miércoles, 27 de noviembre de 2013

LA TURQUESA





La leyenda de la tribu de los Nativos Americanos quiere que la Turquesa tenía su origen en una mágica noche de luna, durante la cual todas las tribus danzaban para festejar la tan esperada lluvia finalmente llegada. 
Tal era su joya que danzando pensaron, y sus lágrimas se mezclaban al gozo de la lluvia, y fueron absorbidas de la Madre Tierra y una vez secadas se transformaron en la piedra del cielo “la turquesa”.







Desde entonces todos los habitantes de la tribu se iniciaron a escoger las lenguas y sutiles líneas de intenso azul que se escurrían en las rocas. 
Las pruebas decían que se trataba del cielo y del agua que habían dispuesto una pequeña parte de de ellas mismas en las rocas. 
Las pruebas decían que se trataba del cielo y del agua que habían dispuesto una pequeña parte de ellos mismos en las rocas, porque podrían ser admirados y venerados por todos.








La turquesa empezó a ser considerada la piedra del cielo, del agua, de la buena suerte y de la bendición divina, de la protección de los espíritus malignos y como piedra protector de la salud y de la prosperidad.








La turquesa era la piedra de los documentos y de los chamanes, un piedra la cual no todos podían acceder pero solo quien sabia contactar con lo divino, mientras hoy los habitantes de todas las zonas del sur oeste de los Estados Unidos- las antiguas áreas habitadas de la tribu- lo implementaron como símbolo de riqueza y bienestar y cuentan de cómo una vez la Madre Terra misma fue un pedazo de Turquesa, hasta que Dios la transformó en la Mujer.

Los nativos americanos llamaban a la turquesa de diferentes modos, pero el más notable era “sky Stone” la piedra del cielo que evoca la tonalidad de la turquesa más común. 







La turquesa extraída de las minas del sur oeste venía cortada y con una arandela era puesta en leña, en conchas o venía directamente cortada , dándole la forma de uno de los animales sagrados a la cultura nativa. 
El uso de la plata como alternativa a la primitiva montura, llegó sobre el 1890, cuando los emigrantes españoles trajeron con ellos la consciencia del arte orfebre.








La turquesa es una piedra rica y fascinante, que tiene la capacidad de cautivar con su belleza y su pureza y ha sido esta característica que le ha hecho ser una piedra querida, venerada y guardada como símbolo de de algo divino por muchas culturas a través de los siglos; la turquesa, la piedra nacida de la madre tierra, la ·”piedra venida del cielo” ha sido adorada por su belleza, como piedra espiritual y portadora de vida.








Los egipcios fueron los primeros en adorarlas y la han utilizado como decoración de todo aquello que guardaba el faraón. 
Prueba de ello ha sido el descubrimiento de un brazalete de oro y turquesa encontrado en el brazo de la momia de una reina egipcia, el más antiguo ejemplo conocido de joyería, hace más de 7000 años. 







En Persia se extraía la turquesa ya desde antes del 2100ª.C. los documentos dejaron en herencia de la antigua familia persianas, y hablan de jarras realizadas en una enorme pieza de turquesa, la más grande de las que se dice contiene unos 25 litros de agua.

El medio oriente, ha sido durante siglos el mayor abastecedor principal de turquesas para el reino egipcio, romano, de Nubia, griego y turco- otomán








La turquesa es una piedra esencial también para la cultura tibetana: llevada indiferentemente por hombres y mujeres, se usaba como joya, como ornamento del pelo, puesto en cualquier accesorio o decoración de la persona pero también en la casa, es una de las piedras considerada beneficiosa a nivel físico: su naturaleza casi luminosa se dice que tenía propiedades purificadoras para la sangre y el hígado y se cree que gracias al sentido de tranquilidad que emana, puede abastecer la presión sanguínea.








La china ha utilizado la turquesa desde tiempos antiguos, sobretodo en la joyería, y para los chinos la turquesa es segundo solo a Jade.

El rey y los emperadores aztecas llevaban coronas y pendientes turquesas como amuletos porta fortunas y como protección para su salud, o de manera absoluta una larga vida a su reino.

Según la tradición, a la turquesa se le reconocen muchas propiedades protectoras y facilitativas de la palabra y de la comunicación, o también numerosas virtudes terapéuticas en las cuales la capacidad de proteger de las picaduras de serpientes venenosas. 







Se dice también que esta piedra se apaga al aproximarse una desgracia y antiguamente se creía fuera capaz de inculcar coraje en batalla y de señalar la infidelidad sacándola en el caso de adulterio.

Hoy la posibilidad de encontrar un turquesa en muchos países del mundo, pero la turquesa por excelencia es sobre todo de proveniencia china, tibetana, persiana o del sur oeste de los Estados unidos. 
Donde todavía se encuentra activa la más antigua mina de turquesas, la Cerillo Mine, en el nuevo México







La forma y el color de la turquesa

La piedra turquesa es un mineral formado hace más de 30 millones de años , de un fosfato de cobre y aluminio colado con agua, a través de una piedra, por esto se dice que es un mineral que se forma de solidificaciones acuosas que socorren hasta depositarse en la cavidad, dejando en la roca otros organismos fósiles.








El color de la piedra puede variar enormemente también en el interior del mismo yacimiento de extracción. 
Si el mineral es el más rico de cobre, el turquesa extraído resultará sobre tonos azules, si por lo contrario prevale la plata, la piedra resultará tener la tonalidad verde.

La otra tonalidad que a veces asume la turquesa son los restos de la piedra, llamada “Matrice”. 
La matriz del turquesa puede variar del óxido al negro y al marrón.








Una matriz negra indica usualmente la presencia de pirita, una matriz de óxido quee indica el óxido de hierro, mientras una matriz amarilla- marrón indica la presencia de riolita. 
La matriz ligera, plana y lineal son conocidas con el nombre de “matriz a de tela de araña” y son aquellas que mayormente exaltan las cualidades turquesas naturales.


Las minas de Turquesa

Además del Tíbet, la mayor mina de Turquesa se encuentra en el Sur oeste de los Estados Unidos (el estado líder en la producción), Arizona, Nuevo Méjico, y Colorado.

La variedad de Turquesa más preciada y preciosa son el Lander Blue, el Bisbee, el Blue Gem, el Carico Lake y el Cerillo




“Bisbee”: la mina de Bisbee en Arizona una de las más destacadas y ricas minas de Turquesa, ha sido una de las primeras en ser explotada. 
Al inicio se abrió para la extracción del cobre pero después la Turquesa hizo la principal. 
La Turquesa de esta mina es destacado por ser el principal en la tela de araña , y por el intenso color azul




“Blue Diamond” particular mina de Nevada, inaccesible durante los meses invernales una variedad de Turquesa de la tonalidad muy clara salpicada de venas de un intenso color azul. 
La matriz de esta variedad de Turquesa puede ser tanto negra como marrón.




“Carico Lake” esta variedad de Turquesa debe su nombre al lugar en el cual se encuentra la mina de cuyo extracto, el lecho seco de un lago en el condado de Lander, Nevada. 
La mina de carga es una mina que extrae principalmente oro, y la Turquesa extraída y muy raras veces y también por este más preciado, la tonalidad de esta preciosa y única variedad que pasa del verde claro al verde agua, coloración debida a la presencia de zinc en la mina. 
Las piezas más preciadas son de un verde- azul con matriz negra a “tela de araña”




“Cerillo” única , espectacular forma de Turquesa del Nuevo Méjico, y acompañado de una leyenda que resale a la antigua tribu nativa. 
Se trata enfrentar la única forma de turquesa que nace se forma en la base del volcán, del cual derivan diferentes tonalidades de color debido a la presencia de diferentes minerales en la roca que forma la base del volcán. 
Hasta ahora han sido identificadas no menos de 75 diferentes tonalidades de turquesa provenientes de la mina “cerillo”, que varían del verde oliva al intenso verde-azul, hasta la transparencia del verde agua. 
La mina- que se encuentra a pocos kilómetros de Santa Fe- es la más antigua de Norte América, y era explotada de la tribu Pueblo, porque la turquesa afloraba del suelo cada vez que el volcán provocaba las pequeñas agitaciones. 
Desde entonces la tribu no paró de extraer Turquesa y de comercializarla, llegando al mercado de la costa, hasta cuando en el 1870 siendo el boom de la extracción de la plata que se propagó también en esta área. 
La mina fue abandonada y después comprada por Tiffany &Co, que después el 1892 y 1899 extraía Turquesa por un valor de cerca de dos millones de dólares.




“Damele” la mina de Damele , en Nevada es muy pequeña, pero tiene la particularidad de producir el único Turquesa amarillo- verde natural, en el cual la coloración de él no es debida a la presencia del zinc. La matriz de esta variedad en “la tela de araña” y varia del marrón al negro. Propio por las dimensiones de la mina y por la unidad del mineral el Turquesa extraído es solo de colección.




“Dry Creek” la mima, conocida también como Bumham produce pequeñas cantidades de Turquesa claro, que tiende al azul pastel o al blanco, tonalidad debida a la alta presencia del aluminio. 
La matriz del Dry Creek, típicamente dorada, marrón o gris claro.




“Kingman” el turquesa Kingman es el producto secundario de la mina de Rame de Kingman, Arizona, extraído de las tribus nativas, muchos años antes de la llegada de los europeos, toma un color que varia del azul oscuro al azul, con tonalidades de sombras verdes. 
La matriz puede ser marrón o negra y también presenta trazos de Pirita.




“Morenci” extraído en el sur oeste de Arizona, este Turquesa es de un espléndido azul intenso. 
La particularidad de esta variedad reside en la matriz, inusual para su irregularidad y por la presencia de una forma de Pirita que una vez limpia parece de plata. 
Preciada variedad de Turquesa es hoy solo de colección, porque la mina está casi exhausta




“Number Eight” mina de Nevada, descubierta en 1925 está casi exhausta, ha producido algunos de las más grandes y bellas piezas de Turquesa puestas en el comercio de tonos variados del azul al azul intenso con pequeños indicios verdes, y de la matriz dorada o negra. 
Representa hoy una de las más variedades de colección.




“Blue Ridge” pequeña mina del norte de nevada está en realidad formada de dos minas, que extraen turquesa-azul- y amarillo-verde. 
Se trata de un mineral de colección.




“Royston” productor del Turquesa “royal blue” que varía de tonos del verde intenso al azul claro, todos con matriz marrón. 
Aunque también eta mina produce a veces piezas solo de colección.








Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

OCHO SÍMBOLOS DE LA SUERTE PARA LOS TIBETANOS

OCHO PRECIOSOS SÍMBOLOS

Siempre presentes en la cultura tibetana son objetos que han desempeñado roles siempre mayores en las ceremonias en los rituales, hasta que fueron considerados sagrados. 
Son símbolo de protección de guía a la felicidad y a la serenidad. Muchos de éstos son considerados separados de los otros, porque su influencia existe solo junto a aquello de los otros.




LA RUTA DEL DARMA

La ruta de la Doctrina o de la Ley, es símbolo del Sol, y de todos los niveles simboliza la conexión de la rueda, que está constituida del grumete de los rayos y del cículo . 
El Mozzo es símbolo de “motor inmóvil”, la esencia primordial de la mente, los rayos representan l’ottuplice sentido de la práctica para su consentimiento (recto visión, recta intención, recta palabra, recta acción, recto comportamiento, recto esfuerzo, recta presencia mental, recta concentración) el círculo simboliza el mundo y su continuación y la eterna perpetuación hasta la derrota de la ignorancia que es la que radica del sufrimiento.








La Ruta es símbolo total de la Doctrina que conduce la liberación del sufrimiento. Otra interpretación simbólica de la Ruta del Darma ve por lo contrario el modo como la práctica de la Disciplina, de la cual la mente se sostiene y se mantiene estable ; los rayos son la práctica de la Doctrina. 
La Ruta del Darma representa la enseñanza del Buda y recuerda que el Darma (la Ley Universal) todo abraza y se completa en sí, no ha iniciado en el fin, es al de allí del tiempo y del espacio .







EL PARASOL

El parasol es símbolo de la Dignidad Real de quien cuyo detiene el poder espiritual. 
En la iconografía tibetana está presente en diversos variantes; más o menos elaborados y colorados, pero siempre sostenido de una sólida estructura en madera. 







Simboliza la intensa actividad del Darma en proteger de cada obstáculo o fuerza adversa de las enfermedades y de la ignorancia, del sufrimiento y del renacimiento en reinos inferiores todos ellos siendo que según la Doctrina, a fin que podrán juntarse a la completa extinción del sufrimiento.




EL PEZ DE ORO

Los peces vienen figurados verticalmente y en paralelo. 
Originariamente representaban los ríos sagrados del Gange y Yamuna. 







Símbolo del Señor del Mundo, los peces de oro se encontraban figurados solo juntamente a los otros símbolos del Buen auspicio: simbolizando el auspicio de todos los seres en un estado de ausencia de miedo, salvados del peligro de caer en el océano del sufrimiento y libres en la adquisición de la consciencia de la naturaleza última, así como los peces nacidos en el mar de la libre naturaleza.




EL VASO DEL TESORO

Se reconoce por estar sobre la cima de una joya. 
El uso del vaso resale los primeros días del Budismo, y es un legado a los auspicios de agotamiento de los deseos materiales. 
En realidad el “tesoro” se refiere al nacer de la inmortalidad que está custodiada en el vaso: Eternidad de la Doctrina y el nacer de la Conciencia.




EL LOTO

Es la más alta visión de Pureza y Belleza: la estela del Loto surge de lecho del agua de los estancos y los lagos más fangosos para hacer flotar las flores. Incontaminado e incontaminable, inmaculado y perfecto sobre la superficie del agua. 
Es la única planta acuática que gracias a la fuerza de su estela hace brotar una flor con un número de pétalos siempre regular: de ocho a doce, todos iguales.








En su simetría los pétalos tienen siempre representada la armonía del Cosmo (el loto tiene ocho pétalos equivalentes de la ruta del Darma u ocho rayos). 
El fango símbolo de sufrimiento y de todo los que contiene nuestro ser de adquirir aquella “clara visión” que gracias a la práctica de la Doctrina (la estela) le permitirá elevarse sobre todas las contaminaciones del mundo. 
El loto es símbolo también, de pureza del cuerpo, de la palabra y de la mente, y de la verdadera esencia de nuestro ser que está inmaculada, no obstante el fango del mundo que se realiza solo a la luz de nuestra conciencia. 







Las flores de Loto son el tronco de Buda y esto del Amor compasivo de cuyo el Dalai Lama, llamado también Señor del Loto Blanco, y la apropiación




LA CONCHA

Con espiral distorsionada blanca, oval y con terminaciones en punta, es uno de los más antiguos objetos rituales, Símbolo de la Divinidad en su forma femenina y también la representación del profundo, omnipresente, y victorioso, son las enseñanza del Dharma de conseguir las diferentes naturalezas, predisposición y aspiración espiritual que despierta del abismo de la ignorancia, y del sufrimiento llamado a conseguir la liberación.




EL GLORIOSO LAZO SIN FIN O LAZO DEL AMOR INFINITO

Compuesto de líneas continuas y cerrado se entrelazan entre ellas y se asocia al primordial símbolo del devenir sin fin, aunque este símbolo de la incesante manifestación del mundo la que recuerda como los fenómenos son interconectados en causa y condición. 
Representa la unión de la sabiduría y del método








De la energía femenina y de aquella masculina, su armónica conjunción en un estado de amor infinito, vida infinita y realización de la unión. 
Es el más alto símbolo de un buen auspicio, que recuerda como cada afecto positivo es favorable para nosotros en futuro tendrá sus raíces, su casa en nuestra acciones presentes.




EL ESTANDARTE DE LA VICTORIA

Está normalmente realizado en leña madera y seda, más o menos elaborado viene puesto al centro del techo de la sala de las asambleas de los monasterios y como de una bandera rotulada que simbolizaba la victoria del cuerpo , mente y palabra de cada uno de nosotros en la práctica del Darma. 







Atestigua la potencia de la victoria de la Doctrina contra cada uno de los obstáculos y cada fuerza negativa, la victoria del conocimiento sobre la ignorancia y el miedo. el conseguir en cuerpo y mente la palabra de la felicidad ultima.

Fernando Gatto
kaia Joyas Uruguay

LAS JOYAS -- LAS CALAVERAS EN LA CULTURA MEXICANA





La calavera, motivo recurrente en la iconografia clásica en muchas culturas, es sin duda uno de los símbolos más controvertidos. 
Si en un primer momento puede expresar valores negativos ligados a la muerte, en la tradición popular de los habitantes de Tibet, Laddak y de la India, así como para los de América del Sur (si  bien en un contexto más complejo: si pensamos en La Fiesta de los Muertos en México) y para las comunidades del Norte, como por ejemplo la Céltica, tiene un valor muy positivo.



 



Para los orientales representa el conocimiento, la sabiduría de los ancestros que desean la recuperación de su propio pueblo. 
En el Tibet, donde es muy apreciada, se considera emblema de la caducidad de la vida, imagen de lo que ha sido y de lo que es, de la existencia que contiene y que representa.








 Calavera

Personificación de la inestabilidad, eso lleva a la experiencia de la muerte y al deseo de derrotarla, a que es inevitable y por lo tanto a la necesidad de vivir plenamente con compasión, y accede a la comprensión de los limites del conocimiento humano. 
En los rosarios budistas las calaveras ayudan a coger el sentido mismo de la vida y de la muerte durante la oración y la meditación.







El concepto de aceptación del final de lo terrenal está a la base de la famosa fiesta mejicana de “El Día de los Muertos”, ritual que implica a las poblaciones de los altiplanos del Centro y del Sur del País, en particular en Oaxaca, donde las calaveras están representadas en todas sus posibilidades, desde las pinturas a la joyería típica para la ocasión, hasta los alegres dulces de azúcar.








Esta solemnidad muy sentida y en la cual participa toda la población local, ironiza y le toma el pelo a la muerte, y las calaveras tienen la función de enlace entre los vivos y los muertos más queridos; el pase al más allá es necesario, imprescindible e ineludible para la existencia y en este ritual se quiere honrar la continuidad y la persistencia de la vida.







Para tal propósito sería interesante y agradable leer el siguiente texto que es testimonio de Paola Guajardo, mejicana que vive en China, y que recuerda la gran participación de su pueblo en este extraordinario evento.







“Tienen un largo camino por delante para llegar al lugar de los Dioses” dice Paola Guajardo, admirando un dulce de azúcar brillante y en forma de calavera. Estas delicias son para Leonora Carrington, una pintora surrealista fallecida en mayo de 2011, y Paola está dando los últimos toques a un pequeño altar en su honor para el Día de los Muertos en la Embajada de Mejico en Pekin.







Para guiar a la artista en su camino hacia su próxima vida, hileras de velas brillan en los diversos niveles de el altar, todos encendidos por crespón naranja, color tradicional de luto para los mejicanos.








“No logramos encontrar las flores aquí“, dice Guijardo hablando de caléndulas naranjas que siempre se han utilizado en estas ocasiones desde los tiempos de los Aztecas. 
Cuando los españoles llegaron en la Península de Yucatan, se encontraron con una celebración en mitad del verano dedicada a los niños y a los muertos, que usaba fuego e incienso, trajes de piel de animales, imágenes de difuntos y ofrendas de objetos personales, de comidas favoritas y bebidas y flores. 







En un logrado intento de cristianar la fiesta, los conquistadores la pasaron al día 2 de Noviembre, Fiesta de Todos los Santos, donde hoy día continúa.







Mientras la tradición mejicana parece acercarse al día de la memoria china, la atmósfera es muy distinta, dice Paola, cuyo marido, Jorge, es embajador mejicano en China. “El Día de los Muertos es un día dedicado no al luto, sino a celebrar y aceptar la muerte con ironía y buen humor” nos desvela ella.







Los velatorios en los cementerios están llenos de caléndulas originarias, dando a la fiesta un toque Halloween, un festejo que comparte periodo y espíritu respecto a la muerte. 
Esta actitud tan irreverente puede resultar chocante a los chinos, que sin embargo tienen un acercamiento muy solemne respecto a los rituales en honor a sus ancestros: para ellos este día está por completo dedicado al culto a los ancestros, y se llama Quing Ming Festival u Tomb Sweeping Day, y para la ocasión los familiares visitan las tumbas de sus queridos, limpiándolas y arreglándolas con flores, y llevando comidas y fruta que después consumirán en los sepulcros bien limpios.








La tradicional festividad del Día de los Muertos ha sido declarada “una intachable herencia cultural para la humanidad” por la Unesco en el 2003 y se ha inscrito en la Lista Representativa en el 2008.








Durante 4 años Paola ha creado altares para diferentes celebridades fallecidas y admite tener una cierta afinidad con los artistas: el año pasado el honor ha sido para Frida Kahlo. 
Aunque aproveche la celebración para compartir un trozo de su propia cultura con la comunidad china de Pekin, para ella también ha sido un verdadero recorrido lleno de descubrimientos: habiendo nacido en México del Norte no creció con estas clases de tradiciones típicas de otras regiones.



 



Carrington por su parte, hubiese apreciado un altar adornado con calaveras de azúcar y buen humor de carácter personal. 
El deseo del hombre de doblegar la muerte se manifiesta justo riéndose de ella, y el modo mejor para expresar esa idea es utilizar uno de sus símbolos, la calavera, para exorcizarla y rendir culto a la vida, a su complejidad y extensión.








Más al norte, y precisamente en las poblaciones Celtas, esta admite significados ligados y compuestos: representa la base del poder, la esencia y demora de el alma y del ser humano, y por eso se considera emblema de autoridad, divinidad y creación, además está considera da lugar de inteligencia, espirito y origen de la misma vida.







Usadas en rituales y sacrificios, las calaveras han sido encontradas en el fondo de pozos sagrados, donde probablemente se lanzaban para depurar las aguas profundas y por eso estánligadas a los símbolos de la purificación del alma y su renovación. Entendidas también como eventos, se creía que podían eliminar cualquier tipo de enfermedad e influencias negativas, y que llevándolas encima eran garantía de bienestar y protección, comosi fueran dioses protectores puestos al servicio de los hombres.








En épocas más antiguas tuvieron el papel de trofeos de guerra, ligadas a la muerte de el enemigo y adquiriendo, manteniendo las intactas, las características y el valor de la persona derrotada.
La calavera, en fin, en todas las culturas y tradiciones, con sus muchas y diversas particularidades, encierra en sí un significado colectivo: la concienciatización del hombre de lo inevitable de la muerte, pero al mismo tiempo la ambición de poder someterla utilizando alegorías que la representan.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay