martes, 16 de junio de 2015

NUEVO CERTIFICADO PARA PIEDRAS PRECIOSAS DE COLORES




El laboratorio 
IGE & Minas que analiza y certifica piedras preciosas, cambia el antiguo certificado y emite uno nuevo para piedras preciosas de color a partir del mes de abril de 2015. 




Como los certificados para diamantes, este nuevo documento que es emitido en inglés para facilitar su uso internacional, incorpora una serie de novedades.





La más importante es que, a diferencia del certificado antiguo, ahora se va a incorporar no solo la descripción gemológica e identificación de la gema, sino también la graduación de sus parámetros de calidad, color, pureza, calidad de talla, peso y presencia de tratamientos.





Para la descripción y la graduación del color, se introducen cuatro campos en el certificado: 




Color, descripción en términos comunes. 




Grado de Color, grado de calidad del color en términos comerciales GEM, AAA, AA, A, B, C. 




Código exacto del color, en términos del sistema GemeWizard.





Distribución del color, o sea su homogeneidad en la piedra.






La graduación del color se basa en el sistema GemeWizard, sistema más utilizado para graduación de calidad y valoración de gemas internacionalmente.




Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

ORO ECOLÓGICO DE ANTIOQUIA




El oro viene siendo explotado ya desde épocas prehispánicas en la región del occidente antioqueño y fue el eje fundamental de la Colonización antioqueña.





Santa Fe de Antioquia fue fundada precisamente pensando en la extracción del oro. 

“Para 1541 se funda la ciudad de Antioquia, en el valle de Ebéjico y en 1546 se funda la ciudad de Santa Fe, actual Santa Fe de Antioquia, este primer eje de fundaciones responde a dos razones, en primer lugar la ubicación geográfica, y posteriormente, está completamente asociadas a la explotación y hallazgo de los yacimientos auríferos.”

Para este mismo periodo histórico se declaran agotadas las fuentes del metal en la que hoy comprende el territorio de este municipio.


“Desde el año de 1663, decía un informe oficial del general Don Gonzalo Rodríguez de Monroy: 
“En Antioquia se han agotado las minas importantes, solo quedan algunas quebradas muy cargadas, a veinte y treinta leguas de los centros de la población”.
Un informe enviado al Virrey en 1783, por los oficiales Reales de Antioquia decía: 

“La provincia por su despoblación, miseria y falta de cultura, solo era de compararse con la de África”. 
En la Provincia no solamente existía pobreza, sino que el hambre, una de las peores calamidades, se había apoderado de ella.”





Otra de las características que se conserva de estos siglos, XVI - XVIII, es la tecnología y procedimientos de explotación de este recurso: completamente artesanal. 





Éstas consisten en un simple cajón de madera donde se lava la tierra extraída de forma manual del yacimiento sedimentario ya sea de los ubicados en lomas y montañas, o del lecho del río Cauca, quebradas o riachuelos de la zona. 





Una vez reducida la tierra a unos cuantos kilos, sin piedras de más de medio centímetro de diámetro, se procede al bateado cuyo producto final es ya el mineral buscado.

“La minería antioqueña se realizó mediante la explotación de dos tipos básicos de minas: las de aluvión y las de veta o filón. 
Bajo la primera denominación, el oro se encontraba en los playones o placeres de los ríos, en donde estaba mezclado con el suelo, y se encontraba en forma de partículas o pequeños granos, hasta macizos.”


Una de las actuales explotaciones en los alrededores de la vía Santa Fe de Antioquia – puente de occidente.





Estos topos geólogos, que hacen agujeros de no más de un metro de alto por 40 – 60 centímetros de ancho en las laderas y cimas de las lomas dónde se explota el oro; geólogos, ya que en su propia terminología diferencias los diferentes extractos geológicos para poder hallar la cinta, capa del subsuelo que contiene el mineral, que normalmente la encuentran sobre o muy cerca de la peña, la roca sólida de la montaña, como lo podemos apreciar en al siguiente fotografía.



Entrada de una mina que puede llegar a cientos de metros de largo dentro de la montaña, algunos incluso atraviesan de un lado a otro una loma.


Este trabajo de la minería artesanal, en ocasiones llegan a realizarse de manera completamente respetuosa del medio ambiente, pues además de no utilizar elementos como el mercurio o cianuro, reconocidos venenos, las zonas de explotación se recuperan muy rápidamente por si solas; apreciamos esto en las dos fotografías siguientes.





Zona de exploración de oro de manera artesanal en las lomas ubicadas en la vía Santa Fe de Antioquia - Puente de Occidente; en la fotografía de arriba podemos apreciar la entrada de la mina, algunos de los tarros o recipientes plásticos de 50 litros adaptados con los que extraen de las entrañas de la tierra tanto el cascajo arrastrando éstos a lo largo de la mina mediante una soga atada al mismo y en la posición corporal que te permita un túnel de un metro de alto por 60 de ancho. 






Después de extraída la "cinta"y "zarandeada" se lleva al hombro y otros medios como motocicletas o bicicletas en sacos de 50 kilos de capacidad llenados en ocasiones en su totalidad con esta tierra un poco húmeda y de color amarillo rojizo, al lugar de lavado y bateado.






"Estas minas eran explotadas por mazamorreros, conocidos así porque el maíz en sus diferentes formas era parte fundamental de su alimentación, quienes requerían pocas herramientas para la explotación minera, entre las que estaban el azadón, el almocafre o azada manual, el barretón para remover material y la batea para separar el oro o la plata de sus gangas o escorias. 
El azadón, con su hoja de hierro forjado, fue una innovación tecnológica introducida por los españoles, mientras la batea era una pieza cóncava de madera que fue heredada de las técnicas de explotación indígena.





Un buen mazamorrero, con estas herramientas, podía procesar entre uno y cinco metros cúbicos de arena o grava en diez o doce horas”



Continuando el proceso, se procede al lavado en los cajones de madera, en nuestros días encontramos en esta zona dos técnicas que dependiendo del tamaño del grano de oro que se está buscando se utiliza uno u otro, lo único en que varían es el recorrido de la tierra en el cajón y que en uno de ellos, el del recorrido más largo y técnica utilizada en la extracción de oro de grano tan fino que llegan a ser prácticamente polvo, tiene malla metálica de hoyuelos grandes y tela de fique donde queda atrapado el material, lodo con pequeñas piedras de más de 1 cm de diámetro, que se lleva al siguiente paso: el "bateado".







Otro fenómeno que se presenta es una nueva re-definición del termino de "mazamorrero", el que podemos apreciar en la fotografías de arriba y abajo realiza su actividad con la técnica antes expuesta, paleando del fondo del riachuelo donde lavan la "cinta" (foto abajo), porque busca el material que pierden los mineros que la extraen de las montañas y la laven en ese sitio, es decir, están lavando la tierra que ya otro lavó. 





Es decir, que hoy en día es llamado mazamorrero al que lava la tierra que los que igualmente hoy en día son llamados mineros que no son personas con títulos mineros y demás, sino aquellos que en la colonia eran denominados con este termino.





Cabe notar que existe otro tipo de mazamorrero moderno y aquel quien con un garrote golpea los montículos de piedras, ya secados por el sol, producto de los escombros del zarandeado de la cinta y el cascajo arrojado en las escombreras de la zona de explotación que se encuentran normalmente en toda la entrada de la mina o muy cerca de la misma. 

Después de separarla de las piedras grandes y zarandeado, esta tierra continúa los procesos habituales del cajón y el bateado.




En estas fotografías vemos ya las etapas finales del cajón donde en su parte superior queda el lodo que se lleva al bateado.







Los mazamorreros, conocidos también como barequeros o zambullidores, eran hombres trashumantes y no tenían concesiones territoriales, es decir, el derecho otorgado por el Rey a través de sus representantes para explotar una mina debidamente denunciada, ni poseían cuadrillas de esclavos, y sus herramientas, a excepción de las que contenían hierro, eran relativamente baratas.






En estas fotografías se observa el producto final de esta extenuante labor, pepitas y pequeños granos de oro.





Por todo lo expuesto hasta el momento, el oro así obtenido recibe el nombre de Oro ecológico, esto también influye en el precio final de venta para los mineros, quienes lo comercializan principalmente en las joyería del municipio de Santa Fe de Antioquia, quienes lo aprecian además de ser ecológico por la alta pureza que tiene, ideal para su principal uso en sus talleres: elaborar filigrana.






Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

UN POCO MAS DE HISTORIA JOYERA




Paleolítico: El Hombre de las cavernas.


La historia de la joyería podría ubicarse en los albores de la humanidad, a saber hace 3 a 4 millones según hallazgos recientes en África y luego cuando el hombre habitaba en cuevas para buscar abrigo y cazaba con hachas de pedernal desconchado a golpes, renos, mamuts, bisontes, y se pintaba el cuerpo de colores.







Pero el periodo del que tenemos pruebas de ello, dónde se desarrolló la joyería no sólo como adorno personal, sino además como en casi todos los sentidos por la que la seguimos usando hoy en día, es sin duda el Paleolítico iniciado hace 50.000 años y que terminó con la última era glacial, 11000 años atrás.



Muestra del arte primitivo elaborado por indígenas amazónicos modernos. 

Diente de jabalí decorado con tejido de caña de buriti e hilo de algodón de color negro (izquierda), cuentos tubulares de espinas de puerco espín atados sobre caña de buriti con hilo de algodón (centro) y cuentos tubulares en caña de buriti atada con hilo de algodón (derecha)


En este periodo se elaboraron colgantes y collares con las materias primas que el medio ambiente proporcionaba, en especial aquellos productos de la caza de animales como colmillos, dientes, astas y huesos, los cuales se convertían en un recordatorio de su valentía y les proporcionaba cierto lugar en su caverna. 






Estos materiales llegaron a ser grabados con figuras abstractas así como de animales de forma realista.


Pez tallado en nácar, moderno, que nos ilustra el trabajo de esta época.


Además de los materiales antes mencionados, también se utilizó en la elaboración de joyas, conchas, muy probablemente semillas y plumas, pero por su naturaleza orgánica y poco durable no quedan ejemplares de las mismas. 






El hombre de la prehistoria ensartaba sus collares con fibras naturales como las barbas de ballena, tendones de animales, cuero y algunas fibras vegetales.


No es de sorprendernos que objetos como las conchas llamaran la atención de los hombres primitivos.


Apreciados por ser un importante alimento de gran valor nutricional, los moluscos tienen un lugar importante alrededor del mundo en la producción de joyas prehistóricas así como modernas, tanto para las comunidades humanas asentadas en las costas como en las de tierra adentro.






Neolítico: El Hombre agricultor.

Este periodo se extiende más o menos del año 11.000 hasta el 5.000 antes de nuestra era y está marcada por el desarrollo de la agricultura y el asentamiento de los humanos hasta el momento nómadas en grupos sedimentarios y finaliza con el descubrimiento del bronce. 






Esta época viene a complementar y cerrar unos de los primeros capítulos de la evolución humana. 
Es precisamente en este ámbito sedentario que se consolida nuestra historia, se crean las condiciones para el desarrollo de la artesanía y el comercio.



Talla de hueso con figuras zoomórficas, tres elefantes, proveniente de la India moderna pero que nos ilustra a cerca de las joyas elaboradas en la prehistoria.


En este periodo se observa la presencia, en los más modestos ajuares o monumentales construcciones arquitectónicas, de los primeros ídolos de carácter mágico funerario. 






La industria del hueso y de asta de ciervo mantuvo su auge, produciendo gran cantidad de objetos de uso y formas variadas, de carácter ornamental y de adorno personal.





Las mujeres prehistóricas tenían pasión por la moda. 
Si las figuritas halladas en antiguos yacimientos europeos son una guía, la mujer vistió de una magnífica manera hace 7.500 años.



Asta de ciervo, materia prima muy apreciada en este periodo.


Hay que anotar que todo lo dicho anteriormente se aplica prácticamente al continente europeo y de forma arriesgada a África, a pesar de los descubrimientos recientes del llamado arte mueble en el continente americano que datan del fin de este periodo histórico.






Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay