miércoles, 28 de agosto de 2013

LOS COLORES EN EL DISEÑO





Cada color ejerce sobre la persona que lo observa una triple acción:

- Impresiona al que lo percibe, por cuanto que el color se ve, y llama la atención.

- Tiene capacidad de expresión, porque cada color, al manifestarse, expresa un significado y provoca una reacción y una emoción.

- Construye, todo color posee un significado propio, y adquiere el valor de un símbolo, capaz por tanto de comunicar una idea. 
Los colores frecuentemente están asociados con estados de ánimo o emociones.

Los colores nos afectan psicológicamente y nos producen ciertas sensaciones. 
Debemos dejar constancia que estas emociones, sensaciones asociadas corresponden a la cultura occidental, ya que en otras culturas, los mismos colores, pueden expresar sentimientos totalmente opuestos por ejemplo, en Japón y en la mayor parte de los países islámicos, el color blanco simboliza la muerte.







El Rojo: 

Es el símbolo de la pasión ardiente de la sexualidad y el erotismo, aunque también del peligro. 
Es el color del fuego y de la sangre, de la vitalidad y la acción, ejerce una influencia poderosa sobre el humor y los impulsos de los seres humanos, produce calor. 
El aspecto negativo del rojo que puede destapar actitudes agresivas.








El Anaranjado: 

Representa la alegría, la juventud, el calor, el verano. 
Comparte con el rojo algunos aspectos siendo un color ardiente y brillante. 
Aumenta el optimismo, la seguridad, la confianza, el equilibrio, disminuye la fatiga y estimula el sistema respiratorio. 
Es ideal para utilizar en lugares dónde la familia se reúne para conversar y disfrutar de la compañía. 








El Amarillo: 

en muchas culturas, es el símbolo de la deidad y es el color más luminoso, más cálido, ardiente y expansivo, es el color de la luz del sol. 
Genera calor, provoca el buen humor y la alegría. Estimula la vista y actúa sobre el sistema nervioso. Está vinculado con la actividad mental y la inspiración creativa ya que despierta el intelecto y actúa como anti-fatiga. 
Los tonos amarillos calientes pueden calmar ciertos estados de excitación nerviosa, por eso se emplea este color en el tratamiento de la psico-neurosis.






El Verde: 

Simboliza la esperanza, la fecundidad, los bienes que han de venir, el deseo de vida eterna. 
Es un color sedante, hipnótico, anodino. 
Se le atribuyen virtudes como la de ser calmante y relajante, resultando eficaz en los casos de excitabilidad nerviosa, insomnio y fatiga, disminuyendo la presión sanguínea, baja el ritmo cardíaco, alivia neuralgias y jaquecas. 
Se utiliza para neutralizar los colores cálidos.








El Azul: 

es el símbolo de la profundidad se le atribuyen efectos calmantes y se usa en ambientes que inviten al reposo. 
El azul es el más sobrio de los colores fríos, transmite seriedad, confianza y tranquilidad. 
Se le atribuye el poder para desintegrar las energías negativas. 
Favorece la paciencia la amabilidad y serenidad, aunque la sobre exposición al mismo produce fatiga o depresión. 
También se aconseja para equilibrar el uso de los colores cálidos.








El Púrpura: 

Representa el misterio, se asocia con la intuición y la espiritualidad, influenciando emociones y humores. También es un color algo melancólico. 
Actúa sobre el corazón, disminuye la angustia, las fobias y el miedo. 
Agiliza el poder creativo. Por su elevado precio se convirtió en el color de la realeza.








El Blanco: 

Su significado es asociado con la pureza la fe y con la paz. 
Alegría y pulcritud. 
En las culturas orientales simboliza la otra vida, representa el amor divino, estimula la humildad y la imaginación creativa. 







El Negro: 

Tradicionalmente el negro se relaciona con la oscuridad, la formalidad y solemnidad, y puede representar lo que está escondido y velado. 
Es un color que también denota poder, misterio y el estilo. 
En nuestra cultura es también el color del luto, y se reserva para las misas de difuntos y el Viernes Santo. 








El Gris: 

Iguala todas las cosas y no influye en los otros colores. 
Puede expresar elegancia, respeto, desconsuelo, aburrimiento, vejez. 
Es un color neutro y en cierta forma sombrío. 
Ayuda a enfatizar los valores espirituales e intelectuales.






Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

EL DISEÑO EN LA JOYERÍA




Conceptos del diseño en joyería


Antes de acometer el estudio de los elementos básicos que tendremos que considerar a la hora de plantearnos la realización del diseño, tendríamos que saber cuales son las leyes que guían la percepción de las cosas. 

Si sabemos como es el proceso de percepción física y psicológica de los objetos, podremos ser capaces de tener más elementos para poder influir en el receptor de nuestro trabajo de diseño. 






La percepción de los objetos: 

Todas las percepciones comienzan por los ojos, permitiéndonos tener una mayor capacidad de recuerdo de las imágenes que de las palabras, ya que las primeras son más características y, por lo tanto más fáciles de recordar.

La percepción está condicionada por el aprendizaje o conocimiento previo que tengamos de los objetos. 

Nuestro cerebro tiene tendencia a ubicar los elementos dentro de los parámetros referenciales que nos hemos construidos a través de la experiencia previa o conocimiento. 






Hay varios factores que influyen en la percepción, como son: 

a) 
La agrupación: 
tendemos a organizar los elementos que percibimos en torno a conjuntos significativos organizados. 
Es como cuando miramos al cielo y vemos en las nubes una serie de figuras. 
Tenemos varias formas de agrupación por: 

Proximidad, la cercanía de los distintos elementos nos hace tender a agruparlos. 

Por Semejanza, cuando los elementos son parecidos o iguales también tendemos a agruparlos. 

Por Continuidad, nuestra percepción crea continuidad significativa, como en las tramas de una imagen.

Por Simetría (para que los elementos formen figuras conocidas). 





Los signos más básicos de los niños o de comunicación en la prehistoria nos pueden demostrar, además de su valor semántico, una intención natural del ser humano de organizar y estructurar las imágenes.

b) 
Percepción figura-fondo: 
percibimos los elementos separados del fondo, aunque también podemos tener la percepción contraria, percibir el fondo como figura.

c) 
Percepción de contorno: 
El contorno es precisamente lo que nos hace distinguir o separar la figura del fondo. 
Está marcado por un cambio de color o de saturación del mismo. 

d) 
Pregnancia: 
Tendemos a rellenar aquellos huecos de información que nos faltan para completar el objeto completo. 
La pregnancia nos permite completar la visión física que tiene nuestra retina. 






La percepción del color

El mundo material es incoloro. 
La materia posee la característica de absorber determinadas partes del espectro lumínico. 
La luz que no es absorbida es remitida y transmite estímulos de color diferentes al de la ambientación general, al llegar estos estímulos espectrales distintos hasta el órgano de la vista es cuando nos produce una sensación de color.

Consideramos el poder de absorción del material como el color propio de su cuerpo, y la composición espectral de un haz de luz como su color luminoso. Aunque la absorción sólo es una cualidad latente y los rayos de luz sólo son sus transmisores de información. 
El color sólo es sensación de color, producto del órgano de la vista. 






Los tres colores primarios

El ojo cuenta con tres tipos de células visuales, que rigen tres tipos diferentes de sensaciones, correspondientes a los colores primarios azul, verde y rojo. 
A partir de ellos se forma para cada sensación de color un código de tres partes. 

A los tres componentes del órgano de la vista le corresponden ocho colores elementales, dos acromáticos (blanco y negro) y seis colores elementales cromáticos (amarillo, magenta, cyan, azul violeta, verde y rojo naranja). 
Los ocho colores elementales son las ocho posibilidades indivisas de variación que resultan de los tres colores primarios. 
Representan las sensaciones de color extremas que el órgano de la vista es capaz de producir. 






Conceptos de diseño: 
          Percepción Visual

La existencia de los ocho colores elementales lo descubrió ya Leonardo da Vinci 

"Al negro y al blanco le siguen el azul y amarillo, luego el verde y el leonido u ocre; después el color de la mora y el rojo. Estos son ocho colores, y no existen más colores naturales" (Libro de Pintura. 1452-1519).

Síntesis aditiva: 

Entendemos que a partir de distintas intensidades de las luces de colores azul, rojo y verde podemos obtener una diversidad de colores. Como base ha de estar presente el color elemental acromático negro.

La síntesis aditiva imita tecnológicamente lo que hace el órgano de la vista, este principio constituye la base técnica de la televisión en color. 
Los colores elementales aditivos son negro, azul (azul violáceo), verde y rojo (rojo anaranjado).






Síntesis sustractiva: 

Es lo opuesto o contrario a la síntesis aditiva. 
Se da cuando a una energía de radiación existente se le sustrae algo de su absorción. 
También se denomina síntesis sustractiva al principio en el que por la capacidad de absorción de tres filtros conjuntados se puede obtener la diversidad del espacio de colores.

En la síntesis sustractiva los efectos de tres capas de filtros combinan sus poderes de absorción frente al blanco. 
Este es el principio de trabajo de la fotografía en color. 
Los cuatro colores elementales sustractivos son blanco, amarillo, magenta y cyan. 





La percepción en lo visual:

En la comunicación visual el diseñador tendrá que tener en cuenta tanto la vertiente psicológica de la percepción humana como las significaciones culturales que pueden tener ciertos elementos. 






Algunos factores psicológicos que debemos conocer son: 

a) El equilibrio: 

El receptor tiene necesidad de buscar el equilibrio de la composición y los ejes en los cuales descansa. El desequilibrio crea provocación e inestabilidad. Tendremos que analizar que es lo que queremos transmitir al receptor y con respecto a esto crear una composición determinada. 


b) La referencia horizontal: 

Necesitamos ver que los objetos o partes que componen una composición están de alguna forma apoyados. 
La parte inferior se verá mejor que la superior, ya que será donde se constituya la base. 


c) Angulo inferior izquierdo: 

Los hábitos de lectura occidentales han motivado que la atención se centre más en la parte izquierda y en concreto en la inferior izquierda. 






d) Relajamiento-tensión: 

psicológicamente cuando tenemos una composición equilibrada, simétrica o predecible; sin embargo generaremos tensión en el receptor si no es capaz de encontrar una lógica visual en la composición que le presentamos. 






Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay