jueves, 6 de febrero de 2014

PROMOCIÓN FEBRERO

EN EL MES DE FEBRERO LANZAMOS UNA PROMOCIÓN INCREÍBLE.

CON LA COMPRA DE LAS ALIANZAS DE MATRIMONIO

LE REGALAMOS 150 INVITACIONES.

DISEÑO PERSONALIZADO

VARIOS PAPELES PARA SU ELECCIÓN EN OPALINA DE COLORES 
U OTRAS OPCIONES A ELEGIR.

CONSULTE POR LAS OPCIONES.

Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay


LUCÍA E ISABELLA DOS COLOMBIANAS EN PARIS

Lucia e Isabella Mallarino joyas joyeria



Nacieron en Cali y viven en París, donde estudiaron y han formado una familia. 



Lucia e Isabella Mallarino joyas joyeria



Lucía es dos años mayor que Isabella, ambas en la treintena y quienes están tras la joven firma de joyas Mallarino. 



Lucia e Isabella Mallarino joyas joyeria



“En realidad, las joyas las empezó creando mi hermana, y yo junté mis fuerzas más tarde, tras mi regreso de San Francisco, desde donde me ocupaba de la dirección artística de e-luxury.com”, nos cuenta Lucía.



Lucia e Isabella Mallarino joyas joyeria



La experiencia en el terreno de la comunicación de ella fue esencial en el despegue de la marca que iniciara Isabella, interesada en dar forma con filigrana a creaciones inspiradas en el universo de la Naturaleza. 







“Nos atrae ese terreno porque crecimos en un entorno de animales, plantas, flores… Nuestras joyas son atemporales, pero con un toque contemporáneo y en las que impregnamos nuestro estilo”, explica Lucía.







Las hermanas Bueno Mallarino toman el apellido materno para dar nombre a su empresa, y hoy sus propuestas se pueden encontrar en selectas tiendas del mundo, de París a Moscú, pasando por Canadá…; propuestas que han conquistado hasta a Michelle Obama, esposa del presidente de los Estados Unidos.







“Cuál fue nuestra sorpresa al ver un día una foto suya en una importante recepción con unos pendientes de nuestra marca!”, recuerdan emocionadas.

“La mayoría de diseñadores suelen empezar en su país. Nosotras lo hicimos al revés, en Europa, un mercado muy exigente”, señalan, sin ocultar que uno de sus sueños es vender pronto en América Latina. Seguro que llega. 

Por el momento, y quien estén lejos, puede hacerse con sus creaciones por medio de www.net-a-porter.com.

Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

SANGRE DE MI SANGRE -- DISEÑOS MEXICANOS EN EL MUNDO





En 2005 Mariana Villareal creó una marca de joyería con un nombre muy peculiar: Sangre de mi sangre. 
La idea es que, a pesar de que sus piezas buscan dueño, siempre mantendrán un vínculo con ella. 
Lo que hace característica la joyería de SdemiS —además de la calidad, por supuesto— es que nunca cae en lo convencional.

http://sdemis.com/







Para su última colección, Siete Machos, Mariana utilizó elementos y materiales inspirados en el mercado de Sonora. 







Las piezas son tan eclécticas como el lugar; se pueden encontrar serpientes, arañas, conejos, amuletos y demás elementos que interactúan para crear un reflejo del singular mercado y provocan el impulso de usar todos los accesorios a la vez.







Monterrey, México fue donde comenzó el amor de Mariana Villarreal a iniciar  Sangre de mi Sangre, la fabulosa colección de fragmentos de su imaginación.









A pesar de que la literatura y la filosofía fueron alguna vez los sueños de Mariana, repentinamente cambió a algo aún más espectacular: el diseño de joyas. 
Ella comenzó la fabricación de joyas para ella y finalmente los vendió en su ciudad natal. 
Se convirtió en una pasión, así como un trabajo de todos los días. Definitivamente ha recorrido un largo camino desde su primer diseño de un anillo de amatista y plata hace diez años.







Para comenzar a explorar el mundo de la joyería  Mariana buscó clases y decidió mudarse a Nueva York, donde asistió a la escuela Metalsmith. Posteriormente, decidió viajar por el mundo y buscar nuevas inspiraciones.







Viajar abre horizontes y posibilidades, piedras y recursos que fueron utilizados para sus colecciones.







Mymar, Camboya, Colombia, Vietnam, India, México y los EE.UU, son los destinos llenos de inspiración que la diseñadora eligió para su magia, misterio y esplendor como puntos de inicio en sus colecciones. El trabajo de Mariana se representa con alta calidad, piezas innovadoras.







Tienda de Sangre de mi Sangre de está en el barrio bohemio de la ciudad de México: Roma. 
Se trata de una “ciudad” dentro de la ciudad, donde se trata el arte y la belleza. Ver a Roma por primera vez es lo que ha motivado Mariana a trasladarse a México en el primer lugar.








Ella trabaja, vive y promueve este barrio artístico.







Mariana lanza dos colecciones por año, fabricadas en oro, plata, piedras semipreciosas y preciosas. 
Todas las piezas se hacen a mano en su taller de la ciudad de México y cada una incluye algún detalle que la hace única —especialmente las que llevan piedras, ya que no existen dos iguales—. 







La marca tiene presencia en showrooms internacionales, principalmente en Los Ángeles y Nueva York, pero también en Madrid y Milán; y recientemente abrió su tienda en la colonia Roma. Sangre de mi sangre es una firma innovadora y extravagante que lleva al límite su concepto con mucha elegancia.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

LA JOYERÍA RUSA EN EL MUNDO





Los expertos y fabricantes del Foro Económico internacional de Joyería hablaron sobre cómo aumentar la competitividad de la industria joyera rusa en el mundo. 







Los especialistas aseguran que la exportación de joyas podría llegar a ser entre cuatro y cinco veces mayor en sólo medio año. 
El Foro estuvo organizado por el Gremio de Joyeros de Rusia y la Cámara de Industria y Comercio de la Federación Rusa.








En el vestíbulo de la Cámara de Industria y Comercio se expusieron las mejores obras de varios joyeros contemporáneos rusos. 
El centro de la exposición es la maqueta de una iglesia ortodoxa de plata realizada en filigrana, un delicado patrón a partir de un hilo muy fino. 
Los visitantes extranjeros sacaban fotografías llenos de admiración con sus teléfonos móviles. 







El objetivo principal de esta pequeña exposición moscovita no era mostrar las joyas, sino buscar la manera de aumentar su competitividad y su capacidad de llamar la atención en todo el mundo.








Según Guevorkián, en Rusia se extraen 226 toneladas anuales de oro, de las cuales únicamente 50 toneladas se destinan a la industria de la joyería. 
El experto indica que la importación es siete veces mayor que la exportación. 

“Nuestras joyas no pueden competir con la importación de bajo coste”declara Guevorkián. 

Este señala también que para promocionar las obras rusas es necesario apoyar a las marcas rusas.
Ya se han dado algunos casos de éxito. 








El artista joyero Ilguiz Fazulzianov, director del taller de joyas de la marca Ilgiz F, ha recibido recientemente varios prestigiosos premios en el ámbito del arte joyero, en Francia y Suiza le llaman “el rey del esmalte” y sus obras se venden en la casa de subastas Christie’s.








Según Fazulzianov, en el extranjero sus obras se venden mucho más que en Rusia. “Mis obras van más allá de las fronteras. 
Ellas hablan por mí y me considero muy afortunado, - cuenta el joyero. 







– El año pasado estuvimos en América y en Japón, allí muestran mucho interés por mi obra. Este año hemos empezado a trabajar en Suiza. El 1 de octubre inauguré una exposición personal en Ginebra. Tenemos otro proyecto en Londres y planeamos trabajar también con Singapur. En cualquier caso, siempre somos bienvenidos allí donde existe una buena situación financiera, donde hay coleccionistas y gente que valora el arte”.








Fazulzianov comenta que sus obras resultan interesantes para un público con experiencia, capaz de encontrar en ellas técnicas desconocidas de creación, cosas inusuales. 







“Las técnicas que nosotros aplicamos no se emplean en ningún otro lugar, - comenta el joyero. – Los coleccionistas suelen escoger los objetos más complejos. Si tienen pensado llevar las joyas más a menudo, escogen algunas más sencillas, pero incluso la más sencilla de ellas puede pasar a primera vista por una obra de arte. Cada elemento y detalle de nuestras joyas tiene un significado y una razón de ser”.








Según Galina Ananina, directora general del Centro Nacional de Coleccionistas de Obras de Arte, las obras maestras de los joyeros son una parte indisoluble de la gran cultura rusa, empezando ya por el éxito triunfal que cosecharon los orfebres rusos en la Primera Exposición Universal de Joyería, celebrada en Londres en 1851.







En los últimos veinte años, la industria de la joyería ha obtenido en Rusia toda serie de logros, no sólo recuperando la tecnología olvidada de sus predecesores sino incluso perfeccionándola. 







Un ejemplo de ello son los objetos litúrgicos para la Catedral de Cristo Salvador de Moscú, que joyeros modernos han reproducido con la más alta calidad.
Los mejores ejemplos de la industria joyera nacional se presentan anualmente en las prestigiosas ferias internacionales de joyería y relojería de Vicenza, Basilea, Berlín y Hong Kong.







En 1996, la “Esfinge de Giza” de Yelena Opaleva se llevó el Premio Internacional del Diamante (De Beers), el equivalente a los Oscar en el mundo de la joyería. 
Este año, por segunda vez consecutiva, el diseñador Ilgiz Fazulzyanov ganó el Grand Prix y el título de “Campeón de campeones” en el concurso del International Jewelry Design Excellence Show de Hong Kong.








Según Ananina, los principales centros de joyería en Rusia se encuentran concentrados en Moscú, San Petersburgo, Kostromá y Yaroslavl. 
Además, los diamantes de Yakutia, las joyas de inspiración étnica y las creaciones de los talladores de los Urales reciben galardones en las exposiciones internacionales más importantes.







No obstante, Ananina señala que los rusos a menudo no tienen la oportunidad de conocer las obras maestras de la joyería contemporánea que se están creando en el país y, por tanto, desconocen los logros que se van alcanzando en el sector.
Según sus estimaciones, el 20% de lo que producen las firmas rusas de joyería son piezas exclusivas y el 80% restante es producción destinada al gran público, esto es, para el consumidor de ingresos medios o bajos.








Otro problema para la industria es la legislación heredada de la Unión Soviética. 
Como ha declarado a Rusia Hoy Vasili Vlásov, director del Consejo de Diamantes del Presidente de la República de Sajá (Yakutia), desde 2003 los metales y las piedras preciosas han dejado de tener un valor monetario específico, como lo tenía en la Unión Soviética, y se han convertido en una mercancía corriente. Sin embargo, el marco legislativo apenas ha cambiado.







“Para empezar a fabricar joyas, las instalaciones deben estar equipadas de un modo apropiado, con cajas fuertes de hormigón, ventanas enrejadas, puertas blindadas, transporte de seguridad, etc.”, dice Vlásov. Todo ello repercute en el coste de la producción.







Además, hay restricciones en el código penal por lo que respecta al trabajo con piedras y metales preciosos. 
Los joyeros también soportan una fuerte carga fiscal. “Por ahora, en Ramat Gan (Israel), en Amberes (Bélgica) y en Shanghái (China), sólo venden diamantes”, señala Tatiana Kyrbasova.



La joyería como arma para mejorar la imagen de Rusia




“Los compradores adquieren en China e India diamantes para la fabricación de joyas, añadiendo el mismo 33 % al precio de coste. También hay problemas con las ventas dentro del país. Por ejemplo, la compañía Alrosa vende diamantes libres de impuestos a sus socios extranjeros, y a los nuestros con un impuesto sobre el valor añadido”, explica el experto.









En Rusia se ha descubierto un yacimiento de diamantes superduros. 
Así lo declaraban los científicos de Novosibirsk. 
El yacimiento se ubica en la frontera entre la región de Krasnoyarsk y Yakutia. 
Sus volúmenes alcanzan hasta varios billones de quilates, que es mucho más que todas las reservas mundiales. 







El yacimiento de Popigai se formó tras el impacto de un meteorito. Se descubrió  en 1970, pero luego no pudieron utilizarlo, comunicó el doctor en Geología y Mineralogía, Alexánder Portnov.








"Durante largo tiempo, el descubrimiento de los impactantes diamantes se llevó a cabo en la más estricta confidencialidad, ya que sus reservas eran inusualmente grandes. Este secreto se mantuvo hasta que resultó que no se podían usar los diamantes 'impactitas' (piedras que quedan en el suelo tras el impacto de un meteorito) en la industria. La constatación de las posibilidades de su uso, de momento suena como algo sensacional con un fundamento no del todo evidente", considera Portnov.







El consumo de diamantes en la industria es muy grande, es aproximadamente de 5. 000 millones de quilates. Sin embargo, las piedras naturales en el mercado tienen poca demanda, comunicó el columnista de la agencia de información y análisis Rough&Polished, Serguéi Goriainov.



La mina de diamantes más grande del mundo



"Tienen propiedades inusuales. Son más duros, en esencia mucho más duros que los diamantes corrientes que se conocen. 
Puede suponer una revolución en la industria de instrumental, en perforación y en el tratamiento de sustancias sólidas  porque es la sustancia más dura en la naturaleza. 
Se pueden utilizar en una serie de industrias de alta tecnología: electrónica, en óptica y en la fabricación de todo tipo de lentes de precisión. 







Tienen grandes perspectivas y grandes empresas y corporaciones como De Beers, y una serie de empresas chinas han mostrado mucho interés", dijo. Según los científicos, los recursos descubiertos del yacimiento de Popigai podrían abastecer el mercado durante 3 000 años.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay