miércoles, 27 de febrero de 2013

COMO ELEGIR GEMAS DE COLORES






Es curioso, pero en varias ocasiones me he quedado sorprendido cuando oigo en el sector de la joyería, al enseñar bandejas preparadas de esmeraldas colombianas, en filas de estuches de plástico transparente, colocadas al azahar y de diferentes calidades, tamaño y talla. 
Mi sorpresa es pues que he escuchado respuestas  increíbles, cuando se les da a elegir, por ejemplo: la piedra con mas inclusiones, el motivo es que así parece mas natural, la piedra muy clarita pero con mucha vida, es decir no tiene inclusiones tiene poco color pero devuelve mucha luz, la que tiene una talla poco común aunque no sea bonita de color, por rara, otra con un verde bonito pero de aspecto traslúcido, una muy pequeña clarita y con mucha vida.







Está claro que para gustos y colores, es algo muy subjetivo, pero si estamos en una tienda, si vendemos piedras, si tenemos que elegir piedras para tal o cual colección de anillos, muestrarios etc. tenemos que tener claro el sentido común  general, las cualidades por las que se rige el comercio de piedra de color en su valoración, cual es el criterio mayoritario.

Generalmente la belleza de una gema está en el color, transparencia y vida. 
El valor vendrá determinado por esas tres cualidades y además a igualdad de calidad, cuanto mas tamaño (hasta ciertos límites) mayor valor. 
Los  talladores generalmente catalogan las gemas en cuatro categorías: comercial, buena, fina y extra-fina.







Aunque se encuentran piedras por debajo del grado comercial,  para uso en joyería. 
Hay piedras que superan la más alta calidad o incluso tamaño y se encuentran en manos de coleccionistas o en museos.






COLOR: 

Hay tres factores que afectan al color de una gema: el matiz, la intensidad y el tono o saturación. 
Se puede describir un granate como rojo-anaranjado (matiz), ligeramente marrón (intensidad) y débil (tono o saturación).

Matiz: 
son todos los colores puros del espectro: rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta. 
Muchos colores pueden ser modificados por un color secundario: los rojos pueden ser anaranjados o purpúreos, los verdes pueden ser azulados o amarillentos.







Intensidad: 
Es la pureza del color. Cuán cerca se encuentra del color del espectro. Cuando están presentes los grises o marrones en una piedra, el color es más apagado, menos intenso. Generalmente los colores calientes son modificados por el marrón y los fríos por el gris. A menor intensidad de color, menor  valor.



Diferentes tonos en un Zafiro



Tono: 
Es lo claro u oscuro que se presenta el color, la saturación del mismo. 
Por ejemplo, en las piedras que son por naturaleza oscuras como un zafiro o las turmalinas verdes, debe ser intenso y oscuro sin llegar a ser negro, cuando vemos una piedra en un pendiente o en una sortija con la luz ambiental a cierta distancia, tenemos que apreciar su color, su matiz. 
En las piedras que son de naturaleza de color claro como son las aguamarinas o las kunzitas, el color más valorado debe ser el más oscuro posible.



Colores y transparencia en rubíes y esmeraldas



TRANSPARENCIA: 

El valor de una gema también se ve afectado por la transparencia, es decir según la cantidad de imperfecciones.
Las Imperfecciones pueden ser internas o externas. 
Las internas son fisuras velos u otros cristales que han crecido dentro al mismo tiempo. 
Las externas: fisuras superficiales, rayas, marcas, desportilladuras y fracturas.  
Muchas inclusiones pueden hacer que el color sea más turbio y menos intenso. 
Cuantas mas imperfecciones internas menor transparencia, cuantas mas imperfecciones externas menor brillo superficial  y lógicamente  menor valor.








VIDA: 

La luz viaja a diferente velocidad en cada gema, por eso cuando se tallan hay que tener en cuenta las proporciones, es decir la profundidad de la culata y la altura de la corona, que deben ser las adecuadas para que la luz que entra se refleje en las facetas de la culata y salga hacia afuera, esta luz que devuelve la piedra junto  con el brillo superficial es lo que llamamos “vida”.







Vida y transparencia van de la mano, si la piedra está bien tallada pero tiene muchas imperfecciones internas, estas interrumpen la trayectoria de la luz y están faltas de vida. 
Si la piedra está mal tallada, por ejemplo es muy bajita de culata,  y tiene pocas inclusiones, tampoco tendrá vida, pues la luz se escapa por la culata no la devuelve y veremos lo que hay debajo de la piedra.







A pesar de estas cualidades y de la subjetividad de los criterios, hay otras como rareza, escasez, tratamientos, entre otras, que también afectan al valor de la gema.
Es muy importante estar formado e informado.






Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario