martes, 21 de octubre de 2014

NOTICIAS JOYERAS -- CERTIFICADOS FALSOS





En septiembre del año pasado, los laboratorios GGTL de Ginebra recibieron dos diamantes transparentes para analizar (de 3,33 y 3,17 quilates), enviados por un cliente conocido por ellos y considerado honorable, que acababa de adquirir las dos piedras.




Ambas tenían el número de certificado en el filete y, tras verificarlo en su web, todo indicaba que habían sido analizadas y registradas por el GIA.




Un primer análisis en el espectrómetro apuntó que los dos diamantes eran de tipo IIa y otro posterior mostraba que las piedras habían sido tratadas por HPHT (Alta presión y temperatura). 
Este hecho fue el primer indicio de que algo no funcionaba bien, puesto que según el certificado, se trataba de piedras sin tratar.




Al mismo tiempo, las fotocopias de los informes que le habían entregado al laboratorio suizo no eran demasiado claras y el diagrama de inclusiones aparecía algo confuso. 




"Es notorio que algunos laboratorios no indican rigurosamente la situación de las inclusiones", indica el laboratorio. 




Algunas de las inclusiones en una de las piedras mostraban modificaciones que podían ser producto del tratamiento HPHT.




Sin embargo, el resultado del scanner correspondía bastante ajustadamente con los informes, con algunas desviaciones que podían ser fruto del tratamiento, o de una menor rigurosidad a la hora de indicarlas.




Pero todo cambió al recibir finalmente los certificados originales. 
A simple vista, el laboratorio pudo ver que se trataba de una falsificación: la calidad era bastante mediocre y además aparecían incluso varios errores tipográficos, afirman desde el GGTL.




Y así se descubrió la farsa: Aparentemente, los falsificadores buscaron en la base de datos del GIA los informes de piedras que podían corresponder con las piedras tratadas que ellos tenían, o que podían conseguir. 




Una vez obtenidos, los estafadores encontraron la forma de inscribir con láser en el filete los números de esos informes del instituto americano, para luego imitar el propio documento y vender los diamantes a un precio interesante pero no demasiado bajo, para evitar sospechas, añade el laboratorio.




Llegados a este punto debemos aclarar algo muy importante, y es que los falsificadores copiaron un certificado ya existente, por lo que, esas piedras certificadas son reales. 




Las dos piedras originales fueron identificadas y son naturales y sin tratar, y además pertenecen a una compañía honesta que nada tiene que ver con este fraude, pero que ha sido una víctima más de él, señalan los suizos.




Poco tiempo después, uno de los individuos involucrados en esta estafa regresó a Ginebra para ofrecer piedras y, con las autoridades sobre aviso, fue detenido y le encontraron otros dos diamantes tratados, con sendos certificados falsos del GIA. 




Las pesquisas posteriores acabaron descubriendo que se trataba de una red con ramificaciones internacionales que aún hoy se sigue investigando.




Como conclusión, el laboratorio recuerda a los gemólogos que la inscripción láser en el filete no es siempre una garantía de autenticidad y además, que los informes deben ser examinados con mucha atención, tanto en el fondo (datos de la piedra), como en la forma, y a ser posible, comparados con otro de indudable autenticidad. 
Nunca fotocopias o scanners. 




Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

AMETRINO -- MEZCLA DE DOS GEMAS





Casi desconocida en su país de origen, esta fusión de amatista con citrino de color violeta y amarillo conquista los Estados Unidos, Francia, Italia y algunos países de Asia.







Especie: Cuarzo 
Color: Bandas de amarillo y morado 
Composición química: SiO2 dióxido de silicio 
Sistema cristalino: (Trigonal) compacto 
Dureza: 7 (escala de Mohs) 
Gravedad específica: 2,65 
Índice de refracción: 1,54 a 1,55 
Birrefringencia: 0.009 
Color de la raya: Blanco 
Espectro de absorción: no puede evaluarse 

Fluorescencia: Ninguno







La Bolivianita, una piedra semipreciosa, parece confirmar el viejo adagio de que nadie es profeta en su tierra. 
En efecto, conquistó el mercado externo y causó sensación en el mundo, pero se mantiene desconocida en Bolivia, único lugar del planeta en el que se encuentra la gema.







Hace años atrás cuando mediante prospecciones efectuadas por ingenieros geólogos e ingenieros metalurgistas del Instituto Minero Metalúrgico; por una parte y por otra la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), descubrieron en el Precámbrico, departamento de Santa Cruz, y una cadena montañosa donde se detectaron mediante métodos de mensuras cartográficas con datos satelitales, yacimientos de piedras semi-preciosas, yacimiento de hierro (Mutún), piedra caliza, de estaño, wólfram y por supuesto oro, para su explotación mediante sistema aluvial. Corría la década del 80, cuando se detectó explotación de varios de éstos minerales y maderas preciosas y obviamente las piedras semi-preciosas. 





Es en estas circunstancias que otro importante yacimiento había sido descubierto pero esta vez por empresarios privados, quienes empezaron a explotar mediante la apertura de socavones tal como se aprecia en un video o cortometraje de la mina en sí, la misma está bastante distante (como punto más cercano), de Corumbá frontera con el Brasil y a muchísimos kilómetros de la capital Santa Cruz de la Sierra.  





Teniendo en cuenta que dicho yacimiento está rodeado por selva virgen en pleno monte, al lugar sólo se llega mediante helicóptero o avionetas; pues no existe otro medio de comunicación terrestre sólo intercomunicación mediante radio, entre la capital y la mismísima localidad de la mina. Nos referimos a la Bolivianita, gema de intrínseca naturalidad y exquisito estilo y preciosamente labrada por la Madre Naturaleza; refinada por la excelente fusión de la Amatista, que es un cuarzo de color violeta, considerada como piedra fina, con el Citrino, que es la composición en esencia de varios elementos químicos con sales minerales. 





La unión natural de ambos elementos se produjo hace millones de años, según expertos de la materia, mediante el choque de dos fuerzas electromagnéticas, en combinación con varios elementos e inclusive el factor climático. Este extraño suceso como fenómeno hasta mítico, le dio esa particularidad de Gema Preciosa. Dicha fusión natural del Citrino y la Amatista forman en su generalidad una diversidad de colores que van desde todos los tonos del color amarillo, hacia la variedad de los colores lila..., hasta los profundos color violeta. Como habíamos manifestado antes, dichas características especiales y espectaculares de belleza y alegoría en todo el contexto, hacen (no cabe duda), que ésta gema sea única en el mundo.





La Bolivianita, es extraída de la mina Anahí, ubicada en la zona del pantanal boliviano Prov. Germán Busch (departamento de Santa Cruz), más o menos 220 kilómetros de Puerto Suárez.






Se trata de una piedra que resulta de una fusión de la amatista con el citrino, cuyos colores abarcan una gama que va del amarillo al violeta y que se extrae de yacimientos de Santa Cruz, en el oriente, y Tarija, en los valles del sur.







Según Jorge Guzmán, dueño de una de las mayores joyerías de Bolivia, es una gema que ha conquistado el interés internacional rápidamente, pero lo más paradójico es que recién está generando una demanda interesante en Bolivia".







Un quilate de la Bolivianita en el mercado local cuesta dos dólares, pero su precio se multiplica por 10 en el exterior, según Rodolfo Meyer, dueño de la mayor empresa exportadora del rubro. 







Por ahora, los principales mercados de exportación son Estados Unidos, Francia, Italia y algunos países del Asia. Las ventas de piedras semipreciosas de Bolivia en el exterior se han casi duplicado en el último año. 






LEYENDA
La mítica y la verdad se entrelazan entre sí, y son transmitidas a través del tiempo de generación en generación.
Relata la leyenda, que en la época de la colonia tal como sucedió con otros relatos similares, en una tribu nació una niña que a través del tiempo se convertiría en una hermosa princesa indígena de la mencionada comarca, Anahí era el precioso nombre que retumbaba a través de los parajes de la selva del Pantanal, porque mencionaban sus padres y habitantes de la población que Anahí estaba dotada de ciertos poderes mágicos de sabiduría e inteligencia. 





Cierto día su madre nota en ella que le brotaba de sus bellos ojos, diminutos destellos de color violeta con tonos amarillentos, resaltando aún más su belleza. Posteriormente, en uno de sus paseos matinales oye a algunos pobladores que de la Sierra bajaron muchos hombres montados a caballo con indumentaria y armas que brotaban fuego, ella vuelve a la tribu y cuenta a sus padres, lo que escuchó temerosa. Pero ya era demasiado tarde, pues observan los tres que en esos instantes estaba siendo invadido su territorio indígena por los hombres de indumentaria metálica, todos de tez blanca, ojos claros y con barba.


 


Eran los conquistadores españoles ávidos de territorio y riqueza. Antes de vivir así sin sus padres y su paradísiaco territorio, decide sacrificar su vida, herida de muerte pasa los últimos segundos en los brazos de su padre, el corazón de Anahí deja de latir dejando su profundo amor a sus padres y a su pueblo. El aura con los tonos violeta y miel comparten la bella figura de la princesa.
Esta leyenda relata que en el lugar donde murió Anahí, se encuentra la mina de la Bolivianita, con la singular unión indisoluble que representa el Citrino y la Amatista.







Según el Instituto de Comercio Exterior, en 2012 sumaron 49,2 millones de dólares, en tanto que a septiembre de este año llegaron a 95,2 millones.







La Bolivianita es hoy una gema emblemática de la identidad boliviana en el mundo, según una ley promulgada en enero de 2009.







La norma declaró de interés nacional su industrialización y prohibió por el lapso de diez años su exportación ya sea en bruto, martillada, aserrada, pudiendo exportarse solamente como gema tallada".







El ametrino es un potente limpiador tanto a nivel energético como físico. Fortalece el sistema inmunitario y es uno de los minerales más indicados para el tratamiento de la fatiga crónica. Es conveniente llevarlo en contacto con el cuerpo durante largos períodos de tiempo, especialmente eficaz si se coloca a la altura del plexo solar.






La Mina Anahí en Bolivia es el principal productor mundial de ametrino. 
La mina se hizo famosa en el siglo diecisiete cuando un conquistador español la recibió como un regalo cuando se casó con una princesa de la tribu Ayoreos llamada Anahí. Ametrino se introdujo a Europa a través de los regalos del conquistador a la reina española. 
Otros depósitos se encuentran en el sur de Brasil en el estado de Río Grande do Sul.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay