jueves, 4 de febrero de 2016

LA ESMERALDA DEL ATOCHA


El Atocha, galeón español Nuestra Señora de Atocha, y sus vastos tesoros son famosos en todo el mundo. 


Los pedazos del galeón están en manos de coleccionistas de todo el mundo.
Un interesante cristal de esmeralda, en particular, ha hecho su recorrido desde Colombia a bordo del Atocha, a continuación, hundido en el Golfo de México en 1622, descubierto 363 años después, llevados a tierra firme de nuevo, y vendido a un coleccionista finalmente, y ahora está dando para documentar el proceso de corte.





Como se puede ver, el cristal comenzó con un intenso tono, un poco de color verde azulado. Al igual que con la mayoría de las esmeraldas la claridad se vio obstaculizada por lo que llamamos el jardín, o jardín de inclusiones. 


El objetivo de este proyecto era simplemente facetar la esmeralda sin otras mejoras, dejando el jardín expuesto, mostrando su belleza natural.





El proceso se inicia mediante la adhesión del cristal a la stick dop y pre formación de la forma básica de la piedra preciosa.





Corte de la esmeralda en una forma aproximada prepara la esmeralda para el proceso de pulido.





En una rueda de pulido de grano grueso se corta la distancia de las caras de la esmeralda y comienza a definir dónde las facetas finales estarán dispuestas.





Poco a poco, pasando de grano grueso a fino y de grano más fino, las facetas se vuelven más definidas y brillantes.





En última instancia la esmeralda se pule con un esmalte de grano muy fino que le da a la gema toda su belleza y brillantez.



Peso bruto 6,79 quilates. Tamaño final
 7,92 x 7,66 x 5,47 mm.

Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario