lunes, 24 de noviembre de 2014

UNA PIEDRA QUE SE VUELVE JOYA




El color conquista la alta joyería. 





Piedras de color diferentes de las tradicionales, rubí, zafiro y esmeralda.





Los topacios, en sus diferentes colores, amarillos, rosas, sky blue, London blue, Swiss blue, violetas.





Los cuarzos en sus variedades, amatistas, citrinos.





Cada vez son más la joyerías que proponen en sus colecciones joyas con estas piedras.





Podemos comprobarlo en las publicidades, abiertas o encubiertas que contratan las marcas de mayor influencia en el mundo de la joyería actual.





Por otra parte, en la línea de la moda en joyería, marcas líderes y posicionadas en primera línea cual es Kaia, continuamos con la tendencia de la que fuimos pioneros.





Es necesario aclarar que bajo el nombre de topacio, amatista y otras piedras, a las que en gemología resulta una aberración denominarlas semipreciosas, hay diferentes calidades.





Del mismo modo que nadie caería en la ingenuidad de comparar un diamante con otro, basándose sólo en la denominación y el peso para considerar su precio, hay que tener en cuenta que existen topacios baratos por su ínfima calidad y otros de máxima, exquisitos y de gran valor.





Estas últimas tendencias, acompañados de oro y diamantes, son los buscados por las personas sensibles, exigentes y con recursos a las que gusta rodearse de lo mejor.





Esta demanda moderna no arrinconará a rubíes,  zafiros y esmeraldas, aunque sí los dejará formando parte de piezas clásicas, atemporales y lejos, en general, de los diseños  impactantes y de la joyería moderna.





Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay