jueves, 27 de junio de 2013

HISTORIA DE LOS ANILLOS

          


El anillo es un accesorio utilizado desde tiempos remotos con diferentes propósitos. 
Si bien los más conocidos son los de compromiso y los de boda, también existen los anillos religiosos, los referentes a la trayectoria académica o los de pertenencia a algún grupo determinado.


AMOR O UNION

DE COMPROMISO

Actualmente, en la tradición occidental, el hombre se lo entrega a la mujer al momento de pedirle casamiento y se usa en el dedo anular. 
El anillo de compromiso por excelencia es el solitario o anillo de diamantes. 






El valor del diamante se determina principalmente por su forma y su tamaño, siendo el tamaño promedio para este tipo de anillo 0,75 quilates. Los cortes más populares son: el redondo, que destaca el brillo de la piedra; el cuadrado, que produce la impresión de una piedra más grande; y el corte tipo esmeralda o rectangular, que es considerado uno de los más sofisticados.

De todos modos, muchas mujeres prefieren piedras semipreciosas como zafiros, rubíes y esmeraldas, ya que también pueden constituir diseños refinados e incluso más modernos. 
En cuanto al material del anillo, se recomienda el oro  debido a su durabilidad y resistencia.






Si bien se puede pensar que los anillos de compromiso son un fenómeno relativamente moderno, en realidad provienen de una tradición muy antigua. 
Denominado anulus pronubus, empezó a utilizarse en la antigua Roma. 
Consistía en una simple banda de hierro que era entregado por el novio a la novia para sellar la intención del compromiso. 

Posteriormente, durante el siglo IX, el Papa Nicolás I estableció que los hombres debían demostrar su riqueza y capacidad para cuidar de una mujer entregando un anillo de oro antes de la boda. 
En 1215, el Papa Inocencio III anunció un período largo de prueba entre el compromiso y el matrimonio, como una especie de precontrato para asegurar que los novios estuviesen seguros del compromiso nupcial que iban a adquirir. 






Una vez pasado este tiempo con éxito la pareja podía contar con la bendición de la Iglesia. 
En este caso, los anillos de compromiso no necesariamente debían ser de oro sino que podían ser de plata u otros metales. 
Gracias a esta medida, el número de anillos de compromiso fue mucho mayor y la joya se hizo popular.

A pesar de que para esos años ya existían diversas joyas con piedras preciosas y diamantes, el anillo de compromiso no llevó diamantes hasta el siglo XV. 

Se cree que el primer anillo de compromiso de este tipo registrado en la historia fue el que recibió María de Borgoña de parte de su prometido, el Archiduque Maximiliano de Austria, en 1477. 
Luego de un tiempo se casaron y como su matrimonio fue duradero, el anillo que le había regalado se convirtió en un símbolo de fidelidad y amor. 






El misticismo que adquirió esta pieza en particular hizo que se convirtiera en la más codiciada por la aristocracia europea. Los joyeros de la época tuvieron que especializarse en la realización de este modelo y dar alternativas para quienes no podían costear un diamante.

Durante siglos, los diamantes fueron muy raros y costosos. Los únicos que tenían acceso a ellos eran los miembros de la realeza. 
Recién en el siglo XIX, cuando fueron descubiertos extensos depósitos en África, se hicieron más accesibles para otros estratos sociales. 

En 1947, De Beers (compañía dedicada principalmente a la explotación, talla y el comercio de diamantes) lanzó el slogan “los diamantes son para siempre”, alentando a las familias a considerar sus joyas con diamantes como reliquias, creando así una mayor demanda de nuevos diamantes. 






La canción “los diamantes son el mejor amigo de una chica”, cantada por Marilyn Monroe en la película “Los caballeros las prefieren rubias”, también ayudó a que se volviese más popular.


DE BODAS O MATRIMONIO

Los anillos de matrimonio, más conocidos como alianzas, son usados como símbolo de la aceptación de una propuesta de matrimonio. 
La costumbre establece que la pareja debe entregarse mutuamente estos anillos en la ceremonia nupcial. Su origen se atribuye a diferentes pueblos como los antiguos griegos, romanos y egipcios. 
Los egipcios fueron pioneros en llevarlo en el dedo anular de la mano izquierda, debido a la creencia de una vena “amoris” que comenzaba en ese dedo y terminaba directamente en el corazón. 
Estos primeros anillos pueden haber sido confeccionados con cuero, plantas u otros materiales biodegradables.






En la Edad Media, los ricos se casaban con sortijas engarzadas con gemas de color como esmeraldas y zafiros, mientras que los menos adinerados usaban otros modelos. 
El tipo de anillo más popular en ese entonces era el “Fede” (que en italiano significa “fe”) cuyo motivo eran dos manos entrelazadas. 







Este diseño, el gesto del apretón de manos, provenía de Roma y del Latín. 
Posteriormente, durante el Renacimiento se destaca el conocido como “Gimmel”, que quiere decir gemelos y consiste en dos anillos separados que se enlazan en la base para formar uno solo. 
Los anillos Gimmel han conservado su popularidad hasta la actualidad, pudiendo encontrarse en la actualidad en cualquier joyería. 







Durante el siglo XVII un diseño famoso fue el “Claddagh”, que tenía la forma de un corazón con una corona sostenida por dos manos. 
Este anillo tenía un fuerte simbolismo puesto que las manos representan la amistad, el corazón el amor y la corona la lealtad.







Durante siglos, sólo las mujeres recibían anillos de compromisos o de boda, pero hoy en día la gran mayoría de los hombres también los usan. 

Se cree que esto comenzó durante la Segunda Guerra Mundial, cuando muchos hombres debieron enfrentar años en el frente separados de sus parejas y el anillo era una forma de tenerlas presentes.

A la hora de elegir alianzas, se debe tener en cuenta que se utilizan muchos años por lo que deben ser resistentes y no se deben elegir piezas excesivamente complejas o que puedan pasar de moda rápidamente. 
Existen diferentes tipos de alianzas:






Media Caña o Italiana: es uno de los estilos más clásicos y tradicionales. 
El término se refiere al exterior ligeramente redondeado.
Alianza duo rosa pulido.



Cinta: es un diseño moderno. 
Son chatas, y a diferencia de las clásicas no tienen el exterior redondeado. 
En este tipo de alianzas se pueden hacer grabados exteriores y es más fácil la combinación de colores de metal.
Alianza Duo 115A



Facetada: se realizan sobre el diseño de las italianas o cintas. 
Son trabajadas con un grabado por fuera con el mismo color de metal o combinadas en varios tonos de metal. También pueden estar esmaltadas o empavonadas en bajo relieve.
Alianza Maiter W-5936



Giratorias: son atractivas por su diseño innovador y se caracterizan por tener una banda que gira sobre otra más ancha.




El oro utilizado es siempre de 18K, mayormente en las tonalidades amarillo, rojo o rosé, aunque también se pueden hacer en oro blanco, que quedan muy finos y son una alternativa para aquellos que no gustan demasiado de la tonalidad amarilla característica del oro.


LOGROS O PERTENENCIA 


DE GRADUACIÓN

Este anillo representa el fin de una etapa. 
El paso de los alumnos por la universidad demanda mucha dedicación y es por ello que se entrega un anillo de graduación al finalizar el ciclo. 







Si bien en Uruguay no son muy comunes, hay países como EE.UU. en donde las mismas universidades lo entregan. 
No importa de qué material estén hechos, los anillos de graduación siempre conservan el mismo significado: lealtad a los valores de la institución y el compromiso, el esfuerzo y la dedicación hacia la profesión.







Por un lado, se encuentran los anillos de graduación clásicos y por otro, existen otros más modernos. 
Algunos pueden poseer piedras de distintos colores que representarán el nivel académico que se ha estudiado o el área o carrera de la que el alumno ha egresado. 

Por lo general, los anillos de graduación combinan esmalte con metal, poseen en su parte superior el escudo de la Universidad, y en los laterales se les coloca el año de egreso y/o el nombre del egresado.


MASONES

En primer lugar, el anillo masónico se hace sin ornamentación en su cara para que, posteriormente, el usuario grabe allí el símbolo que desee. 
Este suele ser la escuadra y el compás, símbolo universal de la masonería en el mundo. 
El anillo puede también presentar la letra G en el centro que simboliza “GADU” (Gran Arquitecto del Universo). Este anillo significa un compromiso para quien lo porta ya que denota su autenticidad como un Maestro Masón. 







El carácter circular del mismo alude a la alianza entre todos los masones de la tierra y demuestra la “eternidad del círculo”. 
Hay ciertas reglas en el uso de anillos masónicos: en primer lugar, sólo un Maestro Masón puede portar uno de estos anillos y es usado generalmente en el tercer dedo de la mano derecha. Además, a menos que el maestro sea miembro de más de una rama o logia, se considera impropio usar más de un anillo masónico.


DEPORTIVOS

El principal galardón que se lleva el vencedor del Super Bowl (también conocido popularmete como Súper Tazón) es el Trofeo Vince Lombardi diseñado por Tiffany & Co. Pero la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) entrega, además, 150 anillos para el equipo ganador. 







Estos suelen ser de oro amarillo o blanco con diamantes, e incluyen nombre del equipo y la edición del Súper Bowl, (generalmente indicado en números romanos).

Todos los años, la NFL se encarga de la producción de dichas piezas, con un costo aproximado de 5.000 dólares la unidad. 
Los mismos son repartidos entre el cuerpo técnico, jugadores, personal y directiva, quienes pueden regalarlos a terceros o donarlos a causas benéficas.







RELIGIOSOS

A lo largo de la historia, los anillos fueron parte de distintas religiones. 
En épocas pasadas, los anillos de sello fueron usados por reyes, Papas, obispos, emperadores romanos y otros altos funcionarios eclesiásticos como una señal de su nobleza, importancia y poder. 
Actualmente, el anillo religioso más famoso del mundo es el que utiliza el Papa.


DEL PESCADOR

Es el anillo que usa el Obispo de Roma, la cabeza visible de la Iglesia Católica, y es utilizado como “sello” para certificar documentos, bulas, etc. 
Lleva grabado el nombre en latín del Papa que ocupa la Santa Sede en ese momento rodeando la figura de San Pedro, primer Papa de la historia, pescando en una barca. 







Debido al oficio de San Pedro se llama a este “Anillo del Pescador”.

Para evitar la falsificación de documentos, para cada nuevo Pontífice se hace un nuevo anillo. 
Cuando un Papa fallece, el cardenal Camarlengo (funcionario de la corte papal) es el encargado de destruir el anillo. 
Para ello lo golpea con un martillo de plata y marfil hasta que el sello queda inutilizado y la imagen no logra distinguirse. 
Con el oro de ese anillo se funde el anillo del sucesor, que lo recibe en su mano en la ceremonia de inauguración del pontificado.

El actual Papa Francisco, rompió la tradición ya que el anillo que utilizará durante su Pontificado no es de oro, sino de plata dorada.


EPISCOPAL

Es el anillo que reciben los obispos como prueba de su poder espiritual y de la alianza que contraen con la Iglesia. Son anillos de sello y, generalmente, se usan en el dedo anular de la mano derecha. 
Anillos similares son usados por algunos abades y abadesas.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

HISTORIA DE LA JOYERÍA ANGLOSAJONA





La joyería anglosajona inicialmente inspirada en la iconografía de la mitología nórdica, comenzó a experimentar en el siglo VI, un proceso de sincretismo con el avance del Cristianismo. 


Un Poco de Historia

A fines del siglo IV, el emperador Romano Honorio había tomado la decisión de retirar su protección de Britania (Gran Bretaña en la época). 

La población, quedó a merced de caudillos locales que siguieron dominando a su voluntad lo que quedó del gobierno centralizado. 







Uno de ellos, llamado Vortigern, contrató a un grupo de mercenarios bárbaros provenientes del norte de Europa, conocidos como Anglosajones, para que lo ayuden a custodiar el territorio. 
Los inicialmente invitados terminaron apoderándose de toda la región y destronando al poder que los convocó. 

Estos invasores vestían en batalla un conjunto personal de joyas que cumplía una doble función. 

En primer lugar intimidatoria, ya que era importante impactar a los enemigos desde el contacto visual inicial. Y en segundo: religiosa, ya que si morían combatiendo, sus creencias les recomendaban llegar con sus mejores galas al Valhala, o el salón de Odín, donde los heroicos guerreros celebrarían junto con él, un celestial banquete que duraría toda la eternidad.







Estos ornamentos estaban adornados, además de con algunos dioses nórdicos, por una nutrida iconografía de animales como serpientes, jabalíes, cuervos, osos, lobos, etc. 
Cada figura tenía su lugar y su rol en aquella mitología. Tres piezas emblemáticas permiten explicar el simbolismo del cuervo, el jabalí y la serpiente:






La conocida hebilla de Finglesham, propiedad de un coleccionista particular de esa ciudad, tiene al dios Odín con sus dos cuervos, Hugin y Munin que surgen de los cuernos de su casco. 
Cada noche el dios los enviaba a volar por el universo para que regresen a la mañana siguiente y le comenten todo cuanto había acontecido. Eran también sus bestias de batalla, que con sus grandes garras arremetían contra los cadáveres de los enemigos.

El casco de Odín del Tesoro de Sutton Hoo exhibido en el British Museum, presenta en la zona de las cejas dos jabalíes. 







Los jabalíes eran símbolos de fuerza y masculinidad, pero también de fertilidad. 
Freia, la diosa del amor, montaba uno de ellos llamado Hildisvini para ir a la batalla. 
Cada guerrero creía que podía, eventualmente, convertirse en alguno de los mencionados animales, así que las cualidades de estos jabalíes parecían ser muy adecuadas para la lucha.

La serpiente que se entrelaza en los diseños ajedrezados de los broches para hombros de Sutton Hoo es Jörmundgander, el hijo del dios Loki. 







Su longitud era tal, que rodeaba al mundo entero y se mordía la cola, sosteniéndolo. Se decía que el día en que éste soltase su cola, vendría el fin de los tiempos.

Estos objetos evidencian la calidad técnica y de manufactura de los orfebres anglosajones, quienes desde su establecimiento en Britania se destacaron como expertos artesanos en hierro, trabajando también el bronce, la plata y el oro. 






Por ejemplo, la estructura de los broches para hombros de Sutton Hoo está construída con un alveolado metálico similar a los tabiques del esmaltado cloisoneé, en donde se han insertado finas capas de granate y cristal. 
Con herramientas modernas, este trabajo llevaría un tiempo considerable de fabricación, por lo que a principios del siglo VI (época de la que datan dichas piezas) debe haber sido aún más difícil de realizar. 

Alrededor del siglo VII, el pueblo anglosajón fue experimentando una progresiva conversión al Cristianismo, facilitada por el hecho de que la mayoría de los soberanos de los reinos más importantes que constituían la Heptarquía Anglosajona (Essex, Wessex, Mercia, Northumbria, East Anglia, Sussex, y Kent) estaban ya casados con damas de esta religión. 

Motivos cristianos y paganos, coexistieron en la joyería de este período en un fenómeno de sincretismo, uno de cuyos ejemplos es la Hebilla de Crundale Down del British Museum, que incorpora junto a la serpiente pagana, el pez cristiano. 






Recordemos que uno de los primeros símbolos que utilizaron los Cristianos para identificarse, cuando eran perseguidos por Roma, fue el pez, ya que dicha palabra en griego (ichtus) significaba Jesucristo Hijo de Dios y Salvador del mundo

El granate que había sido la gema más elegida de los guerreros Anglosajones, siguió contando con el favor de los soberanos cristianizados. 

En sus mejores épocas se los recibían de India o de Ceylán, como los de la colección de pomos de espada del Tesoro de Staffordshire, del Birmingham Museum and Art Gallery. 







Luego, se utilizaron granates más chicos provenientes de Portugal o Bohemia. 
Los contactos comerciales marítimos de este pueblo le proveyeron también lapislázuli de Afganistán, amatistas de la India y bronce de Egipto que pasaron de calmar las ansias del buen vestir en un eventual Valhala a decorar portadas o cajas contenedoras de Evangelios, como el célebre Evangelio de Lindisfarme (c.700).

Y precisamente esta ciudad, en el año 793, sería la primera en recibir los embates de otro pueblo guerrero invasor que se nutría en la tradición nórdica, esta vez, proveniente de Escandinavia: los Vikingos. 
Gran parte del territorio Anglosajón, soportó por un siglo los avatares de esta revancha pagana. 







El rey de Wessex, que sería conocido como Alfredo El Grande, fue uno de los más feroces defensores, cuyos éxitos militares permitieron en el 897 someter a los Vikingos definitivamente. 
Su liderazgo estratégico comenzó a unificar a los distintos reinos por primera vez como una sola nación.

Alfredo es el comitente de una joya que lleva su nombre y que contiene la inscripción: Alfredo ordenó que me hicieran. 







Otra pieza de la época, el Broche Fuller que se encuentra en el British Museum, tiene en su zona central una figura de rasgos semejantes a la de la Alfred Jewel. 
Realizado en plata y nielo, el broche, tiene la forma de un disco donde aparecen personificados los cinco sentidos, la vista en el centro rodeada por los otros cuatro, cada uno en su sector. 
El gusto, tiene una mano en la boca. 
El olfato, se encuentra entre dos plantas aromáticas. 
El tacto, se frota las manos, el oído tiene su mano en la oreja. 
El borde exterior del disco presenta dieciséis medallones decorados con motivos de animales, pájaros, plantas, y figuras humanas oficiando de homenaje a la variedad de la Creación.







Aunque la conquista Normanda en 1066, terminó con el predominio anglosajón en el arte, la costumbre que tenía este pueblo de enterrar a sus difuntos con su ajuar de joyería (el último y más importante hallazgo arqueológico de objetos preciosos fue encontrado en 2009 en Staffordshire) deja la puerta abierta, a nuevos descubrimientos plenos de refinamiento y perfección técnica.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

PARA REVENDER JOYAS




EL REVENDEDOR DE JOYAS

Así como hemos dicho que las joyas son productos de innumerables beneficios, también es importante recalcar que merecen el debido cuidado para que estén impecables al momento de mostrarlas. 
Para ello deben ser trasladadas en muestrarios debidamente acondicionados y poseer los elementos de limpieza necesarios para que exhiban su mejor brillo al momento de la venta. 






Además hay una serie de artículos que ayudará, al vendedor y si este sabe sacarles provecho, generarán una sensación de profesionalismo a los ojos de su potencial cliente.


Que se necesita?



  


CATALOGO: 

con fotos de los productos y sus respectivos códigos. 
Suele tener un tamaño razonable para poder ser llevado en todo momento y aprovechar todas las oportunidades de venta, aunque el vendedor no cuente con el producto en su poder. 
También puede ser online y estar subido a un sitio web, o electrónico para ser mostrado en una notebook o tablet.







PAÑO DE PRODUCTOS: 

paño de tela tipo pana diseñado para colocar mercadería. Existen de distinto tipo según las piezas: cadenas, anillos, dijes, etc. Aportan máxima protección a la mercadería en tránsito.







PAÑO DE LIMPIEZA: 

sirve para dar brillo a las joyas. 
Es un trapo de tela con dos caras. 
La cara interna está impregnada en un polvo limpiador para metales preciosos que, al frotarlo en la pieza, remueve el óxido superficial que lo opaca.







ANILLERO: 

es un juego de anillos de todas las medidas, que normalmente están adosados a una gran argolla. Cada uno de estos anillos está grabado con el numero correspondiente a su medida y sirve para tomar la medida del dedo del cliente.







PALO DE MEDIDA: 

palo cónico graduado con las medidas de los anillos. Sirve para saber la medida de un anillo. Para ello, se inserta el mismo en el cono hasta que hace tope y se obtiene la medida mirando la escala graduada.


TARJETAS PERSONALES: 

con los datos de contacto para entregar a los clientes. Es conveniente que tengan el dorso blanco o con renglones para anotar el precio de algún artículo de interés. 






Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

miércoles, 26 de junio de 2013

LOS COLORES DEL ÁMBAR

Los colores del ámbar







Ámbar no es exactamente una piedra preciosa. 
Es un material derivado de la resina de árboles petrificados, los mas comunes y antiguos "Paraguas Pine", así como otras especies. 
Desde la perspectiva del color, se encuentra entre el blanco al amarillo a la gama de color rojo anaranjado, aunque verdes y azules (raros con alta fluorescencia azul) también se pueden encontrar. 
Entre sus numerosas fuentes, la región del Mar Báltico es considerado como una de las más prestigiosas.



Silver brooch with Amber from Amber Studio



En el artículo de análisis de color se explora la gama de colores naturales de ámbar del Mar Báltico. 
Para esta tarea nos proporcionaron un conjunto de magníficas imágenes, que abarcan toda la gama de colores, cortesía de Michal Blawat de Amber Studio, empresa especializada en joyas de ámbar.



Rings in silver with amber from Art7



Hemos seleccionado tres imágenes entre amarillo, marrón naranja de ámbar con forma de cabujón naranja intenso. 
Representan los dos bordes de la escala de color y los colores naturales más comunes dentro de la gama.



Butterfly ring in silver with amber from Ambermix



Cada imagen fue analizada utilizando la herramienta Sampler GemePro ™ para recuperar el color promedio de la gema y de los colores dominantes asociadas a ciertas áreas que la integran. 
Los colores resultantes se colocan a lo largo del espectro para marcar toda la gama posible.



Ring in silver with amber from Enzo



Como se ve en la Figura del inicio, cada imagen corresponde a un área diferente a lo largo de la escala. 
El color resultante de los cabuchones ámbar de color amarillo resultaron ser 706_5_6 (Medium, Vivid, Yellow) y se colocaron en la frontera del espectro de la derecha.



Pendant necklace in silver with amber from Amber-Ring



En contraste, se encontró que los colores mas profundos de ámbar de color naranja que 700_8_4 (muy oscuro, moderadamente fuerte, anaranjado amarillo) y 604_8_4 (muy oscuro, moderadamente fuerte, naranja amarillento.)



Silver and amber necklace from Moytle



Sin embargo, el cabuchón sobre el lado derecho de los pares naranja intenso exhibió un componente adicional Color - 500_7_5 (oscuro, fuerte, Orange) - a partir de un área seleccionada dentro de la gema. 
Marcó a la frontera del espectro de la izquierda. 
Las muestras con colores cerca de esta frontera se les conoce comúnmente como ámbar rojo-naranja o rojo.



Silver and amber necklace from Yossi Harari



El ámbar de color naranja pardusco revelaron el componente de color de 704_8_2 (muy oscuro, ligero grisáceo / marrón, anaranjado amarillo). 
Esta área de color puede ser clasificado como el color común para el origen del Mar Báltico.



Pendant necklace in 18k gold, diamonds, and amber from Barbara Westwood



Mientras ámbar del Mar Báltico pueden variar desde amarillo puro a rojizo colores naranja, la mayoría de las gemas se mostrará con un color miel con tono naranja amarillento. 
Hay que recordar, sin embargo, que nuestro análisis se refiere únicamente a los colores naturales. 
Otros colores de ámbar del Báltico al mar se pueden encontrar, pero son los resultados de las modificaciones mediante técnicas comunes, y pueden expandirse fuera el amarillo a rojizo dentro de la estrecha gama de color naranja.



Amber, wood, and silver jewery from Dobkowski Art of Amber



Fernando Gatto
Kaia joyas Uruguay