viernes, 8 de agosto de 2014

LAS DOS FAMILIAS DE PIEDRAS PRECIOSAS - resumen





Las piedras preciosas se clasifican en 4 grandes familias: el diamante, el rubí, el zafiro y la esmeralda, para distinguirlas de las piedras finas. 







Aparte del diamante, estas tres piedras de colores se encuentras en dos familias de gemas distintas: el corindón y el berilo.







El Corindón, familia del rubí y del zafiro
La familia llamada « Corindón » (nombre de origen indio que se refiere al carácter muy duro de estas piedras constituidas de óxido de aluminio cristalizado), reúne el rubí y el zafiro, que provienen de los mismos sitios geográficos de explotación, escasos y muy localizados en todo el planeta.







Los corindones rojos (rubíes), deben su color a la presencia suplementaria de óxido de cromo en su composición.







Todos los demás corindones son llamados zafiros; pueden ser azules, violetas, amarillos, naranjas, verdes, incluso incoloros o negros. 







El color azul de un zafiro proviene de la presencia de óxido de titanio, y de hierro en el corindón.







El Berilo, familia de la esmeralda
La esmeralda, por su parte, forma parte de la familia de los Berilos, del mismo modo que las aguamarinas (Berilo azul).
Esta gema está formada a partir de silicato de aluminio y de berilio, mientras que el color verde de la esmeralda se debe a la presencia de cromo y/o de vanadio.







Más delicados que los corindones, los Berilos son especialmente sensibles a la presión. 
Sin embargo, resisten totalmente los productos químicos domésticos y poseen este brillo vítreo intenso muy buscado. 
Rara vez son tornasolados o estrellados).







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay