viernes, 12 de octubre de 2012

EL ART NOUVEAU






A principios del siglo XX surge en Europa el Modernismo, movimiento que desde sus manifestaciones influenció
varias expresiones del arte, alterando a la joyería de una forma especial.


CONTEXTO HISTORICO
Nos ubicamos en la época final de la Revolución Industrial (1750-1914), pudiendo así evidenciar las ventajas y desventajas socio económicas, tecnológicas y culturales que trajo consigo, y en un ambiente artístico donde los estilos dominantes eran el historicismo, el romanticismo y el eclecticismo; todos en una especie de añoranza, repetición y mezcla del arte del pasado. 






En este ambiente de transformaciones económicas, sociales y demográficas, conjuntamente con el entumecimiento estético del momento, surge como reacción la corriente que se denomina de forma generalizada como “Modernismo”. 

Este movimiento con características particulares se desarrolló en diferentes países tomando diferentes nombres en cada uno de ellos: “Art Nouveau” en Bélgica y Francia, “Modern Style” en Inglaterra, “Sezession” en Austria, “Jugendstil” en Alemania y Países Nórdicos, “Liberty” en Estados Unidos, “Floreale” en Italia y “Modernismo” en España e Hispanoamérica. 







El Modernismo no es un concepto cronológico sino estético, de estilo, de sensibilidad o incluso de actitud. Representa una nueva forma de entender la estética, la teoría y la función del arte, en la que el valor dominante ya no es la imitación de la naturaleza o su representación literal (la invención de la fotografía había convertido esta función artística obsoleta).

En su lugar, los artistas comenzaron a experimentar con nuevos puntos de vista, con nuevas ideas sobre la  naturaleza, materiales y funciones artísticas, a menudo
en formas abstractas.







EL ART NOUVEAU

Se estableció como estilo decorativo desde 1890 hasta
principios de la primera Guerra Mundial en 1914. 
Fue un intento deliberado de crear un estilo en reacción al historicismo caduco predominante en el arte del siglo XIX, siendo su rasgo más característico el uso de líneas sinuosas asimétricas basadas en formas vegetales. 

Fundamentalmente fue un arte de ornamento, y sus más típicas manifestaciones se produjeron en las artes aplicadas y las artes decorativas.

El estilo tomó su nombre de una galería llamada “L’ Art
Nouveau”, abierta en París en 1895 por el marchante y
coleccionista de arte Siegfried Bing (1838-1905), importante defensor y propagandista del nuevo estilo. Viajó por China, Japón e India, donde iba adquiriendo objetos de arte para vender en su tienda. Vidrio, cerámica, objetos de metal, muebles, cuadros, esculturas y joyas se mezclaban armónicamente en la galería creando un ambiente único. 







El movimiento encontró en Bing un gran promotor, quien en su afán de producir objetos de calidad para un público amplio, impulsó también talleres de muebles, cerámica y joyas. El punto culminante de su carrera fue la Exposición Universal de París de 1900.

El pabellón de “L’ Art Nouveau”, diseñado por Eugène
Gaillard, Georges de Feure y Edward Colonna, tuvo un
inmenso éxito; público y museos de todo el mundo acudieron a él a comprar piezas.







LOS MOTIVOS DE INSPIRACION DEL ART NOUVEAU

Las características que en general permiten reconocer al Modernismo Decorativo propiamente dicho son: la inspiración en la naturaleza y el uso de elementos de origen natural, con preferencia en los vegetales y las formas redondeadas de tipo orgánico entrelazándose con el motivo central, el uso de las líneas curvas y la asimetría. 







Este movimiento también presentó una tendencia a la estilización de los motivos, siendo menos frecuente la representación estrictamente realista de éstos y una fuerte orientación al uso de imágenes femeninas, las cuales se muestran en actitudes delicadas y gráciles, con un aprovechamiento generoso de las ondas en los cabellos y los pliegues de las vestimentas.

En los últimos años del siglo XIX los críticos unánimemente atribuían el comienzo de la revolución en el arte al renovado estudio de las plantas y su aplicación en los diseños decorativos desde la mitad del siglo. Los artistas encontraron en las referencias naturales la deseada diferencia con las máquinas, el sentimiento de movilidad que simbolizaba la vida, las sugestivas líneas insinuando cambio y crecimiento. 







Los contornos de las plantas del mar y las criaturas que se escondían misteriosamente en el fondo del océano cautivaron a los artistas con sus líneas dinámicas que se balanceaban continua y rítmicamente con los movimientos del agua. 
De esta forma, la naturaleza, y sus asociaciones a la feminidad y la fertilidad son los temas dominantes de la joyería Art Nouveau, aunque con un significativo cambio, pasando de la rígida imitación a la vívida interpretación.








JOYERIA ART NOUVEAU

En los dos siglos previos, el énfasis en la joyería fina se
había centrado en las gemas, particularmente en los diamantes, por lo que la preocupación principal del joyero consistía en proveer un marco adecuado para su lucimiento.

Con el modernismo surgió un nuevo tipo de joyería,
en el cual la estética del diseño se consideraba más
importante que el valor intrínseco de los materiales, de
esta forma la actitud del Art Nouveau sugería que, el brillo de un diamante solamente no era suficiente para hacer una obra de arte, se necesitaba también buen diseño y técnica. Dejando de lado la importancia del diamante en si, la joyería Art Nouveau se concentró en lo que su brillo produce en conjunto, cumpliendo un papel complementario en combinación con materiales como el vidrio, el marfil, cuerno animal y un sinfín de piedras. 







Los engarces de tipo invisible también fueron usados con el fin de ocultar la técnica de construcción y así no distraer al observador del diseño. El énfasis en el diseñador como artista motivó la utilización de bellas técnicas de esmaltado como cloisonné (en el que un alambre de oro forma particiones en los que se vierte el esmalte), champlevé (en el que el esmalte llena los vacíos calados del metal de fondo, basse-taille (en el que un diseño grabado en el metal se cubre con un esmalte transparente siendo aún visible a través de el), y pliquè-a-jour (en el que el metal de base es removido del esmalte traslúcido luego de la cocción, resultando en un efecto vidriera).






Los artistas y joyeros que crearon esta joyería fueron
entrenados en las disciplinas del siglo XIX, su maestría
técnica les permitió experimentar con nuevos materiales y procesos para complacer sus fantasías, aceptando el status del joyero como artista más que como artesano.

Esta combinación, una atmósfera de ideas para un “nuevo arte” y la incomparable capacidad técnica de los fabricantes, produjo algunas de las joyas más evocadoras de los tiempos modernos.






FIN DEL ART NOUVEAU

La línea libre del Art Nouveau, que en su comienzo expresó la lucha del arte por representar el movimiento, la pasión y la vitalidad, se convirtió, a los ojos de los críticos de la época, en uno de sus principales enemigos. Su uso fue tal vez excesivo y abrumador. Los productores comerciales que no entendieron realmente la teoría y la fuerza detrás de los motivos del Art Nouveau produjeron curvas bizarras que no le eran fieles al estilo. 







Junto a este agotamiento de la línea vino el comienzo de la Primera Guerra Mundial, momento en el que la naturaleza altamente decorativa del diseño modernista (que contrario a su inicial intención lo hacía caro de producir) comenzó a ser abandonado en favor del arte moderno con sus trazos más simples y rectilíneos, y más en armonía con la estética plana de los diseños industriales. De esta forma, para el final de la Primera Guerra Mundial las actitudes del público cambiaron y un estilo más sobrio entró en acción, dando origen al Art Decó.








Algunos representantes de la joyería Art Nouveau

RENE LALIQUE (1860-1945)

Maestro vidriero, diseñador y joyero francés.
Es una de las figuras más destacadas y más conocidas de la joyería Art Nouveau. Comenzó sus estudios de joyería a los 16 años con el joyero parisino Louis Aucoq y  continuó su capacitación en “Sydenham Art College” de Londres entre 1878 y 1880. Estando Inglaterra participó en varios concursos de diseño.






A su regreso a París, trabajó para diferentes joyeros decontribuyó con el magazine mensual “Le Bijou”,  aportando diseños de joyería en acuarela duranteun año. En 1884 exhibió sus joyas por primera vez en
el “Louvre”. Desde 1891 hasta 1894 diseñó y fabricó una serie de joyas para la actriz Sarah Bernhard obteniendo mucha publicidad. 






En 1894 expuso bajo su propio nombre, por primera vez, en el Salón de la Sociedad de Artistas Franceses, lo que continuó haciendo durante 3 años consecutivos. 

En el año 1900 sella su reputación triunfando en la gran “Paris Interantional Exhibition” con un gran despliegue de joyas. La excelencia de sus creaciones y el gusto que aplicaba a sus obras, le valieron numerosos encargos y exposiciones en diferentes lugares del mundo.





Finalmente a partir del año 1908 dedicó todas sus energías exclusivamente a los vidrios, rama en la que también se destacó notablemente. 







Lalique tiene el mérito de haber sido el primero en imaginar la comercialización de un producto emblemático de lujo y refinamiento, como son los perfumes en un envoltorio igualmente refinado y espléndido, y producirlos en grandes series, haciendo su arte accesible a un número creciente de personas. 







No se contentó con solamente diseñar sus modelos, sino que construyó también una fábrica para producirlos en grandes cantidades, patentando varios procesos novedosos de fabricación del vidrio y varios efectos técnicos como el satinado Lalique o el vidrio opalescente.






ALPHONSE MUCHA (1860-1939)
GEORGES FOUQUET (1862-1957)

Alphonse Mucha fue artista y diseñador gráfico del Art
Nouveau, original de Checoslovaquia, realizó su mejor
trabajo en París. El primer afiche diseñado para la actriz Sarah Bernhardt como Gismonda en 1894 lo lanzó a la fama y llamó la atención del joyero parisino Georges Fouquet, responsable del prestigio de Mucha en el ámbito de la joyería. 







El corto pero fructífero tiempo que trabajaron en conjunto dio como resultado una serie de joyas  expuestas en la 1900 International Exhibition en París,donde lograron gran reconocimiento, además de las joyas diseñadas para la nueva joyería de Fouquet llamadas “Mucha’s Exotic Designs” (1900-01).








De ahí en adelante fue una de las firmas siempre vistas
en las diferentes exposiciones de joyería Art Nouveau.
En 1919 se unió su hijo Jean, quien sobresalió en el estilo Art Decó. Uno de los legados de Mucha fue la publicación de un libro de diseños decorativos, incluyendo varias páginas de diseños de joyas que fueron de gran influencia para la época. 





Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

3 comentarios: