lunes, 15 de diciembre de 2014

LAS PERLAS DE MAJORICA




Qué tienen en común Benedicto XVI, Henry VIII, la reina Isabel II, la modelo Heidi Klum? 






La respuesta es que a todos ellos les encanta llevar joyas. Este deseo de adornar el cuerpo ha existido hace tanto como que el Hombre en la tierra. 






Son aplicables tanto a los dignatarios eclesiásticos como a los monarcas. 
Ornamentadas de varias formas, con fabricaciones preciosas, metales preciosos, piedras preciosas o con perlas es simplemente una forma de vida.





El poseer perlas genuinas era un privilegio del rico y poderoso hasta bien entrado el siglo 19. 
Una perla gota de una ostra era (y todavía es) rara y valiosa, haciéndolo un objeto muy deseado. 
En esos días las perlas no sólo eran usadas como hoy en collares, brazaletes, broches y anillos, pero con más frecuencia, era mezcladas entre el pelo, cosidas en prendas, sombreros, turbantes orientales y togas de decoración o usadas como botones. 
En la Edad Media adoraban los magníficos juegos de joyas para adornarse, las reliquias y los cofres reales. Resumiendo, todo lo que tenía que ser realzado en valor espiritual, prestigio social o atractivo estético se fabricaba con perlas.






En vistas del precio de las perlas, la gente al mismo tiempo veía alternativas que pudiera permitirse. 
En el siglo 17 una fábrica de rosas de París descubrió que el material viscoso de las escamas del pescado podía usarse para abrigar piezas de cristal. 
Esto les dio un cierto resplandor como joyeros. 
Entonces en el siglo 19 los japoneses inventaron la joyería cultural que nos llevaría a la altísima clase exclusiva de la joyería de perlas. 





Sin embargo, para muchos el gran paso adelante para las joyas de precio razonable vino hace más o menos 100 años y la demanda de perlas se incrementó rápidamente en las capitales europeas. 


Jewelry , 8 Lovely Majorica Baroque Pearl Necklace : Majorica Baroque Pearl Necklace


Eduard Hugo Heusch, un ingeniero alemán que había emigrado a Francia, trabaja en París en el proceso de fabricar perlas artificiales y finalmente fundó una compañía que él más tarde trasladó a Manacor en Mallorca para producir sus perlas “Majórica”.





Las perlas de Majorica son equiparadas con frecuencia con perlas mallorquinas en generales. El nombre de la perla mallorquina, sin embargo, es una indicación del país de origen refiriéndose a las perlas artificiales hechas en Mallorca y manufacturadas básicamente del mismo modo. 





Cuando la patente de la familia fundadora se agotó en 1948 se abrieron numerosas empresas de producción. Hoy siete compañías compiten en la producción de perlas artificiales en la isla soleada. 
Los ingredientes del proceso de cubrir las perlas varían de una a otra empresa y son secreto bien guardados.
En la producción de un perla se utiliza el proceso de polimerización. 





Primeramente, un diminuto corazón artificial consistente en vidrio blanco opaco, cristal o concha marina es sujetado con un soporte especial. 
Este núcleo es sumergido entonces en una mezcla de madre perla, sacado, secado y sumergido de nuevo 40 minutos. 





En cada unos de estas operaciones la perla se cubre con otra capa extremadamente fina, la cual se calienta con fuego a gas para que las moléculas del agua del mar se mezclen fundidas para formar moléculas más extensas. 





A pesar de su nombre, la madre perla  no consiste en nácar machacado, más en pequeñas partículas de animales marinos como mejillón de arena o escamas de pescado, como usaban los productores de rosario hace más de 200 años. 





Finalmente, la perla es pulida y cubierta con un barniz especial para ser sellada con 10 años de garantía asegurando su alta calidad. 
Los minerales coloreados pueden también añadirse al baño para dar a las perlas algún color deseado.





La superficie es lisa y tiene una superficie más dura y además más robusta que las perlas naturales así que ni la transpiración, maquillaje, perfume, calor o frío pueden dañarlas. 





De hecho solamente un experto puede decirle la diferencia entre una perla natural y la perla mallorquina.

Las perlas genuinas y cultivadas son un poco más frías al tacto que las perlas mallorquinas, su superficie es un poco más delicada. 
La perla mallorquina es un placer para la piel como perla genuina y se siente en el corazón del cuerpo. 





Mientras la naturaleza trae en muy rara ocasión perlas auténticas, el proceso de polimerización facilita su producción en masa. 
Los amantes de perlas auténticas, sin embargo, remarcan que las únicas perlas de ostra son irreemplazables y su magia nunca puede obtenerse con imitaciones. 





Coco Chanel es citado como si tuviera un punto de vista completamente distinto : “La autenticidad está destinada a ser copiada”. 





Sólo unas pocas mujeres podían permitirse su Haute Couture de marca original pero ella no tenía objeciones a las imitaciones. 
De hecho, ella apoyaba el progreso de una moda democratizada en el siglo 20 y empezó integrando la joyería de moda como componente de su ropa. 





Las cadenas de oro y las perlas eran sus accesorios de moda más preciados. 
Puros collares de perlas, para ser llevados con un vestido largo o un vestido negro sencillo, fueron el ejemplo perfecto de la elegancia durante décadas.





Algunas perlas han tenido una imagen muy considerada ya que profesoras ancianas, abogadas y estudiantes de administración de negocios solían llevarlos en collares individuales. 





En Alemania estos estudiantes era apodados con frecuencia como “pearly chicks”. 





Lo que recuerda que es una asociación de distinguida elegancia, tanto si viene de perlas naturales, perlas culturales o imitaciones de alta calidad de Mallorca.





Variedad de perlas

Una de las perlas más famosas, casi con perfecta forma de pera, is una perla plateada de 50.26 quilates conocida como “La Pelegrina”. +
A la leyenda de Hollywood Elizabeth Taylor se le dio como regalo de parte de la super estrella Richard Burton durante su matrimonio. 





En el proceso natural durante algunos minutos, una sustancia externa como la lava, una pieza de coral, o un montón de arena se introducen en el cuerpo del mejillón. El mejillón activa sus mecanismos de defensa, primero se esfuerza por expulsar al intruso. 
Si esto no tiene éxito, emana carbonato cálcico y la concha forma su propio cuerpo abrigando el cuerpo exterior capa tras capa de mezcla en círculos concéntricos. 





Esto podría llevar de 10 a 15 años en formar una perla. Entonces los buzos tiene que ir a las profundidades para pescarlo. 
La perla más grande del mundo se encontró en el golfo pérsico en el siglo 17 y fue puesta en una corona por una empresa china. 
Mide 7.5 x 5 cm y tiene forma de pera. J
Junto con las demás perlas y jadeita rosa, fue trabajada como pieza de joyería y se guarda supuestamente en una caja fuerte de un banco en Londres. 
El propietario se desconoce.





Para fabricar perlas cultivadas, una o más partículas externas se implantan en la ostra. 
Entonces se mete de nuevo en el mar o en agua fresca, dependiendo de las especies de mejillón. 
Allí reacciona al cuerpo externo del mismo modo que sus naturales, por lo que permanece intocable por las manos del hombre.





Para las perlas de imitación pequeñas gotas se envuelven con sustancias hechas de componentes absolutamente diferentes de los de la perla madre. 
Las llamadas perlas de Antillas, entonces, son cubiertas con una pequeña sustancia.





El valor de las perlas

El valor de una perla depende de la combinación entre color, tamaño, perfección y simetría. 
Otro factor crucial es el brillo de la perla, y su intenso resplandor emanado de la perla como resultado de un nácar de buena calidad. 





El abanico de colores de perlas va del blanco, rosa, oro, bronce o lavanda, hasta el gris o negro. 
Las diferentes especies de ostras provocan colores distintas. 
El negro o el verde-negro de las perlas marinas del sur, por ejemplo, tiene unos elevados precios mundiales.





Las perlas también varían mucho en forma: pueden ser perfectamente redondas, casi redondas, ovaladas, con forma de pera, o alguna forma intermedia. 





Las más valoradas son las perlas perfectamente redondas mientras que las de forma aperada obtienen el mayor tamaño por norma general. 





El tamaño lleva a un cierto peso que se mide generalmente en quilates en el mercado europeo (no debe confundirse con lo quilates del oro). 
Un quilate aquí son 0.2 gramos al igual que cualquier piedra preciosa.





Consejos para el cuidado correcto de las perlas

Dejarlas solas es el primer consejo. 
Las perlas deberían guardarse lejos de los otros objetos o joyas, que puedan dañar la superficie de las perlas. 





Guárdelas en línea, con ropa suave, o póngalas en una bolsa fina. 
Las perlas mallorquinas son más duraderas, así que el calor, los cosméticos, el aceite, cloro o el agua del mar no las afectan tanto como a las perlas cultivadas o naturales.





Todas las perlas pueden limpiarse con un trapo húmedo y un poco de alcohol para quitar la suciedad. 





Si no quiere usar alcohol lave sus perlas cada tres o cuatros meses en agua tibia con jabón suave (no con detergente) y un paño suave. 





Una vez acabadas de limpiar, enjuaguelas en agua limpia y envuélvalas en una delgada toalla de algodón húmeda en una habitación con temperatura ambiente. 





Entonces le deleitarán de nuevo con su belleza exquisita y su brillo delicado.





Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

NORA FOK -- DE LA CAÑA DE PESCAR A LA JOYA




Nacida en Hong Kong Nora Fok utiliza hilo de pescar de nylon para hacer joyas complejas inspiradas en una amplia variedad de formas naturales. 





Sus delicadas estructuras intrincadas empujan sus joyas a una nueva dimensión, la transformación de formas orgánicas en la escultura de vestir. 





Fok fue preseleccionada para el premio Jerwood de Artes Aplicadas 2007: Bisutería y su obra se encuentra en diversas colecciones nacionales, entre ellos los del Victoria and Albert Museum, el Consejo de Artesanía y de los Museos Nacionales de Escocia.






¿Puede explicar cómo llegó a trabajar como joyero?

Estudie diseño gráfico en Hong Kong, haciendo varios cursos en la escuela politécnica de diseño durante la década de 1970. 
Pero siempre supe que el diseño gráfico no era realmente para mí, fue emocionante, pero había algo que no estaba bien. 
Así que decidí ir al Reino Unido para averiguar qué era lo que yo quería hacer y terminé haciendo un curso de estudio de madera, metal, cerámica y plásticos en la Escuela Politécnica de Brighton. 
Esto fue lo que me inició en la joyería, yo era muy afortunada de tener dos profesores que me inspiraron - Caroline Broadhead y Susannah Heron - ellos desempeñaron un papel muy importante para ayudarme a desarrollar mi joyería.





El nuevo movimiento fue cobrando impulso cuando estabas en Brighton?

El nuevo movimiento era estudiar el uso de diferentes materiales no tradicionales y yo estaba muy entusiasmada.
Un montón de nuevos materiales, interesantes estaban siendo utilizados en el curso y experimentamos con resina, fibra de vidrio y acrílico, el tutor, que era un pescador entusiasta, compró en algunas líneas de pesca de nailon. 
Pasé un montón de tiempo jugando con las líneas de pesca y experimenté con tejido y anudado. 
También aprendí a usar tinte para colorearlo.





¿Cómo es que decidió concentrarse en hilo de nylon en lugar de cualquiera de los otros materiales que experimentó en Brighton?

Fue en parte por razones prácticas. 
Cuando volví a Hong Kong no tenía un estudio o mucho espacio, así que no podían trabajar con aluminio o cualquier cosa que se necesitara una gran cantidad de equipos, pero podía seguir trabajando con nailon en casa. También sentí que había algo allí para descubrir y que no había algo especial en este material, que sólo se había inventado en 1935 y era muy nuevo y emocionante. 

Sentí que tenía mucho potencial y que quería seguir trabajando con él, especialmente porque era fácil de manipular. 
Me encantó la forma en que es tan táctil y la forma en que se calienta cuando se usa contra la piel.





¿Cuáles son sus principales fuentes de inspiración?

En 2004 yo tenía un taller en el Massachusetts College of Art y tuve la oportunidad de visitar la exposición de Flores de cristal en el Museo de Historia Natural de la Universidad de Harvard. 
La exposición marcó un punto de inflexión en mi trabajo creativo y empecé a estudiar las plantas intensamente, las disecciono y miro su geometría y orden matemático subyacente, así como su patrón de superficie. 





Siempre había disfrutado haciendo formas orgánicas, porque la naturaleza del hilo de nailon hacía estas formas bastante fáciles de reproducir, pero desde mi experiencia con las flores de cristal, he pasado mucho más tiempo estudiando el mundo natural y he encontrado un montón de cosas que nunca antes había visto. 
Mi colección Nylon Botanicus fue el resultado de algunos de mis estudios.





No alimentas tu herencia china en tu trabajo?

Cuando yo era niña, me llevaron a las óperas chinas y me encantó el 'bling' de los trajes tradicionales, eran coloridos, brillantes y fantásticos. 
Mi primer trabajo estaba relacionado con estos trajes, pero en vez de usar oro y materiales preciosos los he rediseñado en nailon. 
También estaba influenciada por las formas elaboradas de los trajes y para comenzar con utilicé formas como los tocados con borlas colgando como referencia.





¿Cómo diseña sus joyas?

Es difícil fijar el punto de cómo la idea y la pieza se juntan. 
Hago un montón de estudios de una flor particular que me interese, y entonces podría escanear la flor para que pueda ampliarla en el equipo, entonces yo podría dejarlo un poco antes de volver a ella y tratar de construir una pieza en torno a su forma. 
Muchas veces tengo que hacer varias piezas de prueba, para la elaboración de los colores y tamaños, así como las estructuras. 





Siempre hay un montón de diferentes posibilidades, pero yo uso mi juicio para averiguar dónde quiero ir, tomar decisiones sobre la marcha. 
La mayoría de mis piezas son medidas excepcionales por lo que todo el proceso de decisiones es muy experimental y requiere mucho tiempo.





¿Le gusta trabajar a pedido?

Sí - Aprendo mucho a través de los trabajos encargados. Por ejemplo, cuando me pidieron hacer algo para Tejiendo Historias en el Centro de Arte de la ciudad de Edimburgo en 2002, me dijeron que podía hacer lo que quisiera con tal de que sea tejido. 
Esto fue muy beneficioso para mí, ya que pasé mucho tiempo para aprender a tejer correctamente, antes sólo había estado jugando con el tejido y después tuve la oportunidad de crear mi propia joyería utilizando diferentes técnicas de tejido.





¿Cómo ve el desarrollo de su trabajo en el futuro?

En secreto es que quiero hacer el trabajo mucho más grande en escala y me gustaría hacer los objetos más esculturales en lugar de formas prácticas, usables, vendibles. 
Hice un colgante de pared de 2 metros x 2 metros para ver dragones en las nubes, una exposición en el Museo en el Parque, Stroud, a principios de este año, y me gustó mucho trabajar en eso. 
También tengo un montón de ideas locas, como la construcción de una forma de capullo alrededor del cuerpo que tal vez un día voy a hacer.





Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay