lunes, 29 de julio de 2013

COMO SE CERTIFICA UN DIAMANTE





Como se certifica un diamante

Todos los Laboratorios Gemológicos tienen un protocolo de actuación cuando se trata de certificar un diamante. 
Les voy a contar de forma general como proceden los laboratorios para certificar un diamante. Generalmente hay una persona encargada exclusivamente de recoger las piedras, así como los datos del propietario que encarga la certificación.







Certificando un diamante

La piedra se introduce en una papelina y esta a su vez dentro de un sobre con unas plantillas y campos adecuadas a lo que el cliente ha solicitado, por ejemplo pre-certificado, solo color y pureza, certificado completo, etc. datos que se irán 
rellenando en los sucesivos departamentos por los gemólogos correspondientes. 







En este sobre no se indica nunca el nombre de la persona que encarga el trabajo, solo es un código que el departamento contable descifrará para hacer la factura del trabajo a la persona o empresa que corresponda. 
De esta manera ningún gemólogo conocerá la identidad del propietario de la piedra, con lo que no habrá influencias y se podrá ser mas objetivo. 

El siguiente paso, por norma, es el de limpiar la piedra, con alcohol generalmente o con desengrasantes, colocándola en una cesta y dentro de un aparato de ultrasonidos, para luego aclarar con agua destilada y secar. 







Una vez limpia, no se puede tocar con los dedos, siempre con pinzas. 
La piedra pasa al primer gemólogo que realizará todas las pruebas pertinentes, primero pesará con una balanza de precisión, con  tres decimales, balanza previamente calibrada, tenemos que tener claro que el tercer decimal es o no un 9, por ejemplo una lectura de 1,359 ct. entonces es 1,36 ct. pero si es 1,358 ct, entonces se indicará 1,35 ct. Esta particularidad forma parte de la Normativa Cibjo para el comercio de diamantes y su certificación.



Balanza de precisión Mettler Toledo para certificar el peso de diamantes



Después realizará una visión con microscopio con el que sujetará la piedra con una pequeña bomba de vacío conectada a un tubo de goma que absorbe la piedra por el culet, de tal manera que al no haber pinzas, estas no se reflejan en la piedra y no nos confunde como si fuera una inclusión. 
El gemólogo marcará en la plantilla de la talla, corona culata y perfil, diferentes signos con color verde o rojo para indicar las imperfecciones, bien sean inclusiones internas, en rojo,  o imperfecciones externas, en verde,  como una raya, una faceta extra, un natural, un trígono, etc., luego la observará con lupa 10x,  ya sabiendo donde están las imperfecciones  pero es con este aumento cuando tiene que calificar  la pureza, es un estándar internacional.



Microscopio con bomba de vacío que permite sujetar el diamante por succión desde el culet.



A continuación y con la ayuda de un patrón de color, que lo normal es tener un patrón de diamantes de un tamaño de 6 a 6,5 mm de diámetro  equivalentes a piedras de 0,90 ct a 1,00 ct. y con pocas impurezas, también los hay  de circonitas graduadas con los colores equivalentes a los de los diamantes, el gemólogo observará por comparación con el patrón y bajo iluminación de “luz de día” el color y lo anotará en la ficha.




Patrón de color de circonitas, por comparación permite calificar el color de un diamante



Le sigue la fluorescencia, observación que se realiza en cámara oscura con luz ultravioleta de onda larga 366 nm. y que cada gemólogo anotará la observación en su ficha. 
Estas fichas son independientes y ningún gemólogo ve lo que el otro ha anotado. 
Como pueden comprender esto es un trabajo independiente, para que nadie influya en su opinión.



Colorímetro Sarín para ver el color de los diamantes



D-Scrren fabricado por HRD para detectar si un diamante puede tener el color tratado



Después de  los gemólogos  la piedra se pasa por otros instrumentos como el colorímetro, que de forma automática califica el color y este se introduce en otra casilla de la ficha, luego el D-Screen, para averiguar si la piedra puede tener o no el color tratado, y por fin el proporcionómetro, que generalmente es un instrumento automático que de forma muy precisa y mediante el escaneado con un láser mide todas las partes de la talla y calcula las diferentes proporciones.



Proporcionómetro Sarín para calcular las proporciones de la talla de un diamante.



Datos de proporciones de la talla de un diamante.



Todos estos datos son recogidos por el encargado de recopilar todas las fichas de los gemólogos y los resultados de las pruebas y así confeccionar lo que va a ser el certificado definitivo que se le entrega al cliente. 







Los datos de observaciones como la pureza y la fluorescencia son la media de los que se han observado de forma independiente. 
Solo en el caso de mucha diferencia entre las observaciones se realiza un consenso y se vuelve a mirar.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay