martes, 7 de mayo de 2013

LAS JOYAS DE CHARLENE WITTSTOCK


Es tradición en muchas casas reales europeas que las joyas de la familia vayan pasando de generación en generación. 
Así, no resulta sorprendente ver a nietas lucir las mismas tiaras, pulseras o collares que sus abuelas lucieron años muchos años atrás. 
Tal era el caso de la familia Grimaldi de Monaco hasta que Carlota de Monaco, la abuela de Carolina, decidió ceder a ésta sus joyas antes que dárselas a Grace Kelly,  la esposa de su hijo Raniero.

Es por ello que Charlene Wittstock, la nueva Princesa de Mónaco, no cuenta con la típica y extensa colección de joyas familiares para lucir en ocasiones especiales y es por ello que trabaja rápido en crear su propia colección personal, basada en sus propios gustos y preferencias.

Vamos a repasar el estilo de las piezas que está eligiendo.

El anillo de compromiso que lo regaló el Príncipe Alberto en 2010 es de oro blanco con un diamante talla pera de 3 quilates dispuesto sobre un solado de diamantes talla brillante. 
Fue realizado por la prestigiosa firma italiana Repossi, joyería oficial de la Casa de Mónaco desde 1994. Las malas lenguas dicen que Alberto  no eligió personalmente el anillo para Charlene sino que pidio que le “enviaran algo apropiado” para la futura Princesa de Mónaco. 
Sea cierta o no la historia, he de decir que el anillo no me llama demasiado la atención y que me parece algo exagerado para ser un anillo de compromiso:




Anillo de compromiso. Tethys by Repossi



Durante la ceremonia religiosa del 2 de julio, Charlene lució un curioso y sencillo broche floral de diamantes en el pelo. 
Según parece, fue Carolina de Mónaco quien le prestó la pieza para esta ocasión.  
El origen de la misma se remonta al siglo XIX y pertenecía a Karl Lagerfeld antes de recaer en manos de Carolina. Las alianzas, muy sencillas y tradicionales, fueron realizadas por Cartier en oro blanco de 18 quilates:




Detalles de la ceremonia religiosa



Ahora bien, durante el banquete nupcial que tuvo lugar a continuación de la ceremonia religiosa, Charlene deslumbró a todos los presentes luciendo una finisima tiara realizada por el diseñador de joyas franco-germano Lorenz Bäumer. 
Según cuenta la propia firma de joyería, unos cinco meses antes de la boda, Charlene solicitó personalmente a varios joyeros de Place Vendome en Paris que le propusieran diferentes diseños para su tiara real. 
El propio Lorenz trabajó en algunos que no fueron seleccionados:




Diseños alternativos creados por Lorenz Bäumer para la tiara de Charlene



Finalmente, la tiara que Charlene eligió y lució el día de su boda religiosa fue la denominada por Lorenz Bäumer “espuma de diamantes” en honor al pasado de Charlene como nadadora olímpica y su afición por el mar. 
En palabras del diseñador, el spray de diamantes que conforma la tiara simula la espuma que se forma en la cresta de las olas cuando rompen contra la orilla. 
La pieza contiene numerosos diamantes de talla circular, baguette y pera, siendo el mayor de ellos un diamante talla pera de 8 quilates:




Tiara "Espuma de Diamantes" by Lorenz Bäumer



Unos días más tarde, en el tradicional Baile de la Cruz Roja que se celebra anualmente en Mónaco, Charlene lució otra pieza de joyería excepcional. 
En esta ocasión, la Princesa escogió un collar que Alberto le había regalado con motivo de su boda, creado por la firma Van Cleef & Arpels y denominado “Océano” en honor a ella:




Collar "Oceáno" by Van Cleef & Arpels



El collar de oro blanco, que tiene la peculiaridad de poder transformarse en tiara, contiene más de 1.200 piedras diferentes con un peso de cerca de 70 quilates. En total hay 883 diamantes talla circular, 10 diamantes talla pera de tamaño standard, 1 diamante talla pera de 4 quilates y 359 zafiros con tres tonalidades de azul diferentes. 

Este último detalle, según cuenta la firma de joyería responsable de la creación, pretende reflejar las distintas aguas que han marcado la vida de la Princesa Charlene: desde los bravíos y oscuros océanos de su Sudafrica natal hasta los brillantes y calmados mares de la Costa Azul en que se encuentra el Principado.


Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario