viernes, 27 de septiembre de 2013

LAS CADENAS EN LA JOYERÍA





Existe una enorme variedad de cadenas que difieren en la forma de sus eslabones y el modo en que estos están enlazados. 
Si bien algunos modelos presentan patrones complejos, otros son bien sencillos y pueden combinarse fácilmente.








Muchas veces la elección de las cadenas no se realiza con la misma atención que los dijes, dando como resultado una pareja desafortunada. 
Ambos deben combinarse perfectamente de forma armoniosa. 
Para ello, es recomendable que el grosor de la cadena sea acorde con el tamaño del colgante. 
Así, una cadena muy gruesa con un dije de gran tamaño puede quedar desproporcionado. 
Por el contrario, una cadena muy fina puede no soportar el peso del mismo.



 



Los modelos con eslabones muy finos son ideales para acompañarlos con un dije pequeño y pueden utilizarse junto con otras piezas sin resultar sobrecargado. 
Por otro lado, una cadena con eslabones grandes y llamativos puede bastar para estar elegantes, sin necesidad de acompañarla con un colgante u otra pieza de joyería. 








La longitud ideal y el grosor de las cadenas dependerá también del peinado y la ropa que se utilicen en cada ocasión. 
Un escote pronunciado suele ir bien acompañado con cadenas cortas. 
Asimismo, para un escote más cerrado una cadena larga puede ser la mejor opción.








Si bien las cadenas pueden hacerse de cualquier longitud, las más comunes son: 
16 pulgadas o 40 cm (gargantilla), 
18 pulgadas o 45 cm (llamada longitud princesa), 
20 pulgadas o 50 cm,
22 pulgadas o 55 cm, 
24 pulgadas o 60 cm (longitud de ópera). 








Las mismas pueden ser cortas para ser usadas como pulseras o más largas para ser utilizadas como collares. 
Generalmente, se realizan de oro o plata, pero también se suelen encontrar de otros materiales, como platino, acero o cobre bañado.








Si bien el término cadena alude a algo tan simple como una serie de eslabones entrelazados entre sí, su fabricación no es algo sencillo. 
Para llegar de la materia prima hasta el producto terminado, son necesarios una serie de pasos y procedimientos que requieren de gran precisión. 
La fabricación de cadenas en forma manual se remonta a 2500 años antes de Cristo. 







Se cree que los antiguos egipcios enhebraban eslabones de oro y plata en conjunto. 
Asimismo, en la antigüedad, los orfebres martillaban el metal, la plata y el oro en tiras planas. 
A partir de la invención del alambre, los hombres comenzaron a poder convertir algo rígido como el metal en algo de apariencia flexible como una cadena.








Con el paso del tiempo, la tecnología avanzó para automatizar y estandarizar la fabricación de cadenas. 
La primera máquina que se conoce, fue la fabricada por el francés Jacques de Vaucanson en 1750. 
A través de los años, otras máquinas fueron apareciendo en Inglaterra, evolucionado en su capacidad para hacer diferentes modelos. 
Las máquinas actuales se alimentan con alambre (de plata, oro o platino), lo cortan, le dan forma, lo enlazan con el siguiente eslabón y lo sueldan. 








Así, de un lado ingresa el alambre y por otro sale la cadena terminada. 
Además, dependiendo del modelo a realizar hay máquinas que agregan otros procesos como el diamantado, facetado, trefilado, o torzado. 
Luego, en muchos casos, se hace a mano la puesta de cierres o mosquetones. 

Los modelos de cadena más conocidos son:


Cadena Veneciana o en forma de caja

Es un modelo muy elegido por su sencillez geométrica. 
Se compone de eslabones cuadrados que están entrelazados y que se asemejan a pequeñas cajas superpuestas. 
Tiene un aspecto clásico pero a la vez uniforme y resistente.


Cadena Rolo

Es una cadena con eslabones redondos enlazados, realizados con varillas media caña del mismo tamaño. 
Por su sencillez, es uno de los modelos más elegidos.


Cadena Figaro

Se trata de un diseño italiano que debe su nombre a la famosa ópera Las Bodas de Fígaro
En su versión más clásica los eslabones son ovales torzados que forman un patrón repetitivo. 
También existen otras variantes que alternan dos o tres eslabones redondos torzados con un oval torzado más largo.


Cadena Bizantina 

Es un grupo complejo de eslabones hechos con alambre que se entremezclan entre sí en distintas direcciones. 
El origen del nombre bizantino es desconocido e históricamente fue denominada de diversas formas como: “Birdcage” o “Trenzado del Rey”. 
Si bien la cadena parece compleja, es relativamente fácil de hacer y resulta muy flexible.


Cadena Gucci

Es una cadena formada por eslabones ovalados y pastillas realizadas de forma maciza o hueca con dos orificios. 
Fue creada por la marca Gucci y es característica de todos sus modelos de joyería.


Cadena Tourbillon 

Consiste en un modelo de cadena en donde cada eslabón agarra a otros dos, generando un efecto espiralado.


Cadena Forzet

Se trata de una cadena con eslabones de lados rectos, que pueden tener sus lados diamantados.


Cadena Groumet 

El diseño de este tipo de cadena consiste en una serie de eslabones redondos torzados.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay