sábado, 26 de marzo de 2016

LA DUREZA Y LA EXFOLIACIÓN DE LAS PIEDRAS PRECIOSAS






Se han preguntado por qué las piedras preciosas tienen que ser de cierta dureza para ser usados ​​como joyas? 





Las partículas de polvo que se ven en el aire, en las mesas y en el suelo, en su mayoría son de silicio de cuarzo, eso quiere decir que son de 7 a 7,5 de dureza en la escala de Mohs. 





Hay un viejo dicho que si se golpea un diamante con un martillo, se rompe en mil pedazos. Si se golpea un trozo de cuarzo con un martillo, éste se parte en dos. Si se golpea una pieza de jade sonará como una campana.






Aunque esta palabra puede llevar a creer que los diamantes se parten, en realidad son el material más duro en el mundo de la gema. 
La dureza es una de las propiedades más incomprendida de las piedras preciosas. 





Esto es porque a la palabra se le ha dado un significado específico y limitado por la comunidad científica que varía considerablemente de la forma en que es utilizado por el público en general.




Friedrich Mohs                              


Por definición científica, la dureza es la capacidad de resistir arañazos y nada más. 

La mayoría de la gente dirán que las plumas son suaves y el vidrio es duro. 
En el mundo de la gemología sin embargo, el vidrio es bastante suave. 
Puede ser fácilmente rayado por una variedad de lo que consideramos que son sustancias duras. 




La dureza depende de los enlaces que mantienen unidos a los átomos dentro de una estructura cristalina. 
Esta unión se refleja en la facilidad con la que las capas de átomos en una superficie se pueden separar mediante la aplicación de presión con una muestra de otro material.

 


Si el segundo material es más duro que el primero, dejará un surco, lo que representa la ruptura de millones de enlaces atómicos en una escala microscópica. 




La dureza de un mineral es, en concreto, su capacidad de raspado, y todos los minerales pueden ser clasificados sobre la base de esos otros minerales que pueden rayar.





Hace aproximadamente un siglo, el mineralogista Friedrich Mohs estableció una escala de referencia de diez minerales comunes, clasificados en orden creciente de dureza, de la siguiente manera. 




Se llama la escala de dureza de Mohs.


10 Diamante
  9 Corindón (rubíes y zafiros)
  8 Topacio
  7 Cuarzo
  6 Feldespato
  5 Apatita 
  4 Fluorita
  3 Calcita  
  2 Yeso  
  1 Talco  


Cada uno de estos minerales puede ser rayado por el que se ubica por encima de el y raya a los inferiores. 




Los minerales de la misma dureza no se rayan entre sí. 
Por lo que un rubí no puede rayar un zafiro. En realidad, un diamante es mucho más duro que el corindón, a pesar de que la escala dice que están separados por sólo una división.

 


La escala de Mohs es aproximadamente lineal de 1 a 9, aunque la curva sube bruscamente hacia arriba en el corindón. 





Relacionando esto de nuevo al viejo dicho anteriormente, un diamante es a la vez duro, tal como se define por la comunidad científica, y frágil, por lo que puede romperse en mil pedazos si se golpea con un martillo.





La dureza de una piedra preciosa determinará el grado en el que se mostrará el desgaste, que a menudo se refiere como resistencia al desgaste, que es la razón por el que la dureza y resistencia al desgaste van de la mano. 




Un ópalo, por ejemplo, que es bastante suave, rápidamente se cubre de finos arañazos en el uso diario y su brillo se pierde rápidamente, por eso tratamos de no usarlo en anillos a no ser que esté bien protegido por el metal. 




Un rubí, por otra parte, permanecerá brillante y lustroso por años debido a que el material es más duro que la mayoría de las partículas abrasivas en la atmósfera que contribuyen al desgaste de gema.




La medición de la dureza es muy difícil y, a menudo una marca que parece un cero es en realidad una estela de polvo dejada por el material supuestamente más duro.




La dureza de un material puede variar ligeramente con la composición y también con el estado de agregación. 




Realmente no es crítica la variación si la dureza de un mineral es 5 o 5 ½. 

Dureza fraccional es cuando la lectura ha indicado un valor intermedio. 

Sólo en un caso, la cianita, sucede que la dureza varía ampliamente incluso dentro de un solo cristal. 
En la mayoría de los casos, el rango de dureza informado es muy pequeño.





Observe que el cuarzo es 7 en la lista. 
El cuarzo es uno de los minerales más comunes en la tierra y es un componente principal de polvo común. 




Eso significa que simplemente limpiar el polvo de cualquier material más blando que el cuarzo creará arañazos. 
Por supuesto que será pequeño, incluso microscópico, pero durante un período de tiempo que se acumulan.





En términos prácticos, esto significa que una joya más suave que el cuarzo, perderá su pulido simplemente por limpiarlo. 




Por eso las joyas deben ser cuidadas y limpiadas con mucho cuidado y en el caso de piedras delicadas es mejor llevarlas al joyero de su confianza.




Por esta razón 7 en la escala de Mohs se ha convertido en un estándar para determinar si una joya es bastante dura para el desgaste normal. 

Una vez más, la dureza es la capacidad de resistir arañazos y nada más. 

El hecho de que una piedra sea dura no significa que resista todo. 
Hay una serie de factores que afectan a la piedra.
Uno de los más importantes es la hendidura.





Técnicamente, la hendidura tiene que ver con la fuerza con que las moléculas se unen entre sí.




Para ponerlo en términos simples, es muy similar a la veta de la madera. 
Se puede dividir fácilmente un trozo de madera a lo largo del grano, pero a través del grano es mucho más difícil.





Muchas gemas tienen planos de exfoliación, o sea planos de corte, que no son los mismos en todos los minerales. 




Se definen como, perfecta, buena, regular o mala, dependiendo de la facilidad con que el mineral se separará a lo largo del plano.




Es posible que haya visto una película antigua donde un cortador de diamantes está sudando mucho para cortar un cristal de diamante grande y valioso. 
Con precaución se coloca el cincel sobre el cristal, luego se le da un golpe rápido y cuidadosamente medido.




Si lo hace bien, tiene dos piezas perfectas que se pueden cortar en gemas fabulosas. 
Si se equivoca, lo hará añicos.





El diamante es la sustancia más dura en la naturaleza, pero se romperá si se golpea correctamente por un trozo de acero, que tiene sólo 5 o 6 de dureza.




Otra consideración muy importante de una joya y que afecta su durabilidad es cómo se lleva puesta la joya. 
Piedras de anillos están sometidos a considerables abusos. 
La actividad sencilla poner la mano en su bolsillo o en el bolso, por ejemplo, puede causar que la piedra del anillo se golpee contra las llaves, lápiz de labios, o navajas. Cuando se tiene en cuenta todas las otras cosas que hacemos con nuestras manos, el daño se nota rápidamente.





Así que si usted quiere tener y usar una piedra preciosa especial, considere que tiene que montarla en un colgante, broche, o pendientes.





Hay otros factores además de los que ya hemos cubierto. 




Algunas gemas son frágiles, lo que significa que astillan fácilmente. 
Otras, como el ópalo, son sensibles al calor, un cambio brusco de temperatura les puede causar daños irreparables. 
Muchas gemas suaves y porosas, como las perlas y la turquesa, se ven afectados por los productos químicos.





Por lo tanto, espero que usted esté comenzando a entender que, en gemología, la dureza por sí sola no es una medida de durabilidad. 




Hay varios factores que deben ser considerados en conjunto para determinar al hacer una joya. 




Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario