lunes, 26 de agosto de 2013

TABBAH DE LA ARTESANÍA A LA ALTA JOYERÍA





El nombre Tabbah ha sido relacionado con la artesanía y la joyería artesanal durante más de cinco generaciones. 
Sus raíces se remontan a 1862 cuando José Tabbah fundó el negocio. 
En este momento se especializaron en el grabado de motivos florales y geométricos tallados en bloques de madera. 
Estos fueron utilizados para la impresión en la seda.







La compañía pasó a la plata y el oro grabado y en tiempo José se convirtió en un orfebre, lo que llevó a la joyería de diseño. 
Hoy en día la marca de Tabbah es conocida en todo el mundo para la creación de sus joyas a medida de los mejores, diseñado a partir de metales preciosos y piedras para algunas de las mujeres con más estilo y los hombres de todo el mundo. 







Por más de 150 años este arte se ha transmitido de padres a hijos, y ahora con Nabil Tabbah a cargo que se encuentra en la cuarta generación. 
Nabil heredó el don de la artesanía de su padre después de haber trabajado junto a él desde la edad de 10 años.







El taller se fundó en 1945 y en este momento la compañía emplea alrededor de cincuenta artesanos de los mejores. 
Durante los años 20 y 30 Nabil pasó a diseñar algunas hermosas piezas de joyería para algunos clientes de prestigio de todo el mundo. 
En ese momento fue que la compañía comenzó a ser conocida como un fabricante de algunas de las mejores piezas de joyería de lujo, que eran únicos y, que la calidad era excelente. 







La familia real de Arabia Saudita se convirtió en clientes regulares y durante los años 60 trajo la marca a la atención de numerosas personalidades del Medio Oriente. 
Algunos de sus clientes reales incluyen el Rey Abdul Aziz Al Saud y el fallecido rey Fahd Bin Abdul Aziz, junto con sus hermanas y hermanos. 
Los clientes de este tipo se aseguraron de que la marca sea establecida como uno de los mejores diseñadores de joyas de alta gama de lujo en el Medio Oriente. 







El presidente Eisenhower recibió con un regalo del rey, una espada que fue creada con piedras preciosas de lujo. 
Hoy esto está en exposición en el Museo Smithsonian.







En 1962 Tabbah pasó a celebrar su centenario y creó su primer archivo, que cuenta la historia de la familia. 
Nagib creó lo que hoy se ha convertido en un tesoro familiar sin precio, un libro cubierto de adornos de oro y delicados que está incrustado con piedras preciosas de lujo.



Copacabana - Overview



Hoy en día los diseños son una mezcla de influencias orientales y europeos con cada pieza que refleja el estilo y la pasión de la marca, que tiene un significado y una historia detrás de él. 
La joyería se crea en números muy limitados y no se puede encontrar en ningún otro lugar en todo el mundo.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

SIGNIFICADO DE LAS JOYAS CON ZAFIRO




Las joyas con zafiro fueron una de las primeras joyas que descubrió el hombre. 
Hoy día, junto con el diamante, el rubí y la esmeralda, es considerada una de las cuatro piedras preciosas que existen.
Aunque resultaría casi imposible enumerar todas las leyendas y mitologías que se le han asociado a las joyas con zafiro desde el principio de los tiempos, sí que podemos destacar algunas de las más interesantes y aquellas que hoy día siguen vigentes. 







Dependiendo del País y la religión, a las joyas con zafiros les son atribuidas propiedades y cualidades distintas; por ejemplo:
Para algunos, la joya de zafiros  es un talismán de viajeros, para otros, la piedra  preciosa que simboliza al amor eterno y verdadero. 







Mientras que los Egipcios y Romanos la consideraban la piedra de la justicia y de la verdad; para los budistas era la representante del más allá.






Los griegos, por otra parte, le dieron el nombre de “sappehiros”, piedra preciosa, y para ellos era la vinculación directa con el Dios Apolo.
También resulta interesante destacar qué las joyas con zafiros eran veneradas por la Iglesia como símbolo de luz de Dios; algo parecido a los Persas, que creían que el mundo se asentaba sobre un zafiro de talla gigante que iluminaba con su color el universo entero. 






Son cientos de mitologías y leyendas las que se le atribuyen a las joyas de Zafiro y más concretamente a la belleza de su color azul intenso.
Aunque también existen las Joyas de zafiro verde o las joyas de zafiro rosa; sólo son consideradas piedras preciosas junto al diamante, la esmeralda y el rubí, las de color azul.







El zafiro, el regalo del 45 aniversario de bodas
Si de todas ellas tuviéramos que quedarnos con una, quizás por la estrecha relación con la simbología que le damos hoy día, sería la de “representante del amor eterno y verdadero”. 







Y es que precisamente la joya de zafiros es la que se regala en el 45 aniversario de bodas como símbolo de la unión de la pareja, como la sinceridad y la verdad de un amor de tantos años.
También podemos ver reflejado ésta simbología en concreto, donde adquirió cierta fama, en la película de “Titanic”. 







En ésta, toda la trama gira en torno a una joya de zafiros, un collar concretamente.
Lo cierto es que, sea cual sea su significado y su mitología, no basta más que mirar ésta piedra preciosa para darnos cuenta que las joyas de zafiros son verdaderas obras de arte. 







Si va a celebrar su aniversario de boda, si desea demostrarle a alguien su amor eterno con un zafiro al más estilo Titanic, o si simplemente quiere impresionar a su pareja con una bella joya, sólo tiene que entrar en nuestra joyería online y elegir en nuestro catálogo el diseño de joya de zafiros que más le guste.








Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

LA LEYENDA DE LAS JOYAS DE CATALINA LA GRANDE





Si hay una mujer amante de las joyas que la Historia recuerda como poderosa, ambiciosa y descorazonada… esa es Catalina II la Grande, emperatriz de Rusia, cuyo nombre verdadero no era tal, sino Sofia Augusta Federica. 







Capaz de asesinar, entre otros, a su odiado marido Pedro III para hacerse con el control absoluto dice mucho de su personalidad y augura interesantes y turbias leyendas y curiosidades durante su matrimonio y su mandado.







Su matrimonio comienza con la boda más cara de la historia donde la principal joya fue el mismo vestido que lució, de 80 kilos de peso con aplicaciones de plata y oro. 







Con 16 años su madre la entregó al adinerado duque Pedro, quien al poco se convirtió en el Zar de Rusia.  Catalina, una mujer atractiva y deseada por muchos varones fue fiel a la relación, mientras su esposo se distraía jugando con soldaditos de plomo y persiguiendo doncellas por su palacio. 
Tras ocho años de virginidad, Catalina no estaba dispuesta a quedarse sin heredero y, según cuentan, comenzó una fogosa vida fuera del matrimonio. Amigo de su marido, el apuesto noble Sergey Saltykov fue considerado como el amante oficial de la emperatriz y padre del futuro Zar de Rusia Pablo I.







Al enterarse de sus deslices frecuentes, el Zar Pedro la exigió fidelidad con amenazas, a lo que ella respondió con una revuelta llevada a cabo por sus propios amantes, entre ellos los hermanos Orlov, quienes asesinaron a Pedro y entregaron el poder a Catalina.







Catalina II La Grande fue siempre una gran apasionada del arte, el lujo y las joyas. 
Una vez se hizo con el poder absoluto, su gusto y derroche por el lujo y las riquezas la llevó a construir un palacio para cada uno de sus 80 amantes. 
Y como no podía ser menos, acumuló una inmensa colección de joyas como símbolo de su hegemonía. La gran mayoría de las piezas se encuentran en el Museo Hermitage de San Petersburgo, aunque más de una ha sido subastada en ediciones de alta joyería.







Algunas de esas joyas tienen su leyenda que las hace más especiales aún. Por ejemplo, el Diamante Orloff (también se encuentra escrito como Orlov) de 300 quilates en su estado original y 190 una vez tallado para ser engastado en el centro de los zares.

Cuentan que este Diamante fue utilizado como el ojo de la estatua de Sri Ranganatha, deidad a la que se había consagrado el templo hindú de Srirangam en el sur de la India. Un soldado francés lo robó en el siglo XVII y consiguió un comprador de la extraordinaria pieza. 







Tras idas y venidas, cayó en manos del conde Orlov, quien años antes de tal adquisición había tenido un romance con una princesa alemana llamada Sofia Augusta Federica. 
El conde Orlov ansiaba revivir aquel antiguo romance y sabiendo que Catalina deseaba poseer el diamante, se lo regaló. 
A pesar de que Catalina La Grande no quería más de él que encuentros sexuales puntuales, le hizo varios favores, entre ellos regalarle el Palacio de Mármol de San Petersburgo. 
La emperatriz hizo engastar el magnífico Diamante en su cetro real.




Detalle de su vestido de casamiento



Otra de las Joyas de Catalina es un fabuloso broche que mandó crear ella misma. 
Se trata de una esmeralda colombiana de 60 a 70 quilates engastada en un broche con diamantes tallados en forma de rosas. 
El broche fue un regalo para la segunda mujer de su hijo Pablo I, la princesa María Fiodorovna. 
En junio de 2010 fue vendido por 1,23 millones de euros en una subasta en Christie’s y adquirida por un coleccionista privado ruso que cerró la operación por teléfono y nunca se reveló su identidad.







Una de las piezas más importantes que poseía era un collar de 389 perlas con un broche que representaba a la mismísima emperatriz. 
Actualmente el collar se ha depreciado ya que, de las 389 perlas iniciales, tiene 224 y está rematado con dos broches de Cartier de diamantes. 
En 1920 Horacio Elgin, creador de los coches Dodge, lo compró como regalo para su esposa por 825.000 dólares. 
Ahora costaría unos 8 millones de dólares.







Cuentan que al final de sus días, Catalina la Grande traicionó su promesa de no entregar jamás su corazón a ninguno de sus amantes. 
Se enamoró de un hombre humilde, que a diferencia de Pedro no pudo darle joyas ni lujos, pero si honestidad y entrega.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

VAN CLEEF & ARPELS NUEVA COLECCIÓN





Siete años después de la creación de la primera colección “Pierres de Caractère”, la famosa maison de joiallerie Van Cleef&Arpels vuelve a rendir homenaje a la belleza de algunas gemas o piedras preciosas excepcionalmente dotadas.







La nueva colección de Haute Joaillerie, presentada a principios de julio, hace gala de una virtuosa elegancia que se alía a una audacia y a un savoir-faire excepcional. 
En esta nueva colección han querido evidenciar todas esas maravillosas gemas que, estos últimos tiempos, fueron relegadas a un segundo plano en beneficio del estilo.







Como las piedras hermosas son raras, suelen alcanzar precios astronómicos, así que no es cuestión de ahogarlas dentro de diseños extravagantes con ornamentaciones excesivas, sino que hay que procurar subrayar su valor para celebrar su belleza.




La maison sublima lotes de piedras procedentes de Mozambique o Colombia a las que ha ido añadiendo durante el proceso creativo deslumbrantes piedras finas y duras que han contribuido a realzar las piezas.







Estas piedras de carácter minuciosamente seleccionadas por los gemólogos de Van Cleef&Arpels, que consiguen así hacer batir los corazones y transmitir una emoción única.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay