miércoles, 10 de octubre de 2012

LA ÉPOCA GREGORIANA Y SUS JOYAS



Una era de innovación y descubrimiento







Esta época, que se extiende desde 1714 a 1837, produjo diferentes estilos de joyería que van desde el Rococó, pasando por el Gótico, hasta el neoclásico. Entre los muchos inventos y descubrimientos de la época, destacamos la aleación de Pinckbeck y las piedras de Strass.


Medallón



Hay un momento artístico en la historia que recibe el nombre de Georgiano y que abarca desde la ascensiónde George I al trono de Inglaterra en el año 1714 hasta el año 1837. 
George I, primer monarca de la casa Hannover reinó hasta 1727 y dio nombre, junto a sus sucesores George II y George III, a este período tan revolucionario.Durante estos años se tuvieron lugar muchos descubrimientos e invenciones, como el termómetro demercurio de Farenheit o la máquina a vapor encargada de la revolución industrial.Los hermanos Montgolfier logran levantar vuelo en globo, convirtiéndose en los primeros hombres en lograrlo. 






Se descubre la vacuna contra la viruela y Beethoven compone su primera sinfonía. 
Se descubre el paladio, el rodio y el iridio. En 1720, Pinchbeck prueba una aleación de cinc y cobre buscando sustituir el oro. 



Metal Pinchbeck


De esta prueba resulta un metal de color amarillento y maleable, cuya aleación llevó su nombre y se realizaron joyas muy económicas con ella. 



Strass


También Georges-Frédéric Strass, desarrolla una pasta vítrea con una película foil detrás para sustituir a los diamantes, si esta era blanca, y al resto de las gemas si la película era de color.








Las Joyas Georgianas


La joyería, en este periodo de más de 100 años pasó por diferentes estilos, comenzando con el rococó, a partir de la asunción del rey George I en 1714. 
En esta primera época llamada también Georgiana
Temprana, los diamantes eran de uso casi exclusivo, y la gran demanda de estas piedras translúcidas llevó a la incorporación de pasta de vidrio y cristal de roca a la joyería del momento. 
También se incluían la marcasita y piezas de hierro cortado. 


Castellana o catalina
Chatelaine



Las alternativas al diamante pronto comenzaron a fabricarse con tal calidad y belleza que se consideraba respetable usarlas, incluso para la realeza.
Las piedras eran casi siempre engarzadas en plata, ya
que su color favorecía el lucimiento de los diamantes 
Como la plata en contacto con el aire, se oxida oscureciéndose, es notorio en estas joyas ver el contraste de los diamantes destacándose sobre la plata ennegrecida.Las joyas por estos años incluían diseños florales o de
hojas, con cintas o moños y eran realizadas con engarces cerrados. 
Debido a que el peinado de moda era el recogido, este se acentuaba con aros de una gota, o el de tres, estilo “chandelier”. 



  Estilo Chandelier




Collares cortos complementaban los escotes bajos de la época. Toda la joyería producida durante estos años era realizada a mano y demostró una enorme innovación.A partir del 1750 comenzaron a usarse nuevamente las gemas de color y sobre el final de este siglo, se pusieronde moda nuevamente los camafeos e intaglios, producto del interés que despertaron estas piezas en Napoleón,tras su incursión en Italia.
Una joya que tuvo una finalidad muy práctica, ya que
los atuendos femeninos de la época no poseían bolsillos,
fue la Chatelaine, una suerte de joya multipropósito, que se usaba a la altura de la cintura y permitía al usuario colgar tijeras, relojes, lápices, etc. 


 
Intaglio                                                camafeo


Los anillos eran usados en cada dedo y las cadenas con eslabones geométricos se usaban largas y cruzadas sobre los hombros o sobre el pecho.Otro tipo de joyería muy popular de este periodo fue
la “joyería de duelo”, que se usaba en homenaje a un ser querido e incorporaba un mechón de pelo bajo un vidrio.Este tipo de joyas frecuentemente incluían granates, madreperlas, esmalte negro y Onix. También se usaban para este fin retratos miniatura pintados a mano sobre colgantes, broches y brazaletes.







La Revolución y el Imperio Napoleónico

Después de la revolución francesa, el rechazo al viejo
régimen instala una época negra para los orfebres franceses, ya que todo tipo de ostentación estaba mal visto y era penado por la ley. 
La burguesía debió vender sus joyas para poder subsistir, y muchas fueron destruidas o enviadas al exterior. 
Se realizaron aros en forma de guillotina para recordar la ejecución de Maria Antonieta y su esposo Luís XVI. 







Poco a poco se recobró la calma y con ella el retorno del uso de la joya.
Napoleón asume el poder, y sus campañas al desierto,
despiertan la admiración por la cultura egipcia que se
verá luego reflejada en las joyas de la época: pirámides,
esfinges, escarabajos eran motivos de su predilección,
así como las hojas de papiro o acanto.



Intagios


El gusto de Napoleón por los camafeos e intaglios, hicieron que el arte de la glítica se revalorizara y a pesar de los múltiples esfuerzos de los orfebres parisinos, los mejores camafeos provenían de Italia. 







Los artistas italianos destacados en este arte fueron Pistrucci y Girometti. Los camafeos eran usados en diademas, gargantillas, pulseras y muchas otras piezas.

Napoleón también recupera muchísimas joyas de
la corona y manda a realizar muchas más. Uno de los
diamantes más famosos con 140 quilates, el Regente, es
engarzado en la empuñadura de su espada y hoy puede
admirarse en el Museo del Louvre.






Las mujeres lucían vestidos tipo imperio, y los peinados
al estilo griego, obligaban al uso de tiaras y diademas,
así como también aros colgantes con motivos de hojas.




 Gargantilla Riviera



Las gargantillas tipo Riviera, eran realizadas con hileras
de diamantes, zafiros, rubíes o esmeraldas. Las Parures,
que eran compuestas por todo un set de joyas: tiaras,
gargantillas, pulseras, y algunas otras joyas, componían
los ajuares femeninos.

Los engarces cerrados, poco a poco, comienzan a ser
modificados dando lugar a los engarces con grifas, permitiendo que los diamantes refracten mucho mejor la luz, luciendo toda su belleza y perfección.





Después de 1820, vuelven los motivos de la naturaleza
como espigas, fucsias y girasoles, y también el uso de
esmaltes, miniaturas y mosaicos florentinos, que reproducían paisajes o figuras.






Hubo otras tres piezas de joyería muy usadas también:
las hebillas de cinturones, que se decoraban con perlas, amatistas, topacios y oro, los alfileres de corbatas
realizados en ónice, esmaltes o turquesas, y por último
los sellos grabados con escudo de armas realizados en
cornalina, cuarzos ahumados o citrinos.







Sobre los finales de esta era, en 1832 se funda la legendaria firma relojera Longines, en Suiza, la cual sigue siendo símbolo de lujo y excelencia hasta el día de hoy.  En 1837 con la ascensión al trono de la Reina Victoria se da por finalizado este período, dando inicio a su propio estilo: el Victoriano.





Fernando Gatto
Kaia joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario