lunes, 2 de septiembre de 2013

DISEÑO DE JOYAS TEORÍA DEL COLOR

El color y la joyeria




Empezaremos diciendo que el color en sí no existe, no es una característica del objeto, es más bien una apreciación subjetiva nuestra. 

Por tanto, podemos definirlo como, una sensación que se produce en respuesta a la estimulación del ojo y de sus mecanismos nerviosos, por la energía luminosa de ciertas longitudes de onda.

El color es pues un hecho de la visión que resulta de las diferencias de percepciones del ojo a distintas longitudes de onda que componen lo que se denomina el "espectro" de luz blanca reflejada en una hoja de papel. 
Estas ondas visibles son aquellas cuya longitud de onda está comprendida entre los 400 y los 700 nanómetros; más allá de estos límites siguen existiendo radiaciones, pero ya no son percibidos por nuestra vista. 







Lo que ocurre cuando percibimos un objeto de un determinado color, es que la superficie de ese objeto refleja una parte del espectro de luz blanca que recibe y absorbe las demás. 
La luz blanca está formada por tres colores básicos: rojo intenso, verde y azul violeta. 
Por ejemplo, en el caso de objeto de color rojo, éste absorbe el verde y el azul, y refleja el resto de la luz que es interpretado por nuestra retina como color rojo. 

Este fenómeno fue descubierto en 1666 por Isaac Newton, que observó que cuando un haz de luz blanca traspasaba un prisma de cristal, dicho haz se dividía en un espectro de colores idéntico al del arco iris: rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul, añil y violeta. 








En las artes tenemos dos grandes categorías con respecto al color, 
imagen en color e imagen en blanco y negro, 
en éstas últimas podemos diferenciar: 
- imágenes a pluma. 
imágenes tramadas: mediante diferentes tipos de gris. 

Asimismo, las imágenes en color se pueden dividir en dos categorías: 
- colores planos: manchas uniformes de color. 
- degradados, también tramadas. 

El color es un elemento básico a la hora de elaborar un mensaje visual. 
Muchas veces, el color no es un simple atributo que recubre la forma de las cosas en busca de la fidelidad reproducida. 
A pesar de que, sin el color la forma permanece, con frecuencia el Mensajes es, precisamente, el Color, o lo que sólo puede expresarse por el Color.








Más allá de la mera identificación o asociación, el color también se puede emplear para crear experiencias. 
El color puede llegar a ser la traducción visual de nuestros sentidos, o despertar éstos mediante la gama de colores utilizados. 
Podremos dar sensación de frío, de apetecible, de rugoso, de limpio.

Aprender a ver el color y obtener una interpretación de sus propiedades inherentes ha de ser el punto de partida si deseamos realizar un tratamiento eficaz de éste en las distintas aplicaciones gráficas que hagamos. 
Podemos establecer diversas clasificaciones de color. 








- Los policromos, o gama cromática. Compuesto por colores diversos que encuentran su unidad en la común saturación de los colores.

- Los camafeos, o matizaciones alrededor de una coloración principal. 
Pueden haber tantos camafeos como colores. 
No obstante, cabe distinguir en primer lugar el camafeo cálido (compuesto de tonos que giran alrededor del rojo y del naranja) del camafeo frío (compuesto por tonos alrededor del azul cyan y del verde).

- Los agrisados, que comportan colores variados muy cercanos al blanco (tonos pastel) o al negro (tonos oscuros) o al gris (tonos quebrados).

- Los neutros, que componen un conjunto únicamente blanco y negro o que pueden comprender grises escalonados.








Teoría del Color y colores primarios


El ojo humano puede distinguir entre 10.000 colores. Se pueden además emplear tres dimensiones físicas del color para relacionar experiencias de percepción con propiedades materiales: saturación, brillantez y tono.


El círculo cromático:

El círculo cromático nos sirve para observar la organización básica y la interrelación de los colores. También lo podemos emplear como forma para hacer la selección de color que nos parezca adecuada a nuestro diseño. 
Podemos encontrar diversos círculos de color, pero el que aquí vemos está compuesto de 12 colores básicos.

Dentro encontramos el negro, que se produce gracias a la mezcla de todos ellos. 

En este círculo cromático podemos encontrar:

Los colores primarios: rojo, azul y amarillo; 

los secundarios: verde, violeta y naranja; y 

los terciarios: rojo violáceo, rojo anaranjado, amarillo anaranjado, amarillo verdoso, azul verdoso y azul violáceo 







Color: Colores Primarios. 

Los tonos secundarios se obtienen al mezclar partes iguales de dos primarios; 

los tonos terciarios se consiguen al mezclar partes iguales de un tono primario y de un secundario adyacente. 

Los primarios son colores que se consideran absolutos y que no pueden crearse mediante la mezcla de otros colores. 
Sin embargo, mezclar los primarios en diversas combinaciones crea un número infinito de colores. Dependiendo de qué ámbito, podemos encontrar tres juegos de colores primarios: 

Los artistas parten de un juego formado por el rojo, el amarillo y el azul. 
Mezclando pigmentos de éstos colores pueden obtenerse todos los demás tonos.








El segundo juego de primarios es el del rojo, verde y el azul, conocidos como primarios aditivos. 
Son los primarios de la luz y se utilizan en el campo de la ciencia o en la formación de imágenes de monitores. 
Si se mezclan en distintos tantos por ciento, forman otros colores y si lo hacen en cantidades iguales producen la luz blanca. 

El tercer juego se compone de magenta, amarillo y cyan. Se tratan de los primarios sustractivos y son los empleados por los impresores. 

En imprenta, la separación de colores se realiza utilizando filtros para restar luz de los primarios aditivos, con lo que se obtienen los colores de impresión por proceso sustractivo. 








El tono: Es el matiz del color, es decir el color en sí mismo, supone su cualidad cromática, es -simplemente- un sinónimo de color. 
Es la cualidad que define la mezcla de un color con blanco y negro. 
Está relacionado con la longitud de onda de su radiación. 
Según su tonalidad se puede decir que un color es rojo, amarillo, verde... 

Aquí podemos hacer una división entre: 

Tonos cálidos (rojo, amarillo y anaranjados). Aquellos que asociamos con la luz solar, el fuego. 

Y tonos fríos (azul y verde). 
Son aquellos que asociamos con el agua.

Los términos "cálido" y "frío" se utilizan para calificar a aquellos tonos que connotan dichas cualidades; éstos términos se designan por lo que denominamos "temperatura de color". 







Las diferencias entre los colores cálidos y los fríos pueden ser muy sutiles. 
Por ejemplo, el papel blanco puede parecer más cálido o más frío por una leve presencia de rojo o azul. 
Lo mismo ocurre con el gris y el negro.


La brillantez: Tiene que ver con la intensidad o el nivel de energía. 
Es la luminosidad de un color (la capacidad de reflejar el blanco), es decir, el brillo. 
Alude a la claridad u oscuridad de un tono. 
Es una condición variable, que puede alterar fundamentalmente la apariencia de un color. 
La luminosidad puede variar añadiendo negro o blanco a un tono.

En general, con los tonos puros que tienen un valor más luminoso (amarillo, naranja, verde) se consiguen las mejores variantes claras, mientras que los tonos puros que tienen normalmente un valor normalmente menos luminoso (rojo, azul, violeta) ofrecen las mejores variantes oscuras. 

La saturaciónEstá relacionada con la pureza cromática o falta de dilución con el blanco. Constituye la pureza del color respecto al gris, y depende de la cantidad de blanco presente. 
Cuanto más saturado está un color, más puro es y menos mezcla de gris posee.







Color: Color luz y pigmento. 

Los colores menos saturados transmiten sensaciones tranquilas y suaves, por el contrario los colores más saturados transmiten tensión. 
Por otro lado tenemos también el concepto de matiz, que es la mezcla de un color con otro; en este sentido se puede hablar de rojo granate, de rojo anaranjado (que tenga una buena parte de amarillo). Estas diferentes apreciaciones del color hacen muy difícil una nomenclatura de aceptación generalizada. 

Por otro lado hay que tener en cuenta que el color está íntimamente relacionado con la luz y el modo en que esta se refleja. 
Podemos diferenciar por esto, dos tipos de color: el color luz y el color pigmento. 








El color luz: Decíamos en un epígrafe anterior que los bastones y conos del órgano de la vista están organizados en grupos de tres elementos sensibles, cada uno de ellos destinado a cada color primario del espectro: azul, verde y rojo, del mismo modo que una pantalla de televisión en color. 

Cuando vemos rojo es porque se ha excitado el elemento sensible a esta longitud de onda. 
Cuando vemos amarillo es porque se excitan a un tiempo verde y el rojo, y cuando vemos azul celeste (cyan), es que están funcionando simultáneamente el verde y el azul (azul violeta).

Del mismo modo pueden obtenerse colores terciarios en los que las tres luces primarias actúan a la vez en distintas proporciones y que hacen posible que, por ejemplo, en un televisor en color se perciba una enorme cantidad de valores cromáticos distintos. 

Este proceso de formación de colores a partir del trío básico azul, verde y rojo), es lo que se conoce como síntesis aditiva, y en ella cada nuevo color secundario o terciario se obtiene por la adición de las partes correspondientes de los tres fundamentales, siendo cada una de las sumas de color siempre más luminosas que sus partes, con lo que se explica el que la mezcla de los tres permita la obtención del blanco, que es por definición, el color más luminoso. 
En este caso de lo que estamos hablando es del color luz. 








Sintetizando: Bastan tres colores (rojo, verde y azul) para obtener todos los demás mediante superposiciones. 
Estos tres colores se denominan primarios, y la obtención del resto de los colores mediante la superposición de los tres primeros se denomina síntesis aditiva. 

Con este proceso se obtienen los colores secundarios: magenta (azul + rojo), cyan (verde + azul) y amarillo (verde + rojo).

El color pigmento: Por otra parte, cuando manejamos colores de forma habitual no utilizamos luces, sino tintas, lápices, rotuladores... en este caso lo que estamos hablando es del color pigmento.

Cuando hablamos del color pigmento hablamos de síntesis sustractiva, es decir, de pigmentos que aplicamos sobre las superficies para sustraer a la luz blanca parte de su composición espectral. 

Todas las cosas (menos los medios transparentes) poseen unas moléculas llamadas pigmentos, que tienen la facultad de absorber determinadas ondas del espectro y reflejar otras. 








Sintetizando: Este proceso se denomina síntesis sustractiva, y es más fácil prever el color resultante (el azul + el amarillo originan el verde, el rojo + el amarillo originan el naranja).







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario