lunes, 6 de mayo de 2013

TENDENCIAS MEXICANAS EN JOYAS


Industrias Peñoles, empresa líder en producción de minerales en México, presenta por medio del Centro de Información de Moda para Joyería (CIMJ) las últimas tendencias del país.




Tendencia Sacbé, collar de Victor Sabido.



Industrias Peñoles es una importante empresa minera mexicana que, además de realizar operaciones integradas de fundición y refinación de metales no ferrosos, es la única empresa minera de México que cuenta con una división especial dedicada específicamente a la joyería, el diseño y la moda. 
En el año 2000 fundó el Centro de Información de Moda para Joyería (CIMJ) cuyo principal objetivo es asesorar y comunicar las últimas tendencias a los distintos diseñadores, fabricantes, comercializadores y escuelas de diseño de joyería de México. 
La idea es que los joyeros mexicanos puedan crear piezas de calidad y competir en los diversos mercados internacionales. 
De este modo, Industrias Peñoles encuentra en el diseño el valor agregado necesario para impulsar sus propios productos y, al mismo tiempo, favorecer al crecimiento de los creadores de este país.

El CIMJ es único en su género a nivel internacional y es considerado como el principal promotor del diseño de joyería de plata en México. 
Es dirigido por la Lic. Mónica Benítez y, como todos los años, presentó las Tendencias en joyería 2013 bajo el nombre de “Luz, Originalidad y Locura” como resultado de un arduo trabajo por parte de la directora de la institución, quien viaja frecuentemente a diversas ferias del mundo. 
Como se busca apoyar a los nuevos valores, en esta oportunidad los encargados de representar las tendencias fueron los diseñadores: Víctor Sabido, Álvaro Cuervas, Cristina Hernández (COROS), Paula Guzmán, Carmen Zambrano, AUTER® (Ana Checa, Edgar López, Ricardo Domingo, y Paula Guzmán) y Xanath Lammoglia.

Las cuatro Tendencias Peñoles que regirán los patrones a seguir en el mundo de la joyería mexicana este año son:

1) SACBÉ:

significa camino blanco en lengua maya. 
Este color se impondrá, junto con las texturas y lo “hecho a mano”. 
Abundarán los pectorales, brazaletes, dijes, anillos grandes, prendedores, collares asimétricos y cortinas de cadenas. 
También las formas orgánicas, tejidos, entramados, efectos de cascada y mosaicos. 
Los materiales que se utilizarán serán: plata, oro, bronce y paladio. 
También los metales con acabados: oxidado, pavonado, cepillado, pulido, esmaltado, filigrana, cortes láser y metal en color. 
Además de otros materiales como: ámbar, cerámica, amatista, citrino, rubí, ópalo, malaquita, ágata, ónix, geodas, diamantes en bruto, cuarzos, cuarzo rutilado, pizarra, hueso, cuernos, cuero, madera, bambú, fósiles y textiles.


2) CONTRA CULTURA DEL HUMOR ¡LOL!:

Donde los personajes, el color y el humor juegan un papel muy importante. 
Habrá mucha presencia de monstruos, seres, quimeras, objetos, art toys y fenómenos de todas vetas y colores; o cualquier forma que ostente irreverencia.
Los materiales que se usarán serán: plata, oro, bronce, acrílico, resinas, esmalte, plástico, cristales, cristal de roca, vidrio, leds, textiles, ópalo noble, diamantes, citrino, rubí, turquesa,lapislázuli, zafiro, venturina, ágata, turmalina y aguamarina.




Tendencia Contra cultura del humor ¡LOL!, anillo de Paula Guzmán.



3) CAJA DE SUEÑOS:

la arquitectura, el art déco, la geometría y los fractales recuerdan la magia de la noche. Formas audaces y ostentosas. 
Abundan los fractales, geometría, abstracción, caleidoscopios, espirógrafos, diagramas, redes, mallas y picos. 
Energía y movimiento definen a esta tendencia. 
Los materiales: oro, plata, platino, baquelita, espejos, cuarzo rutilado, cristales, esmalte, madre perla, concha nácar, ónix, diamantes, pvc, ojo de tigre, venturina, zafiro, aguamarina, tanzanita y vidrio. 
También piedras y metales con acabado facetado y pavonado.




Izq. Tendencia Caja de sueños, anillo de Carmen Zambrano, AUTER®. 
Der. Tendencia Rescat-Arte, pieza de Alvaro Cuevas.



4) RESCAT-ARTE!:

“se refiere al rescate del ser humano a través del arte”. El graffiti y el arte urbano como el nuevo muralismo que habla a todos por igual. 
Espirales, elementos circulares, una estética sobrecargada, símbolos, letras, frases, animales, flores, prácticamente todo es válido mientras se despierte la capacidad de asombro. 
Materiales: oro, plata, porcelana, cerámica, esmalte, plástico, vidrio, cristal, resina, acrílico, textiles y todas las piedras de formas anómalas.




Izq. Tendencia Rescat-Arte, pieza de Xanath Lammoglia. Der. Tendencia Rescat-Arte, anillo de Edgar Lopez.


Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay 

UNA MAGA ORFEBRE -- PATRICIA ALVAREZ






Patricia Alvarez fue seleccionada para participar en Art Expo New York, la Feria Internacional de Arte Moderno y Contemporáneo más  tradicional de Manhattan.

La misma se realiza desde hace 30 años y este año se desarrollará entre el 21 y el 24 de marzo del 2013 en Pier 92, New York.

Las obras están inspiradas en el Glaciar Perito Moreno y los hielos del sur argentino y son un recordatorio de toda la riqueza que tiene Argentina.







" Las joyas son mágicas cuando cuentan una historia y eso es lo que trato de hacer. transmitir a través de ellas. Estoy permanentemente trabajando en nuevos proyectos, buscando nuevas historias. Cuando encuentro alguna inspiración , es un torrente de creatividad que me brota”, afirma Patricia.







 Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

 

SELENE LOZANO -- ARTISTA ORFEBRE RECICLANDO JOYAS ANTIGUAS


¿Cuántas veces alguien se acerca con una joya antigua, ya sea porque tiene alguna rotura o porque está pasada de moda, para ver si se puede recuperar? 
Este trabajo es bastante complejo y depende, como mínimo, del estado general de la pieza, del diseño de la misma y de los materiales con que esté confeccionada.





A partir del Deseo se pueden construir muchas cosas entre ellas una joya que sea especial y única para quien la posea. Te propongo convertir este deseo en una realidad para regalarte o regalar a esas personas que son tan especiales y únicas como el objeto que vamos a realizar. Nos juntamos, charlamos y me contás que deseas. También puede ser que te encontraste en el arcón de los recuerdos algo que querés conservar pero construyendo o transformándolo en una nueva pieza. Con lo que vos y yo charlemos, te voy a acercar unos diseños para que veas que te propongo y elijas, y en nuestro próximo encuentro te entrego tu deseo hecho realidad.




Selene Lozano cuenta con una gran experiencia en el reciclado de piezas antiguas. 

“Hace poco, una persona me trajo un camafeo muy bello que había pertenecido a su madre. Estaba guardado desde que ésta falleció y quería recuperarlo. Pero al observar la pieza en detalle me di cuenta que ya había sido reparada, es decir, que en algún momento se fracturó y fue pegada. Entonces, le indiqué al cliente la rotura y le expliqué que podía trabajarlo pero que no iba a poder desengarzar, porque corríamos el riesgo de que volviera a romperse”

Frente a esta situación, propuso hacer otro sistema de engarce para salvar al camafeo. 
Actualmente, la artesana está preparando unos diseños con plata como material base para trabajar, al que quizá agregue perlas o cristales.







Según Selene, las joyas más difíciles de recuperar son las que fueron hechas por fundición. 
Al tener una mezcla desconocida de metales se vuelven más frágiles y difíciles de reparar. 
Pero para la diseñadora siempre queda una esperanza: “quizá no se puedan reparar, pero sí se pueden volver a hacer. 
Porque siempre, la reparación o recuperación de una pieza tiene que ver con lo que en realidad desea el cliente: a veces busca replicar la misma pieza, pero otras prefiere tomar un elemento (por ejemplo un camafeo) y darle un nuevo contexto”.

“Hay personas que quieren recuperar una pieza que les gustaba mucho. Por ejemplo, perdieron un aro y con el que les queda, me preguntan si se puede adaptar y convertir en un anillo. O quizás, antes era un colgante y lo quieren transformar en un broche”, cuenta Selene. 







Pero si el cliente no tiene claro lo que busca, ella va haciendo preguntas para guiarlo, acotando las opciones:

 ¿para quién es la joya? 
 ¿En qué contexto se va a usar? 
 ¿Será para todos los días o para ocasiones muy especiales? 

Y en ese caso, 
¿cuáles ocasiones? 
¿Un evento en particular, un aniversario, un viaje? 







Además, influyen las características de personalidad del cliente: 
¿usa joyas de forma cotidiana?
Y si es así, ¿de qué tipo? ¿Con qué materiales se siente más cómodo? ¿Prefiere ciertos metales o colores? ¿Cómo se imaginó que lo va a usar?

El objetivo de estas averiguaciones es entender más acabadamente lo que está buscando quien trae una pieza para reciclar. 
De esta manera, la diseñadora trata de observar, conocer a la persona y descubrir su estilo. 
Luego de analizar qué es posible hacer según el estado general, materiales y diseño de la pieza, envía 3 o 4 propuestas con ideas de diseño. 
Recién una vez que el cliente elige una, Selene la cotiza en base al trabajo y materiales que llevaría realizarla.







EL DISEÑO

“La joyería es una actividad que desarrollo como expresión artística. Me gusta pensar las joyas como objetos de valor hechos con diseños exclusivos, para que perduren en el tiempo”, dice la diseñadora. 

Sus trabajos son piezas únicas, realizadas en materiales nobles como plata, oro, perlas naturales, piedras semipreciosas y preciosas, junto con materiales antiguos y originales que llegaron a sus manos para ser transformados en nuevas piezas.



Estrella - Plata 925 y Cristal



Cuando diseña libremente una joya artesanal, parte de algún elemento inspirador como la piedra que va a utilizar, un material que quiera incorporar o quizás una temática. 
Pero si la pieza se realiza por encargo, lo primero que tiene en cuenta es el deseo del cliente. 
Cuando se trata de un anillo, collar, gargantilla o pulsera, la segunda pregunta obligada es en qué material se la imagina. 
Dependiendo de la respuesta, aconseja o no algún cambio.



La Hoja y el Pajaro - Madera y Plata 925



Pero hay que tener en cuenta que la mayoría de las piezas que le encargan tienen una historia detrás. 
Tal es el caso de una mujer que tenía guardada desde hace muchísimos años una flor realizada con el papel de aluminio que envolvía un chocolate. 
La había hecho su nieta, y ella se había prometido a sí misma que, algún día, con esa flor iba a hacer un dije y un prendedor en plata. 



Los peques -  Plata 925, baños de Oro rojo, topacios, cubic, amatista y zafiros



Selene cuenta que “me trajo la flor y me contó que quería poder llevar consigo algo que su nieta le había hecho. Lo que le propuse, e hicimos, fue reproducir esa misma flor en plata, manteniendo no sólo la forma sino también la textura. La convertimos en un dije y un prendedor, de modo que tuviera ambos usos. La clienta quedó muy contenta y me pidió que le hiciera también un juego de aros y un anillo. Le regaló a su hija y a cada una de sus nietas una pieza del juego, para que cada una tuviera un regalo de ella, a partir de esa flor de papel que guardó durante tantos años como recuerdo”.



Mis Hijos - Plata 925



Por otro lado, la elección de materiales no tiene que ver sólo con los gustos sino también con los costos. 
Los camafeos antiguos, en general, están engarzados en oro. Pero hoy el oro es muy costoso, por lo que la mayoría de la gente tiende a elegir la plata. 
La posibilidad que se ofrece es bañarlo en oro, si lo que se busca es esa imagen. 
Así, el costo final de la joya dependerá de los materiales a utilizar, la complejidad de la misma y los tiempos de realización.



Campanas Doradas - Plata 925 y vidrios ambar



NUEVOS MATERIALES

Pareciera que en la joyería contemporánea todo vale y en esta búsqueda de nuevos materiales, lo que aparece como novedoso son las joyas textiles, producidas a partir de hilos o lanas, por ejemplo. 
Estos no son materiales nuevos en sí mismos, pero sí lo son para este uso. 
Lo que se pretende es incluir materiales que formen parte de la vestimenta, por ejemplo, pero no necesariamente porque vayan a trascender en el tiempo, dado que la lana o las plumas tienen una vida útil muy corta.



Vincha Mariposas - Plata 925 y 1000, perlas naturales y cristales swarovski



Según Selene, hoy hay una tendencia a darle más valor al diseño y a la creatividad que a los materiales. 
En este sentido, y dentro de los pedidos más extraños que la artesana ha recibido, la figura el de un marino mercante ya retirado. 
Durante su vida activa este hombre manejaba el carguero que llevaba comida a los científicos alojados en la Base Marambio, en la Antártida. 
Pero en 1983, por motivos climáticos, pasaron casi 6 meses durante los cuales no se pudo ingresar. Cuando lograron entrar a la base con el nuevo cargamento de alimentos, uno de los científicos, muy agradecido, le regaló los huesitos del pie de un pingüino. 



Ely - plata 925 y amatista



Uno de ellos ya estaba engarzado, pensado para colgar de una cadena. 
Pero con el tiempo ese hueso se comenzó a carcomer y el marino se planteó si se podía salvar de alguna manera. “Le reproduje en plata el hueso del pie del pingüino para que pudiera usarlo como dije, en reemplazo del original que ya estaba muy deteriorado”, cuenta orgullosa la artesana.



Citrino en Flor - Plata, Oro 18k y Citrino



La recuperación de joyas implica historias y deseos, conocimiento de materiales y manejo de la técnica, pero también una buena dosis de creatividad y una esmerada dedicación.



Nico y Juli - Plata 925, amatista y aguamarina



Fernando Gatto
Kaia joyas Uruguay

DIFERENCIAS ENTRE ENCHAPADO Y DOUBLÉ


Los términos “enchapado en oro” y “dublé” son utilizados para designar cosas diferentes cuando, en realidad, el proceso de fabricación de ambos es muy similar.







Comúnmente se diferencia a las piezas “enchapadas en oro” de las fabricadas con “dublé”. 
Cuando se habla de una joya “enchapada en oro”, por lo general, se hace referencia a un recubrimiento de metal precioso realizado sobre la totalidad de la superficie de una pieza, mientras que una pieza con “dublé” se entiende que incluye uno o varios apliques recubiertos en oro y soldados sobre una superficie de plata. 
Si bien en un caso el enchapado ocupa toda la pieza y en el otro abarca sólo los apliques, la teoría detrás de ambos procesos es la misma.







Tanto el “dublé” como el “enchapado en oro” consisten en la adhesión de una capa de Oro 18 k o 20 k sobre otro material (bronce o latón, que es una aleación de Cobre y Zinc) a través de un proceso termomecánico de presión y temperatura. 
El recubrimiento de oro sobre latón o bronce se logra a través de un proceso físico por el cual no es necesario utilizar ningún material de aporte entre estos, como por ejemplo soldadura. 







En este proceso una capa queda adherida a la otra, aunque técnicamente no se puede hablar de soldadura, ni tampoco de fusión o aleación, ya que los componentes no se mezclan. 
Una vez lograda la unión de las láminas por medio del calor y la presión, el material enchapado suele venderse a los fabricantes de joyería para su utilización en joyas.







En otros países se habla de “Gold Filled” y “Gold Plated”. Al igual que el “enchapado en oro” y el “dublé”, ambos se fabrican con el mismo método, pero la diferencia está dada por una cuestión de calidad: 
tienen distinto porcentaje de oro. 

En Estados Unidos existe una regulación por la cual la cantidad de oro que debe tener el Gold Filled debe ser de por lo menos una veinteava parte del peso total de la pieza. 
En el caso del Gold Plated, la cantidad de oro puede ser inferior. En ambos casos se exige llevar un sello de calidad que lo identifique de una u otra forma.







En algunos paises no hay legislación respecto a este tema y existen partidas de Dublé con diferente concentración de oro, por ejemplo al 10%, 25% y hasta el 60%. 
Esto significa, por ejemplo, que un material al 10% presenta 10 gr. de oro cada 100 gr. de material y menos que la pieza esté identificada con el sello correspondiente, es imposible reconocer a simple vista si una pieza está confeccionada puramente con oro o si está recubierta.

Las piezas enchapadas son más económicas que las de oro sólido aunque tienen virtudes similares: resistencia, durabilidad, belleza y son hipoalergénicas, ya que la piel no entra en contacto con el metal subyacente. 
Las mismas pueden tener relieves o estampados pero no suelen tener engarces.







Los usos que se pueden dar al “dublé” suelen ser muy variados y dependen de la imaginación y habilidad de cada fabricante. 
En la actualidad el material es utilizado en la confección de todo tipo de alhajas.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

LA MUJER COMO MUSA INSPIRADORA


Retrato de la Marquesa de Sévigne. Claude Lefèbvre. c. 1665 y el señorial “moño Sévigné”, que hizo furor en la moda desde mediados del siglo XVII hasta fines del siglo XVIII.


Louise Françoise de La Baume Le Blanc (1644-1710)

La Marquesa de Sévigné pudo hacer la vida que quería luego de quedar viuda de un matrimonio desafortunado y su personalidad deslumbró a la corte de Luis XIV. 

Escritora y destacada oradora en las tertulias de su tiempo, sólo le faltaba a su prestigio tener una joya con su nombre. 
Y gracias al “Moño Sévigné”, como se denominó a cierto tipo de broche con moño, que reemplazó a los textiles en la vestimenta, pudo alcanzar ese logro. 
La pieza estuvo muy de moda desde mediados del siglo XVII hasta fines del siglo XVIII. 
Originalmente era un moño plano y simétrico, que se llevaba en el centro del escote, realizado en oro o plata con diamantes o perlas, pero su diseño se fue haciendo más complicado con el tiempo. 
De forma asimétrica y con mayor volumen, llegó a ser doble o triple y a incluir gemas que pendían de la parte central del Sévigné.




Ejemplar de Lavallière con engarce de coral y una perla barroca colgante en su extremo inferior. Retrato de Madame de La Vallière. Jean Nocret. 


Louise Françoise de La Baume Le Blanc (1644-1710)

La Duquesa de La Vallière fue llevada a la corte de Luis XIV, con un propósito desconocido por ella. 
Se necesitaba una joven ingenua a la que hacer pasar por amante del rey, mientras él tenía efectivamente un affaire con su cuñada. 
Louise sería la dama de compañía de aquella y eso justificaría ver al soberano merodeando por las cercanías de sus habitaciones. 
Lo que comenzó como una fachada, se convirtió en realidad. 
El monarca reparó en su belleza y Louise se enamoró profundamente de él, llegando a crear un tipo de nudo de corbata, que hoy conocemos como “lavallière”, para anudar al cuello de su adorado rey. 
En su honor fue bautizado un conjunto de cadena corta de pequeños eslabones y un dije alargado y elaborado. 
El “lavallière”, fue retomado por el período Victoriano e hizo furor durante el Eduardiano y el Art Decó.




De izquierda a derecha: Sarah Bernhardt - El brazalete de serpiente de Mucha y Fouquet para “Cleopatra” 1890. - Afiche de la obra “Medea” protagonizada por Sarah Bernhardt en 1893.


Anillo con el rostro de Sarah Bernhardt en su representación de “Cleopatra” c. 1890-1900.



Emperatriz Elizabeth de Austria (1837- 1898)

No es común que la sola contemplación de una joya recuerde a su poseedora original. 
Pero cualquiera que vaya a Viena, notará que no hay negocio relacionado con la ornamentación que no tenga una réplica de las “Sissi Sterne” o “Estrellas de Sissi”. 

Aunque la Casa A. E. Köchert, joyeros de la corte, las realizó en oro, plata y diamantes, no formaban parte de las Joyas de la Corona Imperial Austro-Húngara, sino de la colección personal de la Emperatriz, apodada Sissi por sus allegados. 

Podrían haber quedado en el anonimato, apagadas por tanta opulencia, si no fuera por el maravilloso retrato de Franz Xavier Winterhalter de 1864, que las convirtió en favoritas de todas las recreaciones mediáticas que se hicieron del personaje. 
Nunca se omite caracterizar a la emperatriz con su hermoso cabello largo trenzado, adornado por sus atractivas estrellas.

Sarah bernhardt (1844-1923)

Fue la primer “celebrity mediática” cuyo rostro pobló las calles parisinas gracias a los afiches de los artistas del Art Nouveau. 
Su hipnótico encanto como actriz, representando personajes de carácter como “Medea”, “Juana de Arco” o “Salomé”, hizo que muchos joyeros y vestuaristas afamados, deseasen trabajar con su figura. 

Y “La Divina”, como se la apodaba, supo dar una vida especial a estas creaciones haciéndolas suyas, tal como sucedió con el brazalete de serpiente, realizado por Fouquet y Mucha, en 1899, para su personaje de “Cleopatra”. A pesar de su calidad, éste no hubiera trascendido de la misma manera sin la ayuda de Sarah y su presencia escénica. 

Su rostro fue plasmado también en anillos, un claro antecedente de lo que sería el merchandising de las figuras del espectáculo, que el público, a partir de la diva, adoraría consumir.




El broche de estrella de mar, uno de los íconos de la Maison Boivin - Broche de zafiros con paloma de la paz. Diseño de Juliette Moutard sobre una idea de Germaine Boivin. c. 1939  



Jeanne Poiret Boivin (1871-1959)

Hermana del innovador vestuarista Paul Poiret y esposa del maestro joyero René Boivin, fue diseñadora de la Maison Boivin. 
Comenzó a trabajar en la producción y la administración de la empresa en 1917, año del fallecimiento de su marido. 
Dando testimonio de su confianza por el género, se rodeó de mujeres diseñadoras, cosa inaudita en la industria hasta entonces. 
Su capacidad para contratar talentos es comprobada por los siguientes nombres: Susan Vuillerme (futura Susan Belperron y antigua vendedora de la Maison), Juliet Moutard y su hija Germaine Boivin, quien la reemplazó en el momento de su retiro. 
Si bien nunca estuvieron firmadas, las joyas producidas durante la gestión de Jeanne, tenían características reconocibles: tamaño inusual, gusto por lo exótico, la mezcla de metales y un siempre presente amor por la naturaleza, no tan al corriente de la moda.



Izq. arriba: Broche realizado por Margaret de Patta. c. 1956 - Izq. abajo: Broche de Margaret. c. 1941 - Derecha: Margaret De Patta en su estudio, 1939



Margaret de Patta (1903-1964)

Fue una joyera estadounidense que en la década del ‘30 se rebeló contra la producción en masa. 
Creía que una pieza de joyería debía ser un objeto dinámico capaz de cambiar la percepción del espacio y el movimiento, creando reflejos y efectos ópticos. 
A diferencia de la mayoría de sus colegas contemporáneas que sólo diseñaban, Margaret realizaba ella misma sus obras. 
Pero lamentablemente nunca pudo alcanzar un desarrollo económico sustentable. 
Al adquirir una joya, el gran público apreciaba más el valor intrínseco de la misma que el diseño. Esta situación y el tilde de subversiva que recibió por ser fundadora del Gremio de las Artes Metalúrgicas de San Francisco, la colocó en las Listas Negras del Macartismo, impidiéndole así desarrollar cualquier actividad laboral, y llevándola como consecuencia a un estado de decaimiento del que nunca se recuperaría. 
Aunque finalmente se quitó la vida, la obra y las ideas de esta pionera, así como su singular pasión, siguen iluminando hoy en día.




El Retrato de F. Winter- halter de la Emperatriz de Austria, que inmortalizó las “Estrellas de Sissi”.



Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay


GEMAS PARA LA ORFEBRERÍA -- LA FLUORITA




General

Categoría Minerales haluros
Clase 3.AB.25 (Strunz)
Fórmula química CaF2







Propiedades físicas

Color       Azul, verde, rojo, blanco, amarillo, violeta
Raya       Blanca
Lustre Nacarado
Sistema cristalino Cúbico
Hábito cristalino cúbico, octaedro, Rombododecaedro
Macla         Frecuente
Exfoliación Octaédrica perfecta
Fractura         Cuadrangular
Dureza                         4 (Escala Mohs)
Densidad                         3,18 g/cm3
Índice de refracción 1,43
Fluorescencia           Sí.
Magnetismo           No
Radiactividad                 2.7



La fluorita es una piedra ornamental, de bellos y variados colores, que está muy difundida pero por su poca dureza no es común encontrarla en piezas de alta joyería. 
Su extracción es sencilla en minas a cielo abierto y con herramientas poco sofisticadas.

Normalmente conocida como espato flúor, la fluorita es compacta y de brillo vítreo, transparente a translúcido. El color varía mucho y se viste de cuatro tonalidades principales: blanco, dorado, índigo y azul cobalto.







También, existen ejemplares cuyos colores están entre el amarillo limón, púrpura profundo, rosa, verde o son simplemente incoloras, lo que hacen de ella una piedra interesante. 


Hay una variedad bandeada muy extraña en Inglaterra llamada “Blue John” de color púrpura y amarillo. 
En el sur de Argentina se extrae la denominada “Fluorita Arco Iris” por la gran cantidad de colores que se presentan en forma de vetas. 







Si bien suelen confundirse con otras piedras preciosas y ornamentales debido a su riqueza cromática, el bajo índice de refracción y el comparativamente alto peso específico son generalmente suficientes para distinguir la fluorita de otras piedras de color similar. 
Es posible modificar su color mediante radiación gamma.







A pesar de su fragilidad, pueden ser pulidas muy brillantemente. 
Con una estructura molecular compuesta de átomos de flúor y calcio, y con vestigios de otros minerales que le aportan sus distintas tonalidades, la fluorita presenta la particularidad de que sus variadas formas de cristalización no se condicen con los parámetros de temperaturas y presiones reinantes en las eras geológicas de su formación, determinadas con suficiente precisión por las ubicaciones y profundidades a que se encuentran sus yacimientos. 







En su aspecto morfológico, se manifiesta en 4 cristalizaciones diferentes: amorfa, en drusas, en octaedros y en pirámides. Se la encuentra en Alemania, Austria, Suiza, Inglaterra, Francia, España, EE.UU., Namibia y Argentina. 
La limpieza de esta piedra debe hacerse con sumo cuidado, utilizando sólo agua a temperatura ambiente, con un cepillo de dientes blando, jabón o detergente común. 
No es recomendable utilizar la lavadora por ultrasonido o vapor caliente a presión, pues la pueden dañar. Como material ornamental, no obstante, la fluorita tiene un gran uso, desde hace ya tiempo, en grabados y tallas esculpidas. 







El material fue empleado por los romanos para tallar tazas, cuencos y jarrones y desde entonces se emplea en la fabricación de objetos ornamentales. 
El material fue empleado por los romanos para tallar tazas, cuencos y jarrones y desde entonces se emplea en la fabricación de objetos ornamentales. 
Más allá de su utilización ornamental la fluorita se utiliza en las acerías como elemento que ayuda a la fusión del hierro. 






También se usa en la fabricación de fibras de vidrio y de vidrio ópalo, pero, sobre todo, para la producción de ácido fluorhídrico y otros productos fluorados, entre ellos el fluoruro de aluminio del que se obtiene el aluminio metálico.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

UN TIPO DE JOYA PARA CADA MUJER


No existen reglas que definan lo correcto o incorrecto en las opciones que cada persona puede usar como joya, sin embargo, de igual forma que se tienen en cuenta las características personales a la hora de elegir el vestuario, se puede hacer lo mismo cuando se eligen las joyas a lucir.






El color, las piedras, el estilo, son todos puntos importantes en la búsqueda, aunque es posible que desee considerar las joyas que realmente convengan según sus características físicas, sobre todo cuando esté buscando una pieza realmente especial que usará con frecuencia. Es fácil que al quedar atrapada en la moda olvidemos que la joyería debe ajustarse a nosotras y no al revés.







Siendo la joyería lo más llamativo que una mujer puede llevar puesto, esta juega un papel muy importante en resaltar o restar importancia a ciertas características físicas. 
Seleccionar la joya apropiada destaca las mejores cualidades y evita que los ojos críticos se posen sobre algún área problemática. 
Las caravanas llaman la atención hacia la cara; los collares ponen el foco en la cara, el cuello, el escote e incluso la cintura; los anillos y pulseras resaltan las manos y brazos, y gracias a su movimiento, terminan llevando la vista al cuerpo completo.







A continuación ofreceremos algunas pautas generales para ayudar a nuestras clientas a seleccionar el tipo de joyería que mejor luce a cada persona, además de facilitar la compra, ya que elegir la joya correcta puede ser una experiencia tediosa, confusa e incluso frustraste, si no se tiene el asesoramiento adecuado. 
Recordar en todo caso, que la regla más importante para seleccionar una joya es, ante todo, comprar lo que realmente más le gusta y con lo que se sienta bien.







En la búsqueda de una gran pieza de joyería, hay varios conceptos a considerar:


Altura

La altura define en las mujeres cierta contextura que independientemente a las demás características (como la forma de la cara), da unas pautas generales a seguir. Tomamos en cuenta las alturas pensando en mujeres de un peso normal en relación con su altura. 

Mujeres de baja estatura (debajo de 1,60): a las mujeres de baja estatura les conviene más usar collares de longitudes entre 45 y 60 cm. o todavía más largos (en general lo que se recomienda es no usar gargantillas). 
Los estilos que caen en forma de “V” por debajo del busto, pero por encima de la cintura alargaran la figura. 





Es mejor usar varias pulseras delgadas que una sola ancha, porque están en mejor proporción con el tamaño general. Para las caravanas, se recomiendan diseños que fluyan hacia arriba y de formas geométricas, llevando la mirada del espectador en esa misma dirección.







Mujeres de estatura mediana o promedio (1,60/1,70): la mujer de altura promedio puede usar collares de cualquier longitud. 
Las pulseras anchas son más proporcionadas que las muy delgadas y las opciones para caravanas son ilimitadas y deben ser consideradas en relación con la forma de la cara. 
Si éste es su caso, siéntase libre de seleccionar y probar con audacia.







Mujeres altas (más de 1,70): casi cualquier longitud va bien, puede seleccionar gargantillas que cortan la línea del cuello y restan atención sobre la altura. 
Collares de piedras o perlas (tipo bolitas del mismo tamaño) lucen especialmente bien. 
La mujer alta tiene una amplia gama de opciones de pulsera, siempre y cuando se aleje de las piezas demasiado delicadas. 
Por el buen espacio que hay entre el lóbulo de la oreja y el hombro, las mujeres altas pueden usar cualquier forma de caravanas, salvo pequeños botones que parecen perdidos. 
Los que lucen especialmente bien son los pendientes largos que cuelgan.







Forma de la cara

La cara es lo primero que la mayoría de la gente mira, (ya se trate de un primer encuentro o de alguien con quien se conozcan por años) y esa impresión de la cara será lo que recordarán.

Como individuos, cada uno tiene características distintas que hacen que nuestro rostro sea diferente de cualquier otro, sin embargo, la forma de las caras se puede enmarcar básicamente en cuatro grupos: ovalada, redonda, en forma de corazón, y en rectángulo (oblongo). 
Obviamente no es una ciencia exacta, pero sí tenemos en este sentido características comunes. 
Para encontrar la forma de la cara, sólo se tiene que mirar en un espejo con el pelo recogido, y buscar cual es la forma que mas se asemeja.



Oval

El rostro ovalado es considerado como la forma perfecta. Las proporciones de la frente no son demasiado anchas, luego una línea curva continúa hacia los pómulos y finalmente se estrecha ligeramente hacia un mentón redondeado. 
Si su rostro es un óvalo, casi toda la joyería que le agrade quedará bien.



Caravanas: las dueñas de una cara ovalada pueden optar por dos caminos: utilizar formas suaves en concordancia con su cara como botones, aros, perlas, lágrimas, círculos, óvalos o espirales, o como contraste utilizar formas angulares como triángulos o estrellas que darán definición a las líneas faciales. 
Lo que debe evitar son las demasiado largas debido a que estos harán que su rostro se vea alargado.

Collares: cualquier forma de collar queda bien con el rostro ovalado. 
Una gargantilla luce tan bien como un collar largo, o cualquier collar que termina en V. 
Una gargantilla resaltará un cuello largo, un largo hilo de perlas alargará el torso, o un collar que cuelga bajo se vera muy bien con un escote de corte bajo. 
Se pueden también intercalar collares extra largos con collares cortos o cuerdas largas de varias vueltas a diferentes alturas.



Redonda

La cara redonda se reconoce por tener igual longitud y ancho sin ángulos discernibles en la mejilla o la barbilla. El objetivo de la joyería en este caso es agregar longitud y crear la ilusión de adelgazamiento. 
Las formas angulares y largas reducirán al mínimo la redondez de sus facciones.



Caravanas: las largas y colgantes son las mejores opciones para las mujeres con cara redonda. 
También lucen bien las caravanas de forma cuadrada y rectangular, ya que disimularán la redondez de la cara. Evite los círculos. 
Largas líneas, angulares y curvas dan un aspecto de longitud a la cara redonda.

Collares: con los collares se intentara alargar la cara y el cuello, por esta razón, las gargantillas definitivamente no convienen, así como los collares muy cortos. 
Trate de encontrar collares entre 70 u 80 cm. de largo, o collares con un fuerte elemento central un poco más arriba de la línea del busto, o sino, bien por debajo del escote. 
Evite usar joyas que amplían su cuello, como perlas y piedras de gran tamaño.


Forma de corazón

Este rostro es ancho en la frente y en las mejillas y luego se reduce drásticamente hasta un punto en la barbilla. Las joyas que lucen en este rostro son las que suman anchura en la barbilla y suavizan las líneas rectas.



Caravanas: las colgantes y largas son la mejor opción. Busque formas que sean más anchas en la parte inferior que en la parte superior, como triángulos, para igualar y alargar su cara. 
Evitar las formas que coinciden con la cara (forma de corazón o formas más anchas en la parte superior que en la inferior). 
Los aros redondos y ovalados también quedan muy bien, así como los de estilo cascada (con pequeñas piezas colgantes). 
Collares: en este caso, una gargantilla es el mejor camino a seguir, ya que suaviza el ángulo agudo de la barbilla y hace las funciones de refinado gracias a su forma curva. Si le gusta el aspecto de un collar largo, considere la opción de un lazo o cuerda de dos o varias vueltas de diferentes longitudes.



Forma rectangular

La cara rectangular tiene más longitud que anchura, ángulos distinguibles en los pómulos o el mentón, y la anchura en la frente es la misma que la barbilla. 
Esta cara necesita de joyas que agreguen ancho y disimulen la longitud de la cara y el cuello, además de buscar también suavizar las líneas de la cara, para dar la ilusión de curvas y agregar redondez.



Caravanas: unos aros delicados, o tipo gota de agua y botones no sólo son elegantes, sino que también alegran el aspecto de la cara, contrastando los bordes marcados de sus facciones. 
Las formas ovaladas, aros colgando en cascada, o cualquier estilo con capas le darán al rostro un aspecto más curvo y lo complementarán muy bien. 
Los de tamaño medio-largo son los mejores. 
Es recomendable evitar las formas angulares. 
Collares: la gargantilla es la pieza básica para las personas con este rostro, especialmente si también tienen un cuello largo, ya que equilibra las líneas rectas verticales de la cara y reduce la longitud. 
Puede buscar también collares de terminación en “U” de 40 cm. de longitud o más. 
También los collares en forma de “T” (gargantilla que se descuelga en el centro) o los de tipo cascada (con varias cadenas y piezas que se desprenden de la gargantilla).


Forma de las manos

Esta es un área del cuerpo que atrae gran cantidad de atención al gesticular, al señalar, o al tomar un objeto, y la longitud de los dedos es el factor determinante en la elección de la joyería. 
Las mujeres con dedos largos son normalmente mujeres altas, por lo que pueden usar casi cualquier estilo de anillos. 







Si la mano de dedos largos además es excesivamente delgada, es ideal usar gemas ovaladas o redondas y convienen más los anillos anchos que aquellos delgados. 
Las manos con dedos cortos se lucen mejor con gemas que no ocupen la falange completa, lo cual sólo acentúa más lo corto de la mano y hace que parezca menos elegante. 
Las piedras de forma oval o marquise dan la ilusión de alargar la mano y son una buena elección para dedos cortos. 
Los solitarios redondos son también buenos por su simplicidad. 







En el caso de desear un anillo de mayor tamaño, lo ideal es una forma en cabujón o brillante, y que se extienda más en altura que en superficie, así se minimiza el espacio ocupado sobre el dedo.


Como conclusión

Ahora que sabe qué joyas favorecen a cada característica física, es importante señalar que algunos diseños están hechos para lucir bien en todos los tipos de caras. 

El clásico diseño de gota de agua se complementa con todas, ya que proporciona suaves curvas y es un diseño alargado, de acabado brillante, que llama la atención hacia los accesorios y lejos de la forma real de la cara. 







Lo mismo sucede con los botones de grandes piedras preciosas. No olvide que todas las joyas se deben seleccionar en proporción al tamaño de la mano, la cara o el cuerpo, según sea el caso. 
Por último, toda la información provista tiene por objeto ser una guía, y no un conjunto de reglas estrictas. Animarse a probar cosas nuevas y diferentes es la manera ideal de encontrar la joya perfecta.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay