jueves, 23 de junio de 2016

EL RECUPERADO DE METALES PRECIOSOS





ENCUARTACIÓN: Proceso para refinación de metales de baja ley, de oro y plata.

Este trabajo debe hacerse con equipo de seguridad para manipular ácidos: 

Mascara con filtro para gases, 
Guantes, 
Campana con extractor, los vapores son tóxicos.





Todo este proceso que doy a continuación es para eliminar todos los elementos y materias que hicieron que el metal bajara de ley.





Primero: 
Debemos saber bien el origen de los metales, porque para este procedimiento no debe haber platino, es para recuperar la ley del oro y la plata.

Se funde el metal que tenga el mayor contenido de plata y se hace un lingote que se laminará para después cortarlo con tijeras.

Se funde el metal que tiene alto contenido de oro, y también se hace un lingote para su laminación.







Ya teniendo los metales fundidos se procede a pesar el lingote con contenido de oro, este será el contenido de una parte al que le agregaremos tres partes del metal con alto contenido de plata y fundiremos en estas proporciones todo el metal y lo vaciaremos en una lingotera para después laminarlo super delgado, para después cortarlo en trozos de más o menos cuatro centímetros.

En un vaso de precipitado o matraz pondremos la cantidad suficiente de ácido nítrico puro, que calentaremos con mechero Bunsen, sin llevarlo a ebullición.







Todos estos procesos se deben realizar con mucho cuidado, bajo una campana que evacue los gases, y con las manos protegidas con guantes apropiados para la manipulación de ácidos.






Cuando el ácido ya está caliente, iremos poniendo en su interior las láminas del metal que ya hemos preparado para que el ácido las disuelva. 
Esta parte de la operación produce abundantes vapores de color rojo marrón debido a la disolución de la plata y otros metales, quedando el oro convertido en una masa esponjosa de color café. 
Cuando el desprendimiento de gases y efervescencia haya cesado, se decanta la solución de nitrato de plata, plata disuelta en ácido nítrico, que se guarda para después proceder a la recuperación del metal contenido en esta solución.





La masa de oro es lavada nuevamente con ácido nítrico hirviente hasta que no desprenda vapores de color rojizo, estos vapores deben ser totalmente blancos lo que nos demuestra que el proceso de limpieza y refinación del oro está listo. 
Ahora esta masa la lavamos repetidas veces en agua destilada y para terminar se filtra todo este contenido con papel filtro para después envolverlo todo y ponerlo en un crisol para su fundición, fundición que se hace con bastante bórax.





El oro obtenido por este procedimiento puede alcanzar a las 998 milésimas de finura.





Luego para recuperar la plata que quedó en la solución de nitrato de plata, disolvemos cloruro de sodio a saturación en una cantidad de agua destilada.





Esta solución salada se la echamos al nitrato de plata y éste comenzara a precipitar la plata en forma de cloruro dando la impresión de una leche cortada en un líquido azulado, por el contenido de cobre, se le agrega más agua salada, repetidas veces hasta que ya no haya más precipitación.





El siguiente paso es el enjuague de este cloruro blanco, se enjuaga muchas veces hasta que no se vea trazas de líquido azul, la manera de comprobar si todavía le falta enjuague es agregando unas gotas de amoníaco mientras estamos atentos de que no existe ningún matiz de color azul.





Pasamos el cloruro a un recipiente de boca ancha al que se le añade su mismo volumen de agua acidulada con 10% de ácido sulfúrico y se revuelve.





A continuación le echamos clavos de hierro y lo agitamos con una varilla de vidrio, produciéndose una reacción en la que se forma sulfuro ferroso y ácido clorhídrico dejando que se libere la plata, cambiando la masa precipitada de color blanco a gris oscuro.





Sacamos los clavos de hierro y lavamos y enjuagamos muy bien la plata de color gris con agua destilada, se deja secar para luego mezclar con un poco de bórax y proceder a fundir en un crisol. 
La obtención de esta plata es casi pura, también de una muy buena ley, 998 milésimas de finura.





Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario