martes, 10 de julio de 2012

UNA RAREZA ENTRE DE LAS PERLAS -- PERLAS QUAHOG


VEREMOS QUE NO TODAS LAS PERLAS SON COMO LAS CONOCEMOS










PERLAS QUAHOG






Técnicamente las “perlas” Quahog no son perlas, ya que no crecen en una ostra y muestran una estructura fibrosa en vez de una estructura de nácar, pero aún así pueden ser hermosas. 










Quahog (Mercenaria Mercenaria) es un miembro de la familia de las almejas y se encuentra en la CostaAtlántica de América del Norte desde el Golfo de San Lorenzo en Canadá hasta Florida.
Desde hace más de 100 años se pesca comercialmente y es un alimento básico del mercado de marisco del Oeste de Estados Unidos.


 




El crecimiento de las "perlas" Quahog es iniciado por un parásito o una impureza, de la misma manera que las perlas de las ostras.
La gama de colores que presentan va de blanco y beige a violeta oscuro y lila, estas últimas las más buscadas.
Quahogs que producen productos de color violeta solo se encuentra en Nueva Inglaterra.


 




Las perlas Quahog, como todas las perlas de agua dulce, son escasas. A pesar de que aún se pescan las Quahogs comercialmente, sus perlas son extremadamente raras ya que se destruyen o se pierden en el proceso mecánico de la limpieza y al quitar las conchas.


 




Una estimación exacta de su rareza es imposible pero se dice que en aproximadamente 5.000 almejas se encuentra una perla. Hendiduras profundas en los bordes de la almeja pueden ser el indicio de un “tesoro” ya que estas conchas contienen muchas veces una perla.


En el pasado, los indios americanos usaron estas perlas asombrosas como dinero y para fines decorativos.



 




Uno de los ejemplos más famosos de las perlas Quahog está en el broche “Golash”, una joya que fue adquirida en un anticuario por 14 dólares en el año 2000 y que data de 1835.
Esta perla de 14 mm es una de las perlas Quahog más exquisitas que se conocen.









Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay