viernes, 21 de septiembre de 2012

HERRAMIENTAS -- EL TORNO COLGANTE


Vamos a hablar hoy de una delas herramientas mas dúctiles para el orfebre, es plausible decir que todo orfebre tiene por lo menos uno o dos.








En la actualidad, el torno o motor colgante es una herramienta eléctrica capaz de tomar diferentes accesorios, los cuales hace girar a gran velocidad y realizar así una variedad de operaciones sobre piezas de diferente tamaño, forma y material. Algunas de estas operaciones pueden ser: agujerear, desbastar, grabar y texturar. 
El torno colgante, se utiliza suspendido de un soporte que debe poder ser regulado en altura para su cómoda utilización.

 




También, está provisto de un pedal de accionamiento que regula con precisión la velocidad de rotación. El torno colgante está compuesto por cuatro partes principales: el motor, el flexible, la pieza de mano y el pedal.
El motor está unido a un flexible que termina en una pieza de mano en la cual se intercambian los diferentes accesorios. 





Existen motores de diferentes potencias (1/4, 1/8 h.p.), las cuales deberán elegirse de acuerdo a las necesidades de trabajo. Un trabajo intensivo, que requiera mucha fuerza o sea prolongado en el tiempo, requerirá de una mayor potencia. 
Dado que el torno no es una herramienta económica y su vida útil puede superar los diez años, es conveniente preveer el trabajo para realizar una compra adecuada. 








El flexible es la parte del torno que se encarga de trasladar el movimiento desde el motor hasta la pieza de mano y está compuesto por una vaina metálica, recubierta en goma que en su interior lleva un cable de acero. Como su nombre lo indica, es totalmente flexible aportando al joyero comodidad y libertad de movimiento.

 




Es importante procurar que el flexible este siempre lo más recto posible y no forzarlo con trabajos que frenen o traben su rotación. De todos modos, en caso de dañarse, la mayoría de las partes se pueden cambiar. Por otro lado, podemos encontrar diferentes tipos de piezas de mano, entre las cuales se pueden enumerar: las de sistema de intercambio rápido de mechas, la de mandril industrial, el martillo de engarzar y el martillo de satinar, siendo la más común en joyería la de mordazas intercambiables.

 




La pieza de mano es la encargada de tomar los accesorios de trabajo que enumeraremos más adelante. Por último, pero no por ello menos importante, tenemos el pedal, encargado de regular la velocidad de rotación del motor. Esto es especialmente importante cuando se trabaja con accesorios como cepillos, que por su construcción no soportan las altas velocidades que puede alcanzar esta máquina.

 




Existe también el torno de mano que cumple las mismas funciones que el colgante pero se diferencia en que el motor y la pieza de mano porta-accesorios están incluidos en una misma carcasa. 





De este modo, toda la herramienta en su conjunto tiene un tamaño más pequeño y un peso inferior, pero al mismo tiempo todo el peso de la herramienta debe ser sostenido por el joyero mientras trabaja provocando incomodidad y agotamiento. Aunque los micro motores le restaron muchísimo peso a estas herramientas haciendo que su uso sea cada día mas aceptado, yo miso poseo uno de estos y de a poco va sustituyendo al motor colgante en mi taller.







Antiguamente, los tornos de mano se caracterizaban por tener menor potencia que el torno colgante, lo que compensaban con una mayor velocidad. Actualmente, existen tornos de mano mejorados que se asemejan mucho a la potencia de uno colgante.

 



Resulta conveniente recordar que si bien el torno es muy necesario en el proceso de fabricación y de gran ayuda en las terminaciones, este instrumento no logra alcanzar el pulido y brillo final de las piezas que se alcanza con la pulidora. La pulidora, si bien trabaja de una forma similar al torno, lo hace con una mayor potencia y esto se ve reflejado en la calidad de los acabados. Los accesorios que se pueden utilizar con esta herramienta son bastante similares a los del torno, pero vienen en mayor tamaño y adaptados para ser colocados en dicha máquina.

       



Consejos de seguridad y conservación 

Como muchas herramientas utilizadas por el joyero, su utilización indebida o sin tomar las precauciones necesarias puede resultar en lesiones. 
Para ello es importante tomar los debidos recaudos y utilizar elementos protectores siempre que sea posible. Recomendamos la utilización de gafas protectoras, sobre todo si se trabaja con cepillos que puedan desprender cerdas, abrasivos que despidan partículas o piezas que puedan proyectar rebabas o virutas. Si el trabajo lo permite, también es conveniente utilizar dedales de goma o protectores de cuero para los dedos, aunque no suelen resultar cómodos y afectan la sensibilidad al manipular piezas pequeñas.

 



En cuanto al cuidado del torno, una de las negligencias más frecuentes es la de olvidar la traba o espina utilizada en la pieza de mano al momento de cambiar los accesorios. Esta tiene como fin trabar el eje de la pieza de mano, de modo de poder aflojar la mordaza de sujeción. En caso de olvidarse esta pieza colocada, el mecanismo quedará trabado y, al accionar el motor mediante el uso del pedal, se provocará la indefectible rotura del cable o tripa del flexible. Es por ello recomendable retirar totalmente el pie del pedal al realizar el cambio de accesorios y asegurarse de haber liberado el mecanismo antes de accionar nuevamente el motor.
 




Algo similar ocurre cuando se trabaja con materiales que puedan frenar o detener la marcha del motor. Si un accesorio se traba y detiene la marcha en la pieza de mano, provocará una torsión interna de la tripa que puede terminar con su rotura.

 




Otra cosa importante a tener en cuenta es la de utilizar el flexible de la forma más recta posible. De no hacer esto, el movimiento rotatorio de la tripa irá desgastando la camisa del flexible y terminará por romperla. Esto es fácilmente evitable y muy recomendable, ya que generalmente el flexible es el repuesto más caro del torno. Además es muy importante lubricar adecuadamente el flexible, desarmandolo y poniéndole la grasa que el fabricante nos recomiende.

     




Las mordazas son otra de las partes que suelen romperse con frecuencia. Si bien son de un costo bastante bajo, pueden quebrarse en un momento inoportuno y dejarnos con un trabajo a medio terminar. Siempre es conveniente tener al menos una mordaza de repuesto de cada medida y, a fin de prolongar su vida útil, se recomienda no apretarlas en exceso ni forzarlas colocando accesorios con vástagos de mayor diámetro al de su capacidad.

Disco Abrasivo Fino Mandril(Un)  Disco de Corte Diamantado 1"(Un) 
Mandril Con Rosca 1/4"(Un)  Mini Escobilla Pelo Disco(Un)



Accesorios Los accesorios para el torno incluyen una gran variedad de piezas de precisión para agujerear, desbastar, esmerilar, pulir, dar textura o brillar de diferente forma en la comodidad del banco. Entre ellos encontramos: Las mechas: se utilizan para agujerar el metal y vienen en un gran variedad de diámetros. Algunas están provistas de diferentes recubrimientos, brindándoles mayor resistencia al calor producido por la fricción.



Mini Pañete Mandril Econ(Un)  Set 80 Accesorios Multiherramienta(Set)




Aunque se desafilan con el uso, pueden ser rápidamente recuperadas afilándolas sobre la piedra de Arkansas. Si se rompen y quedan dentro de la pieza, se puede dejar la misma en lavandina hasta que el trozo se oxide y desaparezca o salga.



0,4mm Fresa Acero Redonda  0,7mm Fresa Acero Cono Invertido 
1,1mm Fresa Acero Sombrero  0,8mm Fresa Acero Copa




Las fresas: se utilizan para desbastar por medio de sus filos a través del movimiento rotatorio accionado por el torno. Son ampliamente usadas en el trabajo de fabricación en general, y especialmente en engarce, por su precisión y por la posibilidad que brindan de realizar diferentes cortes según el tamaño y la forma de su punta. Aunque existen de diferentes metales, algunas más resistentes a la fricción y más duraderas, nunca se deben dejar recalentar las herramientas de corte (como las mechas y las fresas) así no perderán su filo. Es recomendable utilizar salicilato de metilo para lubricarlas.




Disco Silicona Verde(Un)  Disco Silicona Rosado(Un) 
Set 5 Mini Esmeriles Pulido(Set)  Set 5 Piedras de Pulido(Set)





Las piedras: son utilizadas para desbaste y para emprolijar bordes filosos o rebabas, entre otras cosas. Tienen una capacidad de desbaste menor al de las fresas, pero dejan una superficie más prolija. Según el color deberán ser utilizadas sobre determinado material y tendrán distinto contenido abrasivo. Las piedras rojas son de cristales de rubí y son las más resistentes y duraderas para utilizar sobre todo tipo de material. Las verdes son de carburo de silicio, recomendadas para porcelana y cerámicos. Las azules son de oxido de aluminio azul para utilizar sobre aleaciones de metales no preciosos (utilizadas por odontólogos en dentaduras parciales y aleaciones de cromo-cobalto y níquel).







Las de color rosa, de oxido de aluminio del mismo color, están destinadas a ser utilizadas sobre aleaciones de metales preciosos y de alta ley.

Las puntas diamantadas: montadas sobre vástagos son accesorios con diferentes formas de puntas recubiertas con polvo de diamante. Son muy eficaces para el trabajo de detalle fino y cuentan con una excepcional larga duración. Por la dureza del diamante pueden ser utilizadas sobre cualquier superficie.










Los cepillos: son utilizados para limpiar y pulir, especialmente en espacios de difícil acceso, y para producir algunas terminaciones especiales. Los hay de cerdas y de metal (bronce, para metales amarillos y acero, para metales blancos).









Los de alambre recto producen un acabado más pronunciado y es utilizado para limpieza, retirar rebabas y el acabado de superficies. Los de alambre ondulado logran un acabado más suave y mate. Según la necesidad de cada joyero se puede optar por diferentes formas como disco, copa y punta. Siempre se debe usar gafas protectoras al usar estos cepillos dado que los pequeños alambres se cortan con facilidad y pueden ser lanzados a la cara y a los ojos.









Esmeriles: los más utilizados son las hojas de esmeril o el papel de lija al agua y deben ser adosados al torno a través de un adaptador cilíndrico. Con este adaptador se consigue esmerilar de una excelente forma, ya que permite intercambiar fácilmente los diferentes granos de lija y acceder a todo tipo de lugares, como por ejemplo a los interiores de los anillos. Hay también en el mercado esmeriles en banda los cuales se utilizan con adaptadores de banda.








Las ruedas de lija traslapada (conocidas en Argentina como mini-flex), son de utilidad para esmerilar superficies de gran tamaño con mayor rapidez y son montadas sobre un vástago para instalar en el torno. Todos estos abrasivos se consiguen en el mercado en distintos granos.








Los abrasivos de goma: están hechos de una fórmula a base de silicona y goma, y funcionan como un abrasivo suave para retirar rebabas, suavizar o pulir. Vienen en diferentes formas como discos de lados planos o en punta (almendra), que deben ser utilizados con un adaptador de disco, o los de forma cilíndrica, que deben ser utilizados con un adaptador cilíndrico. El color de las gomas indica el grado del grano abrasivo, nomenclatura que depende de cada fabricante.








Las gomas de pulido y brillo de silicona: están especialmente formuladas para proporcionar la superficie más lisa posible sin el uso de componentes (pastas de pulido y brillo). Se consiguen en los siguientes granos: grueso (color blanco), medio (color negro), fino (color azul) y extra fino (color rosa). Se ponen en el torno de la misma forma que los abrasivos, mediante adaptadores.








Los fieltros: son 100% de lana y son ideales para desbabado de alta precisión, pulido y acabado. Pueden ser usados con pastas de pulido y vienen de diferentes formas para poder acceder a lugares difíciles. También deben ser montados sobre vástagos para ser usados en el torno o sueltos para utilizarse con los diferentes adaptadores.







Los paños: vienen de diferentes tipos y son usados, en su mayoría, con pastas para producir un acabado fino. El paño de pulir es de color azul y de una tela fuerte que elimina las rayas con la ayuda de la pasta de pulido (de color rojo o marrón) y el paño blanco levanta el brillo de la pieza con la ayuda de la pasta de brillo (de color blanco).









Existe un segundo paño blanco, de cerdas extremadamente delicadas, que se utiliza como último paso de la limpieza con el objetivo de conseguir un brillo excepcional (gracias a pastas especiales de alto brillo). También, existen otros paños para dar acabados mate a la superficie que tienen apariencia de esponja.
                         Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario