lunes, 22 de octubre de 2012

PALABRAS DE UN MAESTRO -- JUAN C. PALLAROLS






"Para ser un gran maestro es necesario ser un gran alumno..."

Se es Orfebre para cada momento en el que uno puede destacar la pasión, el esmero, la dedicación, la obsesión por el buen gusto y el detalle. 
                                                   Juan Carlos Pallarols.






Para Juan Carlos la orfebrería es un modo de vivir.

Un modelo de familia replicado durante cientos de años, hace que hoy su taller sea reconocido como un símbolo de tradición familiar, y él como uno de los grandes orfebres del Mundo.






Todo comenzó por el año 1735, con Vicente Pallarols en Cataluña, España. Y desde ahí pocas cosas han cambiado. 
En el taller se usan las herramientas y técnicas conservadas por más de doscientos años. 
El buen gusto y la búsqueda de lo refinado .y la excelencia han sido una característica de familia repetida durante cientos de años





“Tener un arte, oficio bien desarrollado requiere que la persona, en este caso el artesano, esté absolutamente libre de partidos: de la derecha o de la izquierda. Por eso casi no hay artesanos hoy —se ha matado poco a poco la artesanía y el libre pensamiento, porque lo otro es mejor negocio”.




Formado en el seno de la familia, junto a su padre y su abuelo José, quienes fueran excelentes orfebres, dibujantes y pintores






...No se si elegí el oficio, o el oficio me eligió a mí. Me inicié siendo muy chiquito, tendría 3 o 4 años cuando ya, por lo menos en aquella época, los chicos teníamos necesidad de hacer cosas, de trabajar, de dibujar. Mi abuelo se había retirado hacía unos meses de la vida intensa del taller porque había quedado viudo y ya mi papá estaba al frente del taller, así que se dedicaba a enseñarme cosas del oficio, pero a través del juego. Utilizando madera, hojalata, digamos los recortes de madera que quedaban de la sección de carpintería, las hojalatas que quedaban de los envases de latas de sardinas, de duraznos al natural, o de aceite, y usando esos materiales él me enseñó a hacer los primeros autitos, las primeras casitas, cajitas, carritos. Y así sin darme cuenta, después de varios años de hacer estas prácticas, jugando, descubrí que estaba trabajando. Pero no tomé consciencia real de esa diferencia, y siempre digo un poco en chiste, pero muy en serio, que aún hoy no sé la diferencia: si dejé de jugar o empecé a trabajar. Creo que sigo jugando como cuando aprendía con el abuelo y mi papá...






Juan Carlos defiende el valor por el extremo buen gusto, el amor por el detalle, la obsesión por la búsqueda de la perfección y el equilibrio de las formas. Cree en la excelencia que se logra con un liderazgo fuerte y es un defensor del trabajo manual, dedicado y apasionado.

Juan Carlos Pallarols nace en Banfield, Provincia de Buenos Aires, Argentina, el 2 de noviembre de 1942. Es el cuarto hijo de Higinia Aboy y Carlos Pallarols Cuni, reconocido platero catalán.






“El hombre nace para ser creativo, aunque la educación y la cultura en general dicen que ya no hay artistas como antes. Pero si yo le puedo enseñar a un chico que tiene la capacidad de crear, como se creó el universo mismo, vas a ver que hay miles de chicos que tienen una capacidad asombrosa. Por otro lado, si fabricás la figura del atorrante o joven delincuente y lo difundís por todas partes, obviamente esos chicos no van a buscar otras posibilidades y modelos de ser”.







Desde muy temprana edad y entre juego y juego con el trabajo paterno comienza el aprendizaje de lo que sería su vocación y profesión para toda la vida.

La historia comienza en Cataluña, España, con Don Vicente Pallarols (1735-1810). A comienzos del Siglo XIX, su hijo Rafael Pallarols, junto con notables maestros plateros, llegaron a la tierra del Plata. Rafael participó de las Invasiones Inglesas en el Cuerpo de Miñones y regresó a su país en 1812.





"...Yo sé que lo que hago lo hago bien, y que si no sale mejor es porque no puedo, o no me da mi capacidad, porque cuando hago algo pongo el alma para que sea lo mejor, como si estuviera compitiendo con el título del mundo..."









A mediados del Siglo XIX, el hijo de Rafael, Vicente Pallarols II (1830-1904), viaja a Buenos Aires, en una época de gran auge de la platería, durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas. Vicente II abandona Buenos Aires para combatir en la guerra de Crimea. 

En Buenos Aires queda su hijo José Pallarols (1879-1951) y su nieto Carlos que reciben los secretos del oficio y ambos inician a Juan Carlos, sexta generación, quien actualmente en su taller de San Telmo, Buenos Aires afirma que sus antepasados le marcaron un camino que no dudó en transitar. 
Un camino de oro y plata, de artes y esencias: el camino de la orfebrería.





“La vida hoy es un gran negocio —sobre todo para los que organizan la vida de los demás. La mayoría de la gente está enceguecida por el miedo, adormecida con pan y circo, y es sumamente difícil estar libre de pensamiento y de espíritu en este tipo de ambiente”.


Para los interesados en ver de cerca sus trabajos aca les dejo los datos para contacto.

info@pallarols.com.ar

Juan Carlos Pallarols | Maestro Orfebre
Taller, Defensa 1094 | Local, Defensa 1039 - localdefensa@pallarols.com.ar - (5411) 4362-0641 | 

Galerìa Promenade - Av. Alvear 1883, local 35 - alvear@pallarols.com.ar | Buenos Aires | Argentina

En este post hay trechos de la entrevista realizada por la periodista Micaela Muñoz






Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario