miércoles, 18 de noviembre de 2015

EL INDALO - AMULETO DE PROTECCIÓN




El indalo es una figura rupestre del Neolítico tardío o Edad del Cobre que se encuentra en la cueva de los Letreros, situada en la falda del Maimón, en el municipio de Vélez-Blanco (Almería, Andalucía), España. 





Representa a una figura humana con los brazos extendidos y un arco sobre sus manos, si bien su significado no ha sido aún esclarecido de forma definitiva existiendo también varias teorías que apuntan a cierta divinidad en el dibujo. 





Durante siglos, fue símbolo de buena suerte y considerado un tótem en el norte y levante de la provincia de Almería, especialmente en Mojácar, donde lo pintaban con almagre para proteger las casas de las tormentas y el mal de ojo. 
Se le llamaba el "muñequillo mojaquero".





Todo comienza en el pueblo almeriense de Mojácar, que a pesar de tener playa, la parte principal del municipio se encuentra encima de una montaña. 



El origen de la leyenda del Índalo tiene como culpable a la sequía que caracteriza la zona de Almería. 
Es el lugar donde menos llueve en el país y además la tierra es realmente seca.





Pues bien, debido a esta sequía extrema que azotaba al pueblo de Mojácar, los pobladores celebraron un homenaje para invocar al dios del agua y poder así disponer de este recurso natural tan necesario para la vida de las familias.





Fue entonces cuando un inmenso dios apareció en la cima de la montaña. 
Sus piernas abarcaban el pueblo de un extremo a otro. 
Sus brazos estaban extendidos hacia los lados desde donde surgía un mágico arco iris.





De repente, comenzó a brotar agua de una fuente natural que está situada en la ladera de la montaña y que nunca para de salir desde aquel entonces.





Es por esto que el símbolo del Índalo se considera un amuleto de buena suerte y protección contra el mal de ojo en las poblaciones de la región. Y prueba de ello es que podemos ver esculturas del Índalo por toda la ciudad.





Pero seguimos investigando sobre el Índalo. 
Resulta que, en el siglo XIX, fueron descubiertas unas pinturas rupestres en la Cueva de los Letreros (situada en el pueblo de Vélez-Blanco). 
Han sido datadas en el 4.500 a.C. y se asume que pertenecieron a los primeros pobladores de la región. 
Hasta aquí, la parte histórica documentada, lo demás, vuelve a ser leyenda.





Parece ser que hay investigadores que asumen el significado del Índalo como un pacto entre dioses y humanos primitivos, quienes protegían a las familias de las inclemencias del tiempo concediéndoles las cuevas como cobijo. 
Un justificante más de por qué asumimos que el Índalo es un amuleto de protección.





Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario