lunes, 27 de mayo de 2013

COPIANDO A FEBERGÉ


Basado en el estilo Fabergè, se tomaron varios diseños de su colección y se combinaron para formar este nuevo diseño. 
Una verdadera joya de la orfebrería, la pieza tiene una altura total aproximada de 30cm., 11cm. de diámetro y un peso de alrededor de 600grs.







Todas las piezas se han torneado para darles la forma básica y se recocieron para poder trabajarlas. 
Luego se llenaron de lacre, se esmerillaron por afuera, se les pasó témpera blanca, se dibujaron con lápiz negro los diseños, y por último se paso fijador. 
Después de esta preparación se empieza el trabajo de cincelado.



1-Esta pieza es el pie o base del huevo. 
Se llenó con lacre y se pegó al cuenco, también lleno de lacre. Ya se observa el diseño de la guarda de acantos que comenzó a ser cincelado y se bajaron los fondos.



2-Se terminó de cincelar la guarda de acantos y se están cincelando los canelones en bajorrelieve con un cincel planete.



3-La parte inferior del huevo esta llena de lacre. Se ve claramente la témpera sobre la cual se dividió la pieza en cuatro gajos, se trazaron dos hemisferios y sobre estas guías se dibujó el diseño de acantos. Luego se pasó fijador.



4-Ya se realizó el marcado y repasado de todas las líneas con uñetes y recercadores, se marcaron las nervaduras centrales de las hojas, se bajaron los fondos y se están  remarcando todos los contornos con uñete para limpiar y levantar volumen.



5-Ya se encuentran modelados los acantos y se está haciendo encima toda la terminación de tiralineado con cincel bolita o redondo de 3mm.



6-Se están profundizando las nervaduras centrales con un cincel tiralíneas recercador grande.



7-Se remarcan los ornatos con uñete para levantar todavía mayor volumen.



8-Comenzamos a trabajar sobre la tapa del huevo, donde se ven bajados los fondos y se están remarcando las nervaduras para empezar a modelar los acantos. El proceso de bajado de fondo se hace en varios pasos donde se llena la pieza de lacre, se vacía y se recuece, dado el gran volumen a levantar y para evitar el quiebre de la chapa.



9-Aquí se esta remarcando la nervadura con un cincel tiralíneas recercador y se prepara la hoja para empezar a modelar. También se modelan los ornatos, bajando los volúmenes contra la nervadura central para que se eleve.



10-Acá estamos con la terminación del ornato usando el cincel de punta redonda.



11-Luego se remarca la separación del copete de la tapa con un planete, que es un cincel cuadrado liso, de 1,5cm. Esto ya se hizo, pero en cincelado siempre hay que retornar al paso anterior para intensificar detalles a medida que se va avanzando.



12-Detalle del copete terminado de cincelar. Se aprecian por debajo de la línea de separación los golpes de cincel que quedarán ocultos al aplicar el diseño de los pasos siguientes.



13-Nuevamente se pintó con témpera y se dibujó el diseño profusamente ornamentado con flores y guirnaldas sobre el lateral de la tapa. Se aprecia cómo se comenzaron a marcar con cincel las líneas del dibujo.



14-Aquí se ve el cincelado más avanzado, habiendo remarcado todo el diseño con uñetes. El uñete es un cincel que se usa para hacer curvas y contra curvas. También se han bajado los fondos y se empezó a remarcar todo para que levante volumen.



15-En este paso se ve cómo se remarcó toda la pieza, se modelaron y tiralinearon todas las hojas y flores, y se está remarcando nuevamente con el uñete.



16-Usando un cincel ojo de gallo se están marcando los centros de las flores. Este cincel, al ser cóncavo, se usa para remarcar bien la forma redondeada del botón de la flor.



17-Finalmente mostramos el detalle del diseño de la tapa terminado con todos sus detalles.



18-Se está soldando el movimiento o bisagra, que cuenta con tres partes. La pieza tiene en su interior un aro que ya fue soldado para que no se deforme la pieza y para permitir un cierre hermético.



19-Se está soldando la base a la mitad inferior del huevo, a la cual se le hicieron dos anillos forjados y se le soldaron los detalles en forma de X.



20-Para terminar la pieza se fabricó la víbora a partir de metal plegado, en forma de tubo hueco. Para moldearla se fue forjando al rojo, evitando de esta manera la deformación del tubo y la aparición de pliegues. Las escamas se marcaron con sierra. La víbora se empernó al huevo por la cabeza y se soldaron el resto de los puntos de contacto con la base. Por último se hicieron los engarces en la cabeza de la víbora y en la tapa del huevo. 



21-En esta vista de la pieza terminada, se puede apreciar el forrado interior y el aro interno de cierre del cual se habló en el paso 18.

Trabajo realizado por Mauro Sabbatini maestro orfebre.




Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

JOYAS GEEK


Lux es un collar diseñado por Mae Yokoyama, formado por paneles solares. Por la noche se encienden las luces LEDs, dándole la apariencia de perlas.



La creatividad entre los joyeros parece no tener límites y siempre hay una joya para cada tipo de persona. 

Aquellas fascinadas por la tecnología ya tienen toda una línea de accesorios especialmente pensados para ellas. 







Geek (del inglés geek, pronunciado "guik") es un término que se utiliza para referirse a la persona obsesionada por la tecnología, la ciencia y la informática. 







Se trata de un estilo de vida y una forma de ser. 
El término geek en español está relacionado sólo con la tecnología, a diferencia del uso del término geek en inglés, que tiene un significado más amplio. 
Suele entenderse como Geek a una persona que prefiere la concentración y la dedicación hacia sus intereses, normalmente de carácter tecnológico, en lugar de dedicarse a la búsqueda de aceptación social. 







Son muchas y muy variadas las características particulares de los y las geeks, quienes suelen mantener códigos de comunicación cerrados, generalmente tendientes al aprecio por la computación, la ciencia ficción, las redes de información y los videojuegos. 







El geek, es un consumidor compulsivo de tecnología de última hora. 
Así, suelen ser los primeros en conseguir los últimos «juguetes» en tecnología avanzada, como por ejemplo: móviles inteligentes de nueva generación, dispositivos de música novedosos, últimas versiones de modelos de computadoras y periféricos, entre otros.







A la hora de identificarse y llamar la atención de sus pares, los auto-proclamados "geeks" tienen una particular variedad de accesorios a su alcance. 
Anillos construidos con teclados de computadora, o con forma de símbolos químicos, celulares o personajes de videojuegos, son la elección preferida de estos sujetos que hacen de la tecnología su forma de vida, y aunque en muchos casos parezcan extraños, ordinarios o poco atractivos, a ellos les encanta. 







De a poco están surgiendo diseñadores independientes y pequeñas tiendas que están basando su colección en este nuevo estilo que, como no podía ser de otra manera, se promocionan a través de internet en sitios como Flickr, Etsy o sus propios blogs. 







Un ejemplo de esta tendencia es Debbie Howe de Nueva York, una artista de la joyería que gusta de hacer diseños temáticos, y sus colecciones inspiradas en cámaras fotográficas, artículos de cocina y otras curiosidades lo demuestran. 
El mundo de la informática no podía quedarse atrás y Debbie ha diseñado varias joyas inspiradas en él. 







Otro ejemplo muy simpático es el de madewithmolecules.com, que ofrece joyería con el diagrama molecular de substancias como cafeína, chocolate, dopamina, estrógenos, ADN/ARN, aminoácidos y muchas opciones más. 







La cuestión es que esto recién empieza y es muy probable que veamos una proliferación de este tipo de joyas en el futuro cercano. 
Lo que se viene: dispositivos electrónicos disfrazados como coquetos colgantes, anillos o pulseras.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

viernes, 24 de mayo de 2013

SWAROVSKI -- CHAMILA




Swarovski EE.UU. Holdings ha adquirido una participación del 100% en la firma de joyería Chamilia, para reforzar la posición de la marca en Europa y América del Norte.







Swarovski, la empresa que fabrica y distribuye cristal tallado, busca crecer con compras de firmas de joyería que ya cuenten con posicionamiento en el mercado. Recientemente, se ha hecho con el cien por cien de la marca estadounidense Chamilia, especializada en bisutería.







Chamilia, dirigida desde el pasado enero por un ex directivo de Swarovski, Douglas Brown, se convertirá en una división independiente dentro de Swarovski y mantendrá sus oficinas en Minneapolis.







De Swarovski ya hemos hablado antes veamos quienes son los responsables creativos de Chamilia: 

Con Chamilia tú diseñas tu mundo. Sus pulseras y abalorios son fiel reflejo de la exquisitez, la sensibilidad, el glamour y la fantasía que guardas en tu interior.
Chamilia diseña sus joyas en oro y plata de ley, con cristales Swarovski y Murano, además, es la única firma que emplea oro de 18 quilates y posee la exclusiva mundial de la imagen de Disney.
Con Chamilia, tú diseñas tu mundo.Chamilia. Your Life. Your style.







 Chamilia nace de la inquietud empresarial de un joven matrimonio norteamericano residente en New Jersey: Killian Rieder y Jeff Julkowski.

Tras reafirmar su talento como diseñadora en la prestigiosa firma Tommy Hilfiger, Killian decide iniciar su propia andadura en el mundo de la moda aprovechando su capacidad creativa y el empuje empresarial de Jeff. De este modo, nace Chamilia en 2003.







¿Y por qué Chamilia? Sencillamente porque el concepto de joyería modular permite una constante innovación de diseños y versatilidad, pues se trata de una joyería moderna y activa.







Chamilia es el femenino de “camaleón”, -chameleon en inglés-, conocido por su habilidad de cambiar con el entorno. El poseedor de una joya Chamilia puede cambiar la forma y el color de la pulsera, al igual que un camaleón transforma su aspecto, para adaptarse al entorno.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

DIAMANTES EN NEPTUNO Y URANO?

Algunos científicos creen que puede existir en Neptuno y Urano una gran cantidad de diamantes naturales, porque en esos planetas las altas temperaturas y la presión crean un ambiente perfecto para convertir el metano en diamantes. 







Los diamantes caerían en forma de  granizo hacia los centros de los planetas. 

Unos experimentos realizados en la Universidad de Berkeley (California) demostraron que trozos de diamantes pueden fabricarse naturalmente en estos planetas ya que contienen una alta proporción de metano. 
Bajo 7000 km de atmósfera de metano, la presión y la temperatura son tan elevadas que están dadas las condiciones para la formación de pequeños diamantes. 

Podrían formarse de modo natural, y caer hacia el núcleo rocoso en forma de “lluvia”, quedando flotando en un mar de carbono líquido. 

"Una vez que se forman los diamantes, caen como gotas de lluvia o granizo hacia el centro del planeta", dijo Laura Robin Benedetti, una estudiante de graduación en física en la Universidad de California en Berkeley. 

 El equipo, dirigido por Benedetti y Raymond Jeanloz, profesor de geología y geofísica, han reproducido estas condiciones en el interior de una celda especial, exponiendo el metano liquido a altas presiones. 
El metano líquido, enfriado con nitrógeno líquido, se colocó en una celda de diamante y se apretó entre 10 y 50 mil millones pascales, alrededor de 100.000 - 500.000 veces la presión atmosférica. 

Los investigadores calentaron entonces el metano comprimido con un láser infrarrojo a aproximadamente 2000 a 3000 grados Kelvin. 
Durante este intervalo, el diamante se comportaba como el agua, en el sentido de que el componente sólido es menos denso que el líquido. 
Los científicos vieron pequeñas porciones de diamantes flotando en un mar de carbono líquido, al igual que el hielo flota en el agua.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

martes, 21 de mayo de 2013

YANES -- DISEÑOS CON ESTILO



Ha estado durante 8 años recopilando piedras preciosas hasta configurar un collar/gargantilla de aspecto muy singular. El conjunto está formado por 137 piedras: diamantes, esmeraldas, rubíes, zafiros, topacios, perlas… cuidadosamente seleccionadas para terminar engastadas en una gargantilla que se ofrece al público más selecto por la nada desdeñable cifra de 66.000 euros.



Quién hubiera dicho que aquella adolescente que se preparaba en el colegio para comenzar los estudios de farmacia acabaría formando una parte imprescindible de la joyería que ha heredado, junto a sus cuatro hermanos, de su tatarabuelo. 







Cristina Yanes dejó la química por la gemología, el diseño de joyas y la especialización en diamantes, estudios que la han llevado a ser hoy Directora Comercial y de Diseño de la joyería española Yanes. 
Con apenas 17 años comenzó ayudando a sus familiares en la tienda de la madrileña calle Goya 27, aún hoy sede de la emblemática firma, y se dio entonces cuenta de que se sentía completamente identificada con lo que hacía.







Conversar con Cristina Yanes permite descubrir su pasión por el trabajo, admirar su clase y su cercanía y, al mismo tiempo, conocer su filosofía del negocio. Cristina y Yanes son uno: no sólo porque lleve el apellido de sus antepasados, sino también porque ella es el claro reflejo de la filosofía de esta prestigiosa joyería española. Al mismo tiempo, su matrimonio con el prominente empresario José Luis Santos, presidente de la cadena española de hoteles Santos, con el que lleva 25 años casada y tiene tres hijos, es el triunfo más importante de su vida.  







Las joyas Yanes

Toda joya Yanes responde a una frase que Cristina ha oído siempre decir a su padre, el joyero Jesús Yanes: 

“el compromiso de firmar una de nuestras creaciones te obliga a que el tiempo no pase por ella”. 







Parte del legado que la familia ha recibido desde 1881 ha sido la prioridad de la calidad y la tradición, sin que el paso del tiempo opaque el diseño. 

“Nuestro objetivo es que aunque transcurran los años, el comprador no sienta que la joya está anticuada o cause su rechazo. No nos metemos demasiado en modas y tendencias, porque son pasajeras, simplemente nos adaptamos a ellas”. 







La alta joyería de Yanes se distingue por el trabajo manual y por un toque distintivo: 

“Si el solitario se ha hecho desde siempre con cuatro garras, nosotros dejamos además nuestra firma y un detalle que lo identifique”.

Para dar más rienda suelta a la creatividad en lo que al diseño se refiere, y para acercarse a una clientela con un presupuesto más reducido, Yanes ha sacado una segunda línea: YANES YOUNG, colecciones conservadoras e innovadoras al mismo tiempo, ni demasiado modernas ni demasiado clásicas, con materiales poco utilizados, piedras nuevas que nadie conoce pero que son materiales nobles de la naturaleza. 







“Nace como una alternativa al cliente habitual, aunque son joyas que no pasan de moda”. 

La inspiración de Cristina Yanes para el diseño de las colecciones surge en las ferias. 
Hace unos meses viajó a la feria de joyería más importante del mundo, la “Hong Kong Jewellery and Gems Fair” (en esta ciudad tiene precisamente Yanes una fábrica donde elabora parte de sus productos de lujo).

 “Es nuestro punto de partida para la selección de materias primas. Me inspiro en estas piedras, en su colorido, en la necesidad del cliente y en el mercado”.







Pero no sólo las piedras son su musa: mientras veía por ejemplo aquella escena en que Richard Gere le regala un espectacular collar de rubíes a Julia Roberts en la película PrettyWoman, se dio cuenta de que en el cine hay una gran representación de joyas inolvidables, y se preguntó cuáles podría crear ella para cada película si tuviera que encargarse de su estilismo. Así fue cómo surgió la colección Joyas de Cine de Yanes Young.

La idea de la última colección Yanes primavera-verano partió de su admiración por edificios históricos como el Taj Mahal. 







“Me inspira el deseo de un príncipe, un emperador, un esposo que construye un palacio por amor. Enseguida pensé en la ágata roja y comencé con el diseño de joyas que recrean todo ese mundo”. 

De ahí su nombre: Seven Wonders, un canto a las siete maravillas y a las joyas que las representan, cuya compra puede permitirse un cliente que por la crisis no puede adquirir una pieza de mayor valor económico.







Joyería Yanes cuenta con tiendas en Valencia, Madrid y Santo Domingo (República Dominicana), y, desde hace 15 años, con puntos de venta en los grandes almacenes “El Corte Inglés” en hasta 12 provincias españolas. Además, hacen concesión del producto a joyerías repartidas por todo el país.

Dicen que quien triunfa en China, triunfa en todo el mundo”, asegura Cristina Yanes, que derrocha ilusión cuando se refiere a su último proyecto en este país emergente. 
Es el reto más decisivo al que se enfrenta hoy el negocio familiar. 
Yanes abrió su primera joyería en noviembre de 2012 en Han Zhuo, la sexta ciudad más grande de China, y este septiembre abren la segunda. 







“La apertura de Yanes en Asia ha sido como un milagro”. 

Pero es real. Cristina viajó a Han Zhuo a la inauguración y fue testigo de la afluencia de más de 20.000 distribuidores de la cadena, algo que abre un nuevo horizonte para los intereses de Yanes a nivel internacional. 



El tesoro de Cristina

Sea como fuere, la joya por excelencia en Yanes es el diamante, también la preferida de su directora comercial. 

“Nos gusta a todas las mujeres y es la piedra que más vendemos, además de la perla para bodas”. 







Las joyas personales de Cristina tienen un significado muy emotivo. 

“Las asocio con los momentos más importantes de mi vida: mi boda, nacimientos, distintas celebraciones, eventos y los regalos que mi marido y mis padres me han hecho a lo largo de los años”. 

Precisamente, Cristina Yanes llevó una pieza familiar el día que se casó: una impresionante tiara de 1500 diamantes en forma de flores, que se puede desmontar en nueve broches y da la posibilidad de utilizarla también como caravanas e incluso como colgante. 







Una de las sorpresas que dará en la gran fiesta que ha organizado para celebrar sus Bodas de Plata con José Luis: 

“En vez de ponerme la tiara de nuevo en la cabeza, repartiré las flores por el vestido”. 







Y es que esta exitosa joyera tiene mucho que celebrarla. Independientemente de si sus hijos continúan o no con la siguiente generación familiar de Yanes, ella ha conseguido su meta: que tengan la imagen de madre que ha querido darles desde que nacieron. 
Es éste, además de las 175 gemas que ha guardado en cajitas durante más de 8 años, el verdadero tesoro de Cristina Yanes.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay