martes, 25 de septiembre de 2012

LAS PERLAS MAS RARAS DEL MUNDO

Siempre hablamos de las gemas mas grandes, las mas raras las mas lindas y las mas caras.

En este caso vamos a hablar de las perlas mas raras, por su tamaño ya que al ser una de las gemas naturales es difícil pensar que dentro de una ostra haya una perla de  mas de 20 centímetros.

La perla Hope.

Es posiblemente la perla mas famosa y tal vez el espécimen de agua salada.


La perla Hope, junto con una gran colección de todo tipo de perlas,  fue propiedad de Henry Hope, el famoso banquero estadounidense del siglo XIX, conocido también por ser el dueño del diamante Hope que se encuentra actualmente en el Smithsonian Museum.







Es una perla de  río, de agua dulce y es un verdadero gigante.  Pesa 84 gramos, algo así como 450 quilates, y mide 5 centímetros de largo por 12 centímetros de diámetro en su punto más ancho y 9 1/2 centímetros en su punto mas angosto.  Tiene forma como de un dedal y es blanco puro en el extremo mas angosto y se vuelve color bronce verdoso en el lado ancho.

La colección de Hope estuvo en exhibición en el Museo Geológico de South Kensington, Inglaterra durante varios años y luego fue vendida en 1886.  
No sabemos que pasó con muchas de las perlas de dicha colección.  
En 1908 la perla Hope fue ofrecida por  los joyeros Garrard & Co. a la familia real Inglesa por $9000.00 libras.  En 1974 fue de nuevo ofrecida en venta ahora privadamente por la cantidad de $200,000 libras.



Perla Alá



Se remonta al año 1934, fecha en que un joven pescador de perlas que se hallaba faenando en las inmediaciones de la isla Palawan, en Filipinas, encontró en el fondo del mar una enorme almeja gigante del pacífico, de las llamadas “Tridacna gigas”, que es un molusco bivalvo único entre las especies de almejas pues puede alcanzar el tamaño de un metro veinte centímetros y pesar más de trescientos kilos.

Es de suponer que el pescador sufriría una enorme sorpresa al descubrir esta perla enorme que tenía una forma extraña que él debió encontrarle cierto parecido con un rostro cubierto por un turbante. 






Este hombre como parece lógico debido debió reconocer que aquella extraordinaria perla era un prodigio o quizás algún tipo de manifestación de Alá, el dios supremo de los musulmanes. 
Pero, para su desgracia ocurrió que cuando quiso sacar la perla del interior de la colosal almeja ésta cerró sus valvas atrapándole la mano. 
Y entonces al no poder él soltarse y subir a la superficie, se ahogó. Sus compañeros, para poder librarle, tuvieron que matar a la almeja que entonces se abrió dejando libre el cadáver del infortunado marinero y descubriendo antes sus incrédulos ojos la maravillosa y extraña perla que contenía. 
Y al parecer fueron algunos fieles musulmanes filipinos los que le dieron el nombre de Perla de Alá, mientras otros creyentes taoístas la llamaban Lao Tzu en honor al sabio que creo esta filosofía de vida.







Según los expertos no se trata de una perla tipo gema, pues las Tridacna gigas no producen nácar como las almejas pequeñas; la perla a la que hago referencia es completamente amorfa y de tono blanco mate, y si fuera una perla normal entraría en la categoría de las perlas llamadas “barrocas”. 
Es imposible convertir en joya esta monstruosidad pues pesa 6,4 kilos y tiene un diámetro de 24 centímetros. Se dice que esta perla se halla actualmente en poder de un multimillonario norteamericano. 
Un capricho que ha debido costarle una verdadera fortuna. 






Esta perla, debido a su enorme tamaño y rareza fue valorada en el año 2.007 por la exagerada cantidad de 93 millones de dólares.


Perla La Peregrina.


La Perla Peregrina es una perla de tamaño y forma inusual, considerada una de las gemas más valiosas y legendarias de la Historia de Europa. Descubierta en aguas del Archipiélago de las Perlas en Panamá en el siglo XVI, pasó a manos del rey Felipe II de España, formando parte de las joyas de la Corona de España.


Pocas joyas llevan tras de sí una historia tan fascinante. Es una joya que ha peregrinado por diversos países desde que fuera descubierta por un esclavo, en Panamá, hace más de 400 años. Sin embargo, su apodo «Peregrina» no se debe a su historial viajero, sino a su peculiar forma. En siglos anteriores, el adjetivo «peregrino» significaba «raro, caprichoso, especial». Esta perla fue también llamada «La sola», «La margarita»...







Las perlas en forma de lágrima son muy apreciadas por su belleza y escasez, y es por ello que la Peregrina se convirtió en objeto de deseo de la realeza de la época, como Margarita de Austria, Isabel de Borbón o María Luisa de Parma, reinas de España que la lucieron a lo largo de los siglos.
La perla fue hallada en Panamá (según alguna fuente, en 1515) y ofrecida en 1580 al Rey de España Felipe II por el Aguacil Mayor de Panamá, Diego de Tebes, quien la había llevado a Sevilla. Según un documento de la época, pesaba 58,5 kilates.
Se suele repetir que el monarca se la regaló a su nueva esposa, la reina inglesa María Tudor, y de hecho ella luce una gran perla en el famoso retrato pintado por Antonio Moro (Museo del Prado de Madrid). Pero en realidad la Peregrina se adquirió muchos años después de la boda, por lo cual la gran perla que poseyó la reina inglesa fue otra.







Lo cierto es que la Peregrina, prendida de un broche o joyel junto con el diamante El estanque, fue lucida por las sucesivas reinas que ocuparon el trono español. La reina Margarita de Austria la lució con dicho broche en su retrato ecuestre terminado por Velázquez (Museo del Prado), y también su esposo Felipe III de España la lleva, prendida de su sombrero (sin el broche), en el retrato que hace pareja con aquel.


La Peregrina permaneció en España hasta 1808, cuando el rey invasor José Bonaparte ordenó que le entregasen las joyas de los Borbones españoles, ya exiliados. La perla fue enviada por Bonaparte a su esposa Julia Clary, que residía en París, pero años después de perder el trono español el matrimonio se separó y Bonaparte marchó a Estados Unidos, con una amante y con la perla.
Cuando José Bonaparte regresó a Europa, se trajo la perla consigo. Se cree que dispuso en su testamento la entrega de la perla al futuro Napoleón III, quien debió de venderla hacia 1848 por problemas económicos. 
Se la compró el marqués de Abercorn, cuya esposa la lució en París, en un baile en el Palacio de las Tullerías. Se cuenta que ella se negó a taladrar la perla y así prenderla mejor, razón por la cual se soltaba de su engarce, si bien no llegó a extraviarse nunca.








No termina ahí el periplo de la Peregrina; todavía le quedaba otro viaje a Estados Unidos.

En 1969 la Peregrina sale a subasta, y la noticia causa agitación en España. Se cuenta que la Casa Real española intentó entorpecer la venta afirmando que esta perla no era la auténtica. Los Borbones españoles tenían otra perla, regalada por Alfonso XIII a su esposa, y afirmaron que era la Peregrina. Sin embargo, al menos parte de la familia Borbón sabía cuál era la auténtica; Alfonso de Borbón y Dampierre participó en la subasta de Nueva York, si bien su oferta resultó insuficiente.

La actriz Elizabeth Taylor recibió la Perla Peregrina de su esposo Richard Burton en 1969.
Según documentación develada recientemente, ya en 1914 Alfonso XIII sabía que La Peregrina había sido vendida por los Abercorn a una joyería inglesa. Consta que se la ofrecieron al rey y que le remitieron fotografías de ella. 

No llegaron a un trato, y acaso fue entonces cuando Alfonso XIII obtuvo una segunda perla, que sería la mostrada por su viuda en 1969.
Sea como fuese, la Peregrina pasó por dos coleccionistas más entre 1914 y 1969, y fue subastada el día 23 de enero de 1969 por la sala Parke Bennet en Nueva York, como lote número 129. 







La mayor parte de los que pujaron se detuvieron en los 15.000 dólares. Hasta los 20.000 llegó Alfonso de Borbón Dampierre. 
El actor Richard Burton la adquirió (sirviéndose de un intermediario) por la «simbólica» cantidad de 37.000 dólares, como regalo a su amada Elizabeth Taylor.

Un día más tarde, el 24 de enero, Luis Martínez de Irujo, Duque de Alba, como jefe de la Casa de la Reina Victoria Eugenia, negaba la autenticidad de la perla subastada y exhibió una perla que pretendía ser la auténtica, recibida de Alfonso XIII con motivo de su boda. 
Tanto la casa de subastas como diversos especialistas negaron veracidad a esa atribución. 
Esa presunta Peregrina fue legada a Juan de Borbón, hijo de Victoria Eugenia, y cuando este renunció a sus derechos dinásticos en 1977, le fue transmitida al rey de España Juan Carlos I. 
Ha sido lucida varias veces por la reina reina Sofía, y algunos funcionarios de la casa real española siguen manteniendo que es la verdadera Peregrina.


Perla La Rosada.


La legendaria perla rosada es una perla de Akoya de Australia occidental. Supuestamente varias personas han muerto mientras estaban en posesión de la gema.
Existe una maldición que está vinculada a ella así como al diamante Hope.
El último propietario de la perla la rosada Abraham Dayis murió en Koombana en un barco australiano que se hundió en un ciclón.
Los restos del barco nunca fueron encontrados y se dice que la perla estaba abordo, Era una perla perfectamente redonda y de color rosado intenso algunos dicen que nunca existió.







Perla Arco Valley.


La perla más grande del mundo se llama Arco Valley y está en el palacio real de Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes Unidos. Es la más grande del mercado, ha pertenecido a emperadores chinos, reyes persas, al nieto de Gengis Kan y, supuestamente, a Marco Polo, y tiene 800 años de antigüedad.







La perla natural de agua salada conocida como la Perla del Valle del Arco, de 7,87 centímetros (3,1 pulgadas) de longitud y 575 quilates, fue traída a Abu Dhabi hace menos de dos meses por Jaled al-Sayeg, un joyero y presidente del comité organizador de la subasta. Dijo que la perla era propiedad privada, pero se negó a proporcionar el nombre del dueño.

 lleva el nombre de un propietario anterior de la dinastía familiar del Valle del Arco en Austria, es blanca con un ligero tono azulado, y tonos rosas y crema en sus costados. 







Ha sido perforada en tres ocasiones: para que pudiera acoplarse con otras joyas en la tiara de una mujer desconocida, para acompañar un traje mandarín de ceremonias y para ajustarse a una corona o turbante decorado con piedras preciosas propiedad de un rey persa.
Ha sido restaurada a su forma original.
Documentos de la corte demuestran que la perla fue propiedad de Kublai Khan, emperador de China en el siglo XIII y nieto de Genguis Khan.
La Perla del Valle de Arco es la más grande a la venta, pero la Perla de Alá es la más grande del mundo, con 24 centímetros (9,45 pulgadas) de longitud.





La Perla de Asia.


Es de hecho una perla convencional, pero eso sí, la más grande entre las perlas naturales más grandes que existen, tiene un peso de 600 qts., y una data que viene desde finales del siglo XVI y comienzos del siglo XVII. 
Como indica su nombre es una perla asiática y se piensa que concretamente es originaria del Golfo Pérsico, el primero en poseerla fue el emperador Mogol Shah Jahan (1628-1658), el mismo que construyera el más famoso símbolo de la India, el Taj Majal.



Montaje Perla de Asia




Luego pasaría al Rey de Persia y de ahí al emperador chino; debido a que durante 300 años fue una joya poseída por 3 de los más grandes imperios de Asia es comprensible que haya sido apropiadamente llamada “La Perla de Asia”; es la actual perla nacarada más grande del mundo con 76 x 50 x 28 mm de tamaño y 600 qts., de peso (unos 120 gr), recuerden.

La forma de la Perla de Asia, de tipo barroco, es bastante inusual a juzgar por las imágenes disponibles de ella diría que su forma es similar a la de un poroto (frijol, habichuela, arveja, caraota,etc.) pero de un brillante blanco nacarado con visos plateados y cuyo brillo se ha mantenido incólume pese a los más 400 años que tiene de edad, como la mayoría de las grandes perlas famosas es probable que provenga de una ostra “Pinctada Máxima”. 

Cuando el último dueño de la gran perla, el Emperador Chien-lung, el cuarto emperador de la dinastía Qing de China y quien gobernara el imperio por 60 años murió, como correspondía a la tradición fue sepultado con la Perla de Asia, que había sido su joya más preciada y un símbolo de buena suerte y fortuna. 
Pero varios años luego, su tumba sería profanada por ladrones que la saquearían y robarían además de otros tesoros a la Perla de Asia; de alguna manera y muchos años luego la perla terminaría llegando a Hong Kong donde sería vendida y pasaría así a Francia; su actual apariencia de tipo arreglo de flores y frutos de oro y gemas y de los cuales la perla es el mayor fruto data de su estancia en Europa por allá por comienzos del siglo XX, finalmente la perla cambiaría de manos varias veces más hasta ser adquirida por su actual dueño, un coleccionista privado europeo quien además es dueño también de la Perla Hope.




La Perla de Myanmar

Una de las perlas naturales más grandes del mundo y también una de las más recientemente halladas, en el año 2001. Su nombre es en alusión al país donde fue hallada, es decir el pequeño país de Myanmar, ubicado en el sudeste asiático. Una de las fuentes de ingresos de este pequeño país gobernado por 47 años por una brutal dictadura militar es el cultivo de perlas, sin embargo y de manera irónica ha sido una perla natural la que ha puesto en el mapa del mundo de las perlas a este país debido a su significancia. 








La perla de Myanmar es una perla de tipo Blister o barroco de 45,06 qts., su color es blanco y se originó de una ostra “Pinctada Máxima” o de los mares del Sur. Actualmente está en posesión del gobierno dictatorial del país.





La Perla Drexel


Se trata de una de las perlas naturales más inusuales que existen, de origen polinesio y lo más probable producto de una ostra “Pinctada Margaritifera”, la Drexel está considerada como una de las más hermosas y raras perlas naturales que se hallan actualmente en existencia debido principalmente a su forma de lágrima delgada y alargada completamente simétrica, su gran tersura, su color gris con visos rosas y un lustre casi perfecto, es de hecho una de las maravillas de la naturaleza al tratarse de una perla producida naturalmente








Tiene un peso de 33,8 qts., está técnicamente catalogada como una perla negra de tipo polinesia, si bien su color es mayormente gris. Debe su nombre a Mary Stretch Irick Drexel, una reconocida filántropa, patrona de las artes, además de conocedora y coleccionista de joyas quien fuera su primera dueña. 








La Sra. Drexel hizo montar la perla en un broche estilo Belle Epoque por la rama norteamericana de la firma de joyería francesa Cartier, haciendo en este broche con la perla Drexel tándem con otra perla complementaria del mismo tipo pero de forma redonda de 12 qts., de peso, juntas ambas perlas hacen del simple pero elegante diseño del broche una de las piezas de joyería más famosas y clásicas del período Belle Epoque o Eduardiano. 
Actualmente el broche con la perla Drexel está en posesión de Andrew Cohen quien ocasionalmente lo presta para su exhibición.




Fin primera parte, en la próxima vamos a hablar de las mayores perlas cultivadas.


Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay





4 comentarios:

  1. Como saber si mi perla color blanco barroco tiene algún valor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo viendo la perla, no hay manera de evaluar una perla sin verla.
      Saludos

      Eliminar
  2. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar