viernes, 22 de abril de 2016

LA GUERRA DE LOS NATURALES VS SIMULADOS




Dos anillos idénticos con sendos diamantes, uno natural y otro sintético.


Los distribuidores y productores de diamantes naturales declaran la guerra a los sintéticos

Los principales productores de diamantes sintéticos comienzan a unirse para aunar fuerzas para defender sus intereses, mientras las empresas mineras más poderosas hacen lo propio e inician una campaña de promoción internacional para poner en valor la joyería con diamantes naturales. 
Dos conceptos químicamente iguales, pero comercialmente opuestos que cada día elevan su enfrentamiento.





La guerra ya se ha desatado y el campo de batalla se encuentra en las campañas de promoción, en los medios de comunicación, en los foros, en los establecimientos, en las canteras, en los laboratorios.

 


Y todo apunta a que, por el momento, va a ser un conflicto sin cuartel en pro de la supervivencia de dos formas diferentes de entender la joyería: diamantes naturales Vs sintéticos. 




Más allá de la épica literaria, lo cierto es que las grandes empresas mineras y los productores de diamantes sintéticos están cada vez más enfrentados en el competitivo mercado de la joyería con diamantes. 




El último conflicto lo pudimos leer en un editorial del empresario Martin Rappaport, que desgranaba toda su artillería en un alegato contra los diamantes sintéticos.





Rappaport pide a Leonardo Di Caprio que abandone su inversión en diamantes sintéticos.





Le escribe al actor Leonardo di Caprio una carta en la que muestra su malestar por la inversión millonaria que el actor ha realizado en un laboratorio fabricante de diamantes sintéticos ubicado en California. 
En su misiva, Rappaport le insta a que lleve a cabo dos acciones, la primera, que deje de invertir su fortuna en la producción de sintéticos alegando que son más éticos que los naturales, y la segunda, que utilizase su fama internacional para seguir concienciando al público y a las empresas exportadoras de que aún queda pendiente mucho por hacer para que se elimine definitivamente del mercado los llamados diamantes de sangre. 





Y es que, aunque los conflictos abiertos en algunos de los principales países productores de África mantienen un perfil bajo, o prácticamente han desaparecido, al menos de la primera línea de los informativos internacionales, aún sigue existiendo otra forma de violencia en la producción de diamantes, en muchos casos controlada por mafias y grupos armados locales. 





Rappaport también dedicaba en su editorial una crítica a los comerciantes que son, en última instancia, los que finalmente tendrán que comprar y prescribir, los diamantes sintéticos al cliente final. 




El empresario señalaba la nula validez intrínseca de los diamantes fabricados por el hombre. 
Esto es, si tenemos en cuenta que la producción no va a hacer más que aumentar. 




Cómo podremos valorar el diamante sintético? A su juicio, el cliente se sentirá engañado en el futuro puesto que los precios que se pagan hoy, en torno a un 35% - 40% menos que los diamantes naturales, serán aún menores cuando el mercado esté inundado por este tipo de diamantes de laboratorio. 





Otro de los argumentos es la legitimidad que esgrimen los fabricantes de diamantes sintéticos respecto a la ética de mercado de este tipo de gemas, y a su nulo efecto medioambiental. 




Pues bien, desde las empresas mineras el sentir general es que con esos argumentos también se está engañando al cliente final, puesto que, a su juicio, no existe nada más ético que seguir manteniendo un negocio, el de los naturales, que sostiene la raquítica economía de siete millones de personas en el mundo, según datos del Consejo Mundial del Diamante.





Otra cosa es, cierto, que los cauces que actualmente siguen determinados países productores y vendedores, están muy lejos de ser transparentes. 
Este es otro de los caballos de batalla del Proceso Kimberley ya que hasta ahora se ha mostrado incapaz de eliminar completamente del mercado esta sensación de opacidad. 





Precisamente por ese motivo la denominada Sociedad Civil, compuesta por nueve Organizaciones No Gubernamentales miembros de Kimberley han vetado a la presidencia rotatoria para este año de Ahmed Bin Sulayen, alto responsable en Dubai del comercio internacional del diamante, y un país en el punto de mira de las ONG’s por su falta de miramientos a la hora de adquirir diamantes procedentes de países aledaños a las zonas de conflicto en África.





Perspectiva de los fabricantes

Y, por otro lado, Cuál es la postura de los fabricantes de diamantes sintéticos? 
En primer lugar existen informes que exponen la caducidad de las cuencas productivas. 
Es decir, si el año pasado la producción de diamantes en bruto se situó en torno a los 135 millones de quilates, algunos expertos vaticinan que, de aquí a 2030 la producción de diamantes naturales caerá hasta los 14 millones de quilates, teniendo en cuenta la lentitud en encontrar nuevas fuentes y los crecientes costes de explotación.





Esto exigirá aumentar la producción de diamantes sintéticos para satisfacer una demanda que seguirá al alza en el futuro, imposible de satisfacer con las actuales fuentes naturales. 
Por otro lado, la recién creada Asociación de Productores de Diamantes Sintéticos pone en valor la naturalidad de sus diamantes de cara al público final. 





Es decir, si tenemos en cuenta que lo único que diferencia a los diamantes sintéticos de los naturales es la forma en la que se han producido, Qué hay que ocultar?, se preguntan. 
Y van más allá, denominando a sus productos como cultivados en lugar de sintéticos, una palabra que causa repulsa y desagrado tanto a vendedores como al cliente final.



El término cultivado choca de lleno con las definiciones oficiales de CIBJO e ISO



Pero es que además este planteamiento choca de lleno con las definiciones ofrecidas por la Confederación Internacional de Joyería (CIBJO) y también con la más reciente ISO 18323, que subrayan que este tipo de diamantes en ningún caso pueden denominarse, cultivados, reales, etc, ya que supone una perversión del lenguaje con ánimo de confundir a los clientes. 





La definición es correcta pero también es cierto que esas definiciones se llevaron a cabo sin el consenso de los fabricantes de diamantes sintéticos, que tampoco forman parte de CIBJO, según argumentan los fabricantes de diamantes sintéticos.





Sin duda nos encontramos ante un momento estructural de importancia vital para el mercado del diamante y de la joyería que dará mucho que hablar y consensuar hasta que se llegue a un equilibrio adecuado entre ambas partes, como de hecho ya ocurre con la producción de otras gemas sintéticas.




Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

2 comentarios: