jueves, 8 de septiembre de 2016

SIGUE LA POLÉMICA SINTETICOS VERSUS NATURALES






Estados Unidos continúa siendo el mayor consumidor mundial de diamantes. 

Por eso es un referente importante, y en general válido, para todo lo relacionado con el mercado de la joyería con diamantes.





A la pregunta sobre qué es lo que más inquieta en ese país americano del norte en lo que se refiere a la comercialización del diamante, la repuesta no es la disminución del consumo, la crisis mundial, la confusión con los diamantes de sangre, la seguridad etc.
La respuesta la da el señor Samuel Schnitzer (*), he aquí el extracto de una entrevista realizada con el señor Schnitzerpor la revista National Jeweller:





“Por desgracia, hoy en día el reto más grande es el sintético. La industria del diamante está haciendo todo lo posible para evitar la mezcla de los diamantes naturales con los productos sintéticos. Y tenemos reglas muy estrictas, reglas acerca de la divulgación de este asunto. Si la piedra no es natural, tiene que ser bien aclarado.



Y ahora las bolsas, la bolsa de Israel, la Bolsa de Bharat en la India, todos los demás (Federación Mundial de la Bolsa de Diamantes) miembros. Todos tomaron decisiones rotundas sobre la venta de productos sintéticos. Separación absoluta de actividades para que nadie caiga en malentendidos.No podemos prohibir hacer negocios con los sintéticos. Pero si se sorprende a alguien vendiendo materiales sintéticos mezclados con diamantes naturales, será castigado con toda severidad.





Lo más importante es asegurarse de dar una información completa y clarificadora. Los sintéticos están ahí, pero no son diamantes naturales. La mujer o el hombre entran en una tienda, ven uno y otro producto, y deciden.
Si los quieren naturales, pueden tenerlos. Si quieren una imitación o sintético también pueden tenerla, probablemente más barato.
Una vez que el cliente es consciente de lo que se le ofrece y enseña, entonces está bien. Pero el reto es que tengamos la seguridad de haber dado una explicación clara y completa.




Si algún joyero, de modo consciente o por negligencia al no chequear sin ningún asomo de duda los lotes de diamantes comprados, es descubierto vendiendo sintético por natural, imaginemos lo que puede ocurrir con su negocio.






Demos a los clientes, aunque no nos lo reclamen, argumentos y pruebas que no dejen atisbo de la más mínima duda. 
En el negocio de joyería la confianza es un elemento fundamental.





Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario