viernes, 2 de enero de 2015

MARINA ANAYA JOYAS CON LIBERTAD




Todas las joyas y fotos son de la autora y retiradas como ilustración de la web de la diseñadora.

La obra de Marina Anaya (Palencia, 1972) se expande con libertad hacia disciplinas tan dispares o tan cercanas como la pintura, la escultura, el grabado o la joyería. Artes que han conseguido convertirse en reclamo en China, Corea, Japón y Latinoamérica. 






Y con una proyección internacional que no para de crecer, acaba de inaugurar una exposición en Puerto Rico con el nombre “Pregúntale al viento”, es en su estudio madrileño de Malasaña donde plasma esa creatividad que nace en su cuaderno. 






JOYAS

“Trabajo mucho con mi cuaderno de bocetos, en cualquier sitio donde esté, mucho en los viajes, en los trenes o también en la playa, en momentos relajados normalmente”, confiesa con una voz firme y suave al tiempo que pone énfasis en el respeto que tiene a esos dibujos que nacen cuando menos se lo espera.





“Cuando empiezo el proceso de decidir cuál va a ser el diseño que voy a trabajar soy metódica respetando el boceto porque me parece que la frescura que tiene es difícil de trasladar más tarde. El boceto es un dibujo que haces en un cuaderno y eso tiene una frescura que, si luego intentas re-dibujarlo, al final te queda más relamido, y no tiene esa instantaneidad”, destaca.






Amante de los colores, y así lo deja claro con su pelo naranja lleno de rastas, afirma que, aunque su disciplina favorita es el grabado, trabaja todo como procesos paralelos, y así es capaz de crear caminos donde de una pintura nace una escultura, y de una escultura puede nacer una joya.






 Esculturas para el vestir

“Empecé a hacer muchas esculturas en latón y las acabé utilizado para la joyería. Ahora lo mezclo con la porcelana porque de siempre tuve mucha curiosidad por la cerámica. Desde hace dos años estoy en la Escuela Oficial de Cerámica de La Moncloa“, cuenta.






Aunque de figuras volátiles se trata, en las joyas de Anaya reinan las figuras de aspecto delicado, pero de diseños rotundos con formas de pájaros, peces o todo a la vez, como el colgante “pájaro-pez” o las pulseras que parecen estar hechas con ramas de árbol.






En las novedades de este año, Anaya presenta en su web oficial un conjunto de anillos de latón y plata, así como unos colgantes de latón en los que vuelan sus particulares pájaros.

Formas que se pueden encontrar no sólo en sus esculturas, sino también en los cuadros y que transmiten vitalidad, fuerza y delicadeza, algo que parece caracterizar también a la propia artista, al igual que a su hermana, la actriz Elena Anaya, quien posa como modelo en algunas de las fotos de su web oficial donde vende sus piezas de arte.






 “Trabajo la joyería de una manera muy parecida a como trabajo la escultura, en realidad es crear piezas escultóricas pero mucho más pequeñas y con otra premisa fundamental, que es que favorezcan a la persona que las va a llevar, no sólo que la pieza sea bonita”, admite quien no duda en combinar todas las disciplinas.





A la hora de pensar en las mujeres que podrían vestir sus joyas, Anaya se muestra generosa al considerar que “no tiene una mujer tipo”, sino que le “gustaría pensar” que son, simplemente, para “quien les guste” y se sienta “embellecida”.





“Frente a la escultura, que no es utilitaria, las joyas son para alguien se las va a poner y por eso siempre tengo en cuenta que no sólo sean bonitas sino que realmente favorezcan a la persona que se lo va a poner”, reconoce.





En este sentido tiene claro que sus joyas tienen que contar con medidas, proporciones, y materiales que embellezcan a la persona que se las van a poner porque es todo un compromiso para ella pensar que el soporte en el que van a ir sus piezas son personas.





Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

JOYERÍA CLÁSICA O MODERNA?



El mundo de la joyería se moderniza con nuevos materiales y tendencias, a la vez que convive con su tradición más clásica. 
















Madera, corcho y plástico entran con fuerza en el sector más contemporáneo, mientras que el imaginario clásico permanece instalado en las piedras y materiales preciosos.





Pero no solo es una cuestión de materiales. 
A lo largo de los últimos años, las joyas han abierto su mente y su forma hasta alcanzar cotas de obra de arte o han modificado su función en sectores pujantes como la joyería erótica. 
Todo un universo de opciones para todos los gustos.




Las joyas son el eterno complemento clásico, concebidas para perdurar en el tiempo y ser heredadas generación tras generación, la línea clásica siempre es un éxito en este tipo de piezas.




Esta es la principal razón de que firmas como Tiffany’s, Bulgari o Cartier tengan un diseño más conservador, y con elementos que se repiten a lo largo del tiempo.
Sus colecciones suelen ser pendientes, gemelos, anillos, gargantillas o pulseras realizados en metales preciosos como el oro y la plata, o más exclusivos como el platino. Y combinadas muchas veces por piedras preciosas como el diamante, el rubí o el zafiro.




Estos suelen ser también los diseños más comunes en los estilismos de actrices y celebridades en la alfombra roja. Una de sus más fervientes adictas a este tipo de joyas fue la actriz Liz Taylor, quien no dudó en adquirir las más preciadas piezas, entre ellas la mítica Perla Peregrina. 
La actriz solía esgrimir como excusa: “Las joyas hacen que la gente no se fije en las arrugas”.




Nuevos materiales

Porcelana, madera, corcho…, cualquier material es bueno para realizar una joya. 
Así lo creen autores como Andrés Gallardo, formado por los diseñadores Marina Casal y Andrés Gallardo, y que se ha granjeado un enorme éxito con sus piezas de porcelana rota, que han conquistado el mercado asiático.





“Creo que la base de nuestro éxito es que hemos hecho algo novedoso, especial. El consumidor está saturado de ver siempre lo mismo, y nosotros llegamos con algo diferente en el momento adecuado”, explico Andrés Gallardo.





Otro de los casos es el de Daniel Espinosa, un joyero que ha vestido los cuellos y manos de actrices como Madonna, Susan Sarandon, Halle Berry o Gwyneth Paltrow, con diseños que combinan los materiales reciclados con la plata.





“Combino el material de mi tierra, la plata, con cualquier metal, bien sea piedras semipreciosas, pompones de lana, corchos, metacrilato o vidrio”, comentó recientemente Espinosa. 





Una de sus colecciones, por ejemplo, las realizó con unas cuentas de cristal extraídas de pantallas de televisión de los años 40 y 50 que encontró en Filipinas.




Nuevas tendencias se abren paso

Los collares tribales llegaron hace varias temporadas con el objetivo de quedarse en las estanterías de grandes firmas como Zara y H&M, que las mantienen en sus catálogos desde hace dos años. 
Pero no son las únicas; también grandes diseñadores como Manish Arora han reformulado las tendencia más étnicas, en su caso hindú, para subirlas a la pasarela.




Pero las novedades no se reducen a las tendencias, nuevos nichos de mercado se abren paso en el sector de la joyería: joyas personalizadas, para bebés o para conmemorar la muerte de un ser querido, son solo algunas de las nuevos negocios que comienzan a surgir en un mercado ávido de nuevos productos.




Uno de los que pisa con más fuerza es la joyería erótica. Entre las pioneras se encuentra la francesa Rosebuds, que desde 1996 cuenta con un amplio catálogo de joyas destinadas a las artes amatorias, realizadas en metales preciosos. 
Las pezoneras de plata hechas con motivos animales se ha convertido en uno de sus diseños más exitosos.




En España también son muchos los autores que han decidido apostar por un sector que combina las artes amatorias y las joyas. 
Uno de los más reputados es Assaad Awad, un publicista libanés afincado en Madrid reconvertido en diseñador de joyas, que ha conseguido cautivar con sus piezas a famosas como Lady Gaga.




Remaches, latón y cuero son sus materiales predilectos para hacer pulseras, collares y hasta corpiños. 




En resumen, eróticas, funerarias, clásicas, hechas con madera, plata o latón, pero en definitiva, joyas.





Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

TENDENCIAS EN JOYAS PARA EL 2015

La Mujer Self-Gifter: Esta tendencia cliente se centra en la forma en que las mujeres son cada vez más propensos a comprar joyería fina por sí mismos.  Según Robinson Pelham, pendientes, anillos de cóctel, earcuffs y pabellón auricular (oreja superior) aros son opciones populares, con la mayoría de las mujeres dirección clara de compromiso o estilos de timbre eternidad, siendo visto como territorio "regalo significativo".
La Mujer Self-Gifter: Esta tendencia se centra en la forma en que las mujeres son cada vez más propensas a comprar su propia joyería fina. 
Según Robinson Pelham, pendientes, anillos de cóctel, earcuffs y aros son opciones populares, la mayoría de las mujeres tienen una dirección clara de estilos.


The International Shopper: British compra es una gran atracción para los clientes internacionales, especialmente para los japoneses y americanos que les gusta saber dónde y cómo una pieza fue hecha.  Robinson Pelham admite que muchos clientes parecen sorprendidos cuando recordó que no existe un recurso importante de oro británico disponible, y que las piedras preciosas de colores, especialmente los zafiros rosados, no son nativas del Reino Unido.  (En la foto: la pulsera de identificación personal)
Este año se usarán mucho las pulseras de identificación personal, diseños exclusivos hechos para cada cliente,
con piedras del signo o de la suerte y los colores en degradé.


The Bonus Boy and Girl: The City is back in a big way according to Robinson Pelham, which has noticed a strong influx in the number of bankers and traders coming through its doors. (Pictured: Brique cabochon pendant)
Hombres y mujeres Bono: Todas esas personas de negocios que deambulan el día a día entre bancos y oficinas desearán joyas con grandes piedras tomo este collar en cabuchones de cuarzo rosado.


The Recycler: Customers continue to want resetting and alteration services, which is only set to increase as more and more shoppers buy investment, heirloom pieces. (Pictured: Circus bracelet)
El Reciclador: Los clientes siguen queriendo recuperar y reformar, sus antiguas joyas.
Esta tendencia va a aumentar a medida que más y más compradores compran por inversión, piezas de reliquia. Como la de la foto, pulsera Circo.


Fine Jewellery Trend One: Statement earrings: Robinson Pelham points to its oversized Circus hoop earrings, featuring small pink sapphires and diamonds, and its Fern leaf earrings with 'shoulder grazing' diamonds as key examples. (Pictured: 18ct white gold Fern earrings)
Joyería Trend: pendientes de declaración, grandes aros con piedras preciosas de todos los colores y aros de hoja de helecho con diamantes.


Fine Jewellery Trend Two: Hoop earrings: Its Orb hoop earrings set with rainbow coloured gemstones can be work from the lobe to the upper ear to create a graduated effect. Smaller hoops are also outlined as a key trend for 2015. (Pictured: Orb hoop earrings)
Joyería Trend Dos: Los pendientes del aro, no tan grandes para mujeres con facciones delicadas o pequeñas.
En todos los colores y siempre con piedras preciosas.
Se usarán varios y en varios puntos de la oreja para crear efectos degradé.


Fine Jewellery Trends Three: Unusual Colours: Robinson Pelham points at soft, milky blues, tanzanites and electric blue tourmalines as key colours to watch. Pink spinels, magenta hues and blush pink rose quartz surrounded by yellow gold are also expected to be popular. (Pictured: Luna pendant)
Joyería fina: Los colores inusuales, azules lechosos suaves, tanzanitas y turmalinas azules eléctricos como colores clave. 
Espinelas rosa, colores magenta, también se espera cuarzo rodeado de oro amarillo. colgante luna.


Fine Jewellery Trends Four: Rainbow Mix: Mixing colours is expected to keep on excelling in the New Year, with Robinson Pelham showcasing the trend in its Orb, Bell and Identity collections. (Pictured: Circus hoop earring)
Tendencia Rainbow Mix: Se espera Mezclar colores para seguir sobresaliendo en el Año Nuevo.


Fine Jewellery Trends Five: Cabochon: With customers looking for colour and size that pack a punch, cabochons are no longer being overlooked. (Pictured: Opal Bell ring)
Tendencia ópalo: Con los clientes que buscan el color y el tamaño que suponen un aporte, cabujones no están siendo pasados ​​por alto. Anillo de ópalo campana.

Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay