones diferentes frente alos metales.


Trataré de darles una lista mas útil en el momento de visualizar las reacciones .













8K (333)


Nítrico                   reacción verde con burbujas
Clorhidrico            abundante nata blanca
Mancha                 negra ceniza con puntos blancos




10K (417)


Nítrico                  reacción color café claro
Clorhidrico          efervescente y nata blanca
Mancha                negra ceniza


12K (500)


Nítrico              casi sin color o reacción nula 
lorhidrico         color cafe oscuro con poca nata alrededor
Mancha             café oscuro ceniza


14K (585)


Nítrico             Sin reacción parece agua
Clorhidrico      Color verde oscuro o café oscuro
Mancha            Tornasolada


18K (750)


Nítrico             sin reacción alguna parece agua
Clorhidrico      color verde claro como el limón
Mancha            rosada


21,6K (900) Monedas


Nítrico             Sin reacción alguna
Clorhidrico      color verde limon muy intenso
Mancha            rosado fuerte muy fácil de limpiar













Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay



COMO COLECCIONAR MINERALES - final






Pasos previos a la venta de las piezas


Los micromontajes

Los micromontajes (micromounts) son muestras en
las que el mineral interesante, de muy reducido tamaño,
está montado sobre un soporte, de tal manera que queda
orientado para favorecer su examen con una lupa o un microscopio binocular de gran aumento




Generalmente se trata de cristales muy pequeños pero
muy perfectos. 
De hecho, los cristales más perfectos acostumbran a ser los de tamaño más reducido. 

Disponer de una buena lupa o de un buen microscopio
hace que el coleccionista de minerales pueda descubrir en cada muestra rincones de una gran belleza visual.
El precio de un micromontaje varia desde menos de
un euro en los casos de minerales más comunes a algunos
centenares de euros en el caso de los minerales más raros.
 



Algunos minerales raros sólo aparecen en forma de cristales muy pequeños, por lo que casi siempre se comercializan como micromontajes.

Naturalmente, hacer un micromontaje requiere tiempo
y habilidad manual por parte del vendedor y por eso como mínimo debe haber una parte de coste del mineral que cubra el trabajo de quien fabrica el micromontaje.

Por otro lado, se trata de minerales que precisan a
menudo un alto conocimiento de la Mineralogía y un buen
equipo para su identificación.

Aún con estas dificultades, los micromontajes pueden ser un recurso importante especialmente en aquellos casos en que hay una minería operativa. 
Con un poco de capacidad de observación, cualquier minero puede localizar este tipo de minerales. 

En localidades que tienen muchos minerales aptos para micromontajes, se pueden vender las piezas a peso a los compradores. 





En este caso, el precio unitario de las piezas sería obviamente más bajo.
Los minerales de micromontaje son muy delicados y, por tanto, se acostumbran a vender en pequeñas cajitas de
plástico, protegidos de los golpes.


Extracción

En un yacimiento determinado las piezas de mejor
calidad son las que se recogen directamente del interior
de masas rocosas, donde las piezas están protegidas de los agentes atmosféricos.
Si las rocas son de baja dureza (e. g., arcilla, yeso) se
pueden extraer los minerales con precaución, limpiando
con paciencia los alrededores con un cuchillo.
Si las rocas son de alta dureza, probablemente para
extraer las piezas se necesitarán martillos de diferentes
tamaños y la ayuda de escarpas.

 



En el caso de rocas muy duras y de grandes dimensiones, pero fisuradas, las arcillas expansivas pueden ser de
gran ayuda. Se trata de arcillas que se expanden al absorber agua. 
Estas arcillas se reconocen en el campo, pues son las
constituyentes de barros con un aspecto muy agrietado e
hinchado. 
Estas pueden introducirse secas dentro de las grietas; a continuación se añade agua abundante a estas arcillas, que la absorberán y, expandiéndose poco a poco,
romperán la roca. 

La extracción con explosivos es una equivocación, porque en este caso los cristales más delicados se rompen casi sin excepción, o quedan fracturados.

 



Ello, además de conllevar una pérdida total del material
vendible, implica una drástica reducción del valor del
material restante.
El momento de la extracción es el más difícil y delicado
y en ello interviene no tanto la suerte como la habilidad y la tenacidad del extractor. 
La extracción de este tipo de piezas se asemeja al trabajo de un escultor. 

Se debe tener muy claro que la extracción de una buena pieza puede ser un trabajo de muchas horas y que todas ellas se perderán si el ejemplar que se extrae al final queda dañado por fracturas o golpes. 

Si se encuentra una drusa o geoda en la que haya cristales frágiles, se debe proceder con sumo cuidado
para que en el momento de la extracción los cristales no
golpeen con la pared opuesta y se rompan. 
Se pueden evitar daños depositando barro (sin arena) sobre las caras de los cristales.

 



Transporte al almacén

Cada vez que movemos las muestras de lugar se corre
el riesgo de dañarlas. Los golpes secos que pueden darse
unas contra otras pueden llegar a estropearlas irremediablemente. Por tanto, es importante que, en previsión de
que se puedan encontrar cristales, en el mismo lugar de
extracción se disponga de elementos para proteger cada
espécimen (e. g., papel, hierba, hojas caídas, barro). 

Las muestras deben estar convenientemente envueltas. Para su transporte es muy recomendable el uso de cajitas, a ser posible sin apilarlas y dejando un colchon de papel entre cada muestra que amortigüe sus movimientos. 





Se pueden utilizar cajas recicladas de las que se usan en el comercio; son muy prácticas, por ejemplo, las cajas de
fruta.

Reducción de las piezas


Muy a menudo, la zona en que se encuentran los minerales de interés es pequeña, en cuyo caso será interesante reducir el tamaño de las piezas, eliminando las partes que no sean de interés. 

A veces, también una muestra excesivamente grande puede ser más estética y venderse a mejor precio si se parte estratégicamente en dos partes más pequeñas. Naturalmente, este proceso se llevará a cabo siempre que no conlleve el riesgo de dañar las piezas.

 



La reducción de la muestra se debe efectuar con el equipo y en el lugar apropiados, como prensas hidráulicas. 

Estas prensas son sencillas, precisas y relativamente baratas y pueden ser imprescindibles para trocear 
muestras muy duras sin causar daños graves a las piezas.

En algunos casos, para la partición de la muestra nos podemos ayudar de tenazas, mordazas u otros equipos.

Por otro lado, la reducción también se puede realizar de
forma manual utilizando un martillo pequeño y escarpas.
En cualquier caso, es importante que las zonas que deben
recibir el impacto de la prensa o del martillo no sean las
que tienen que quedar expuestas a la vista.

Small microscope, 60X ultraviolet light.



La reducción es otro apartado delicado y puede causar
daños irreparables a la muestra. 
Sin embargo es muy necesario si el ejemplar es demasiado grande, pues los costes de transporte son también elevados. 
Además, es muy importante garantizar el equilibrio entre la superficie del mineral interesante y el volumen de la muestra.


Acabados

A menudo, los minerales más valiosos se presentan
en la naturaleza recubiertos por otros minerales. 
Tales impurezas se pueden eliminar de diversas formas, dándole al mineral un valor mucho más alto que el que tendría en su estado natural, en bruto. La casuística es muy variada. 

El mineral interesante puede encontrarse recubierto por
otros minerales que lo esconden, o queda en el interior de la muestra. En estos casos, lo que se debe hacer es intentar exponer al máximo el mineral que nos interesa. 

Esta operación se denomina acabado
El acabado se puede hacer con la ayuda de pequeñas
escarpas o agujas (son particularmente útiles los instrumentos de dentista), limpiando con paciencia la superficie del mineral de todas las impurezas que puedan estar adheridas, cuidando de no rayar o romper el mineral que nos interesa.


4 Removable plastic brackets 



En algunos casos, cuando el mineral que nos interesa no
sea atacable por ácidos y los minerales que lo impurifican
sí, se puede recurrir a esta propiedad para hacer la limpieza.

Un caso típico es en el que el mineral que nos interesa está englobado en calcita, o recubierto por ella. 

La calcita se disuelve muy fácilmente en ácido clorhídrico diluido (también denominado ácido muriático), que se puede adquirir con facilidad. Alternativamente, se podría utilizar vinagre. De todas formas, un ataque ácido puede dañar otros minerales o la estética de la roca, dándole un aspecto poco natural,de manera que se debe evaluar en cada caso si es interesante hacerlo. De hecho, muchos coleccionistas rechazan las muestras atacadas con ácidos. 



* Opal Ethiopía (4X4)



En cualquier caso, el ataque con ácidos debe efectuarse en una zona bien aireada y con todas las precauciones necesarias que requiere el manejo de ácidos.

Cuando el mineral presenta recubrimientos ferruginosos, de color amarillento, estos pueden eliminarse dejando
la muestra sumergida un día entero en un baño de ácido
oxálico concentrado. 

Si al día siguiente el ácido (originalmente incoloro) ha quedado de color amarillo, quiere decir que el recubrimiento de la muestra ha sido atacado. 

Si el mineral de interés no experimenta daños, es recomendable que la muestra permanezca más tiempo bajo ataque hasta que la película de óxidos de hierro desaparezca por completo. 



*Garnet espessartina



En este momento es importante limpiar la muestra con agua abundante, para eliminar el ácido oxálico que resta e impedir la precipitación de costras blancas de oxalatos de calcio.

Limpieza final

Los minerales se deben presentar limpios para que puedan exhibir al máximo su brillo y coloración, pero una vez preparados es preciso evitar la acumulación de polvo sobre ellos. 
El polvo puede ser eliminado de muchas formas, la más común es con agua y jabón.
Un mecanismo de limpieza muy eficaz, si se dispone de ello, es un baño de ultrasonidos. 



*Quartz hüebnerita (mt).


En estos equipos se pone la muestra dentro de un recipiente lleno de agua sometida a ultrasonidos; en este contexto, las partículas de arcilla y otros minerales adheridas a la muestra son removidas con agua abundante, para eliminar el ácido oxálico que resta e impedir la precipitación de costras blancas de oxalatos de calcio.

Para la limpieza de recubrimientos de barro en muestras
grandes se puede utilizar una manguera de agua a presión, mientras que para las más pequeñas lo más
práctico es disponer de un pilón donde se pueda limpiar la muestra con un cepillo de dientes y agua y jabón. 

Sin embargo, se deben de tener en cuenta ciertas limitaciones. Hay algunos minerales que son solubles en agua y que por tanto, no pueden ser lavados con ella. Tal es el caso de las sales y de algunos sulfatos y carbonatos.

Reconoceremos estos minerales porque tienen sabor. Además algunos minerales pueden reaccionar con los componentes del jabón.


-Brochantita Cobaltodolomita and (4X4) 



Asimismo, algunos jabones contienen mezcladas
partículas duras que se utilizan como abrasivo durante el
proceso de lavado. 
Naturalmente, el uso de jabones de este tipo debe de evitarse.

Hay minerales blandos, como el talco o el yeso, que pueden ser rayados incluso por un cepillo de dientes: son aquellos minerales que se rayan con la uña.

Si el material es delicado o soluble en agua se puede
trabajar con aire comprimido, pero solo si la muestra está seca.



Embalaje

Es uno de los aspectos que más se debe cuidar para que los minerales no sufran daños, aunque este aspecto es
desgraciadamente poco conocido por algunos exportadores de países en vías de desarrollo. 

Es muy frecuente que las muestras adquiridas por correo lleguen al destinatario en malas condiciones, fragmentadas o rayadas. 
A veces, completamente rotas. Eso se debe a un mal embalaje de los minerales y puede acarrear graves consecuencias para todos: para el comprador, que pierde dinero y las piezas, y para el vendedor, porque las transacciones insatisfactorias se difunden rápidamente por Internet y los vendedores descuidados perderán clientes y difícilmente podrán captarlos en lo sucesivo. 



-Fluorescent autunite (4X4)


Es muy importante que el vendedor tenga cuidado de asegurarse ventas posteriores, por eso necesita la satisfacción del cliente.

El mejor material de embalaje, tanto por sus propiedades como por su precio, es el papel de periódico. 
El papel de periódico se debe usar arrugado, de manera que ayude a hacer una bolsa de aire que amortigüe los posibles golpes que pueda recibir la pieza. 

Lo mejor es dar capas sucesivas de protección con diferentes páginas. Si se dispone de papel suave de embalar, también puede ser adecuado.
En la medida de lo posible, si los minerales se envían
a destinaciones lejanas, se deben utilizar embalajes aislantes, amortiguadores de golpes y ligeros (para abaratar el transporte). 


* Pyrite (sp)




El mejor material para ello es el poliestireno (denominado porexpand, unicell, espuma plast y de otras formas en diferentes países) o el plástico ligero.

Los minerales altamente frágiles pueden requerir ser
embalados en una caja de cartón y protegidos con algodón.


Otros usos que se pueden dar a los minerales


Los minerales pueden ser utilizados también para usos
decorativos y no sólo para los destinados propiamente al
coleccionismo de minerales. Generalmente estas aplicaciones requieren un cierto trabajo y por tanto tienen un cierto valor añadido. 

Entre estas aplicaciones, que no necesitan un equipo demasiado complejo, destacan las siguientes: 

decoración, bisutería y recuerdos para turistas.


Talla de las rocas y minerales 


Los minerales pueden ser tallados y pulidos de manera que puedan dar juegos de colores muy diversos. 

Este tipo de producción puede dar origen a microempresas de fácil sostenibilidad, siempre que se disponga de material abundante. 





Como equipo básico es preciso disponer de una sierra
diamantada para la talla de piezas, para darles las dimensiones y formas adecuadas. Estas sierras deben estar refrigeradas por agua y tener mecanismos de seguridad adecuados.


 



Pulimentado de rocas y minerales

Para el pulimentado de rocas y minerales se necesitan equipos fáciles de conseguir y con los abrasivos adecuados.

En una primera fase, llamada desbastado, se limpia la
superficie del mineral de todas las irregularidades (fracturas, oxidaciones, cavidades, protuberancias) y se obtienen superficies más o menos lisas. En esta parte del proceso el abrasivo puede ser simplemente un papel de lija o incluso abrasivos naturales (arena de playa, gres cuarcítico, etc.). 





La operación se puede hacer manualmente o con ayuda
de platos giratorios (Figura 120), en los que se deposita el abrasivo y que se refrigeran con agua.

La segunda fase, la del pulimentado propiamente dicho, depende de la dureza del material a pulir. 
Se puede realizar con abrasivos como el carburundum u otros materiales duros como el óxido de cromo, o bien con pasta de diamante, aunque este último producto es muy caro.

 



El pulimentado se puede hacer con estos abrasivos en
aparatos especializados, pero éstos se pueden también fabricar artesanalmente usando, por ejemplo, hormigoneras o lavadoras antiguas.
Una alternativa al pulido es aplicar un barnizado, lo
que realza el color y el brillo de la pieza, a la vez que la
puede preservar de algunos tipos de alteración. Este trabajo se puede hacer con barnices para madera o similares. 
Sin embargo, hay que tener en cuenta que esta operación no está indicada y es indebida para la gran mayoría de minerales de colección.

Decoración

Las posibilidades son infinitas en este ámbito, que se presta mucho a la creatividad. 
El producto puede ser un material simplemente decorativo o tener alguna función.





Entre el material decorativo, a más de la roca simple,
existen rocas montadas sobre soporte. 
Las clásicas geodas de amatista o las ágatas son un elemento decorativo muy preciado por el público en general que no conozca los minerales o no tenga interés en ellos.




Por otro lado, los minerales y las rocas, en tanto que se
trata de objetos que generalmente duran mucho, pueden
ser usados en la elaboración de objetos domésticos. Entre ellos, destacan las bases de relojes de mesa o pared, a menudo hechas con ágata o troncos silicificados,
pero también mesas o sillas. Muchos objetos pueden hacerse con rocas o minerales pulidos, con muy poco trabajo.
Los más típicos son ceniceros y bases para velas. Cuando el mineral es blando e inalterable por los ácidos e insoluble en agua, como la mayor parte de los silicatos, puede ser usado para fabricar utensilios que estén en contacto con alimentos o bebidas. 
De esta manera, actualmente se fabrican con esteatita barriles para almacenar bebidas o líquidos.

 



En el caso que el mineral sea transparente y criptocristalino, especialmente si es un material blando (halita, yeso, etc.) puede usarse para la fabricación de lámparas. 
En este caso, la bombilla se pone dentro de la lámpara mineral y emite una luz muy difusa que da sensación de intimidad.

 



Escultura sobre rocas y minerales

Algunos materiales se prestan extraordinariamente a
ser tallados y pulidos, incluso sin usar herramientas demasiado complejas. Este es el caso de minerales como el talco o el yeso, o incluso la sal. 

Si se hace una inversión de dinero superior, se puede llegar a disponer de máquinas que ejecuten directamente estas esculturas o grabados. 


Objetos decorativos elaborados con fragmentos 
pequeños de rocas y minerales




Las posibilidades de preparar objetos de decoración
con un coste bajo, pero con un elevado valor añadido son
muy grandes. 
Todo depende de las características del material original y de la capacidad artística del artesano.
Algunos ejemplos pueden ser la realización de árboles
a partir de fragmentos rodados de minerales de diferentes colores o bien la realización de mosaicos.


 


Material esotérico

Existen sectores importantes de la población que creen
en las propiedades curativas de los minerales. 
Aunque esto es una creencia sin ningún tipo de fundamento, la demanda de este material es relativamente elevada. 
En la mayoría de los casos, el material demandado estará convenientemente pulido, inclusive imitando morfologías típicas de algunos minerales, que no tienen por qué ser morfologías correspondientes al mineral que es tallado y pulido.

Así, se pueden encontrar minerales como la labradorita o la turquesa, o bien algunas rocas o vidrio volcánico, tallados con forma de cristales de cuarzo.



Bisutería

Algunos minerales se prestan a un fácil pulido y tallado y pueden ser usados para la producción de objetos de bisutería, como collares, pulseras, etc..




La preparación puede ser sencilla con herramientas muy
rudimentarias. 
De hecho si los minerales son blandos (fluorita, calcita, turquesa, etc.) se pueden utilizar sistemas de producción conocidos ya desde el Neolítico. Sólo se necesita un equipo para la producción de piezas pulidas y un poco de imaginación y de capacidad de diseño. 





Hay que considerar que en algunos países constituye un floreciente negocio la simple producción de cuentas, a la venta en tiendas especializadas y dirigidas a terceros que son los que elaboran las piezas de bisutería.



Recuerdos para turistas

Algunos minerales o rocas comunes, característicos de una región y bien conocidos por los turistas, suelen ser
utilizados para la confección de recuerdos. 





Normalmente se trata de pequeños objetos fácilmente transportables, de 4-5 cm de diámetro, que constarían de una peana de madera o metacrilato sobre la cual se adhiere el mineral o roca (labrado o en crudo) con silicona o pegamento. 
En este caso, en la peana debería constar el nombre del mineral y la expresión “recuerdo de...” con el nombre de la localidad.

Selección de los minerales de una región determinada 
con interés comercial

Hay diversas bases de datos en las que aparecen descripciones de minerales y en algunas de ellas se indican las localidades para cada país





Estos lugares, sin embargo, acostumbran a ser minas 
activas o, al menos, con un propietario o concesionario. En muchas de estas minas no se ponen impedimentos para el acceso, pero en cualquier caso se debe de solicitar la autorización pertinente. 

Ello, por el hecho de que las zonas mineras activas encierran diversos peligros relacionados con dicha actividad y las empresas deben garantizar la seguridad tanto de su propia persona como de sus visitantes.

Por otro lado, puede que a los propietarios les disguste o
incomode la presencia de intrusos en sus propiedades y
menos quienes pretenden lucrar con materiales extraídos
de su propiedad o concesión. 
Por eso suele ser menos problemático trabajar en zonas libres donde haya minería antigua, en cuyo caso se debe tener presente que las zonas con antiguas explotaciones pueden ser inestables y su acceso es peligroso.

 



Otra fuente de información son las revistas de los propios coleccionistas de minerales, en las que se hallan abundantes datos sobre las características de los minerales más apreciados de las localidades mineralógicas más conocidas. 

Sería importante que estas revistas estuvieran al alcance todo el mundo, idealmente en bibliotecas públicas y
escuelas, en zonas cercanas a localidades mineralógicas.
Finalmente, los servicios geológicos publican mapas
geológicos, la lectura de los cuales puede dar indicaciones sobre las zonas en que potencialmente podría aparecer algún mineral interesante.


 



Identificación de los minerales


El reconocimiento de minerales se puede realizar directamente en el lugar de origen a simple vista (visu) gracias a sus propiedades físicas (forma, brillo, color, dureza, exfoliación, translucencia, fluorescencia, etc.) y químicas (reacción con ácidos, etc.). 

Hay muchos manuales de mineralogía que explican como efectuar la identificación (Ramdohr, 1960; Hurlbut, 1992; Gaines et al., 1995, entre muchos otros). 

Buena parte de los minerales más comunes se pueden identificar con la ayuda de una lupa de bolsillo, una navaja, una moneda de cobre, un pequeño imán y un frasquito de ácido clorhídrico o, en su defecto, jugo de limón o vinagre. 
Disponer de lámparas de luz ultravioleta puede ser de gran ayuda. 
Algunas de estas lámparas son relativamente baratas, portátiles y robustas y pueden servir además para la localización de muchos minerales. 





Como alternativa a las lámparas más sofisticadas, se pueden utilizar luces germicidas a menudo usadas en agricultura. 
En el caso que haya minerales radiactivos, un escintilómetro es imprescindible; actualmente los hay muy asequibles.
El problema reside especialmente en la identificación de los minerales más raros o de tamaño de grano más fino. 

En este caso, para una completa identificación hace falta un análisis mineralógico mediante difracción de polvo de rayos X, microscopio electrónico de barrido con analizador de energías de rayos X (SEM-EDS-BSE), microsonda electrónica (EPMA) o microsonda Raman, entre otras técnicas. 





Estas técnicas son más o menos caras y sólo se realizan en laboratorios especializados, pero muchos de ellos se encuentran en universidades públicas. 
Por tanto, se puede acceder fácilmente a acuerdos para poder hacer una investigación a bajo coste o incluso sin coste alguno.



Mecanismos de venta de minerales

A la hora de vender una determinada pieza, para el cálculo del precio deben tenerse en cuenta los parámetros que se han comentado anteriormente. 
Así, las piezas de precio más alto serán las que cumplan a la vez todos los requisitos citados anteriormente. 





No obstante, y muy especialmente en el caso de los minerales más raros no deben desestimarse piezas que no cumplan con alguno de los requisitos citados, pues pueden seguir siendo muy valiosos para el comprador.

El valor de un espécimen determinado, como en todo,
siempre dependerá de lo que determine el mercado. 
Por tanto, un futuro vendedor de minerales debería estudiar cuáles son los precios que alcanzan en el mercado muestras similares a las suyas, por ejemplo, a través de Internet. 

No obstante, debe tenerse en cuenta que muchos vendedores de Internet venden su material a precios caros. 





Existen muchas posibilidades de venta, pero básicamente hay dos según el grado de iniciativa empresarial que se tenga: vender los minerales directamente o hacerlo a través de intermediarios. 
En el primer caso, en la práctica lo que hace falta es iniciativa empresarial para crear microempresas, inclusive mediante el apoyo de diversas agencias de las diferentes administraciones públicas (federales, nacionales, estatales, etc.) según sea el ordenamiento territorial establecido en cada país. 





La segunda opción es la más sencilla pero hay que valorar, en cada caso, que las ganancias a largo plazo pueden ser menores, si bien quizás pueda llegarse a un mayor abanico de posibles compradores al poder hacer llegar el material a puntos más lejanos.



Venta propia en mercados de artesanías y productos 
regionales


En primer lugar, se puede organizar la venta en la propia región productora o país de extracción de los minerales. Ello puede realizarse directamente en tiendas o ferias de objetos artesanales en general o de productos regionales, especialmente para el caso de las piezas de mayor belleza o de los objetos ornamentales elaborados con minerales o rocas.





Los ejemplares que aparecen en una región determinada, además de ser objeto de especial interés por parte de los
coleccionistas o museos locales, pueden ser interesantes
para un público local mucho más general. Tal es el caso de los objetos ornamentales en general o de uso doméstico.
En ese sentido, no es desdeñable la oportunidad que otorga la existencia de un turismo organizado. 

Efectivamente, los turistas pueden también adquirir estos minerales por las mismas razones y con mayor facilidad que los consumidores locales. 

Por ejemplo, en Madagascar y en Brasil existe un comercio importantísimo de minerales en mercados especializados.

 



Los minerales pueden presentar incluso características
decorativas suficientes como para poder venderse con
éxito en ferias artesanales en otros países. 
Tal es el caso, nuevamente, de las amatistas brasileñas, o de los minerales y fósiles de Marruecos.

 




Venta propia por Internet

Se pueden crear microempresas encargadas de vender
los minerales por Internet. 
Para eso sólo hace falta disponer de una computadora conectada a la red, una cámara digital y contar con un grupo de gente (puede ser una familia) con un trabajo bien estructurado. 





Así, una parte del grupo se puede encargar de la extracción, otra de la promoción por Internet y otra de preparar el material para su exportación por correo o mensajería internacional.  

Como se puede constatar, muchas de las webs pertenecen a microempresas de países en vías de desarrollo o emergentes (e. g., Brasil, Pakistán, India, China, Uruguay, Perú, Bolivia o Marruecos).

La promoción del material por Internet constituye una
labor exigente. 
La forma más eficaz de hacerlo es colocar en la página web una o más fotos de buena calidad y en color del mineral para que los posibles compradores tengan una idea precisa de las propiedades de la pieza. 




Es importante indicar el tamaño del mineral, o colocar a su lado una regla u objeto que sirva de escala y, no menos importante, su precio en las divisas más comunes (dólares americanos o euros). 
Se debe informar claramente a los compradores de las condiciones de venta de las piezas, lo cual incluye el transporte. 
En este aspecto es importante seguir una política de estricta honestidad: los compradores consideran un abuso que el transporte sea más costoso que la propia pieza. 

En ocasiones, la particular situación político-social de un país o la remota ubicación del puesto de venta y envío
pueden conllevar un coste extra en el transporte.





De ser así, los compradores potenciales deben de estar informados de forma precisa de los riesgos o costes adicionales que conlleva realizar envíos internacionales. Como estrategia comercial óptima, siempre es preferible perder una venta eventual a perder un cliente de forma definitiva.

El sistema de venta por Internet puede ser directo o
a través de subastas. En el primer caso es preciso que el
vendedor se prepare su propia página web y en ella ponga sus minerales a la venta. 
De acuerdo con estas premisas, el vendedor establece un precio fijo y si a algún comprador de cualquier parte del mundo le interesa la pieza, la compra.


En el segundo caso, el vendedor pone la pieza a subasta por un tiempo limitado, de manera que los diferentes
compradores proponen precios cada vez más altos y el
subastador que ha propuesto el precio más alto en el tiempo establecido es el que gana la subasta.





Las reglas en detalle las establece cada empresa de subastas en Internet. La más importante de todas en volumen de negocio, así como en variedad, cantidad y calidad de la oferta es ebay.com, pero hay muchas otras.

En cualquier caso, el pago se puede realizar electrónicamente (vía paypal.com u otros sistemas de pago en línea) o por otros tipos de mecanismos (transferencia bancaria, cheque, etc.).


Venta propia en ferias de minerales

Algunas ferias de minerales son de carácter internacional. En Europa y en los EUA cada año se celebran muchas
de ellas, y las más famosas son las de Munich (Alemania,
Figura 135), Sainte Marie aux Mines (Francia) y Tucson
(Arizona, EUA).




Algunas ferias dan facilidades para que una microempresa nueva pueda montar un puesto de venta. 

Estas ferias las visitan miles de compradores con la intención de encontrar novedades a buen precio. Por tanto, en el caso que el material fuera de suficiente calidad (se debería contar con asesoramiento apropiado) y con potencial para obtener buenas ventas, podría ser interesante disponer de un espacio de exposición. 

Se debe tener presente, no obstante, que una empresa
de estas características es arriesgada, porque los gastos
son numerosos: boletos de avión, el transporte del material (que puede ser costoso porque los minerales son pesados), costes de preparación del espacio de exposición y venta, alojamiento, etc.

Fósiles



En las ferias, los minerales se pueden vender al detalle
(a los compradores que la visitan) o a al mayoreo (a otros
comerciantes que haya en la feria). 
Es importante vender todo el material, de manera que no se haya de volver a llevarse nada de vuelta al país de origen.
Las ferias son una buena oportunidad para dar a conocer y promocionar los productos, de manera que pueden
ayudar a tener más ventas en el futuro. 
Son también una oportunidad para conocer personalmente a otros comerciantes y a los compradores, hecho que permitirá que se establezca entre todos una mejor relación de confianza a nivel personal y comercial.

Normalmente lo que más se presta para a este tipo de
venta son minerales de buena calidad, con mucho valor
añadido, como por ejemplo minerales de calidad gema, o
algunos ejemplares muy raros.


MINERALES 



Exportación mediante intermediarios


Es un mecanismo fácil para vender las muestras, porque el comerciante es quien se encarga del transporte.
Existen en todo el mundo numerosos mayoristas que se
dedican a importar minerales.

Algunos de los principales mayoristas compran minerales en grandes cantidades al mismo vendedor y ellos después lo venden a otros comerciantes que revenden las piezas en pequeñas tiendas o ferias. 
Por tanto, este tipo de operaciones implica vender grandes cantidades de minerales pero a bajo precio, aunque el volumen total de la venta pueda llegar a ser muy elevado.

Es un mecanismo seguro de venta, porque el vendedor
se asegura de vender en una sola operación lotes muy
grandes que, previo trato, pueden contener muy diversas
calidades de mineral.



Exportación directa de las muestras


Como cuestión previa, se debe tener en consideración
que cada país tiene su propia regulación en relación a la
exportación y se deberá comprobar que se disponga de
las licencias necesarias para el envío de las muestras al
extranjero. 


MINERALES.



En algunos países, sin embargo, existen agencias gubernamentales dedicadas a fomentar la exportación
aportando, inclusive, parte del capital necesario para ello
(e. g., Bancomext en México). 
Por ello, el exportador potencial puede ver atenuados los costes que conlleva la exportación y puede contar con asesoría profesional, siempre que existan tales agencias en su país, el exportador cumpla con los requisitos oficiales y se formalice la exportación.

Una vez se pueda proceder a la exportación, se deben
preparar las muestras adecuadamente para asegurarse que lleguen a su destino en las mejores condiciones posibles. Se debe de tener en cuenta que si tienen desperfectos perderán su valor y el comprador podría rechazar la mercancía.

En el caso de que se trate de una venta al detalle, es
decir, de una o pocas piezas, se pueden enviar en forma
de paquete postal, convenientemente envueltas de acuerdo con los criterios ya descritos y colocando un cojín de materiales blandos entre las muestras. No se pueden utilizar plantas, paja o restos orgánicos porque complicarían los trámites de exportación.

Minerales de colección.  Shattuckita 



En el caso de que se trate de una venta al mayoreo, de
decenas de kilos, el proceso es más complejo. De entrada, el peso de los minerales puede deteriorar la mayor parte de los recipientes. 

Lo más práctico es enviarlos en bidones resistentes, como por ejemplo bidones metálicos o de plástico reciclados que antes contuvieron hidrocarburos o productos químicos, convenientemente limpiados.

Debe evitarse a toda costa que una muestra pueda
deteriorarse a causa de choques contra las otras muestras
durante el transporte. Así pues, es importante que las
muestras queden fijas durante el transporte, por lo que su recipiente debe quedar lleno al máximo.

Presentación de las muestras para su venta. Es un mecanismo seguro de venta, porque el vendedor se asegura vender en una sola operación lotes muy grandes
en los que, previo trato, puede haber diferentes calidades de piezas.

Minerales de España. Halotriquita. 



La manera de exponer los minerales para su venta puede ser decisiva para que el comprador se decida a adquirir
la pieza. 
Es muy importante que la muestra esté bien limpia y bien presentada. 
Se debe tener diseñada la presentación para que el comprador se fije en la muestra. 
Eso pasa por que los siguientes aspectos sean los adecuados:

Embalaje de la muestra

Se debe presentar el mineral dentro de una cajita de cartón, con un fondo de algodón si la pieza es frágil, o dentro de una cajita de plástico transparente. Ello da al comprador la idea de que la muestra ha tenido un tratamiento experto y cuidadoso. 
Además, disponer de estas cajitas facilitará el transporte, son baratas y se pueden adquirir fácilmente en grandes cantidades.



Minerales de colección. Distena en cuarzo.



Orientación de la muestra

La muestra tiene que estar situada con la parte más
interesante dirigida hacia el posible comprador. 


Colocación de la muestra

La muestra puede estar montada sobre un soporte, tanto
si es un micromontaje como si es una muestra de mano. En el caso de que se trate de minerales para recuerdo para la venta a turistas, o piezas de gran belleza, es esencial que la muestra esté montada sobre un soporte.

Una buena presentación, además de ayudar a llamar la
atención del comprador potencial, sugiere que el vendedor ha manipulado la muestra cuidadosamente durante las etapas anteriores.

Si se quiere vender piezas de cierta calidad, debe evitarse que se amontonen o queden mal colocadas sin
mostrar su parte más interesante. En el caso de que un
visitante toque la muestra y cambie su posición correcta,
el vendedor debe asegurarse de situar de nuevo la muestra en su posición más favorable.

Minerales de colección. Heulandita.




Iluminación de la muestra

Es importante que el punto de venta disponga de lámparas que emitan una buena luz sobre los minerales, para realzar los aspectos de brillo y transparencia.

De todas maneras, se debe recordar que algunos minerales pueden sufrir efectos negativos al ser expuestos a la luz.


Etiquetado del mineral

Es esencial que el mineral cuente con una etiqueta con
todos los detalles que lo identifican: 
nombre del mineral y, si se presta, de su variedad, fórmula química y localidad de procedencia detallada (es poco serio indicar solamente el nombre del país). 
Algunos vendedores añaden su nombre y datos de contacto. 


Aragonite acidify (6X4)


La etiqueta debería estar cuidadosamente realizada. 
Si se dispone de computadora e impresora, se pueden diseñar etiquetas bien hechas y la elaboración de decenas de etiquetas de un mismo mineral puede ser un trabajo sencillo.


 



Bibliografía

Bariand, P., Cesbron, F., Geffroy, J., 1977, 

Les minéraux, leurs gisements, leurs associations: París, Francia, Editions Minéraux et Fossiles BRGM.

Berry, L.G., Masson, B., 1963, Mineralogía: Madrid, España, Aguilar,

Betejtin, A. 1970, Curso de Mineralogía, Moscú, Rusia, Mir.

Canet, C., Camprubí, A., Flores-Castro, K., Victoria-Morales, A., Ostroumov, M., 2004, Mineralogía, en Alaniz-Álvarez, S.A., NietoSamaniego, A.F., Tolson, G. (eds.), Léxico Geológico Mexicano:

México, D.F., Sociedad Geológica Mexicana, 21-28.

Deer, W.A., Howie, R. S., Zussman, J., 1992, An Introduction to the

Rock-forming Minerals: London, U.K., Longman.

Hurlbut, C.S., Klein, C., 1987, Manual de Mineralogía de Dana: Barcelona, España, Reverté.

Kirsch, H., 1980, Mineralogía aplicada para ingenieros, técnicos y estudiantes: Buenos Aires, Argentina, Editorial Universitaria.

Klockmann, F., Ramdohr, P., 1955, Tratado de Mineralogía: Barcelona,

España, Gustavo Gili.

Kostov, Y., 1958, Mineralogy: London, U. K., Oliver & Boyd.

Mata Perelló, J.M., Sanz Balagué, J., 1988, Guia d’identificació dels

minerals (Països Catalans i d’altres): Manresa, España, Edicions

Selectes.

Mata Perelló, J.M., Sanz Balagué, J., 1988, Guía de identificación de

minerales adaptada fundamentalmente a la Península Ibérica: Manresa, España, Parcir Edicions Selectes.

Mata Perelló, J.M., Sanz Balagué, J., 2006, Guia d´identificació de minerals: Barcelona, España, Edicions UPC.

Putnis, A., 1993, Introduction to mineral sciences: Cambridge, U.K.,

Cambridge University Press.

Zoltai, T., Stout, J.H., 1984, Mineralogy. Concepts and Principles: Minneapolis, E.U.A., Burgess Publishing Company


Siderite-80 mm. 




FINAL

Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay