viernes, 19 de abril de 2013

TEFAF -- MAS QUE UNA FERIA


Dalí



Muchos lo consideran un museo en miniatura, pero en realidad Tefaf se compone muchas obras de museo encerradas en un recinto ferial. 

Pinturas, esculturas, mobiliario y otras antigüedades de incalculable valor se agolpan en los stands de los 265 galeristas de arte que exponen sus mejores obras a partir del 16 de marzo. 



rubi
Broche que perteneció a Elizabeth Taylor. Los diamantes son de procedencia italiana y los rubíes de corte redondo. Fue diseñado por Franco Canilla y forjado por el joyero Fumanti en los años sesenta.



Durante unos días, Maatricht se convierte en el ombligo del mundo del arte y las antigüedades y ambién en el único lugar del mundo donde adquirir joyas que han marcado la historia del arte. 
La organización de la feria ha seleccionado para S Moda las mejores de la muestra.

Si es uno de los privilegiados que va a darse una vuelta por la feria, deténgase en el estand de A la Vieille Russie para admirar El Ojo del Tiempo, una de las joyas más famosas diseñadas por Salvador Dalí. Recrea los relojes que pueden verse en cuadros como La persistencia de la memoria. 



redondo
Broche que perteneció a la colección de Elizabeth Taylor. Lo firma Michael Ayrton y estaba destinado a formar parte de una exposición de joyería organizada por el Goldsmith's Hall y el museo Victoria & Albert



Con él el pintor surrealista quiso simbolizar la imposibilidad del hombre de escapar a su tiempo. 
Está esmaltado en azul y verde, contiene platino y diamantes tallados. 

En el lagrimal tiene un rubí y un diamante en forma de lágrima. Fue forjado por el violinista polaco Henryk Kaston, que en sus ratos libres era joyero aficionado. También firma el broche de diamantes y rubíes inspirado en los labios de Marilyn Monroe, diseñado por Dalí y que se expone en el mismo stand.



placa
Placa de Santiago Matamoros del siglo XVIII y fabricada en oro, esmeraldas, aljófares y rubíes. Su precio es de 30.000 euros y está expuesta por Deborah Elvira.



La galería Didier intentará colocar entre los compradores un broche abstracto y un brazalete de oro que pertenecieron a Elisabeth Taylor. 
La primera estaba destinada a ser una joya de museo, pero la actriz estadounidense, cuyo ojo para la alta joyería era indiscutible, tuvo la oportunidad de admirarla antes de que fuera expuesta en una muestra de joyas organizada por el museo londinense Victoria & Albert y el Goldsmith's Hall. 



pulseras
Pulseras de niño expuestas por Van Gelder Indian Jewellery. Están fabricadas en oro de 20 kilates y representan cabezas de Magara, una criatura marina mítica. Procede de una familia noble de la región de Rajasthan y datan del siglo XIX.



Era el año 1961, la actriz de los ojos violeta estaba rodando en la capital británica Cleopatra y el brazalete de oro con dos acróbatas diseñado por el artista Michael Ayrton la sedujo al instante.

La segunda pieza perteneciente a la colección de Elisabeth Taylor es un broche abstracto, fabricado en oro y rubíes, con ocho brazos. Aunque la colección de la actriz se ha subastad recientemente y su legado se ha repartido entre compradores de todo el mundo, la galería no precisó si estas joyas proceden de estas ventas.



sirena
Un amuleto con forma de sirena. Es origen español y está fechado en 1700. Fue fabricado en oro, esmalte, perlas, rubíes y diamantes y cuesta 35.000 euros.



Tefaf es la reina de las ferias de arte, al menos en Europa. Su apertura es todo un espectáculo. 
Los periodistas aguardan detrás de la entrada que se abran las puertas del recinto ferial y a partir de las doce de la mañana un tropel de comisarios de arte se dirige a los stands sin prisa pero sin pausa en busca de la obra de arte que más le interesa. 



colgante
Es un colgante de dos cuerpos con forma de lazo, hecho en filigrana de oro recubierta de perlas. Este tipo de joyas se usaban en la España del siglo XVIII, cuando los monarcas españoles marcaban las tendencias de estilo en toda Europa.



Los millonarios y los artistas llegarán un poco más tarde para ver y dejarse ver. Ostras, champán y decoración de flores naturales, de Holanda por supuesto, dan un toque de distinción a Tefaf que la separa de cualquier otra feria comercial dedicada al arte.



lalique
Colgante estilo art nouveau de René Lalique, fabricado con oro y diamantes. Representa cuatro libélulas y es de 1903. Lo expone la galería belga Art Solution.



Por sus estands se han paseado en ediciones anteriores visitantes tan ilustres como la reina Beatriz de Holanda o el pintor mallorquín Miquel Barceló, aunque los organizadores prefieren no hacer comentarios sobre las personalidades que visitan la feria.



Joyas
Collar y pendientes de zafiros, de Carl Fabergé, firmado por el artesano Albert Holmstrom (1908)



Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

GEMAS DE JEFFREY BILGORE





La mayoría de las personas piensan que la joyería en  Nueva York es una calle de brillantes ventanas con un establecimiento indistinguible al lado de otro. 
Lo que no saben es que algunas de las gemas más raras del mundo, los diamantes y las joyas se encuentran dentro de un radio de un metro cuadrado de la calle 47.







Esto lleva a los conocedores, a el corazón de un muy selecto secreto. Meticulosamente investigado a través de Londres y Amberes, hemos identificado a miembros selectos de la élite. 







Estas colecciones personales, junto con el inventario abarcan lo inusual y lo difícil de encontrar en piedras preciosas y diamantes coloreados de lujo. 
El más antiguo de América, una de las primeras, y sigue siendo el proveedor de perlas cultivadas más deificado del mundo, presenta una colección que resulta de una pasión noventa años de este fenómeno. 






Una colección de joyería del estado cubre 200 años de historia de la joyería, cada uno era expresado a través de los diseñadores principales que permiten la comprensión del cambio de un período a otro. 
Un joyero que ha pasado cincuenta años para la identificación de maestros desconocidos, por lo que ahora es al ser imposible de encontrar, permite el estudio de material inexplorado.






En la práctica sin precedentes estas personas permiten la entrada a sus establecimientos, compartir sus conocimientos y colecciones personales tradicionalmente retenidos para el comercio o disponible sólo para los clientes estimados o conservadores de museos. 






Entre estos se incluye Mastoloni perlas que identificarán las perlas cultivadas en cuanto a su lugar de origen y de la ostra madre desde Mar del Sur de Akoya y perlas cultivadas de agua dulce provenientes de China y Japón. 







Jeff Bilgore, un diseñador de gemólogo, cortador, comerciante de joyas y es conocido por sus numerosos premios para cortar las piedras con el fin de exhibir  todo su color. 






Es reconocido por ser fuente de variedades raras de piedras, así como los mas difíciles de encontrar rubíes de colores claros, zafiros y esmeraldas. 
Él lidera un estudio en profundidad que permita la comprensión de diversas gemas. 







Alan Bronstein, el primer operador en introducir el fenómeno de los diamantes de color a América y responsable de la Pirámide de Aurora que comprende todo el espectro de los colores de los diamantes, ahora de gira internacional, atrae a los participantes en su entorno atractivo al explicar por qué los diamantes de color son tan caros y su valor como una inversión. 







Benjamín Zucker, famoso por sus libros, conferencias, y con su experiencia lleva a los participantes en un viaje a los antiguos puertos de comercio de piedras preciosas que exploran las fuentes iniciales de gemas y luego recrear sus propios viajes y el descubrimiento de las gemas raras. 






Él vuelve a contar el nacimiento de su pasión por el coleccionismo, las aventuras y la persecución de los raros ejemplos, y el valor de la inversión de la joyería en el aumento y la caída de los mercados financieros. 

Cuidadosamente seleccionados los joyeros couture, de Milán y París, no son comerciantes, solo al servicio únicos clientes internacionales, abren sus talleres. 
Una visión alternativa de la diseñadora de joyas hechas a mano y con la combinación de materiales nobles y naturales es presentado por Kara Ross, quien hablará sobre cómo su obra evolucionó y su propia visión de la joyería como de inversión o de declaración de moda. 






Ella presentará piezas de alta costura. 

Un coleccionista privado de Manhattan invita a los participantes a la colección más importante de Nueva York de la joyería contemporánea, donde Ursula Neuman, joyas curador del Museo de Arte Moderno y de diseño nos lleva a un área que es un nuevo horizonte, más allá de las formas de Tiffany y Cartier. 

Aquí exploramos las técnicas de la orfebrería, practicadas desde la Edad Media, con las que se utiliza para crear formas en preciosas, así como los materiales no tradicionales y en las formas no familiares de adorno que son también obras de arte.







Estas visitas están creadas como experiencias en lugar de sesiones de conferencias. 
Los participantes, limitado a dieciséis, se dividirán en pequeños grupos para el intercambio íntimo y práctico, un estudio que permite una inmersión completa en cada campo. 

La exposición a lo que es único y deseable para una base de datos de colores y maravillas. 
Crea una impresión visual de excelencia rápidamente identificable. 
Los coleccionistas y creadores llevan a los participantes a través de un portal hacia un mundo invisible donde el instinto y su pasión se transforma lo real en un entorno mágico.







Aquí vamos a encontrar las gemas y joyas raíces en varios niveles y siempre por debajo de valor de mercado.






Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

REDES SOCIALES EN LA JOYERÍA





Las redes sociales se constituyen ya como el pan nuestro de cada día. 

La necesidad de las personas de conectar, pertenecer a un grupo y compartir ha colocado a las redes en el trono. 
Hasta ahora, Facebook es el Rey del Mambo (en España lo ha superado Tuenti) pero hay muchas otras que amenazan con ser alimentos de primera necesidad y, lo que uno no sabe, es si merece la pena estar en todas, si tiene tiempo para ello o, no teniéndolo, si merece la pena el sacrificio de investigar, probar entre el maremagnum de redes de sociedad, seleccionar cuál te conviene y volcar ahí probablemente demasiadas horas en espera 
¿de qué?. 
Ahí le duele: ¿Qué esperamos de las redes sociales?







Tras los ‘nativos digitales’, de entre 14 y 24 años, hemos pasado a engrosar las listas de las redes sociales personas casi de cualquier edad y condición (con posibilidad de acceso a internet, claro) y a denostarlas tanto como las utilizamos. 
Además, ese mal necesario ha llegado también a las empresas y ya son pocos los que no tienen o han tenido perfil en redes profesionales como Xing o, más importante, linkedIn, donde puedes ponerte en contacto con los empresarios o personas que buscan trabajo.







Desde el punto de vista profesional las redes sociales están causando un furor que nos va a dar algún dolor de cabeza porque, ¿puede un joyero soltar la astillera cada dos por tres para ponerse al día de Facebook, Tuenti, seguir usando Twitter, aprender a moverse en Pinterest y flipar con que ha aparecido The Fancy y encima no sabe inglés?. ¿Merece la pena tanto esfuerzo?.







La importancia de las redes sociales está en su poder de difusión de tu trabajo, permite entablar conversaciones con colegas o potenciales clientes, comunicar eventos, promociones, pertenecer a comunidades profesionales donde preguntar tus dudas o compartir ideas, técnicas, oportunidades, creando contactos que pueden suponer salir del aislamiento que es en muchos casos inherente al trabajo del joyero, y todo gratis, salvo por el tiempo que inviertes. 







Las ventajas están claras y desde ese punto de vista parece que hay que estar y participar lo más activamente que se pueda en las redes sociales porque ya no se puede depender únicamente de tener un blog o web sin salir a la feria. 



Sin embargo, en mi opinión hay que seleccionar muy bien qué red te conviene, qué esperas conseguir, a qué público te diriges y tener un buen plan de acción definido antes de lanzarte a participar porque,de otra manera, puedes acabar reuniendo fotos de decoración en Pinterest y hablando de coches más que aprendiendo y promocionando tus joyas. 







Si ya te ha pasado, seguro que no eres el único (yo ya he caído en muchas tentaciones de ésas). 
Antes de darnos de baja en todo y tener que empezar de cero, parémonos a pensar qué nos conviene más para no perder el tiempo, disfrutar y aprovechar las redes de una forma más eficaz.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay