lunes, 30 de septiembre de 2013

ENCHAPADO O DUBLÉ ???


Doublé



Comúnmente en nuestro país se diferencia a las piezas “enchapadas en oro” de las fabricadas con dublé. 





Doublé

Cuando se habla de una joya enchapada en oro, por lo general, se hace referencia a un recubrimiento de metal precioso realizado sobre la totalidad de la superficie de una pieza, mientras que una pieza con dublé se entiende que incluye uno o varios apliques recubiertos en oro y soldados sobre una superficie de plata. 



Doublé



Si bien en un caso el enchapado ocupa toda la pieza y en el otro abarca sólo los apliques, la teoría detrás de ambos procesos es la misma.




Doublé




Tanto el dublé como el enchapado en oro consisten
en la adhesión de una capa de Oro 18k o 20k sobre
otro material (bronce o latón, que es una aleación de 
Cobre y Zinc) a través de un proceso termomecánico de presión y temperatura. 




Doublé



El recubrimiento de oro sobre latón o bronce se logra a través de un proceso físico por el cual no es necesario utilizar ningún material de aporte entre estos, como por ejemplo soldadura. 



Doublé


En este proceso una capa queda adherida a la otra, aunque técnicamente no se puede hablar de soldadura, ni tampoco de fusión o aleación, ya que los componentes no se mezclan.


Enchapado en oro



Una vez lograda la unión de las láminas por medio del calor y la presión, el material enchapado suele venderse a los fabricantes de joyería para su utilización en joyas.




Enchapado



En otros países se habla de “Gold Filled” y “Gold Plated”. 
Al igual que el “enchapado en oro” y el “dublé”, ambos se fabrican con el mismo método, pero la diferencia está dada por una cuestión de calidad: tienen distinto porcentaje de oro. 
En Estados Unidos existe una regulación por la cual la cantidad de oro que debe tener el Gold Filled debe ser de por lo menos una veinteava parte del peso total de la pieza. 



Enchapado



En el caso del Gold Plated, la cantidad de oro puede ser inferior. 
En ambos casos se exige llevar un sello de calidad que lo identifique de una u otra forma.




Enchapado




En Uruguay, no hay legislación respecto a este temay existen partidas de Dublé con diferente concentración de oro, por ejemplo al 10%, 25% y hasta el 60%. 
Esto significa, por ejemplo, que un material al 10% presenta 10gr. de oro cada 100gr. de material y menos que la pieza esté identificada con el sello correspondiente, es imposible reconocer a simple vista si una pieza está confeccionada puramente con oro o si está recubierta.




Enchapado




Las piezas enchapadas son más económicas que lasde oro sólido aunque tienen virtudes similares: resistencia, durabilidad, belleza y son hipoalergénicas, ya que la piel no entra en contacto con el metal subyacente. 
Las mismas pueden tener relieves o estampados pero no suelen tener engarces.




Doublé




Los usos que se pueden dar al “dublé” suelen ser muy variados y dependen de la imaginación y habilidad de cada fabricante. 
En la actualidad el material es utilizado en la confección de todo tipo de alhajas.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

viernes, 27 de septiembre de 2013

LAS CADENAS EN LA JOYERÍA





Existe una enorme variedad de cadenas que difieren en la forma de sus eslabones y el modo en que estos están enlazados. 
Si bien algunos modelos presentan patrones complejos, otros son bien sencillos y pueden combinarse fácilmente.








Muchas veces la elección de las cadenas no se realiza con la misma atención que los dijes, dando como resultado una pareja desafortunada. 
Ambos deben combinarse perfectamente de forma armoniosa. 
Para ello, es recomendable que el grosor de la cadena sea acorde con el tamaño del colgante. 
Así, una cadena muy gruesa con un dije de gran tamaño puede quedar desproporcionado. 
Por el contrario, una cadena muy fina puede no soportar el peso del mismo.



 



Los modelos con eslabones muy finos son ideales para acompañarlos con un dije pequeño y pueden utilizarse junto con otras piezas sin resultar sobrecargado. 
Por otro lado, una cadena con eslabones grandes y llamativos puede bastar para estar elegantes, sin necesidad de acompañarla con un colgante u otra pieza de joyería. 








La longitud ideal y el grosor de las cadenas dependerá también del peinado y la ropa que se utilicen en cada ocasión. 
Un escote pronunciado suele ir bien acompañado con cadenas cortas. 
Asimismo, para un escote más cerrado una cadena larga puede ser la mejor opción.








Si bien las cadenas pueden hacerse de cualquier longitud, las más comunes son: 
16 pulgadas o 40 cm (gargantilla), 
18 pulgadas o 45 cm (llamada longitud princesa), 
20 pulgadas o 50 cm,
22 pulgadas o 55 cm, 
24 pulgadas o 60 cm (longitud de ópera). 








Las mismas pueden ser cortas para ser usadas como pulseras o más largas para ser utilizadas como collares. 
Generalmente, se realizan de oro o plata, pero también se suelen encontrar de otros materiales, como platino, acero o cobre bañado.








Si bien el término cadena alude a algo tan simple como una serie de eslabones entrelazados entre sí, su fabricación no es algo sencillo. 
Para llegar de la materia prima hasta el producto terminado, son necesarios una serie de pasos y procedimientos que requieren de gran precisión. 
La fabricación de cadenas en forma manual se remonta a 2500 años antes de Cristo. 







Se cree que los antiguos egipcios enhebraban eslabones de oro y plata en conjunto. 
Asimismo, en la antigüedad, los orfebres martillaban el metal, la plata y el oro en tiras planas. 
A partir de la invención del alambre, los hombres comenzaron a poder convertir algo rígido como el metal en algo de apariencia flexible como una cadena.








Con el paso del tiempo, la tecnología avanzó para automatizar y estandarizar la fabricación de cadenas. 
La primera máquina que se conoce, fue la fabricada por el francés Jacques de Vaucanson en 1750. 
A través de los años, otras máquinas fueron apareciendo en Inglaterra, evolucionado en su capacidad para hacer diferentes modelos. 
Las máquinas actuales se alimentan con alambre (de plata, oro o platino), lo cortan, le dan forma, lo enlazan con el siguiente eslabón y lo sueldan. 








Así, de un lado ingresa el alambre y por otro sale la cadena terminada. 
Además, dependiendo del modelo a realizar hay máquinas que agregan otros procesos como el diamantado, facetado, trefilado, o torzado. 
Luego, en muchos casos, se hace a mano la puesta de cierres o mosquetones. 

Los modelos de cadena más conocidos son:


Cadena Veneciana o en forma de caja

Es un modelo muy elegido por su sencillez geométrica. 
Se compone de eslabones cuadrados que están entrelazados y que se asemejan a pequeñas cajas superpuestas. 
Tiene un aspecto clásico pero a la vez uniforme y resistente.


Cadena Rolo

Es una cadena con eslabones redondos enlazados, realizados con varillas media caña del mismo tamaño. 
Por su sencillez, es uno de los modelos más elegidos.


Cadena Figaro

Se trata de un diseño italiano que debe su nombre a la famosa ópera Las Bodas de Fígaro
En su versión más clásica los eslabones son ovales torzados que forman un patrón repetitivo. 
También existen otras variantes que alternan dos o tres eslabones redondos torzados con un oval torzado más largo.


Cadena Bizantina 

Es un grupo complejo de eslabones hechos con alambre que se entremezclan entre sí en distintas direcciones. 
El origen del nombre bizantino es desconocido e históricamente fue denominada de diversas formas como: “Birdcage” o “Trenzado del Rey”. 
Si bien la cadena parece compleja, es relativamente fácil de hacer y resulta muy flexible.


Cadena Gucci

Es una cadena formada por eslabones ovalados y pastillas realizadas de forma maciza o hueca con dos orificios. 
Fue creada por la marca Gucci y es característica de todos sus modelos de joyería.


Cadena Tourbillon 

Consiste en un modelo de cadena en donde cada eslabón agarra a otros dos, generando un efecto espiralado.


Cadena Forzet

Se trata de una cadena con eslabones de lados rectos, que pueden tener sus lados diamantados.


Cadena Groumet 

El diseño de este tipo de cadena consiste en una serie de eslabones redondos torzados.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

jueves, 26 de septiembre de 2013

EL ROCK Y LAS JOYAS





Cruces, anillos, brazaletes y cadenas, todo vale en el mundo del rock, una tendencia que han popularizado numerosas figuras a lo largo de estos años.







A lo largo del tiempo diversas estrellas y celebridades de la música han influido en la moda, imponiendo productos y tendencias. 







Una de las primeras en marcar estilo a través de los accesorios fue Madonna, quien hizo famosos en los ‘80 a los crucifijos. 







La estrella del pop los llevaba a todas partes: desde rosarios colgados en el cuello hasta pendientes de cruz en una sola oreja, mezclando creencias espirituales con música pegadiza y provocando una gran polémica y una ola de seguidores. 







En esta misma década, distintas bandas de rock clásico comenzaron a lucir brazaletes y pulseras de cuero, cuyo grosor y longitud fueron aumentando con el paso del tiempo. 







Las tachas, que al principio fueron un boom exclusivamente para los seguidores del rock o del metal, en la actualidad son implementados en múltiples accesorios femeninos por los más prestigiosos diseñadores internacionales.







En el contexto de la industria de la música, los anillos se sometieron a un cambio radical. Anillos grandes, gruesos y con diversos temas, comenzaron a ser usados por ambos sexos y se volvieron muy populares. 







Si bien muchos atribuyen a Keith Richards de los Rolling Stones ser el primero en utilizar un anillo de calavera, el cráneo es un elemento básico de la iconografía del rock. 
Si se piensa en el estilo gótico, la gargantilla es una pieza que no puede faltar, así como el símbolo de la anarquía para los punks.







Así como las celebridades imponen tendencias, muchas piezas de joyería se inspiran en diversos motivos que hacen alusión a la música, generando una profunda simbiosis con ella.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

EL PELIGRO DEL POLVO EN LOS TALLERES



Mientras leen esta materia vean los nuevos modelos de alianzas.

El polvo son pequeñas partículas de material. 
Hay polvos que se pueden ver en el aire, ya que pueden ser inhaladas, y porque las partículas son bastante grandes, terminan en las partes superiores de los pulmones. 
Pulidores de joyería pueden tener tasas elevadas de cáncer de estómago como resultado de esto. 






Si bien los mecanismos de protección del cuerpo eliminan algunos polvos, otros, especialmente los fibrosos como el amianto, el algodón y la sílice, se almacenan entre los sacos de aire de los pulmones. 

Elegir los materiales que menos polvo producen, mediante técnicas y procesos posibles. 
Use ventilación local que lleva el polvo lejos de donde se está produciendo, y se elimina de forma segura en su lugar de trabajo.






Básicamente, usted no debe estar trabajando de una manera que cree polvo. 
Utilice métodos de limpieza húmedos (trapeador húmedo, por ejemplo) y limpiar al final de la jornada de trabajo para que no se levante polvo en el aire antes de comenzar a trabajar en el próximo día. Pasar la aspiradora puede impulsar las pequeñas partículas de polvo en el aire y, si utiliza una aspiradora, considere comprar una que atrape todas las partículas de hasta la mitad de una micra o menos. 






Sea consciente de las cosas que generan polvo; para los joyeros esto generalmente significa utilizar procedimientos abrasivos, lijado, pulido, incluyendo el uso del eje flexible, utilizando materiales en polvo como cristobalita en la inversión de fundición, frascos de enfriamiento después de la colada.






Mantenga los filtros de pulido limpios, asegúrese de que la ventilación local es buena para el polvo; no sólo existe la preocupación acerca de las partículas más grandes se tragan y por lo tanto la exposición a la ingestión del compuesto y su carpeta de grasa, pero hay algunas preguntas serias sobre el uso de ciertos compuestos, tales como trípoli, que contiene sílice no cristalina y se agrupan en la clase de peligro de cristobalita de alto nivel por algunos autores.







Trípoli contiene tierra de diatomeas, un tipo de sílice que puede causar silicosis. 
Otros autores dicen que la sílice no cristalina no está realmente en una forma peligrosa a menos que se haya calentado.

Desafortunadamente gran parte de los materiales que se utilizan como abrasivos se calientan por la propia fricción. 

Los lapidarios tienen que tener mucho cuidado con el polvo que producen. 
Hay casos claros de los trabajadores del Jade que terminan con silicosis en tan sólo un 5-10 años. También hay alguna evidencia de que la exposición al sílice puede causar insuficiencia renal.






La Silica ha sido sustituido en muchas aplicaciones de la industria desde principios del siglo 20, siendo ejemplos la sustitución de la arena, por cuentas de cristal de corindón o de carburo de silicio en la limpieza abrasiva.

Algunas maderas, conchas y otros materiales pueden ser extremadamente tóxicos cuando se hace polvo y es respirado o tocado. 
Materiales que causan asma incluyen resina de pino, iroko, caoba, cedro rojo, níquel, sales de platino.

El polvo de cobre puede dañar los ojos, causando conjuntivitis, la decoloración y las úlceras de la córnea, y puede irritar la piel. 
Polvo de níquel es alergénico y afecta a la piel, los ojos y las membranas mucosas.






En su taller o joyería el color del polvo puede ser una pista sobre su proveniencia, si es gris, como el polvo doméstico normal, no es tan malo, si es blanco o crema y se puede tratar de el polvo químico que contiene los procedimientos, si es negro , puede ser de aerosoles aceitosos o un sistema de calefacción defectuoso.






Sistema de trabajo húmedo

Si es posible, trabajar en húmedo para que las partículas no puedan llegar a ser polvo en el aire. Hay lijadoras húmedas de banda disponibles para trabajar los metales (y otros materiales) que pueden hacer un gran trabajo (que se ejecutan en frío para que pueda sostener una pieza sin el calentamiento de los dedos), y eliminan una gran cantidad de polvo del aire. 
Cuando se trabaja con carburo de silicio, yo uso un lubricante de cera de abeja que se une más al polvo hasta formar una pasta y así lo mantiene lejos del aire también. 






He visto aplicar una solución de nitrato cúprico que es tóxico e irritante a un objeto para una pátina, tocar su piel, los ojos, el pelo y enfermarse como resultado. 
Si hubiera pensado en una forma de trabajar mas cuidadosa por ejemplo el uso de guantes hubiera evitado muchos problemas.

Si se generan polvos o humos y está expuesto a sustancias químicas como resultado de sus métodos de trabajo, debe asumir plena responsabilidad por lo que está haciendo.






Humos

Los vapores son pequeñas partículas de un material , a menudo de metales que se han derretido. 
Estos pueden ser muy pequeños y pueden ser inhaladas hacia los pulmones. 
La fiebre del humo del metal es un peligro real con metales fundidos. 
Cuenta con numerosos nombres, el más repugnante de los cuales es la asfixia. 
Fiebre de los humos de metal puede ser causada por el zinc, cobre, magnesio, aluminio, antimonio, cadmio, hierro y plata. 
Las partículas son tan pequeñas ( 0,01-0,5 micras ) que se quedan en el aire mucho tiempo. 
Debido a que son tan pequeños que viajan más profundamente en los pulmones y después se disuelven más fácilmente dentro de su cuerpo






Manganeso, níquel y estaño también pueden causar fiebre por humos metálicos. 
He conocido a varias personas experimentar fiebre de humos metálicos, de zinc mientras reticulan latón y una vez del cobre, debido a que no utilizan una ventilación adecuada. 
La fundición de latón es muy peligrosa, porque la ventilación es con frecuencia un tipo de campana y el humo circula por la cara del trabajador antes de encontrar su salida. 
El inicio de la fiebre de humos metálicos se caracteriza por una sed repentina y sabor metálico en la boca. 






Cuatro a nueve horas pueden pasar antes de que otros síntomas que sientan, escalofríos, fiebre alta, dolores musculares, dolores de cabeza y una sensación de debilidad generalizada. 

Tenga cuidado con los metales recuperados y metales extraños de un depósito de chatarra, por ejemplo algunos cobres contienen berilio.






Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay