jueves, 20 de septiembre de 2012

ART NOUVEAU -- ALGO DEL PASADO? M. BERBERIAN

Manuk Berberian








Nacido en Buenos Aires en 1981 es la tercera generación de orfebres y dispuesto a continuar con la dinastía perfeccionando aun mas y superándose cada día.







Su padre, nacido en Grecia, pero de familia armenia, emigró de muy chico a la Argentina y dedicó toda su vida a la fabricación de joyas.

Su especialidad eran los anillos huecos de sello y Manuk pudo ser testigo desde su infancia de la labor de su padre, teniendo contacto con los metales preciosos y las herramientas del taller. 

Su educación transcurrió en un colegio de la comunidad armenia, lo que le permitió, al finalizar sus estudios, visitar el país de sus ancestros. Allí quedó maravillado por los mercados de artesanos y la calidad de las obras exhibidas por sus creadores que en muchas ocasiones son vendidas por unas pocas monedas.

Luego, sin pensar que más adelante se dedicaría a fabricar exquisitas joyas, pero entusiasmado por desarrollar su creatividad, ingresó a la carrera de diseño gráfico, la que concluyó para darse cuenta de que la gráfica no era lo suyo. 

Fue entonces que Manuk volvió a tomar contacto con las joyas, los metales y las piedras preciosas, y comenzó a aprender algunas cosas del gremio. Casi por casualidad, un día encontró una revista que mencionaba a un tal René Lalique, uno de los grandes diseñadores de la era del Art Nouveau. 
Para él, el nombre era totalmente extraño, desconocido, pero sus creaciones lo deslumbraron y decidió que quería poder realizar majestuosas obras de arte como aquellas. 







Allí se prendió una chispa que lo motivaría a investigar y capacitarse, de manera casi autodidacta, para llegar a fabricar esas pequeñas maravillas que hoy realiza con gran dedicación y perfeccionismo. Pero perseguir los sueños no siempre es tarea fácil.

Quien haya tenido la suerte de tener en sus manos una pieza de estas características sabrá lo complejo y detallistas que son estos diseños, donde se combinan una gran cantidad de técnicas, que van desde el calado de precisión, al tallado escultórico, el engarce, esmalte, construcción con sistemas de movimientos y bisagras, y mucho más.

"...es cierto que hay información y técnicas imprescindibles que solo el estudio puede proporcionarte, pero no nos olvidemos de la carga artística que poseen estas piezas, supongo que parte de todo esto lo llevo en la sangre..."

"...cada pieza es una forma de arte expresada como miniatura y que cada mujer que la carga lleva consigo..."

El camino elegido llevó su tiempo, por lo que en el transcurso, se dedicó a fabricar piezas por encargo y composturas. Mientras tanto, Manuk aprovechó su habilidad y conocimientos en materia de diseño para crear en papel cientos de diseños que con el tiempo llevaría a cabo.


 




Por otra parte, debía buscar clientes para sus “caprichos”, lo que lo guió hasta un conocido local de antigüedades del barrio de San Telmo. Allí, Manuk tuvo la suerte de conocer a su dueño, experto en joyas antiguas, quien fue un gran crítico con sus trabajos, pero tuvo la solidaridad de aconsejarlo y ayudarle a perfeccionar sus técnicas de alta joyería. “Miró la pieza que llevaba para mostrar, una libélula con una piedra en el medio y me dijo: ‘Está linda, pero te falta un montón’, y me hizo hacer la pieza como treinta veces más, hasta que quedó perfecta”, recuerda.

“Además, ir a ese local era como entrar a un museo… el tipo tenía piezas antiguas de verdad, originales, y me mostraba como hacían el esmalte, como tallaban las facciones de la cara, el pelo… unos trabajos increíbles. Como vio que estaba tan interesado en el tema del Art Nouveau me prestó un montón de libros para que pudiera empezar a pensar con la mentalidad de la época y así poder diseñar con criterio, y aprendí de la sociedad, la cultura, la música, el teatro”.





Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario