lunes, 8 de octubre de 2012

GABY HORVAT -- JOYERÍA CONTEMPORÁNEA ARGENTINA


     



Me gusta pensar la joyería como soporte artístico.
Explorar la relación de la joya, el arte y la moda, con el usuario, conmigo.
La relación se genera a través del hacer, la elección, el espacio íntimo, lo ornamental, lo bello.
De la intuición al material, del objeto al cuerpo, al tacto; del verse al mostrarse.
En cada pieza construyo y encuentro parte de mi mundo. Me interesa que otros descubran parte del suyo.
Son ornamentos, son amuletos, son objetos de deseo.







Entrevista.  (Revista Estilo Joyero nº 46)


"...Mi atelier, es un espacio para mostrar la 
joyería contemporánea no sólo mía sino también 

de otros artistas” –cuenta Gaby.

“Desde hace dos o tres años tenía la intención de abrir una 
galería... es difícil: siempre uno intenta hacer las cosas y 
finalmente se da la situación después de esperar mucho, 
de encontrar el lugar. 

Pude abrir este espacio y la respuesta 
fue excelente. Ahora estoy acá con mis cosas y con Juan 
Vellavsky, mi primer artista invitado de agosto”.






Gabriela es muy inquieta. 
Empezó estudiando fotografía, 
cocina y cuatro años de diseño industrial, y con cada paso 
descubrió un mundo nuevo. De padre ingeniero y madre 
artista plástica, el lema era probar. “Vengo de una familia 
de hacer, hacer y hacer. Nosotros estamos constantemente 
haciendo cosas, no existe el descanso en mi vida. 

En 
el 2000 estaba estudiando diseño industrial cuando unas 
amigas me dijeron "Vamos a hacer joyería".







Primero pensé 
¿Qué es eso?, y después me fascinó la idea.

Luego vinieron los talleres de escultura, alfarería, historia 
y crítica de arte. Ganó premios en la feria El Dorrego, Puro 
Diseño y Buenos Aires Fashion Week, y hoy comercializa sus 
productos en numerosos locales de diseño, galerías y museos.








¿Qué materiales usas?

En realidad mi referente número uno es la plata, que es el 
material con el que me siento más cómoda, y de a poco fui 
incorporando distintos hilados con las lanas. Empecé una 
temporada de invierno con mi primer presentación en el 
Fashion Week en el 2006, y desde ahí comencé a trabajar 
con hilados, lanas rústicas, sedas naturales, rafias, chaguar 
y otros tejidos naturales propios de nuestro país. que vendo en 
Amsterdam, San Diego y Hamburgo.






¿Cómo llegaste al exterior?

En el 2007 hice un workshop en Holanda y otro en Estados 
Unidos. Y de golpe pensé “¿Qué quiero estudiar?”, 
entonces empecé a mandar mails a distintos joyeros que 
admiro y la mayoría me contestaron re bien, que pasara 
por su atelier a tomar algo para mostrar mi trabajo y ver 
el de ellos, charlar. La gente es súper abierta. Creo que acá 
a veces somos demasiado recelosos con el trabajo propio, 
con lo que uno hace. La mejor manera de crecer es estando 
todos en conjunto apoyándonos y salir para adelante, por 
eso me interesa mostrar la joyería contemporánea en mi 
local. Porque creo que más allá de lo propio, es la única 
forma de dar a conocer esta movida.







¿En qué otros países expusiste?

Estuve en Singapur, Australia, Holanda, y Alemania, también 
comercializo en Estados Unidos. A Singapur llegué 
por la muestra “Aire”, una exhibición internacional itinerante. 

Y después llego por moverme, por intentar buscar y
saber qué está pasando.







¿Cómo está el diseño contemporáneo en la Argentina?

Yo estoy abrumada, porque la joyería contemporánea en Argentina 
está muy bien, las escuelas no paran de recibir alumnos, 
mucha gente se interesa, pide datos y creo que esa es la 
mejor forma para que la gente empiece a entender un poco 
qué es la joyería contemporánea y cómo se va desarrollando.


Creo que la diferencia básica entre la joyería clásica y
la moderna es que esta última compromete de alguna
forma al autor con su obra, íntimamente. 
Lo compromete 
a transmitir o a contar un poco más sobre él. Pero más 
allá de todo, hablar de algo contemporáneo implica una 
actualidad, y por eso esta joyería propone la mezcla desde 
el arte, desde el autor  desde lo que nos está pasando en 
este momento.







¿Qué personajes locales considerás exponentes de la
joyería contemporánea?

Jorge Castañón y María Médici son, creo, los íconos más
representativos de este tipo de joyería, los “padres” de todo 
esto. Después, Fabiana Gadano, Mabel Pena, Juan Vellavsky... 
hay distintas ramas como distintas personalidades, 
completamente de parte del autor. Y si uno sigue con su 
propia línea, cada obra es totalmente única, y ahí está la 
originalidad y la importancia de cada pieza.






¿Qué se puede rescatar y qué mejorar en el circuito
argentino?

Creo que principalmente no hay que tener miedo a
hacer lo que a uno se le ocurre y hacer lo propio con uno 
mismo. Creo que si uno busca bien adentro suyo siempre 
va a estar innovando, o trabajando constantemente sobre 
una misma pieza, puliéndola y pensándola. Una vez me 
dijeron que cuando uno cree que una pieza está lista, 
recién ahí es el comienzo.


Ahora el diseño es fashion, está en la mira. 







¿Te parece 
que hay un público heterogéneo que admira la joyería?



Creo que después del 2001 empezamos a dejar de mirar
tanto para afuera y a tener necesidades acá, por lo que hubo 
toda una explosión de diseño. El diseño estaba en todos 
lados y de golpe lo empezamos a absorber, lo trajimos y lo 
hicimos nuestro. Siempre estuvo y estamos aprendiendo a 
valorarlo, a respetarlo y a educarnos de alguna forma, a ver 
qué es diseño y qué no. Son cosas con conceptos, que tienen 
ideas, que están pensadas de alguna forma y por un porqué.









¿Te parece que hay buena promoción de las obras, y afluencia 
de gente, que se reconoce el trabajo del diseñador?


Cada vez más estamos teniendo reconocimiento en el
exterior con la joyería contemporánea, cada vez me llega 
más información en mails, preguntándome, invitándome a 
participar en cosas, y no sólo a mí.


Los espacios para exponer joyería de autor son todavía
bastante exclusivos. 







¿Pensás que son una alternativa 
posible para un diseñador joven?


Hay una diferencia entre las líneas comerciales y las artísticas.
En mi caso, mi intención es que el usuario pueda entender 
qué es más artístico y empezar a usarlo como propio 
y cotidiano, con una impronta personal. Los espacios que 
hay ahora no son muchos pero cada vez esta habiendo más.


Creo que las galerías se están enganchando con los autores 
y esto es algo que va a ir creciendo poco a poco.









¿En qué te inspirás para crear?

Toda esta colección es delicada y sutil, y viene de otra
colección que era “lana mía”, de todo un trabajo de hilados.
Está inspirada en el bicho canasto, los contenedores de
emociones, los capullos, cocoons... 







¿“Gaby Horvat” se está convirtiendo en marca? ¿La gente 
te busca o les da lo mismo ponerse algo tuyo o de cualquier 
otro diseñador?

Creo que estoy peleándola hace bastante tiempo, participando 
en el Fashion Week, presentándome en Puro 
Diseño, ganando premios, intentando hacer muestras... y 
siempre el nombre se va generando, se va haciendo. Que 
alguien elija lo mío o no ya dependerá de cada comprador.







¿Y qué le aconsejás a los que están empezando?

Que trabajen, trabajen y trabajen. No hay que dejar de trabajar.







Fernando Gatto
kaia joyas Uruguay



No hay comentarios.:

Publicar un comentario