miércoles, 17 de octubre de 2012

EL LESOTHO PROMISE UN ÚNICO DIAMANTE? EN UN COLLAR ÚNICO



Lesotho Promise
                      Un diamante con alma africana








"Descubrir un diamante como el Lesotho Promise equivale a encontrar un Van Cogh que ha estado perdido durante un siglo"Laurence Graff


El diamante Lesotho Promise en bruto es un regalo de la tierra; el brillo y resplandor que se revela de él, pertenece al hombre, y al sueño inagotable de crear belleza.




El diamante Lesotho Promise



El origen


El diamante Lesotho Promise fue descubierto en la mina Letseng de Lesotho (al sur de África), mina conocida por dar diamantes de gran tamaño.
El año 2.006 una trabajadora de la compañía Gem Diamond Mining encontró accidentalmente un gran diamante; sorprendida ante el hallazgo, la mujer comenzó a gritar alertando a todo el equipo. Los compañeros acudieron a su encuentro pensando que se había electrocutado con los cables que rodean la mina.
De esta manera, el grupo pudo participar en el momento del descubrimiento del gran Lesotho Promise.




Ubicación de Lesotho en África



Mina Letseng en Lesotho



Las características



El diamante bruto de forma piramidal poseía un tamaño excepcional, su peso era de 603 quilates (nº 15 en la clasificación de los diamantes más grandes hallados en bruto) y la cualidad de su color blanco lo hacía aún más especial. .
Desde el descubrimiento en 1.990 del Millennium Star en Congo, no se había encontrado un diamante mayor.
Un diamante único emergía de la oscuridad, a la espera de ser tallado para desvelar así su luz interna.





El Lesotho Promise busca dueño




Un diamante bruto excepcional, siempre atrae a un dueño excepcional.
El comprador debe tener cierta predisposición al riesgo y a las descargas de adrenalina, además de intuición para imaginar o descubrir el potencial que se encierra en el interior de la piedra.
La adquisición implica asumir el riesgo de rotura durante el proceso de tallado, con la consiguiente pérdida económica; por eso además de un alto poder adquisitivo ( lo cual es muy importante) es necesario cierto espíritu aventurero.
La subasta del Lesotho Promise en bruto se realizó en el Centro de Diamantes de Amberes en el año 2006, mediante puja secreta y por escrito.
Un reducido grupo de compradores potenciales examinaron la piedra individualmente, y escribieron en una nota la cantidad que estaban dispuestos a pagar por él.
El joyero inglés Laurence Graff junto a un equipo de expertos pasaron 4 horas en una habitación para examinar la piedra en bruto, vislumbrando su valor y posibilidades; después guardaron la nota con su oferta en un sobre cerrado, que resultó ser la oferta más alta de la subasta, y el Lesotho Promise con un valor aceptado de 12'36 millones de dólares, por fin encontró su nuevo dueño.




Mr. Laurence Graff examinando un diamante


La talla



Laurence Graff decidió tallar el Lesotho Promise en varias piedras diferentes, su deseo era eliminar las inclusiones e imperfecciones que contenía la piedra en bruto, y transformar el Lesotho en diamantes de calidad excepcional.
Una vez finalizado el tallado expresó: "Fue inmensamente complicado, el Lesotho tenía grietas, imperfecciones, y una gran inclusión de carbono cristalizado en el corazón de la piedra"
Para llevar a cabo esta compleja labor, se seleccionaron dos compañías expertas en procesado de diamantes que trabajaron conjuntamente: SADFICO, y DIAMCAD.
Los ingenieros, gemólogos, y talladores de ambas compañías, utilizando la tecnología de exploración más avanzada, sometieron la piedra en bruto a un estudio intensivo que duró 5 meses.
El objetivo común era revelar el potencial de la piedra, y optimizar el tallado del Lesotho para extraer el mayor número de piedras de excelente calidad.





Simulación tecnológica en 3D
Técnica desarrollada por la compañía DIAMCAD, (Diamond Computer Aided Design) junto a la Universidad de Amberes.



Después del proceso de evaluación se pasó a la talla, el encargo se llevó a cabo por la compañía SADFICO de Amberes.
Para el óptimo aprovechamiento de la piedra fue necesaria la interacción de la ciencia y la artesanía, tecnologías innovadoras de alta precisión se combinaron con las clásicas técnicas manuales de los maestros en tallado. En el proceso intervinieron un total de 35 profesionales.
El diamante original inicialmente se cortó en 8 piedras en bruto de diferentes tamaños. Cada una de las 8 piedras fueron de nuevo evaluadas para su retallado, dando lugar finalmente a 26 piedras con un peso total de 223'35 quilates de calidad excepcional. Todas ellas color D, (el más cotizado), y pureza Flawless, (sin defectos internos y máxima calidad).




8 diamantes brutos extraridos del diamante original


Colección de los 26 diamantes que se tallaron del original Lesotho promise en bruto.
Cada uno de los 26 diamantes lleva inscrito a láser el logo de Graff en el filetín de la piedra, así como el número de identificación del laboratorio gemológico GIA, y su propio número de orden en el collar Lesotho Promise.



.La presentación de los diamantes


Después de 18 meses en el proceso de tallado los diamantes estaban finalizados, y Laurence Graff los dió a conocer en Diciembre del 2007 ante las cámaras de todo el mundo, el lugar elegido fue la sede de Graff en Londres.
El valor de los diamantes se estimó en 50 millones de dólares.
Con estas palabras, Graff presentó su excepcional colección de 26 diamantes:

" Este diamante es uno de los más complicados que he manejado. Era de color blanco en la superficie, y sabíamos que iba a darnos varias piedras importantes en lugar de una grande.
El Lesotho Promise ha sido sin duda uno de los mejores momentos de mi carrera, pero en nuestra industria nunca se sabe qué nuevo descubrimiento emocionante está esperando a ser descubierto. Podría ser mañana o el año que viene, siempre hay una nueva joya que espera ser descubierta"




Mr. Laurence Graff presentando el diamante talla pera de 76'41 quilates, y color D.



Talla pera central 76'41 quilates
Talla corazón central 43'12 quilates
Talla brillante central 27'03 quilates
Talla esmeralda central 20'05 quilates



Diseño y realización


Laurence Graff se comprometió a no dividir el conjunto de diamantes que proceden del original Lesotho.
Su deseo era que permanecieran juntos en una pieza.
Esta decisión hace que la joya donde se engarzan sea verdaderamente excepcional, pero también restringe su venta, ya que la pieza se dirige únicamente a un grupo muy reducido de clientes.
De acuerdo con el proyecto de Graff, y cuando el diseño estuvo resuelto para alojar las 26 piedras, los artesanos de Graff dirigidos por el maestro orfebre, realizaron un exquisito collar donde los diamantes aparecen con todo su brillo.
Me parece precioso el diseño minimalista y su concepto de ligereza; las piedras se unen entre sí a través de finas líneas de oro, y en las monturas donde se engarzan los diamantes apenas hay metal, consiguiendo así que los diamantes sean los auténticos protagonistas de la pieza.
Los dos lados del collar tienen una secuencia perfectamente simétrica, y del centro penden los diamantes más importantes en diferentes formas de talla.
Los diamantes que componen el collar presentan la talla brillante, talla pera, talla marquise, talla corazón, y talla esmeralda.




Collar Lesotho Promise de Graff
El collar fue presentado en Agosto del 2008 en Monte Carlo, muchos pudieron admirar su belleza. 
El diamante Lesotho Promise, creado hace millones de años por la naturaleza, forma parte de la historia de los hombres que se comprometieron con él, de todos aquellos que esculpieron su brillo.
Es la historia de un sueño, de un desafío, de momentos emocionantes y excitantes...que pueden ser capturados por el cliente final que adquiera el collar Lesotho Promise.

Fernando Gatto

Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario