jueves, 1 de junio de 2017

TÉCNICAS -- LOS BAÑOS ELECTROLÍTICOS parte 4





Preparación del objeto



Se limpia perfectamente para quitarle toda resto de aceite, grasa, óxidos, barniz y otras impurezas.

El aceite, la grasa etc., se quitan con una solución acuosa concentrada y caliente de potasa acústica, y después de lavado el objeto para separar la potasa adherida, se le quita el oxido en un baño ácido, y si se trata de latón, cobre o plata alemana, se frota con piedras pómez fina y una solución acuosa concentrada de cianuro potásico.

El hierro se limpia en una solución de ácido sulfúrico o clorhídrico al 10 por 100 aproximadamente y se frota con arena silícea blanca y fina, o con piedra pómez.

El latón y el cobre se abrillantan a veces, antes de ponerlos en el baño electrolítico sumergiéndolos un instante en ácido nítrico diluido con unas veinte veces su volumen de agua y lavándolos con rapidez en agua corriente; inmediatamente se pasan a la cuba.

 




Después de limpio el metal con el álcali no debe tocarse con la mano para nada.

Al sacar el objeto ya niquelado de la cuba, se lava rápidamente con agua fría (pero sin tocarlo); después se echa en agua caliente, que hace que, una vez fuera de la misma, se seque pronto y bien.

Si se quiere que el objeto presente una superficie bruñida después de niquelado, debe bruñirse antes de entrar en la cuba.

El níquel es muy duro y no es a propósito para el bruñido.

Al ponerse el objeto en circuito dentro del baño (no debiendo transcurrir más que un momento entre su inmersión y la puesta en circuito), se mueve a uno y otro lado para que no se formen burbujas en su superficie.

El niquelado es muy sencillo, y con un poco de practica y atención, puede utilizarse el baño meses y meses, obteniéndose depósitos de níquel que nada dejan que desear.

 








Formulas para componer las soluciones



a) Sulfato doble de níquel y amonio de 5 a 8 partes, agua 100. Se disuelve el sulfato en el agua, al calor; con cuidado se agrega amoníaco o sulfato amónico hasta que la solución sea neutra al papel de tornasol. Esta solución es conocida con el nombre de solución Adams.



b) Sulfato doble de níquel y amonio 10 partes, ácido bórico refinado de 2.5 a 5 parte, agua de 150 a 200 partes.

Esta solución (de Weston) da un niquelado de color argento, denso homogéneo y tenaz, y se conserva en condiciones de niquelar bien y con uniformidad, durante mucho tiempo.


La sal de níquel y el ácido bórico se disuelven por separado en agua hirviendo; se mezclan las dos soluciones, y se agrega agua hasta completar el volumen indicado en la formula. También pueden disolverse a la vez los dos ingredientes.

 




c) Acetato de níquel 2.75 parte, acetato de calcio 2.5 partes, agua 100 partes. Por cada litro de esta solución se le agregan 7 cm3 de ácido acético de densidad 1.047.

Se prepara este baño empezando por disolver carbonato de níquel (igual cantidad que la dada en la fórmula para el acetato) en ácido acético, que se agrega poco a poco a la sal, y se calienta la solución hasta que termine la efervescencia y toda la sal se haya disuelto.

El acetato de calcio se puede preparar disolviendo la misma cantidad que la indicada en la formula, pero de carbonato cálcico (polvos de mármol), o la mitad de cal, procediendo lo mismo que con el carbonato de níquel.

Se mezclan las dos soluciones, se agrega agua hasta completar la cantidad total dada por la formula, y se agrega el ácido acético en la proporción indicada.


d) Fosfato de níquel 10 parte, citrato de níquel 6 parte, pirofosfato sódico 10.5 parte, bismuto sódico 1.5 parte, ácido cítrico 3 partes, amoníaco diluido 15 parte, agua 400 parte.

 





e) Sulfato de níquel 6 partes, amoníaco 3 partes, agua 100 partes. Una vez disuelto el sulfato de níquel se agregan 20 partes de amoniaco.
Este baño es muy propio para aficionados, dando buenos resultados hasta con ánodo de platino. Se mantiene a una temperatura de 38ºC y la corriente debe ser moderada.
Este baño es preciso renovarlo de cuando en cuando con sal de níquel para reparar la perdida de este metal; también debe mantenerse siempre alcalino, agregando amoníaco.


f) Sulfato de níquel y amonio 10 partes, sulfato amónico 2 partes, agua 250 partes. Se disuelven las sales en agua hirviendo, y se espera a que se enfríe la solución. Esta proporción esta muy indicada para niquelar objetos de fundición y acero.

 





g) Sulfato de níquel y amonio 10 partes, sulfato amónico 2 partes, agua 300 partes. Se procede como en la fórmula anterior. Este baño se emplea para niquelar objetos de latón, cobre, estaño, metal ingles, plomo, zinc, etc. si presenta alguna acidez al papel de tornasol, se agrega un poco de amoníaco.


h) Sulfato de níquel y amonio 675 gr, sal amoníaco 375 gr, agua 17 litros. Se disuelven las sales en agua hirviendo, y se hace el líquido ligeramente alcalino agregándole 625 gr de amoníaco.


i) Se prepara actualmente una solución, que da muy buenos resultados, mezclando el líquido obtenido por disolución, en 1 kg de amoníaco, de la masa pastosa obtenida por evaporación prolongada de la solución de 30 gr de níquel en agua regía con el resultante de tratar la misma cantidad de níquel con una solución de 120 gr de cianuro potásico en 1 litro de agua.
Aumentado la dosis de cianuro resulta el deposito más blanco y aumentado la de amoníaco, más gris.

 





j) Método de Powell. Según este inventor, el ácido benzoico agregado a cualquier sal de níquel impide la tendencia de estas a producir un deposito defectuoso, evita la descomposición de la solución y por lo tanto la formación de sales derivadas. La proporción de ácido benzoico es de 1 gr por cada litro de solución. Las dos formulas siguientes son de este mismo autor:


j1) Sulfato de níquel y amonio 10 partes, sulfato amónico 4 partes, ácido cítrico 1 parte, agua 200 partes. Se prepara la solución al calor, y una vez fría, se le agrega un poco de carbonato amónico hasta que sea neutra al papel de tornasol.


j2) Sulfato de níquel 6 partes, citrato de níquel 3 partes, ácido benzoico 1.5 partes, agua 200 partes.


k) Niquelado de objetos de aluminio. Cloruro de níquel 6 partes, fosfato sódico 7 partes, agua destilada 100 partes. Se calienta el baño a 60-70ºC y se mantiene esta temperatura mientras dura el niquelado.

 





l) Niquelado de objetos pequeños. Sulfato doble de níquel y amonio 7 Kg bicarbonato sódico 800 gr, agua 100 litros. Se agrega el bicarbonato a la solución caliente del sulfato, y poco apoco, por que de no hacerlo así la efervescencia producida haría rebosar el líquido. El baño se conserva muy cerca del punto de ebullición. Si después de haber trabajado algún tiempo, resulta el deposito de color oscuro, se agrega un poco de sulfuro sódico.





Desniquelado





Cuando hay que niquelar por segunda vez un objeto, siempre es mejor quitarle la capa primera de níquel con una solución corrosiva, ya que el níquel no se adhiere bien a una capa del mismo metal.

Un buen baño corrosivo es el siguiente: ácido sulfúrico 8 kg, ácido nítrico 2 kg, agua 2 litros.

Se agrega poco apoco el ácido sulfúrico al agua (nunca lo contrarío, que es muy peligroso) y una vez fría la mezcla, se agrega el ácido nítrico, y se agita el líquido con una varilla de cristal.
 




Esta solución se emplea en frío. Los objetos a que se quiere despojar de la capa vieja de níquel se sujetan con un alambre grueso de cobre o latón y se echan en dicha solución; al cabo de unos instantes se observan, ya que no deben permanecer en el líquido ni un momento después de disuelta la capa de níquel, si no sacarlos inmediatamente y echarlos en agua fría.

Según otro procedimiento, los objetos que hay que desniquelar se sumerge en un baño de bicromato potásico 5 partes, ácido sulfúrico 5 partes, agua 100 partes, y se retiran del baño en cuanto desaparece todo vestigio del niquelado. 


Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay



No hay comentarios.:

Publicar un comentario