viernes, 7 de septiembre de 2012

MAS DIAMANTES PERDIDOS -- EL ESTANQUE



El Estanque fue un diamante de singular color “acerado” y transparencia absoluta, tenía un peso de 100 qts y fue adquirido en su forma bruta en Amberes por el Rey Felipe II de España.


Tras pagar una gran cantidad de dinero por el mismo, lo hizo tallar en España en forma de cuadrado o mesa; por su trasparencia, su tono acerado y forma cuadrada, al diamante se le denominó El Estanque.



María Tudor y la joya



La perfecta gema sería engarzada en una no menos célebre y legendaria pieza de joyería, el notable símbolo de la joyas de la corona española, conocida como el “Joyel de los Austrias”, un gran broche labrado en oro de 20 quilates a modo de marco con cartones recortados, frutos y elementos vegetales, esmaltado de colores, en variados tonos, predominando el negro y blanco con el diamante El Estanque, como pieza central y de mayor tamaño el cual haría par con la perla Peregrina.

 Margarita de Austria



El Joyel con el diamante El Estanque fue dado como presente de bodas por el rey español a su tercera esposa la Princesa Isabel de Valois, hija del rey Enrique II de Francia (su anterior esposa María Tudor de Inglaterra, también fue retratada usando al Joyel, así que es de suponer que Felipe II también se lo presentara como obsequio con motivo de su matrimonio). 

De ahí el Joyel con sus 2 piezas centrales invalorables permaneció en la familia real española por generaciones hasta la llegada al poder de José Bonaparte, hermano de Napoleón e impuesto por éste como nuevo rey de España tras la batalla que ganara el ejército napoleónico en su afán por crear en Europa un enorme imperio según los dictámenes del megalómano Bonaparte. 







Como Rey de España José Bonaparte tuvo acceso a la hasta entonces gran colección de joyas de la corona española lo que representaría un desastre para el tesoro español, pues con la derrota del ejército francés y su casi segura caída del poder José Bonaparte se vería obligado a huir de España pero no sin antes llevarse gran parte de las joyas reales españolas entre las cuales estaba el diamante El Estanque y la perla Peregrina, con su robo el joyel y el mismo diamante El Estanque lamentablemente se perderían para siempre.







Solo salvándose de tan desafortunado destino la Perla Peregrina que de una forma u otra conseguiría sobrevivir hasta nuestros días. Lo último que se cree acerca de la suerte final de “El Estanque” es que éste tras innumerables ventas, empeños y cambios de mano terminó por ser retallado para no ser reconocido y reclamado por la monarquía española, perdiéndose para siempre aquello que le daba su identidad real como el legendario diamante de Felipe II y del Joyel, creyéndose que su posible paradero final estuviese entre las joyas de la familia imperial rusa, Los Romanov, algo que ya no se puede afirmar a ciencia cierta debido a la devastación del tesoro imperial de Rusia durante y después de la Revolución Bolchevique.



Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario