jueves, 27 de septiembre de 2012

WALLACE CHAN -- FUERZA CREATIVA








La fuerza creativa de Wallace Chan lo llevan más allá de la creación de unas joyas, sino que se elevan a la categoría de arte y que desafían la categorización.








Un artista, junto con una creatividad extraordinaria, también debe poseer la pasión y la amplitud mental, un  manera filósofica de pensar y la técnica superior de un artesano. 
Esta combinación permite al artista crear libremente y establecer nuevos estándares - tocando almas y romper todos los marcos de referencias.







Wallace Chan creció en Hong Kong, pasó su juventud dominando la escultura oriental y el arte occidental de las piedras preciosas. 
Después de veinte años de escultura viajó a Europa para estudiar el arte de este continente.

Wallace Chan rápidamente aprendió el arte del camafeo y la técnica de talla del huecograbado. 
A mediados de 1980 se inventó la "talla Wallace" - una imagen tallada utilizando técnicas reflexivas que se asemejan a la de entalles y camafeos, facetadas en una gema. 






Esto marcó el comienzo de su aventura en el trabajo con las piedras preciosas, el lanzamiento de una nueva etapa creativa en su carrera que continuaría hasta hoy.
Hoy en día, Wallace Chan es una de las marcas más finas de joyas codiciadas tanto por las damas más cultas y coleccionistas de arte más exigentes de todo el mundo. 






Liderando casas de subastas tales como Christie y Sotheby, así como museos de clase mundial y galerías, la oferta de todos y exhibición de joyería Wallace Chan y el arte. Los miembros de familias reales, así como las estrellas de cine y teatro, son todos los devotos de la joyería icónica de Wallace Chan.









En 2010, Wallace Chan, fundador y director artístico de la marca, fue el primer artista en joyería contemporánea en ser invitado por el Museo de la Capital de Beijing para celebrar una exposición individual en ese Museo distinguido y señorial.









Y otro hito alcanzará en el otoño de 2012, cuando  Wallace Chan se convertirá en la primer marca de joyería fina y el único de Asia y China, invitado a exponer en el mundialmente renombrado, "Biennale des Antiquaires" en París . 
El arte de Wallace Chan brillará junto a las de las más estimadas casas de Alta Joyería de la Place Vendome.









Wallace Chan encara el diseño de joyas más allá del ámbito normal de la joyería en una nueva dimensión de obras de arte que se pueden usar, con cada pieza hecha a mano para narrar una historia única o ilustrar un pensamiento filosófico, Wallace Chan reúne un diseño innovador, artesanía sublime, técnica revolucionaria, la esencia de la filosofía oriental y la literatura, el lenguaje de la naturaleza, y la pasión de un narrador para crear piezas icónicas de obras de arte que desafían la categorización.










"Cada pieza de joyería de nuestro arte tiene su propia naturaleza, su propio carácter innato y calidad. Para delinear lo espiritual a través de formas que se han  nutrido a lo largo de mi mundo de la joyería. 





Las piedras preciosas, me fascinan por sus colores brillantes, me guían con sus líneas textuales, me inspiran con sus diferentes formas y tamaños, y me tocan el alma. No quiero crear joyas que sólo cuenta con una gran cantidad de piedras costosas establecidas de una forma atractiva". 







"Quiero piezas dramáticas, las joyas que nunca deja de sorprender al espectador con elementos recién descubiertos, sensaciones diferentes y agradables efectos de montaje que se suman a la historia particular de cada una de nuestras piezas ", dice Wallace Chan, fundador y director artístico.






Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

ESTILOS -- JOYERÍA TEXTIL


El concepto de “joyería textil” plantea una clara ambigüedad, se contraponen la dureza y frialdad del metal, con la suavidad y calidez de la tela y los hilados. 

Entonces, ¿como puede funcionar una joya textil? Intercambiando el orden de lectura, podemos pensar en un “textil-joya”, o sea, una prenda o accesorio cuya base es una tela o hilado, pero que como objeto es tan precioso y su técnica tan elaborada, que funciona como joya.











Esto nos lleva a pensar una vez más en la pregunta: 

¿qué es una joya? 

No es tan fácil responderlo. 

Resulta interesante remontarse a los primeros indicios de joyería: objetos ornamentales hechos de elementos naturales tales como piedras, huesos, fibras vegetales, caracoles, a los cuales el portador solía atribuirle funciones o significados más allá de la estética. 








Con el tiempo la joyería fue siendo usada como un indicador de status, y para las piezas realizadas con metales, especialmente oro y plata, fueron predominando el concepto de joya, dejando por fuera de éste a todos los demás ornamentos, catalogados posteriormente como accesorios o bijouterie.








La relación entre joyería y arte textil, no es un encuentro contemporáneo. 
Tanto en culturas prehispánicas americanas, como en la Europa medieval hay ejemplos de la utilización de hilos de metal, o hilos de metal combinados con fibras vegetales o animales en ornamentos. Las cuentas y piedras preciosas o semipreciosas se han usado cosidas a ropajes ceremoniales en diferentes culturas.








Uno de los registros escritos más antiguos de la combinación de joyería y textil, se encuentra en el capítulo 28 del Éxodo, donde se describe la vestidura sacerdotal, el efod. 
Tenía que ser hecho de oro, azul, púrpura, carmesí y lino torcido, trabajado con primor. 
El oro era batido para formar delgadas chapas, y después se cortaba en hilos, que eran entretejidos en la tela. 
Unido al efod había un pectoral del mismo material, que tenía 12 piedras preciosas.








Durante la Edad Media, en Francia e Inglaterra, era un privilegio de la aristocracia, la familia real y el clero, el uso de fajas o guirnaldas hechas de perlas, piedras preciosas, oro o plata, lo que estaba totalmente prohibido a los ciudadanos comunes, reforzando el concepto de uso de las joyas como indicador de nivel social.








En el siglo XV, ya en el Renacimiento, las joyas adquieren una gran importancia en la moda. Los trajes de terciopelo y de seda, de ambos sexos, eran bordados con perlas y piedras preciosas.








Los textiles son de difícil conservación en tumbas y yacimientos arqueológicos y, por esa razón, hay pocas evidencias de joyas textiles disponibles para su análisis y estudio. 
La mayoría de joyas encontradas son de metales preciosos pues no se corroen con agentes atmosféricos. Ya en el siglo XX las técnicas textiles han sido utilizadas por distintos creadores de joyas. 








Esta apertura hacia nuevos materiales y técnicas y el intercambio de conocimiento ha creado una integración enriquecedora, constituyendo una importante manifestación cultural de nuestra época, al vincular joyería con diseño y arte textil.









El Museo de Arte Popular José Hernández fue la sede de  una exposición que puso de manifiesto la creatividad de veintiuna joyeras y artistas textiles, quienes presentan obras que demuestran la posibilidad de trascender los tradicionales límites de los oficios, sin perder de vista el objetivo de las joyas: poder ser portadas, lucidas y embellecer a quienes las usen.







El tema en común entre estos trabajos es lo textil, ya sea por los materiales, las técnicas o la referencia de tipo simbólico o conceptual.

Al extender los campos de cada arte se abren infinitas posibilidades y este espacio interdisciplinario que surge, tiene como resultado la creación de obras con nuevos aires y rica diversidad: desde exquisitas miniaturas textiles que se tornan joyas, a joyería que evoluciona hacia la escultura.







A pesar del notable contraste entre lo metálico y lo textil: duro-suave, estático-dinámico, frío-cálido, volumétrico-plano, tenaz-dúctil, esta dupla ha funcionado a lo largo de los siglos, complementándose. 







La exposición expresó la vigencia del encuentro entre dos mundos aparentemente muy distintos, donde las artistas se animaron a cruzar las fronteras preestablecidas por cada disciplina para unirlas.







El entusiasmo puesto por las expositoras en la concreción de esta muestra y el trabajo aportado por cada una de ellas, generan la oportunidad de ver una gran diversidad creadora. En cada pieza hay una nueva mirada hacia la joya y una nueva interpretación del arte textil.

La joyería textil, realizada con antiguas y nuevas técnicas, hecha con materiales cotidianos y no convencionales, es la actual propuesta de la joyería contemporánea de autor que cada vez gana más adeptos acá y en el mundo. 








Un dato: en la feria Schmuck de Alemania, la más importante de joyería contemporánea, participaron 66 joyeros, entre ellos tres artistas argentinas elegidas por sus piezas textiles. 

Piezas únicas y super modernas.






Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

ESTILOS -- LA MARCASITA COMO GEMA PARA LA ORFEBRERÍA








LA MARCASITA


General
Categoría Minerales sulfuros
Clase 2.EB.10a
Fórmula química FeS2








Propiedades físicas

Color Blanco-estaño
Raya Negro gris-pardo
Lustre Metálico
Sistema cristalino Ortorrómbico
Exfoliación Poco marcada
Fractura Perfecta
Dureza 6 - 6,5
Peso específico 4,1 a 4,3
Densidad 4,9 g/cm3










La marcasita es un mineral del grupo de los sulfuros. Su nombre proviene del Árabe marcaxita y del persa marcaxixa que es la forma de denominar a la pirita del que es dimorfo y con el que comúnmente se confunde. Contiene aproximadamente 46,6% de hierro y 53,4% de azufre, por tanto su formula es FeS2.








La marcasita es una piedra muy utilizada en joyería por su bajo costo, por la particularidad de no necesitar estar engarzada y por su asociación con lo antiguo. Las joyas hechas con estas piedras suelen tener una impronta distinguida y sofisticada.








Las joyas con "marcasitas" son piezas con pequeñas aplicaciones de piedra (piritas) de color dorado grisáceo oscuro. Estas tienen un brillo metálico y suelen ir montadas en plata 925. 
Normalmente, se tallan en forma de pirámide de seis facetas con perímetro circular. Por ser piedras delicadas, no soportan temperaturas elevadas y sólo pueden ser engarzadas a mano, lo que haría de estas joyas un verdadero trabajo artesanal. 







Debido a que su base es plana, generalmente se pegan en lugar de ser engarzadas, lo que baja considerablemente el costo de fabricación. Como suelen venderse por mayor, es difícil conseguirlas en pequeñas cantidades.







A la hora de hablar de joyería con marcasita hay que realizar dos aclaraciones importantes: la primera, es que si bien en algunos países se utiliza el término "marquesita", lo correcto es llamarla "marcasita". 
Se cree que fue Benvenuto Cellini, uno de los más importantes orfebres del Renacimiento italiano, quien la denominó de este modo mientras le regalaba a su esposa una joya adornada con esta piedra. 








Por otro lado, todas las joyas que dicen estar hechas con marcasita, en realidad están hechas con pirita, pero esta ambigüedad no es producto de un engaño ni de la ignorancia del vendedor. Se debe a que durante la Edad Media, la palabra "marcasita" se refería tanto a la pirita como a la marcasita (y a los sulfuros de hierro en general). Si bien en 1845 el término marcasita fue redefinido y se diferenció de la pirita (antes eran sinónimos), por alguna razón, esto no ha cambiado en el mundo de la joyería.








La marcasita y la pirita comparten la misma fórmula química de sulfuro de hierro, pero se cristalizan de forma diferente. 
La primera (a veces llamada pirita de hierro blanca) cristaliza con estructura ortorrómbica y la segunda con estructura cúbica. 
Esto se nota claramente al ver porciones de pirita en bruto, ya que este mineral se manifiesta en forma de perfectos cubos entrelazados, que dan la sensación de haber sido realizados por la mano del hombre. 






La marcasita (el mineral) no se utiliza como una gema en joyería debido a su fragilidad: se desintegra y se rompe fácilmente. A no ser en pequeñas piedras para dar brillo a las joyas como vemos en los ejemplos de las fotos. 
La historia de las marcasitas se remonta a varios miles de años atrás. Los Incas del Perú fueron los primeros en descubrirlas y utilizarlas, no sólo para sus joyas sino también para todo tipo de objetos. Mujeres como María Antonieta las lucían creyendo que tenían el poder de preservar su belleza. 






Hacia finales de 1700, se utilizaron como sustituto, producto de las leyes suntuarias que restringían el uso de diamantes sólo a la familia real.Estas leyes buscaban proteger las jerarquías sociales y que no se imitara la apariencia de los aristócratas. Al ser una alternativa económica y no estar prohibidas, las marcasitas se convirtieron en un sustituto del diamante, manteniendo su popularidad hasta hoy en día. 








Se hicieron famosas en Europa, en la época victoriana. La reina Victoria, después de la muerte de su esposo, vistió sólo ropa y accesorios oscuros con marcasitas para simbolizar su luto. Pronto, esta tendencia se generalizó. Gracias a su bajo costo, la gente comenzó a usar estas piedras en algunas de sus joyas como broches, camafeos y medallones.








Actualmente, estas piedras son muy utilizadas en joyería, y dan a las piezas un acabado antiguo y sofisticado. Suelen combinarse con plata en superficies muy trabajadas o en compañía de camafeos. La tendencia moderna hacia la ropa de color negro ha hecho que estas joyas sean cada vez más elegidas por quienes buscan un accesorio.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay