viernes, 26 de diciembre de 2014

ANILLOS DE COMPROMISO CON DIAMANTES NEGROS




El anillo de compromiso es una de las joyas dadas a su amada en el apogeo de su amor, es muy comprensible que busque una piedra, normalmente un diamante, que deslumbre a su prometida.





Sabemos que los diamantes blancos son los más atractivos para la mayoría de las mujeres. 
Sin embargo hay una alternativa, con la que hacer que el dinero empleado en la compra de un diamante se convierta en una gema mucho más grande, a costa de renunciar al color.





¿A que nos referimos? 
A regalar un diamante negro. 
Sí, absolutamente negro. 





Los diamantes negros, hasta hace unos pocos años despreciados en el mercado, se comercializan y son aceptados por algunos consumidores.





La audacia del joyero suizo Grisogogno al montar, en el año 1999, pequeños diamantes negros en sortijas y otras piezas de joyería, mezclados con diamantes blancos, abrió las puertas de la moda a los diamantes negros.





Múltiples colecciones de joyas incorporaron diamantes 
negros a sus colecciones y su uso fue aceptado por algunos consumidores finales de todo el mundo cuando vieron joyas de esas características  en las vitrinas y aparadores de joyerías de primera línea.





De ahí a que, por falta de información, algunas personas entiendan que un diamante negro es un diamante equiparable a uno blanco ha sido cuestión de tiempo.





Muchos diamantes negros no son naturales en su color, sino que son el resultado de el tratamiento de los diamantes blancos de muy baja calidad en cuanto a pureza, que por un procedimiento térmico, se convierten en negros o en un color pardo oscuro.





Un diamante negro es mucho más barato que uno blanco y no por eso deja de ser diamante y puede formar parte del anillo de compromiso. 
La serie televisiva “Sexo en Nueva York”, contribuyó a la difusión del anillo de compromiso con diamante negro.





Los pícaros de turno han visto una oportunidad para abusar de la buena fe de los compradores.  
Se ofrecen diamantes negros “legitimados” por un certificado gemológico que presuntamente avala su autenticidad.





En este blog y en muchas publicaciones relacionadas hacemos hincapié en la necesidad de que un diamante esté acompañado de su certificado.




Aunque no cualquier certificado. 
Sino uno de primera línea, como puede ser el del G.I.A.





El caso es que cada vez son más los compradores de diamantes negros con certificado gemológico, que son estafados porque las piedras no son diamantes, sino un sucedáneo de diamante, como son las moissonitas negras.





¿Y el certificado? El certificado gemológico es una falsificación. 

Por eso, una vez más insisto en que NO ES SUFICIENTE CON QUE LAS PIEDRAS ESTÉN CERTIFICADAS, sino que el laboratorio sea uno de primera línea. 





Solo así, sea cual sea el color del diamante, sabremos que el anillo de compromiso que regalemos, no lleva una piedra falsa





GIA es un laboratorio en el que se puede conocer a través de internet, la autenticidad del documento, entrando en la web y tecleando el número del certificado.





Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay