sábado, 25 de enero de 2014

ANIL ARJANDAS





Muchas veces tendemos a pensar que el mundo de la alta joyería va muy ligado al clasicismo, pero lo cierto es que la nueva colección Primavera-Verano 2013 de Anil Arjandas nos demuestra que este mundo puede estar repleta de tendencias de la mejor calidad.







Y es que sus últimas piezas son sorprendentes y alucinantes, pues escoge todo aquello que está de moda y crea una versión donde el savoir faire y la máxima calidad son los protagonistas. 



anil



De allí a que nos encontremos con este anillo doble con púas en oro amarillo y diamantes marrones que cubre todo el dedo.



spikes005



O este increíble anillo de turquesa y diamantes marrones



colorstones003



Aunque si preferimos algo más exclusivo y que nos vista las noches más importantes de verano, podemos optar por algunos de los espectaculares pendientes en plata oxidada con diamantes negros y agata rosa. Toda una obra de arte.



colorstones001



Aunque si lo preferimos, siempre podemos optar por aquellas joyas que mezclan piedras preciosas con materiales muy comunes y sport como esta pulsera de macrame con cruz de plata oxidada y diamantes negros o en otra versión de oro rosa y diamantes marrones.
O este colgante en oro oxidado y diamantes con un cordón de cuero.



om007



Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

LAURENCE GRAFF

Parure



Sir Laurence Graff fundó Graff Diamonds en 1960. Hoy, después de más de cinco décadas en lo más alto de la industria de la joyería de lujo, Graff continúa expandiendo los límites de la cada vez mayor innovación y la excelencia de uno de los oficios con más prestigio del mundo.







Graff Diamonds es una empresa extraordinaria que participa en todas y en cada una de las etapas del proceso de fabricación de una joya, desde la compra de las piedras preciosas, su talla y pulido, el diseño de la joya, la fabricación de su engarce y la montura de cada una de sus exquisitas y maravillosas creaciones.



Graff-Flagship



Los antiguos griegos creían que los diamantes eran estrellas fugaces que habían caído del cielo. 







Para evocar el universo de todas estas brillantes constelaciones, la firma Graff ha dado vida a unas espectaculares parures, como la que hoy os mostramos, en las que los diamantes han sido montados sobre engarces móviles, para que puedan imprimir movimiento y gracia a la luz que desprenden todos las piedras que la conforman.







La firma Graff Diamonds es famosa en el mundo entero por sus excepcionales creaciones, y se esfuerzan siempre por localizar y adquirir las piedras preciosas más hermosas.









A esta firma de haute joaillerie le complace celebrar la perfección y excelencia de estos excepcionales diamantes, encapsulándolos para la eternidad en diseños contemporáneos que procuran siempre buscar el equilibrio entre la bizarrería de estas espectaculares joyas, un estilo que los distinga, y la excelencia de los maestros artesanos joyeros que las crean con paciencia y dedicación.







La espectacular parure (Collar) que hoy les presentamos (primer foto del artículo) está compuesto con doscientos noventa y seis diamantes de diferentes tallas, todos meticulosamente montados a mano, y cuyo peso sumado alcanza la impresionante cifra de ciento ocho quilates.



Visual



Reconozco que es una pieza muy especial, no para todos los días – aunque las últimas tendencias animan a combinar este tipo de collares estilo vintage con vaqueros y camisas informales. 
A ustedes qué les parece, ¿se animarían a lucir un collar de este tipo de forma casual o son de las que prefieren reservar este tipo de piezas para las grandes ocasiones?







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

SEMANA DEL DIAMANTE





Luis Feliu de la Peña, socio fundador de Luby & Lemerald, y uno de los mayores expertos en diamantes, ha accedido a impartir, en exclusiva, para los lectores del blog un seminario sobre el apasionante mundo de los diamantes.







De cualquier forma, si les surgen dudas o queréis hacer alguna pregunta, nuestro experto se ha comprometido a responderlas todas de forma amena y clara. ¿Preparados? Pues, sin más dilación, ¡comenzamos!







En la actualidad, existen en el mundo centenares de piedras reconocidas como gemas. 
Pero tan sólo una tiene todas las virtudes para poder ser considerada de una calidad superlativa. 
El diamante es carbono virtualmente puro, convertido en cristal tras millones de años de formación. 







El diamante tiene mucho brillo porque cuando está bien tallado refleja toda la luz que recibe. 
Al actuar como un prisma, también concentra y refracta la luz y, al brillar con luz reflejada y refractada, destella (pudiéndose ver a gran distancia).







Los diamantes, al estar formados por un solo elemento, son la sustancia natural más dura que existe sobre la tierra. 
La mayoría de ellos se forman debido a las condiciones de presión y temperaturas extremas que se producen a grandes profundidades en el manto terrestre (de ciento cuarenta a ciento noventa kilómetros de profundidad). 







Estos minerales que contiene el carbono pueden datar de uno a tres mil millones de años, lo que equivale a decir que, algunos, son casi tan viejos como la misma Tierra. 
Los diamantes llegan a la superficie a través del magma de las erupciones volcánicas que, al enfriarse, da lugar a unas rocas conocidas como kimberlitas y lamproitas.







Existen restos arqueológicos que prueban que los antiguos chinos fabricaban hachas de rubí o zafiro hace ya cuatro mil quinientos años. 
Y éstas sólo pudieron haber sido pulidas con diamantes (que ya os hemos explicado que es el material más duro sobre la tierra).



Balanza para pesar diamantes
Balanza para pesar diamantes



Las cuatro características que determinan la calidad y el precio de un diamante son las famosas cuatro “C”:

- Carat (peso)
- Colour (color)
- Cut (talla)
- Clarity (pureza)

A Luis Feliu de la Peña le gustaría añadir una quinta, aunque no empiece por “C”, que podría ser “Equilibrio” o “Presencia”. 
El secreto de la belleza superlativa consiste en alcanzar el balance perfecto entre brillo, dispersión y cintilación.







Cuando se decide maximizar el tamaño en lugar de la belleza, la piedra suele perder brillo, dispersión y fuego. 
En opinión del experto, la belleza debería siempre triunfar sobre el tamaño en todos los casos.


Facetas de un diamante

La piedra de talla brillante suele contar con 57 o 58 facetas (según la presencia o ausencia de una culata), alineadas con precisión que funcionan en absoluta armonía. 







La parte superior, la más grande y plana que se llama corona, actúa como si fuese una ventana, captando la luz hasta el corazón de la piedra. 
Las facetas del pabellón (que serían las que conforman el cono) reflejan la luz en todos los sentidos, para acabar saliendo por la corona como si fuese fuego.
Las proporciones en el diamante son lo más importante. 







Tiene que darse una relación óptima entre la mesa, la corona, el pabellón y el cinturón. 
El ángulo de cada faceta debe cortarse con precisión, para luego medir su exactitud. 
Un cinturón demasiado grueso aumenta el peso en quilates, pero reduce notoriamente el brillo y la belleza.







Talla ideal de un diamante

Si el diamante está tallado con un pabellón poco profundo y una mesa grande, al examinar su corona, produce un desagradable efecto de “ojo de pez”. 



Talla ideal de un diamante



Si, en cambio, el pabellón es demasiado profundo, aparece un efecto de cuña oscura en el centro de la piedra.







El Peso

El peso de los diamantes se mide en quilates (ct.). Como es lógico, y natural, la naturaleza proporciona muchas menos piedras grandes que medianas o pequeñas, por lo que los diamantes son más caros a medida que va aumentando su tamaño.
Un diamante de un gramo de peso equivale a cinco quilates (que es ya un tamaño “enorme” para un diamante). 







Un magnífico anillo de compromiso engarzado con un diamante de un quilate pesaría 0,20 gr (sin la montura).
Existen varios tipos de claridad o transparencia que afectan al coste de un diamante. 
Un diamante tallado, cuanto más blanco (transparente), más bonito, escaso y valioso es.
Para poder calificar el color de los diamantes tallados, el Instituto Gemológico Americano (GIA) ha marcado unas pautas para poder calificar su grado de color. 
Se trata de un sistema alfabético que comienza en la letra D (el más blanco), y termina en la Z (amarillo o marrón, de peor calidad).



Grado de color



Grado de color


La talla del diamante determina siempre su forma. Lo que se valora son tres cosas: la profundidad, anchura y uniformidad de cada una de sus facetas. Un diamante, con el máximo de color y pureza, con un mal corte perderá una parte muy importante de su valor.







Para valorar la talla de un diamante se admiten tres opciones:

- VG: talla excepcional, excelente o extra. 
Se consigue cuando el diamante ha sido tallado cumpliendo todos los requisitos, y consiguiendo una simetría perfecta.

- G: talla buena aunque no perfecta, aunque sí aceptable en cuanto a la refracción de la luz y al brillo.

- UN: hablamos de tallados deficientes, fuera de los límites aceptables, que hacen que los diamantes carezcan de brillos y destellos.







Pureza

Durante la etapa de formación de los diamantes en la naturaleza, se crean unas inclusiones microscópicas en su interior, que son cristales de carbón muy pequeños. 
La pureza es el valor que determina la ausencia o presencia de defectos o inclusiones (marcas internas o en la superficie de un diamante ya tallado). Un diamante de pureza perfecta es muy inusual de encontrar y, por tanto, muy escaso y valioso.



 



Las impurezas son parte natural del diamante, aunque hay defectos que pueden producirse cuando se está manipulando la piedra, durante el tallado o pulido. 
Se dice que una piedra es “limpia” si, al examinarse con una lente de diez aumentos, no se distinguen fallas internas (nubes, plumas o cabezas de alfiler), ni imperfecciones externas (rayaduras, perforaciones o lascaduras). 







Un diamante verdaderamente limpio es extremadamente raro, y de ahí deriva su precio.
La “clarity” o pureza de un diamante se clasifica de la siguiente manera:

- FL: sin defectos internos

- IF: sin defectos internos, pero con mínimos superficiales

- WVS1-VVS2: con inclusiones internas mínimas imperceptibles

- VS1-VS2: con inclusiones internas mínimas

- SI1-SI2-SI3: con inclusiones internas

- I1-I2-I3: imperfecto, con inclusiones visibles al ojo



Escala pureza diamantes

Escala pureza diamantes



Los diamantes que no tienen inclusiones visibles con una lupa de diez aumentos son considerados perfectos o “flawless” como se los conoce en el argot, y se los clasifica como FL. 
Por el contrario, si el diamante tiene muchos inclusiones a simple vista, se lo clasifica como I3.







Es muy arriesgado poder otorgar una calificación de “limpio” a un diamante montado porque la montura oscurece la visibilidad del diamante.
Lógicamente, el ojo no especializado tendrá dificultades a la hora de identificar las imperfecciones de las que estamos hablando, pero el cristal del diamante puede tener unas nubes lechosas visibles que producen piedras anodinas. 







Algunos talladores, para disimularlo, agregan dos o tres facetas adicionales. Luis Feliu de la Peña nos aconseja tener cuidado con las tallas adicionales.
Ciertos diamantes presentan un fenómeno natural, que hace fosforecer a la piedra al exponerla a la luz ultravioleta. 
Las luces de ciertas joyerías pueden enmascarar este efecto, haciéndole parecer más transparente de lo que realmente es. 
Sin embargo, a la luz natural, una fluorescencia intensa significa un diamante con un aspecto sospechosamente lechoso.







El Color

La ausencia de color determinará la calidad y el valor de un diamante. 
Mientras menos color tenga, mayor será su rareza. La mayoría de los diamantes son blancos o incoloros, aunque muchos contienen tonalidades amarillentas o tirando a café. 







También los hay blanco-azulados (muy raros, y valiosos). 
La mejor forma de ver el color real de un diamante es observándolo diagonalmente sobre un fondo blanco.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

LOS DIAMANTES DE CHOPARD

chopard-patito



Lo que me cuesta es por dónde empezar. 
Mientras el Huracán Petra azotaba las calles de Madrid, un reducido grupo aprovechaban la invitación de la joyería Chopard a un taller sobre piedras preciosas, que ha revolucionado la visión de la joyería, los diseños y las piedras que tenían antes de entrar.







La selección de piezas que Elena Bermúdez de Castro tenía preparadas hubiera entusiasmado a la propia Liz Taylor. 







Chopard reinventa las cuatro C tradicionales de las piedras preciosas : Color, Claridad, Corte y Carat, añadiéndole la última C,  Chopard.







Lo que debemos saber a la hora de comprar diamantes es que el color es importantísimo, un diamante totalmente blanco mide también la pureza (clarity), un diamante sín imperfecciones es más valioso que otro más grande pero con imperfecciones. 
La tabla que mide las inclusiones o imperfecciones de los diamantes es universal.







La talla, también es fundamental y en ocasiones es difícil comprobar mas que por los expertos. 
Existen diferentes tipos de tallas, la más famosa, la talla brillante es conocida por todos, así como la baguette o la princesa o la corazón, pero también hay muchas otras cuyas peculiaridades sólo son reconocidas por expertos, como la diferencia entre oval, cushion, marquesa o briolette.







En cuanto a los quilates (carat) como ya saben un quilate corresponde a 0,2 gramos, por supuesto el tamaño no lo es todo, el resto de parámetros de calidad de la pieza determinarán el valor final de la joya.








Divertidas colecciones de joyas diferentes como Happy Diamonds, en las que los diamantes campan a sus anchas por relojes, anillos, o pendientes. 







Las geniales creaciones de Animal World que tanto éxito tuvieron en sus comienzos, se ha culminado este año en Baselworld con el colgante de la pantera rosa o el anillo patito flotador, unos diseños espectaculares, muy actuales con un puntito del humor de Caroline Scheufele, y su reconocido amor por los animales.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay