jueves, 2 de mayo de 2013

HISTORIA DE GRANDES ORFEBRES - AKELO -- ANDREA CAGNETTI






Nacido en 1967 en la ciudad de Corchiano, unos cuarenta kilómetros al norte de Roma, Andrea Cagnetti creció escondido cerca de donde se cree que las antiguas tierras etruscas de Fescennia se encuentran. 

Tras especializarse en estudios científicos en la escuela secundaria estatal Ronciglione, Cagnetti se trasladó a Roma, donde trabajó como artista gráfico, mientras que simultáneamente se dedicaba al estudio del arte y la ciencia de los antiguos orfebres.







Además de su estudio incesante de las fuentes tradicionales, Cagnetti también comenzó a explorar los tratados alquímicos. 
Un encuentro temprano con el libro del siglo XVII 
"Mutus Liber" y su mandamiento que obliga a "orar, leer, leer, leer y releer, el trabajo, se encuentra" impulsado a seguir leyendo todos los científicos pertinentes, sobre metalúrgica, y orfebrería, desde la antigüedad hasta la época contemporánea.







Unos años más tarde, Cagnetti regresó a su ciudad natal para dedicarse por completo al arte de la orfebrería, trabajando bajo su nombre elegido de Akelo (se refiere al dios griego Aqueloo). 
Las joyas exclusivas y objetos decorativos preciosos de Akelo se basan en mitos, leyendas y símbolos, tomados de un repertorio ancestral y elaborado a través de un lenguaje críptico personal elaborado a partir del conocimiento de la alquimia que viene de su estudios en profundidad de los textos antiguos.







Con una versatilidad increíble, Andrea Cagnetti se mueve con facilidad desde el banquillo de los orfebres hasta la fundición y el cincel, por lo que incorpora completamente el ideal del hombre renacentista proyectado en el nuevo milenio. 







En estos últimos años su obra es ampliamente exhibida en todo el mundo y sus obras se convierten en parte de las colecciones permanentes de varios museos. En la actualidad reside en Corchiano donde continúa con sus actividades creativas.









Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario